November 23, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
231 puntos de vista

En su primera entrevista con medios internacionales tras el ataque con aviones no tripulados del martes en el noreste de Siria, Mazloum Kobane (también conocido como Mazloum Abdi), comandante general de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por Estados Unidos, dijo que el objetivo más probable de una posible ofensiva terrestre turca contra las áreas controladas por los kurdos sería su ciudad natal, Kobane.

Dos miembros del grupo respaldado por Estados Unidos murieron en ese ataque. Esta es la primera vez que un dron turco apunta a un área tan cercana a una base estadounidense en Siria.

Bastión del nacionalismo kurdo en Siria, Kobane es donde se formó la alianza contra el Estado Islámico (ISIS) entre la coalición liderada por Estados Unidos y los kurdos sirios.

Mazloum Kobane expresó su frustración por lo que llamó la débil respuesta de Rusia y Estados Unidos a las docenas de ataques aéreos turcos que se cobraron la vida de, al menos, 11 civiles en el área controlada por los kurdos, en hechos sucedidos a principios de esta semana.

La invasión rusa de Ucrania ha aumentado el valor de Turquía a los ojos de Moscú y Occidente por igual. Muchos creen que la débil respuesta de ambos bandos a la escalada de la guerra de Turquía contra los kurdos sirios, se debe a su deseo de llevar a Ankara a sus respectivos bandos.

Mazloum Kobane estuvo de acuerdo con esto. Dijo que a menos que el Kremlin y Washington se mantuvieran firmes, Turquía probablemente cumpliría con las repetidas amenazas de mover sus tropas contra sus fuerzas, como lo ha hecho en dos invasiones separadas, en 2018 y 2019. Cualquier acción de este tipo, dijo, desestabilizaría aún más el área y permitiría torpedear los esfuerzos liderados por Estados Unidos para erradicar los restos del Estado Islámico. Kobane atribuyó los últimos ataques de Turquía a los esfuerzos del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, por avivar los sentimientos nacionalistas antes de las elecciones del próximo año en su país. Una recesión económica prolongada con una inflación galopante y un aumento del desempleo amenaza las casi dos décadas de Erdogan en el poder. ¿Qué mejor distracción que la guerra?

Turquía argumenta que los grupos kurdos sirios armados y sus presuntos mentores del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), fueron responsables de un atentado con bomba, el 13 de noviembre, en Estambul, que se cobró seis vidas. Los ataques aéreos de esta semana fueron anunciados como venganza por esas muertes. Mazloum Kobane negó cualquier conexión con el atentado y dijo que quiere lazos pacíficos y de buena vecindad con Ankara.

El siguiente es el texto completo de la entrevista realizada en turco por WhatsApp, ligeramente editada para mayor claridad.

-¿Puede confirmar que su sede, contigua a una base de la coalición liderada por Estados Unidos en Hesekê, donde lo entrevisté en numerosas ocasiones, fue atacada por un dron turco?

-Sí. El dron golpeó un área a unos 500 metros de ese edificio.

-Está en la lista de los más buscados de Turquía. ¿Usted fue el objetivo de ese ataque?

-No puedo decir eso con seguridad. Pero también es un hecho que Turquía intentó matarme en el pasado, en varias ocasiones, y aquí es donde se sabe que llevo a cabo mis actividades.

-¿Cree que Turquía notificó con anticipación a Estados Unidos el ataque, porque las fuerzas estadounidenses y de la coalición están estacionadas literalmente al lado de su propio cuartel general?

-Los turcos saben que los estadounidenses están presentes allí. Es una instalación conjunta. Allí llevamos a cabo el entrenamiento conjunto de nuestras fuerzas. Habría que preguntarles a los propios estadounidenses si estaban prevenidos, pero hasta donde sabemos los turcos llevaron a cabo un ataque de facto.

-¿Qué quieres decir con eso?

-No creo que los estadounidenses supieran que este ataque iba a tener lugar. Podemos decir que el ataque tuvo lugar a pesar de su presencia allí.

