October 13, 2020
De parte de Briega
365 puntos de vista


La primera edad colonial: el colonialismo

El colonialismo[1] fue la convergencia de dos fen贸menos que se desarrollaron, el primero en la Edad Media con el 鈥渆sp铆ritu de cruzadas鈥, y el segundo en el Renacimiento con el capitalismo. Las cruzadas de los siglos XI al XIV, en particular las que ocurrieron en Tierra Santa, cultivaron un gusto por las grandes empresas en el nombre de un ideal: la recuperaci贸n, sin importar el costo, de un territorio considerado 鈥渟agrado鈥, el cual era ocupado por 鈥渙tro鈥 que no compart铆a la misma creencia religiosa[2]. Por su lado, las ciudades estados del Renacimiento italiano buscaron rutas comerciales m谩s lejanas para acceder a los muy cotizados 鈥減roductos ex贸ticos鈥. Entonces, el deseo de hacerse suyo lo que era de otro, como sucedi贸 en las cruzadas, combinado con la necesidad de abrir, y sobre todo controlar, cada vez m谩s rutas comerciales, constituy贸 el principal pilar de la expansi贸n colonial europea.

La primera fase de esta expansi贸n se inici贸 hacia el final del siglo XV para terminar en la primera mitad del siglo XIX. Su centro fue el espacio americano (con la excepci贸n de la regi贸n del Cabo en Sud谩frica) y consisti贸 en la ocupaci贸n de un territorio con el fin de transformarlo en una excrecencia de Europa, preparando as铆 la exclusi贸n de la poblaci贸n aut贸ctona, el despojo del 鈥渙tro鈥, o a trav茅s de la expulsi贸n -y/o exterminio- como en las colonias brit谩nicas y portuguesas, o a trav茅s de la aculturaci贸n como sucedi贸 en las colonias espa帽olas.

Los 芦grandes descubrimientos禄

Se sabe hoy a ciencia cierta que el descubrimiento de Am茅rica no es sino una construcci贸n discursiva propia del etnocentrismo europeo. Nunca Am茅rica fue 鈥渄escubierta鈥, pues este continente albergaba grupos humanos que hab铆an llegado por olas migratorias, seg煤n los arque贸logos, entre cuarenta y cien mil a帽os atr谩s. Sin embargo, se hablar谩 aqu铆 del descubrimiento de Am茅rica, en el sentido precisamente de un hallazgo de tierras desconocidas para los europeos, las cuales justificaron una vasta empresa de colonizaci贸n y la constituci贸n de los primeros grandes imperios de ultramar en una dimensi贸n nunca antes conocida.

驴Qui茅n descubri贸 Am茅rica?

驴Col贸n descubri贸 Am茅rica? Hay un debate que cada vez objeta m谩s la paternidad de este descubrimiento, pues otros habr铆an explorado este continente muchos siglos antes que 茅l. Se habla de navegadores fenicios en la antig眉edad, de monjes irlandeses en los siglos IX y XI, de exploradores chinos en el siglo XIV; se dice tambi茅n que pescadores bretones y vascos conoc铆an desde el siglo XV la existencia de tierras que no pertenec铆an a Europa.

Sin embargo, muchas de estas hip贸tesis no se basan sino en conjeturas. Por ejemplo, la tesis de un descubrimiento fenicio reposa sobre lecturas fantasiosas o altamente especulativas de textos antiguos; lo mismo ocurre con la presencia en Am茅rica de comunidades mon谩sticas irlandesas: hay menciones por parte de cr贸nicas medievales, pero 茅stas son vagas e imprecisas, sin contar con el hecho de que fueron escritas muchos siglos despu茅s de los acontecimientos. En cambio parece m谩s s贸lida la hip贸tesis de un descubrimiento chino ya que fue reportada por cr贸nicas contempor谩neas a los acontecimientos. No obstante, todas estas hip贸tesis constan de dos importantes lagunas: no existen hasta ahora pruebas arqueol贸gicas o etnol贸gicas que puedan sustentar estas afirmaciones.

