June 15, 2021
De parte de SAS Madrid
390 puntos de vista


El debate de combinar dosis de distintos fabricantes sigue sobre la mesa. En España el 80 por ciento de las personas que se vacunaron con AstraZeneca han preferido no mezclar, y han elegido ponerse la segunda dosis de la misma vacuna. Pero el Gobierno ha insistido en que mezclar vacunas, poner la segunda dosis con Pfizer tras la primera de AstraZeneca, es seguro y eficaz.

El departamento que dirige Carolina Darias hizxo público su propio estudio ‘Combivacs’ del Instituto Carlos III en el que concluyó que mezclar fórmulas de tecnologías absolutamente dispares de adnenovirus y ARNmesajero no solo no entraña más riesgo, sino que dispara –y mucho- la protección frente al virus.

Mezclar vacunas produce fuertes respuestas inmunes

Ahora la revista Science recoge tres estudios recientes que apuntan a esto mismo, el enfoque de combinar vaciunas, que ha nacido de la necesidad, puede ser, en realidad, beneficioso. Los investigadores han encontrado que después de una dosis de la vacuna fabricada por AstraZeneca con una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech produce fuertes respuestas inmunes, medidas por análisis de sangre. Dos de los estudios incluso sugieren que la respuesta de la vacuna mixta será al menos tan protectora como dos dosis del producto Pfizer-BioNTech, una de las vacunas COVID-19 más efectivas. 

Solo se han probado algunas de las posibles combinaciones de vacunas. Pero si la mezcla de vacunas resulta segura y eficaz, podría acelerar el esfuerzo para proteger a miles de millones de personas. “Esta posibilidad abre nuevas perspectivas para muchos países”, dice Cristóbal Belda-Iniesta, especialista en investigación clínica del Instituto de Salud Carlos III. Los gobiernos, por ejemplo, podrían distribuir inmediatamente nuevas dosis sin preocuparse por reservar segundas inyecciones de vacunas específicas para administrar a las personas semanas o meses después.

En un estudio español, 448 personas que recibieron una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech ocho semanas después de una dosis inicial de AstraZeneca tuvieron pocos efectos secundarios y una sólida respuesta de anticuerpos dos semanas después de la segunda inyección. Las 129 muestras de sangre analizadas podrían neutralizar al coronavirus,aseguraba la revista The Lancet el mes pasado.

De manera similar, Leif Erik Sander, un experto en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Charité en Berlín, y sus colegas encontraron que 61 trabajadores de la salud que recibieron las dos vacunas en el mismo orden, pero con un intervalo de 10 a 12 semanas, produjeron picos de anticuerpos a niveles comparables a un grupo de control que recibió dos dosis de Pfizer y no hubo un aumento en los efectos secundarios. Aún más alentador, sus células T, que pueden estimular la respuesta de anticuerpos y también ayudar al cuerpo a eliminar las células ya infectadas, respondieron un poco mejor al pico que los receptores de Pfizer vacunados con dos dosis. Otro equipo, que realizó un estudio más pequeño en Ulm, Alemania, y se obtuvo resultados comparables que han sido publicados en MedRxiv.

“Dos vacunas diferentes pueden ser más potentes que cualquiera de las vacunas por sí solas”, dice Dan Barouch del Beth Israel Deaconess Medical Center, quien ayudó a desarrollar la vacuna COVID-19 de una dosis fabricada por Johnson & Johnson. Esta y la vacuna AstraZeneca de dos dosis utilizan un adenovirus no replicante como “vector” para introducir el ADN que codifica la proteína de pico de SARS-CoV-2 en las células del receptor. En cambio, las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna usan ARN mensajero (ARNm) que codifica el pico, que las células absorben y usan para producir la proteína.

La combinación de los dos tipos de vacunas puede brindarle al sistema inmunológico múltiples formas de reconocer un patógeno. “Las vacunas de ARNm son realmente buenas para inducir respuestas de anticuerpos, y las vacunas basadas en vectores son mejores para desencadenar respuestas de células T”, dice Sander. Matthew Snape, experto en vacunas de la Universidad de Oxford, está de acuerdo en que los resultados de la vacuna combinada hasta ahora son prometedores, pero advierte que no resuelven si hay alguna mejora en la respuesta de las células T. 

Los estudios recientes no son concluyentes porque no están diseñados para evaluar la protección real contra COVID-19. Eso requeriría seguir a grandes grupos que reciben diferentes combinaciones de vacunas para ver quién se infecta y se enferma durante muchos meses. Se cree que las mediciones de anticuerpos y células T en las que se basan los estudios corresponden a la protección de la vida real, pero se están realizando estudios para determinar exactamente si se puede confiar en esta correlación. 

Aún así, los hallazgos respaldan los cambios políticos recientes. España ha autorizado la mezcla de las dos vacunas para personas menores de 60 años. Otros países que han puesto límites de edad a la vacuna AstraZeneca, incluidos Canadá, Alemania, Francia, Noruega y Dinamarca, han hecho recomendaciones similares.

Mas datos en las próximas semanas

La universidad de Oxford está estudiando ocho combinaciones de vacunas en aproximadamente 100 personas cada una: una primera dosis de AstraZeneca o la vacuna Pfizer-BioNTech, seguida de una dosis de la misma vacuna o la opuesta, con intervalos de cuatro o 12 semanas. Los datos sobre la respuesta inmune de esos sujetos están pendientes. El programa se ha ampliado para incluir segundas dosis de la vacuna de ARNm de Moderna y la vacuna Novavax. 

“A medida que el mundo se apresura a vacunar a la mayor cantidad posible de personas contra el COVID-19, estos estudios combinados podrían ser un arma más contra la desigualdad “realmente vergonzosa” en el acceso global a las vacunas”, dice Hugo van der Kuy, farmacólogo clínico del Centro Médico Erasmus. Será importante incluir también vacunas ampliamente utilizadas fuera de Europa, dice, como las fabricadas por las empresas chinas Sinovac y Sinopharm, que dependen de copias inactivadas de SARS-CoV-2, y la rusa Sputnik V, que utiliza en cada dosis un adenovirus diferente. Snape está de acuerdo. Mezclar inyecciones, dice, “será la realidad para muchos países de todo el mundo con el objetivo de hacer el mejor uso de las vacunas disponibles para ellos”.

Enlace relacionado NiusDiario.es (14/06/2021).




Fuente: Sasmadrid.org