-¿Estaba allí cuando ocurrió el ataque?

-No puedo decirte eso.

-¿Cree que Turquía realmente llevará a cabo una ofensiva terrestre, como el presidente Erdogan volvió a amenazar?

-Nos tomamos estas amenazas en serio. A menos que haya un esfuerzo serio para disuadir a Turquía, especialmente por parte de Estados Unidos y Rusia, lo harán.

-El Departamento de Defensa y el Departamento de Estado emitieron declaraciones separadas advirtiendo contra una mayor escalada, al igual que los rusos, quienes dijeron que habían estado trabajando durante meses para evitar un ataque turco. ¿Qué sucede con esas declaraciones?

-No son lo suficientemente fuertes en comparación con las amenazas de Turquía, y ciertamente no lo suficiente como para disuadir una mayor agresión turca. Necesitan hacer más.

-Pero también sabemos que sin la luz verde de Washington o Moscú, Turquía no puede llevar a cabo una ofensiva terrestre contra las fuerzas kurdas ubicadas en sus respectivas zonas de influencia. Cualquier operación terrestre exitosa requeriría el apoyo del aire, como vimos en las invasiones anteriores de Turquía. A menos que Rusia y Estados Unidos permitan que los aviones turcos usen el espacio aéreo bajo su control, Turquía no podrá moverse, ¿verdad?

-Es cierto que, a menos que se les conceda tal permiso, los turcos no llevarán a cabo una ofensiva terrestre. Eso, de todos modos, es lo que yo creo y lo que cree nuestra gente. Si hay una invasión terrestre, será porque se otorgó dicho permiso o porque (Rusia y Estados Unidos) optaron por permanecer en silencio.

-Seguramente ha hablado con los estadounidenses. ¿Le dijeron que no autorizarían una incursión turca?

-Esa ha sido su postura hasta el presente. Nos dicen que no aprueban tal acción por parte de Turquía y que se opondrían. Después del ataque de hoy, hablamos con nuestros interlocutores estadounidenses. Pero esta es una situación completamente nueva y, por lo tanto, la estamos evaluando conjuntamente.

-¿Intentó comunicarse con el coordinador de la Casa Blanca para Medio Oriente, Brett McGurk, después del ataque?

-Mi gente habló con su gente, pero yo no le hablé personalmente. Para ser honesto, teníamos las manos ocupadas con todo lo que sucedió.

-Entonces, ¿qué dijeron los funcionarios estadounidenses con los que habló después del ataque?

-Dijeron que no esperaban tal ataque y que estaban evaluando esta nueva situación. Espero que, como resultado de esta evaluación, Estados Unidos adopte una postura mucho más firme frente a la agresión turca contra nuestro pueblo.

-¿Y qué dicen los rusos?

-Están diciendo más o menos lo que dicen los estadounidenses, pero yo añadiría que son aún menos firmes con Turquía. Rusia se opone a una incursión terrestre turca, pero no es suficiente. Kobane, Manbij, todas esas áreas que están siendo atacadas por Turquía están bajo control ruso.

-Los funcionarios de Turquía afirmaron ante los medios de comunicación, después de la última ola de ataques aéreos contra sus tierras, que no utilizaron el espacio aéreo sirio. Dijeron que lanzaron sus ataques desde territorio turco.

-Las Fuerzas Armadas de Turquía están mintiendo. Acaban de atacar un área de 70 kilómetros de profundidad en nuestro territorio, entre Raqqa y Hesekê, que está controlada conjuntamente por las fuerzas estadounidenses y rusas.

-¿Entonces eso debe haber sacudido su confianza tanto en Rusia como en Estados Unidos?

-Mucho depende de cómo respondan a esta nueva situación. Estos ataques han alcanzado un umbral crítico. Necesitan disuadirlos de aquí en adelante.