Es otro asunto la tesis de la presencia bretona y vasca. En este caso existen pruebas archiv铆sticas s贸lidas, as铆 como pruebas arqueol贸gicas[3]. Sin embargo, no se puede hablar de 鈥渄escubrimiento鈥 鈥攕iempre desde el punto de vista europeo鈥, porque nunca 茅ste suscit贸 un impulso colonizador. Por un lado no se divulg贸 el 鈥渄escubrimiento鈥 (por temor a una injerencia del Estado); por otro, cuando estos pescadores tocaban tierra, era para abastecerse de agua fresca, recolectar algunos productos silvestres o utilizarlos como base para ahumar y secar el pescado. Aunque algunas fuentes mencionen la existencia de un comercio con 鈥渋nd铆genas鈥, 茅ste se consideraba como una actividad complementaria, realizada con fines personales m谩s que de lucro.

La colonizaci贸n del 芦nuevo mundo禄

No tengo aqu铆 la intenci贸n de narrar los detalles de las diferentes expediciones europeas hacia Am茅rica, conocidas como 鈥済randes descubrimientos鈥, ni de relatar los hechos y sucesos relativos a la conquista espa帽ola de los imperios Azteca o Inca, ni hablar tampoco de los peregrinos del Mayfloyer o de la fundaci贸n de Qu茅bec por Champlain. Existe una pl茅tora de estudios sobre estos temas. La intenci贸n que tengo en este ac谩pite consiste m谩s que todo en reflexionar sobre las dimensiones simb贸licas de la colonizaci贸n de Am茅rica por parte de los europeos.

Las expediciones de navegantes espa帽oles, portugueses, ingleses y franceses abrieron la puerta a una verdadera 鈥渋nversi贸n del pa铆s鈥 para emplear el t茅rmino del etnohistoriador canadiense Denys Del芒ge[4]. Se pas贸 de un continente amerindio a uno americano, es decir, dominado por los europeos. En menos de medio siglo, en efecto, el pa铆s del amerindio fue expoliado por Espa帽a y Portugal en el sur y por Francia e Inglaterra en el norte.

Estos nuevos territorios fueron considerados por sus conquistadores nada menos que como extensiones de sus pa铆ses, pa铆ses donde no cab铆a el amerindio. 脡ste fue, en consecuencia, empujado cuando no exterminado (una exterminaci贸n ante todo pasiva, fruto del llamado 鈥渃hoque microbiano鈥) y su territorio fue reemplazado por cosas 鈥渘uevas鈥: Nueva Espa帽a, Nueva Granada, Nueva Inglaterra, Nueva Francia; u honrado por el nombre de supuestos 鈥渂enefactores鈥: Virginia, Pensilvania, Luisiana. Cuando se preservaban los top贸nimos ind铆genas, 茅stos eran puestos bajo la 鈥減rotecci贸n鈥 de santos patronos: Santiago de Cali, Santa Fe de Bogot谩, entre otros.

Sin embargo, hacia los a帽os 20 del siglo XIX, las potencias europeas parecieran haber regresado a un punto cero en cuanto a sus imperios americanos. En efecto, Espa帽a, Gran Breta帽a y Francia ya hab铆an perdido la casi totalidad de sus posesiones coloniales por causa de los procesos de emancipaciones de las poblaciones criollas, en el caso de las dos primeras, y de conquista en el caso de la tercera[5]. Respecto a Portugal y su colonia brasilera, 茅sta se separ贸 pac铆ficamente en 1821. Las p茅rdidas territoriales resultaron inmensas, sin que les correspondieran necesariamente en t茅rminos econ贸micos, debido a que mantuvieron el dominio de las islas caribe帽as 鈥攍as 鈥渋slas de az煤car鈥 mencionadas por Voltaire鈥, las cuales continuaron generando durante d茅cadas ganancias sustanciales a sus metr贸polis.

La segunda edad colonial: el imperialismo

驴La p茅rdida de los imperios americanos desanim贸 a las potencias europeas a tener m谩s colonias? 隆Al contrario! Su apetito de nuevas conquistas creci贸 a un punto tal que estaban dispuestas a desencadenar guerras, 隆so pena de dominar atolones y desiertos![6] Sin embargo, se trat贸 aqu铆 de una nueva forma de colonialismo, uno de tipo 鈥渋mperialista鈥, y como tal mucho m谩s agresivo, con la finalidad de controlar territorios (y no necesariamente poblarlos) para la sustracci贸n de los recursos naturales y bajo el pretexto, eso s铆, de 鈥渃ivilizar鈥 pueblos considerados 鈥渂谩rbaros鈥 o 鈥渟alvajes鈥 como en 脕frica, o culturas 鈥渄ecadentes鈥 como en Asia.

