January 26, 2022
De parte de Nodo50
204 puntos de vista

Roc铆o Monasterio, en una manifestaci贸n por el campo. VOX

En un antiguo anuncio televisivo de una cadena de hamburgueser铆as, un hombre se levantaba de la mesa que estaba compartiendo con una mujer en un restaurante elegante 鈥揹ej谩ndola plantada鈥 al ver que le pon铆an un plato de lo que parece casi una caricatura de la nouvelle cuisine. Indignado, sale a la calle reivindicando su derecho a comer como un hombre, que al parecer consiste en comer hamburguesas con queso y bacon de poca calidad. A 茅l se le van sumando otros hombres que no quieren comer 芦como una t铆a禄, que gritan 芦soy un hombre禄, comparan sus m煤sculos como hacen los hombres de verdad, y uno arrastra un cami贸n tirando de una cadena mientras una mujer vestida de forma que suponemos pretende ser sexy le pone una hamburguesa delante pero no a su alcance. La protesta individual se convierte en una poderosa manifestaci贸n masiva espont谩nea que ya quisi茅ramos a la hora de exigir, qu茅 s茅 yo, la investigaci贸n de las muertes en residencias o de las concesiones de contratos p煤blicos a amiguetes.

El anuncio se presentaba tanto como reivindicaci贸n de una forma de masculinidad que se define por la forma de comer y por la dieta 鈥搒i se le puede llamar as铆鈥 y tambi茅n era un gui帽o a la clase obrera: no comas como un petimetre, come como un trabajador, sugiriendo que la clase obrera no prefiere comer hamburguesas mejores que las de las cadenas de comida basura. En otro anuncio de comida precocinada, de aspecto repulsivo incluso en su versi贸n maquillada para la pantalla, se muestra como amanerados a unos obreros que toman yogurt y zumo, incluso van juntos al ba帽o, porque eso es lo que hacen las chicas, y otro obrero, un hombre de verdad, les dice que 芦eres lo que comes禄. Descubro ahora que tambi茅n hay un libro de recetas cuyo t铆tulo es Eat like a man.

En una manifestaci贸n reciente en Madrid, que podr铆a confundirse con un acto en defensa de las actividades agr铆colas y ganaderas, se lanzaron al parecer invectivas contra los 芦salvapatrias comelechugas禄, gente sin duda poco de fiar, porque los espa帽oles de verdad comen carne, a ser posible cruda. La burla se enlazaba con cr铆ticas a la defensa del bienestar de los animales, porque qui茅n sabe mejor lo que conviene a los animales sino los ganaderos, y no esos urbanitas que no tienen ni idea. 

La defensa de los propios intereses es leg铆tima, pero unos intereses son m谩s leg铆timos que otros. Y entre los manifestantes, por disparatadas que pudiesen sonar algunas reivindicaciones 鈥揷omo la de ese defensor de las macrogranjas que afirmaba que en el mundo rural siempre ha habido malos olores y eso no molesta a nadie鈥, hab铆a otras que merecen atenci贸n: creo que nos hemos vuelto muy conscientes de que las familias ganaderas y agr铆colas se sienten con raz贸n desprotegidas y afectadas negativamente por muchas de las decisiones que han tomado nuestros gobiernos y tambi茅n la Uni贸n Europea y tienen derecho a rebelarse contra medidas que les afectan negativamente.

Pero lo indigesto de este llamamiento a la defensa de 芦nuestro campo禄 es c贸mo una vez m谩s se enarbolan valores 鈥揹e masculinidad, patriotismo de bander铆n y las tradiciones鈥 para oscurecer lo que de verdad se persigue. No solo porque no es lo mismo la defensa de la tauromaquia y las macrogranjas que la de la ganader铆a extensiva. Tambi茅n porque los supuestos defensores de la patria rural en realidad son los destructores principales del campo. Los pol铆ticos de VOX sacan sus pellizas del armario 鈥搃lustrando sin querer el dicho sobre los lobos con piel de cordero鈥 para fingir ser los abanderados del campo, mientras votan, junto con los populares, en contra de una ley aprobada en diciembre pasado que prohib铆a pagar a los productores agr铆colas y ganaderos precios por debajo de los costes de producci贸n; o defienden una ganader铆a intensiva que perjudica a los ganaderos tradicionales y contamina las zonas rurales, mientras produce beneficios para una minor铆a.

Las cadenas de comida basura se presentan como adalides de la virilidad y el orgullo obrero pero pagan sueldos de miseria a sus empleados y enferman a los consumidores, y nuestros demagogos de derechas 鈥搚 extrema derecha, porque no solo estaba VOX en la manifestaci贸n, tambi茅n Hacer naci贸n, que aglutina varios grupos de corte neofascista鈥 se postulan como campeones del mundo rural pero fomentan formas de producci贸n que lo destruyen. Nada nuevo: los se帽oritos y los terratenientes de anta帽o dejaban la corbata y los botines en el armario de casa, se pon铆an la chaqueta de pana y se iban de cacer铆a o a supervisar la administraci贸n de sus fincas o a dejarse ver en las procesiones y fiestas. A ellos tambi茅n les gustaba mucho el campo. Aunque no s茅 por qu茅 uso aqu铆 el pasado.




Fuente: Lamarea.com