-¿Es justo decir que el conflicto en Ucrania es un factor en todo esto? Turquía se ha convertido en un jugador clave debido a su ubicación geográfica y sus estrechos vínculos con Rusia y Ucrania, entre otras cosas. Rusia claramente quiere mantener las relaciones con Ankara en equilibrio, al igual que Washington y sus aliados europeos. ¿Está sucediendo esto a expensas de los kurdos?

-No hay duda de que Turquía se ha aprovechado del conflicto y se ha promocionado con éxito, tanto en Estados Unidos como en Rusia. Y si estos dos países no cumplen con nuestras expectativas frente a la agresión turca contra nosotros, en parte está relacionado con la dinámica en torno al conflicto de Ucrania. También es cierto que el interés de Estados Unidos en Medio Oriente y en Siria, en particular, se ha desvanecido.

-Entonces, ¿cómo se defienden en esta situación? ¿Cuáles son sus opciones? ¿Necesitarán acudir a Damasco en busca de ayuda?

-Eso es naturalmente lo que quiere Rusia. Quieren que busquemos un acuerdo con el régimen sirio. En cuanto a Estados Unidos, necesitan articular una política más clara sobre Siria. No tienen una estrategia más allá de combatir (al Estado Islámico) y no han logrado formular una política clara con respecto al futuro de las áreas bajo nuestro control. La ausencia de esta política nos dificulta negociar con éxito con Damasco.

-Sin embargo, ¿Estados Unidos no se opone a que mantenga conversaciones con Damasco?

-Así es.

-¿Cuál es el obstáculo para un acuerdo con Damasco?

-No están listos y Rusia no los está presionando lo suficiente. El otro problema, por supuesto, es que el gobierno de Damasco se ve a sí mismo como insustituible, sin alternativa, y esta mentalidad lo vuelve más intratable e insensible a nuestras demandas.

-¿Las protestas en Irán y el hecho de que se concentren en áreas de mayoría kurda tienen algún impacto en la dinámica en Siria?

-No hemos tenido ningún trato con Irán sobre estos temas, pero los disturbios en Irán ciertamente están teniendo un efecto en la dinámica en Siria. Dicho esto, Irán se enfrenta a sus propios problemas internos. No los hemos observado aumentando su influencia en Siria de manera notable.

-¿Erdogan cumplirá sus amenazas de una invasión terrestre, qué parte del noreste de Siria es probable que ataque esta vez?

-Recientemente, han hablado de Manbij, pero creemos que su verdadero objetivo es Kobane. Kobane es muy simbólico para los kurdos. Es donde se lanzó nuestra lucha nacional y también donde despegó la lucha contra el Estado Islámico. También tiene una importancia estratégica, ya que permitirá a Turquía unirse a Azaz (al oeste del río Éufrates) con las áreas que Turquía ocupó en octubre de 2019.

-¿Ha notado en algún aumento en la actividad militar de Turquía una acumulación de tropas cerca de Kobane?

-No, hasta ahora. Todo lo que hemos tenido son ataques aéreos. Pero una operación contra Kobane no requeriría tanta preparación.

-Para Rusia, Kobane es más prescindible que, digamos, Manbij o Tell Rifaat, que son vitales para la defensa de Alepo. Entonces, ¿tal vez sería menos resistente a la idea de una invasión turca de Kobane?

-Es cierto que están más preocupados por las áreas que se encuentran al oeste del Éufrates. Pero para los estadounidenses, Kobane es un símbolo.

-¿Le preocupa que Turquía pueda actuar en concierto con los combatientes de Hayat Tahrir al Sham (HTS) en cualquier invasión terrestre? Esa preocupación ciertamente ha sido ventilada por algunos de sus colegas.

-Los acontecimientos recientes en los que HTS se hizo cargo de partes de Afrin y sus relaciones con Turquía, en general, apuntan a posibles preparativos para un ataque coordinado conjunto contra nosotros. Turquía querrá usarlos en una operación contra Manbij y sus alrededores.

-¿Por qué Turquía los ataca con tanta intensidad en este momento en particular?