El imperialismo: dominar el mundo

Fue Gran Breta帽a quien dio el impulso al imperialismo empezando por el establecimiento de una 鈥渢alasocracia鈥, que consist铆a no en la ocupaci贸n de vastos territorios sino en tener puntos de apoyo estrat茅gicos como el Cabo (1814), Singapur (1819), Aden (1839) y Hong Kong (1842), entre otros, sin contar las numerosas islas en el Atl谩ntico sur o el oc茅ano 脥ndico. De ah铆, los comerciantes ten铆an acceso hacia el interior; a帽os despu茅s, los brit谩nicos se lanzaron en la exploraci贸n del interior, y lograron as铆 reconstituir lo que con seguridad fue el m谩s grande imperio de la historia, controlaron territorios en los seis continentes, tan variados como la India , Australia y Canad谩, sin enumerar las posesiones asi谩ticas y africanas.

Siguiendo el ejemplo brit谩nico, tambi茅n otros estados europeos se lanzaron a la conquista de territorios africanos y asi谩ticos. As铆, Francia reconstituy贸 otro gran imperio colonial, del cual fueron en particular din谩micos los gobiernos de la Tercera Rep煤blica (1870-1940), tierra de libertad, igualdad y fraternidad 鈥 Ellos se iniciaron con la conquista de Argel (1830), Francia extendi贸 sus posesiones de ultramar en 脕frica, Asia y las islas del Pac铆fico.

Este expansionismo no se limit贸 a estos dos estados: otros como Alemania, B茅lgica e Italia quisieron tambi茅n tener un 鈥減uesto bajo el sol鈥漑7]. En este caso, la principal v铆ctima de esta competencia colonial entre pa铆ses europeos fue 脕frica, la cual termin贸 reparti茅ndose como un vulgar ponqu茅 de cumplea帽os.

Aunque fuese cerca de Europa, 脕frica fue hasta el siglo XIX un continente impenetrable debido a la presencia de numerosas enfermedades tropicales contra las cuales la medicina occidental se revelaba impotente. S贸lo algunos establecimientos comerciales europeos se encontraban en las costas, los productos del interior se adquir铆an por intermediarios africanos, incluidos los esclavos[8]. S贸lo aventureros como el escoc茅s Mungo Park (1771-1806), el explorador del r铆o N铆ger, o el franc茅s Ren茅 Caill茅 (1799-1838), el 鈥渄escubridor鈥 de Timbukt煤, osaron adentrarse, la mayor铆a de las veces con consecuencias tr谩gicas. El descubrimiento de la quinina como tratamiento eficaz contra la malaria facilit贸 despu茅s una exploraci贸n sistem谩tica y la ulterior ocupaci贸n europea del continente. La conquista de 脕frica empez贸 a generar rivalidades que pod铆an degenerar en un conflicto armado; fue la raz贸n por la cual el canciller alem谩n Bismark convoc贸 en 1884 un encuentro diplom谩tico con el prop贸sito de solucionar la 鈥渃uesti贸n Africana鈥. La llamada Conferencia de Berl铆n procedi贸 a un 鈥渞eparto amigable鈥 de 脕frica, y logr贸 un consenso entre los reclamos de las diferentes potencias europeas. Etiopia (Abisinia), Liberia y los estados libres de Orange y Transvaal fueron los 煤nicos territorios que pudieron escapar al apetito voraz de los pa铆ses europeos. El Congo, territorio objeto de los reclamos de todos, fue entregado al rey de los Belgas a t铆tulo de 鈥減ropiedad privada鈥 (bajo la ficci贸n jur铆dica de Estado Libre del Congo), aunque los otros estados pudiesen comerciar all铆 libremente. Espa帽a y Portugal, cuyos territorios estaban tambi茅n en la mira de los brit谩nicos, franceses y alemanes, pudieron mantenerlos e incluso ampliarlos[9].

Tampoco el continente asi谩tico pudo escapar a la dominaci贸n imperial europea. En la segunda mitad del siglo XIX el subcontinente indio estaba bajo yugo brit谩nico. La regi贸n del sudeste asi谩tico fue la siguiente presa de este insaciable apetito europeo de dominaci贸n mundial. Desde el siglo XVII el archipi茅lago indonesio era posesi贸n neerlandesa. En el siglo XIX los diferentes reinos de la pen铆nsula del sudeste asi谩tico pasaron al control franc茅s con el nombre de Indochina[10].

China fue despu茅s de 脕frica el caso m谩s vergonzoso de este imperialismo europeo. Era casi imposible que no suscitara los apetitos de Europa por representar, dentro de la l贸gica capitalista, un importante potencial comercial (todav铆a lo es hoy en d铆a). Brit谩nicos y portugueses ten铆an ya sus puntos de entrada por los puertos de Hong Kong y Macao (1557). Otras potencias quisieron tambi茅n su parte del 鈥減onqu茅 chino鈥, empresa que result贸 facilitada por la debilidad de la dinast铆a reinante Qing (Manch煤), la cual ten铆a cada vez m谩s problemas en aplastar rebeliones como la de los Taiping (1851-1864). Adem谩s, se capitalizaron las manifestaciones anti-occidentales como las instigadas por los b贸xer (1899-1901) con el fin de atribuirse importantes 鈥渮onas de influencia鈥. As铆, Francia, Alemania y Rusia pudieron tambi茅n obtener puertos chinos tanto como territorios dentro de los cuales controlaban la totalidad del comercio, la hacienda y las aduanas, adem谩s de derechos extrajudiciales[11].

Desde la Indochina , Francia penetr贸 en China con la cesi贸n del puerto de Zhangjiang y luego control贸 les regiones de Yunnan y Guangxi; por su parte, Rusia alcanz贸 a dominar todo el norte chino, del Xinjiang hasta Manchuria. Alemania recibi贸 una parte modesta con el puerto Qingtao y el control del Shandong. Otra vez m谩s, la porci贸n m谩s grande fue para Gran Breta帽a que logr贸 dominar todo el centro de China, del T铆bet hasta Nanking. Shangai, por su parte, fue establecida como 鈥減uerto libre鈥, abierta al comercio de todos los pa铆ses[12].

Otra variante de este imperialismo europeo decimon贸nico fue lo que se calificar铆a como expansionismo 鈥渃olateral鈥, y los dos casos m谩s representativos fueron Austria (Austria-Hungr铆a a partir de 1867) en los Balcanes, y Rusia en el oriente. Esta 煤ltima, due帽a desde el siglo XVII de Siberia y de la mayor parte del reino de Polonia-Lituania en el XVIII, se extendi贸 despu茅s en el C谩ucaso (1828) para luego hacerse con el control de las regiones de Kajast谩n (1853) y de Turquest谩n (1873) en Asia Central, y del territorio alrededor del r铆o Amur en el Lejano Oriente (1869). De ah铆, al finalizar el siglo XIX, se adentr贸 en Afganist谩n, y llev贸 sus reclamos territoriales hasta el T铆bet[13].

Otro caso 鈥斆﹕te bastante ir贸nico鈥 fue el del Imperio Otomano (conocido tambi茅n como Imperio Turco), un imperio que termin贸 siendo v铆ctima del imperialismo europeo. En el ocaso de su poder铆o, este imperio se extend铆a hasta Argelia en el sudoeste, el Yemen y el Kuwait en el sudeste, adem谩s de dominar toda la pen铆nsula de los Balcanes y Hungr铆a, en pleno coraz贸n de Europa. A partir del final del siglo XVIII el Imperio Otomano entr贸 en decadencia. Luego, diferentes presiones e intervenciones europeas lo obligaron a otorgar la independencia a Grecia (1830), despu茅s a Rumania (1859), Serbia, Montenegro y Bulgaria (1878), y finalmente a Albania (1912). En 脕frica renunci贸 a Argelia y T煤nez en beneficio de Francia (1830 y 1881 respectivamente), a Egipto (1882) a favor de Gran Breta帽a, a Libia en detrimento de Italia (1911), hasta ser finalmente reducida a la Pen铆nsula de Anatolia, es decir a la Turqu铆a 茅tnica (1922)[14].