-Turquía se opone a las ganancias de cualquier kurdo, ya sea en Siria, Irak, Irán o dentro de la propia Turquía. Turquía quiere destruir nuestra administración autónoma. Ese es su objetivo general. Pero lo más inmediato es la cuestión de las elecciones en Turquía. A pesar de estos ataques, Erdogan y su gobierno están sentando las bases, estableciendo el estado de ánimo público para las próximas elecciones.

-Actualmente estoy en Erbil, como sabe, y los altos funcionarios aquí siguen diciendo que si tuviera que trazar una línea clara entre usted y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Turquía estaría lista para trabajar con usted. ¿Cuál es tu respuesta?

-No creo que este sea el verdadero problema. Es solo una excusa. Turquía está en contra de todas las ganancias kurdas. Si el Consejo Nacional Kurdo (opositor en Siria) estuviera dirigiendo esta región, también enfrentaría la misma hostilidad de Turquía. Turquía está en contra de los kurdos.

-Algunos analistas en Turquía sostienen que el bombardeo de Estambul fue llevado a cabo por elementos del Estado profundo, empeñados en descarrilar la posible nueva propuesta de Erdogan a los kurdos y, en particular, al líder del PKK encarcelado, Abdullah Öcalan. ¿Tiene eso sentido para usted?

-Hemos escuchado estas teorías. Lo cierto es que hay dos caminos que se abren ante Erdogan de cara a las elecciones. Puede llegar a un acuerdo con el movimiento kurdo, y eso le daría una ventaja en las elecciones, o iniciar una guerra. Han elegido la guerra. Erdogan ha elegido la guerra.

-Entonces, ¿quién cree que fue el responsable del atentado con bomba en Estambul?

-Creo que fue un acto de provocación concebido por el gobierno turco para preparar el terreno para la guerra contra nosotros. Investigamos mucho y llegamos a la conclusión de que el ataque fue perpetrado por grupos de oposición sirios que operan bajo el control de Turquía. Establecimos, por ejemplo, y estoy revelando esta información a los medios por primera vez, que la mujer que fue detenida por colocar la bomba proviene de una familia vinculada al Estado Islámico. Tres de sus hermanos murieron luchando por el Estado Islámico. Uno murió en Raqqa, otro en Manbij y un tercero murió en Irak. Otro hermano es comandante de la oposición siria respaldada por Turquía en Afrin. Estaba casada con tres combatientes diferentes del Estado Islámico y la familia es de Alepo. No tuvimos absolutamente nada que ver con el bombardeo y no tenemos tal política.

-Ha prometido responder a los ataques de Turquía. El portavoz de las FDS, Farhad Shami, tuiteó sobre “venganza”. ¿Estás planeando ir a la guerra contra Turquía?

-No, estamos planeando defender nuestras tierras contra Turquía, luchar si nos atacan dentro de nuestras tierras, en Serêkaniye (Ras el Ain), en Azaz, en Afrin, en Jarabulus. No tenemos intención ni deseo de luchar contra Turquía dentro de las tierras turcas.

– Sé que está muy ocupado, así que una última pregunta. He realizado numerosas entrevistas con usted a lo largo de los años y cada vez ha expresado su deseo de tener relaciones pacíficas con Turquía. ¿Sigues pensando que la paz con Turquía es posible mientras Erdogan esté en el poder?

-A juzgar por la experiencia pasada y los ataques recientes de Turquía, lamentablemente, mi respuesta tendría que ser no.

-Pero luego vimos a Erdogan darle la mano al presidente de Egipto, Al Sisi, y al príncipe heredero de Arabia Saudita, hombres a los que ha vilipendiado durante mucho tiempo y criticado ferozmente. Tal vez podría darle la mano a usted también, ¿no?

-Es cierto que Erdogan es el maestro de los giros en U. Es súper pragmático. Esperemos que algún día pueda haber paz entre nosotros y Turquía.

FUENTE: Amberin Zaman / Al Monitor / Fecha original de publicación: 22 de noviembre / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org