La descolonizaci贸n

Tal como en Am茅rica antes, estos imperios no pudieron mantenerse. Esta vez se debi贸 al desarrollo de movimientos nacionalistas que hicieron de la dominaci贸n colonial una empresa cada vez menos leg铆tima. Los l铆deres de estos movimientos hab铆an surgido de la 茅lite 鈥渙ccidentalizada鈥 que serv铆a de intermediaria entre la potencia colonizadora y la poblaci贸n aut贸ctona. Se encontraban en los mandos medios de la burocracia, del ej茅rcito, del sistema judicial o sanitario y se compon铆an, por lo general, de la clase intelectual nativa, percibida como 鈥渆volucionada鈥 por parte de los europeos.

Sin embargo, a este fen贸meno deben adjuntarse otros factores m谩s coyunturales como el impacto de las dos guerras mundiales. Con la Primera Guerra Mundial (1914-1918) empez贸 a ponerse en tela de juicio la legitimidad de la dominaci贸n europea en el mundo[15]. Esta legitimidad se hizo a帽icos con la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). En efecto, cu谩l podr铆a ser la credibilidad de la 鈥渕isi贸n civilizadora francesa鈥, si Francia fue r谩pidamente vencida por Alemania y termin贸 colaborando con el r茅gimen nazi hasta el punto de ayudarla en su pol铆tica de exterminio de los jud铆os. La Gran Breta帽a en cambi贸 resisti贸 la invasi贸n nazi, pero debi贸 pagar un precio tan alto que se encontr贸 completamente exang眉e, sin poder contener las fuerzas centr铆fugas en el seno de su imperio.

La independencia de la india

Despu茅s de Irlanda la p茅rdida de la India fue otro duro golpe al imperialismo brit谩nico. La m谩s importante (y lucrativa) posesi贸n brit谩nica hab铆a sido adquirida gracias a la buena fortuna. A partir del siglo XIV, compa帽铆as comerciales europeas hab铆an obtenido la autorizaci贸n de abrir puestos comerciales en diferentes puertos del subcontinente[16]. Una de ellas, la Compa帽铆a Brit谩nica de las Indias Orientales, obtuvo en 1717 por parte del emperador mogol el libre acceso a Bengala. La negativa del se帽or local a este privilegio provoc贸 una guerra que los brit谩nicos ganaron en 1757, lo que gener贸 la cesi贸n de dicho territorio a la compa帽铆a, y se inici贸 el dominio de la India. La compa帽铆a se implic贸 en los conflictos entre reyezuelos locales y con ello, a partir de la mitad del siglo XIX, se hizo due帽a de casi toda la India. En 1857 una rebeli贸n anti-brit谩nica, conocida como 鈥渄e los cipayos鈥, llev贸 el gobierno de Londres a implicarse directamente, haci茅ndose con el territorio en 1858, aboliendo los 煤ltimos vestigios del Imperio Mogol y estableciendo el Raj[17].

El tema de la independencia entr贸 en la agenda pol铆tica de la colonia con la fundaci贸n en 1885 del Congreso Nacional de la India. Sin embargo, es a partir de los a帽os 20 del siglo XX que se dispar贸 la causa nacional india con el liderazgo de Gandhi, figura carism谩tica que inici贸 una campa帽a de boicot de los productos brit谩nicos, pregonando el retorno a una 鈥渁utenticidad鈥 india. Los movimientos de masas provocados por la acci贸n no violenta de Gandhi oblig贸 a los brit谩nicos a temporizar con la vaga promesa de una autonom铆a, pero los efectos de la Segunda Guerra Mundial forzaron a Gran Breta帽a, la cual ahora no ten铆a ni los recursos econ贸micos, ni la voluntad pol铆tica para mantener el dominio de un territorio tan grande y tan inmensamente poblado, a concederle la independencia en 1947.

Las independencias africanas y asi谩ticas

Las secuelas del segundo conflicto mundial combinadas con la independencia de la India tuvieron un efecto catalizador en la descolonizaci贸n de 脕frica y Asia. Hacia 1975 no qued贸 casi nada de lo que hab铆an sido anta帽o los grandes imperios coloniales europeos. Estas independencias se lograron de forma violenta en las colonias asi谩ticas, mientras que fueron pac铆ficas en 脕frica[18].

Es as铆 que los Pa铆ses Bajos tuvieron que retirarse de Indonesia en 1947[19]. En Indochina, el l铆der nacionalista comunista Ho Chi Minh, alma de la resistencia contra Jap贸n, proclam贸 la Rep煤blica Popular de Vietnam en 1946; cuando Francia volvi贸 a Saig贸n, empez贸 una terrible guerra que la forz贸 a abandonar la regi贸n, sobre todo por lo que 茅sta ten铆a muy mala prensa. Tambi茅n Gran Breta帽a tuvo que renunciar a sus colonias asi谩ticas cuando empez贸 a ser hostigada por guerrillas locales. De esta manera, Birmania y Malasia accedieron a la independencia en 1948 y 1957 respectivamente.

China conoci贸 un proceso diferente, por el hecho de que nunca fue oficialmente colonizada. Viv铆a m谩s bien bajo el estatuto de lo que ser铆a conveniente llamar 鈥渟emi colonial鈥. La revoluci贸n de 1911, bajo el liderazgo de Sun Yat Sen, acab贸 con las 鈥渮onas de influencias鈥, y la presencia extranjera se redujo a Shangai, Hong Kong y Macau, y de los japoneses en Manchuria. A partir de 1949 el r茅gimen comunista presion贸 constantemente a favor del retorno de estos territorios a China (ya se hab铆a logrado la recuperaci贸n de Shangai), lo que logr贸 obtener en la segunda mitad de los 90[20].

En 脕frica, el imperio franc茅s se disloc贸 a partir de 1956 con el fin de los protectorados en T煤nez y Marruecos. Al siguiente a帽o, Guinea proclam贸 su independencia y al final de 1960, s贸lo Argelia segu铆a en manos francesas[21]. El mismo fen贸meno pas贸 con las colonias brit谩nicas, aunque con un paso m谩s progresivo. Ellas inician con la independencia de Sud谩n (1956) seguido por Ghana (1957), el resto de las colonias africanas se independizaron en el transcurso de los 60[22]. B茅lgica abandon贸 sus colonias entre 1960 y 1962, Portugal renunci贸 a las suyas a favor de la Revoluci贸n de los Cl谩veles y Espa帽a otorg贸 la independencia a la Guinea Ecuatorial (R铆o Mun铆) y al R铆o de Oro (Sahara Espa帽ol) respectivamente en 1968 y 1977.

Este ac谩pite sobre lo que conviene llamar la segunda descolonizaci贸n ser铆a incompleto sin hablar, aunque sea unas pocas palabras, de la descolonizaci贸n dentro de la descolonizaci贸n. Es el caso, por ejemplo, de la Papuasia-Nueva Guinea , territorio alem谩n que pas贸 despu茅s al control de Australia, y que obtuvo su independencia en 1975. En 脕frica, Namibia, colonia alemana hasta 1915, era desde la fecha administrada por Sud谩frica, y tambi茅n pudo, despu茅s de largos esfuerzos, ser reconocida en 1990 como independiente (aunque fuese reconocida como tal por la ONU desde 1968). Rodesia del Sur (1965) y Sud谩frica (1931) tambi茅n hab铆an logrado sus independencias, pero como pa铆ses 鈥渂lancos鈥. Su poblaci贸n africana, mayor铆a en ambos pa铆ses, sigui贸 excluida de cualquier derecho ciudadano por la existencia del r茅gimen racista del apartheid . Finalmente, esta poblaci贸n accedi贸 a los plenos derechos c铆vicos, en Rodesia para 1980, rebautizada Zimbabue para la ocasi贸n, y en Sud谩frica para 1994.

Conclusi贸n

驴Final feliz? Ser铆a ilusorio pensar as铆. Hoy los pa铆ses que estuvieron colonizados tienen que lidiar todav铆a con esta pesada herencia. Territorios mantenidos con fines de explotaci贸n econ贸mica para el provecho de la metr贸poli, pues los colonizados dejaron pocas infraestructuras que pudieran ser recuperadas por los nuevos estados[23]. Adem谩s, tienen que lidiar con problemas como la multietnicidad, el tribalismo, fronteras artificiales o arbitrarias[24].

El resultado es conocido: reg铆menes autoritarios, caudillismos y dictaduras de diferentes 铆ndoles que tiranizan su poblaci贸n de una forma m谩s cruel a煤n que la aplicada por el antiguo colonizador. Corrupci贸n end茅mica, desviaci贸n de recursos p煤blicos, robos, saqueos son tambi茅n lo cotidiano de estos 鈥渘uevos estados鈥. Otros, menos afortunados, deben tambi茅n cohabitar con guerras civiles que abren camino a violencias de toda 铆ndole: masacres, asesinatos selectivos por parte del Estado o de grupos irregulares, violaciones, banderolismo. De hecho, pocos son los estados que lograron escapar a esta espiral autoritaria, del marasmo econ贸mico y de la violencia social y/o pol铆tica.

Frente a esta situaci贸n las antiguas metr贸polis empezaron a intervenir en los asuntos de sus antiguas colonias, cuando no era llamados por ellas mismas. Se trata del 鈥渘uevo colonialismo鈥, el cual tiene diferentes facetas como la financiaci贸n de proyectos de desarrollo, la presencia de firmas, consejeros o t茅cnicos de la antigua metr贸poli, la colaboraci贸n de las embajadas en golpes de Estado (cuando no los organizan ellos mismos).

Otro aspecto heredado de los imperios coloniales consiste en el fen贸meno llamado 鈥渞eflujo poscolonial鈥, el cual est谩 caracterizado por una inmigraci贸n importante de las antiguas colonias hacia las antiguas metr贸polis: jamaiquinos y pakistan铆es en Gran Breta帽a, senegaleses y argelinos en Francia, latinoamericanos y marroqu铆es en Espa帽a, albaneses en Italia. Despu茅s de invadir estas culturas vendi茅ndoles las virtudes del mundo europeo y de la civilizaci贸n occidental, los europeos se quejan ahora de ser 鈥渋nvadidos鈥 por estas mismas culturas.

Referencias:

  1. El colonialismo se remonta a la 茅poca de la antigua Roma y fue tambi茅n practicado por los antiguos griegos. Se trata, sin embargo, de un fen贸meno diferente al colonialismo tratado en este escrito, raz贸n por la cual no los voy a tratar.
  2. Este esp铆ritu de cruzada fue particularmente fuerte en Espa帽a con la Reconquista de las tierras bajo dominio morisco. No se encuentra en mi intenci贸n discutir aqu铆 las diversas interpretaciones relativas a las causas de las cruzadas. S贸lo me intereso por los motivos ideol贸gicos que motivaron los 鈥済randes descubrimientos鈥 del siglo XV.
  3. L茅anse las investigaciones del historiador canadiense Laurier Turgeon, 芦P锚cheurs basques et Indiens des c么tes du Saint-Laurent禄, 脡tudes canadiennes/Canadian Studies , 1982, pp. 8-15; 芦Sur la piste des Basques: la red茅couverte de notre XVI e si猫cle禄, Interface , vol. 12, No. 5, 1991, pp. 12-18. 芦Vers une chronologie des occupations basques du Saint-Laurent (XVI e -XVIII e si猫cle)禄, Recherches am茅rindiennes au Qu茅bec , vol. 24, No. 1, 1994, pp. 3-15.
  4. Le pays renvers茅. Am茅rindiens et europ茅ens en Am茅rique du nord-est, 1600-1664 , Montr茅al, Bor茅al Express, 1985, 416 pp.
  5. Nueva Francia fue conquistada por Inglaterra en 1759 y Luisiana, vendida a los Estados Unidos en 1803.
  6. Por ejemplo cuando Francia ocup贸 en 1898 el fort铆n brit谩nico de Fachoda en el oeste de Sud谩n.
  7. Expresi贸n utilizada por el emperador Alem谩n Guillermo II para defender el derecho de su pa铆s a tener colonias de ultramar.
  8. Los comerciantes 谩rabes en cambio hab铆an logrado desde hace siglos abrir rutas comerciales en el interior del continente.
  9. Una vez m谩s se trataba de dejar regiones 鈥渃alientes鈥 a potencias consideradas como de poca monta, una t谩ctica corriente en las relaciones internacionales.
  10. Esta unidad administrativa se constituy贸 con los reinos vietnamitas de Tonkin y Annam y con los reinos de Laos y Camboya, adem谩s de la Cochinchina (sur del Vietnam), elevada en colonia. Siam (actual Tailandia) escap贸 a la colonizaci贸n gracias a dirigentes h谩biles que supieron jugar la carta diplom谩tica del 鈥淓stado tap贸n鈥 entre las posesiones brit谩nicas en el oeste y las francesas en el este.
  11. Principio seg煤n el cual toda infracci贸n civil o penal que implicaba europeos contra chinos o chinos contra europeos relevaba de la competencia exclusiva a la justicia europea.
  12. Sin olvidar a Jap贸n que sac贸 a Corea de la dominaci贸n te贸rica de China en 1905 y desde ah铆, penetr贸 en Manchuria y se la quit贸 a Rusia para establecer en 1931 su protectorado.
  13. Donde top贸 con la resistencia de Gran Breta帽a, la cual contestaba su presencia en Afganist谩n. El contencioso se arregl贸 en 1907 a trav茅s de un tratado en donde Rusia renunci贸 al T铆bet a beneficio de Gran Breta帽a, mientras que 茅sta dejaba a aquella las manos libres en Afganist谩n. 隆As铆 funcionaban las cosas en la era del imperialismo!
  14. No sin haber antes impedido un plan de reparto dise帽ado por parte de Italia, Grecia, Francia y Gran Breta帽a, el cual fracas贸 por la resistencia turca al mando del general Mustafa Kemal (1881-1938), fundador de la Turqu铆a moderna.
  15. Cuestionamiento que se reflej贸 en Europa por la publicaci贸n de libros como La decadencia de Occidente (1918-1923) de Oswald Spengler y Regards sur le monde actuel (1931) de Paul Valery. Andr茅 Gide en Voyage au Congo (1927) denunci贸 los abusos del colonialismo franc茅s en 脕frica.
  16. Los portugueses obtuvieron los puertos de Goa, Daman, Diu y Bombay, los holandeses, el puerto de Travancore, los franceses, Pondichery y Chandernagor y los ingleses, Surat.
  17. El monarca se estableci贸 como 鈥渆mperador de la India 鈥 (Victoria fue la primera en lucir el t铆tulo), mientras se conservaban de forma simb贸lica los reinos locales con fuerte supervisi贸n brit谩nica.
  18. Se tratan por supuesto de tendencias generales porque cada regla tiene sus excepciones como por ejemplo la independencia de Singapur en Asia, la cual fue pac铆fica, y la separaci贸n de Argelia y Kenya en 脕frica, los cuales fueron violentos.
  19. El gobierno de 脕msterdam contin煤a, sin embargo, con la guerra, hasta que la presi贸n internacional, en particular por parte de los Estados Unidos, la oblig贸 a reconocerle su independencia en 1949.
  20. Hong Kong retorn贸 a China en 1997 y Macau, en 1999.
  21. Argelia no era una colonia sino un departamento de la rep煤blica, lo que implicaba, el d铆a que se le reconociera su independencia, renunciar a una porci贸n de Francia 鈥渦na e indivisible鈥. La guerra conducida por el Frente de Liberaci贸n Nacional argelino (incluidos atentados terroristas en suelo franc茅s) oblig贸 al gobierno de Par铆s a negociar la independencia que le fue finalmente acordada en 1962. El peque帽o territorio de Yibuti (Somalia Francesa) recibi贸 su independencia en 1977.
  22. El protectorado sobre Egipto fue abandonado en 1922, aunque Gran Breta帽a haya guardado el control del Canal de Suez hasta 1956 cuando lo nacionaliz贸 el gobierno de Gamal Nasser (1918-1970).
  23. La excepci贸n fue Jap贸n en Corea.
  24. El caso es particularmente relevante en 脕frica y Am茅rica Latina donde las fronteras de los pa铆ses actuales fueron heredadas en su mayor铆a de las divisiones administrativas de la 茅poca colonial.



Fuente: Briega.org