August 7, 2022
De parte de A Las Barricadas
57 puntos de vista

芦Nosotros quer铆amos restituir esa imagen profundamente social de diez millones de trabajadores que paran las maquinas, que paran las f谩bricas y que dicen 隆Ya basta!禄

Inspir谩ndose en su propia juventud, la cantante Dominique Grange (Lyon, 1940), ha decidido contar su lucha contra la explotaci贸n, la injusticia social y el racismo a ra铆z del movimiento contestatario de Mayo del 68. Una aventura en la que le acompa帽a su marido, el dibujante Jacques Tardi (Valence, 1946). Juntos publican Elise y los nuevos partisanos (Salamandra Graphic), que se basa en esa militancia de Elise en esos primeros a帽os 70.

Una 茅poca en la que Dominique, por entonces militante mao铆sta, cambi贸 los c贸cteles molotov por las canciones, componiendo uno de los himnos m谩s famosos de entonces: Nous sommes les nouveaux partisans; un tema m铆tico del que sale el t铆tulo del libro.

En el Sal贸n del c贸mic de Barcelona preguntamos a Dominique qu茅 puede hacer una guitarra contra las injusticias: 鈥淐reo que fue Dylan el que dijo que su guitarra era un arma temible para luchar contra las injusticias. Y no solo, la guitarra, tambi茅n la uni贸n de las palabras y la guitarra. 脡l dec铆a algo as铆 como que 鈥淓sta guitarra mata a los fascistas鈥. Aunque, ahora que lo pienso, no estoy segura de que fuera Dylan鈥 (En realidad esa frase la llevaba escrita en su guitarra Woody Guthrie (1912-1967)鈥

鈥淟o importante -a帽ade Dominique-, es que cada vez que se escribe una canci贸n con mensaje, es capaz de unir a la gente y, por otra parte, casi siempre acaban siendo censuradas o prohibidas. Por eso creo que las canciones son muy poderosas para unir a la gente y, a la vez, las fuerzas de represi贸n no soportan que la gente cante, que alce la voz para expresar el deseo de un cambio鈥.

鈥淎dem谩s -a帽ade Dominique- las canciones son instrumentos muy pr谩cticos porque son como p谩jaros que pueden volar libremente, traspasar muros, llegar a las c谩rceles, ser traducidas a otros idiomas. Y pueden ser cantadas en todas partes. Eso es extraordinario para m铆. La poes铆a tambi茅n comparte parte de ese poder pero para m铆 cantar es mucho m谩s liberador que cualquier otra cosa鈥.

Su esposo, Jacques Tardi, es uno de los grandes dibujantes europeos, que ha denunciado la inutilidad de la guerra en t铆tulos como Puta guerra o La guerra de las trincheras. Le preguntamos si cree que el c贸mic tambi茅n tiene poder para cambiar las cosas: 鈥淐reo que s铆, porque es un medio de expresi贸n popular, con lo que eso tiene de bueno. Tambi茅n es una forma de luchar contra la mediocridad鈥.

鈥淎unque es muy distinto de la m煤sica porque depende mucho de donde se publique. No vas a encontrar el mismo c贸mic en Pif le chien, que era una publicaci贸n del partido comunista que en Pilote o Charlie Hebdo. Depende mucho de la base pero los c贸mics pueden expresar ideas con mucha fuerza. Lo hemos podido comprobar en su historia鈥.

鈥淢e gustar铆a a帽adir 鈥 interrumpe Dominique- que las canciones las canta mucha gente, lo que les da una gran fuerza, mucho poder. Antes, en las manifestaciones, se cantaba la Internacional y todo el mundo la conoc铆a. Ahora se ponen camiones con altavoces que escupen m煤sica y la gente ya no canta. Pero yo recuerdo que, por ejemplo, cuando un camarada era asesinado, todos cant谩bamos juntos y hab铆a una emoci贸n, una fuerza, una potencia, a veces casi violenta, que un铆a a la gente. Y eso no lo veo ya en la actualidad鈥.

鈥淧or otra parte -a帽ade Dominique-, en Francia hay muchas corales que cantan este tipo de canciones revolucionarias y eso tambi茅n es muy interesante. No s茅 si eso pasa aqu铆 en Espa帽a鈥.

Lo m谩s poderoso de una canci贸n es esa forma que tiene de unir a la gente -asegura Tardi-. Una cosa que no sucede en el c贸mic, que se lee de forma individual鈥.

Entrevista de Jes煤s Jim茅nez para RTVE: https://www.rtve.es/noticias/20220508/grange-tardi-guitarra-puede-ser-arma-temible-para-luchar-contra-injusticias/2346999.shtml

***

En el marco de pasado Comic Barcelona y gracias a los esfuerzos del equipo de prensa de Salamandra Graphic, pudimos entrevistar a la pareja de autores Dominique Grange y Jacques Tardi que presentaban su nuevo 谩lbum titulado Elise y los nuevos partisanos. El tiempo asignado para el encuentro era escaso (luego se convirti贸 en algo m谩s de 40 minutos) y compart铆amos turno con el periodista V铆ctor Fern谩ndez del diario La Raz贸n, pero con algo de buena voluntad y mucha organizaci贸n conseguimos sacar adelante una entrevista que nos parece muy interesante. Este es el resultado.

Bonjour, Mme. Grange y Mr. Tardi

Zona Negativa (ZN): Como no tenemos mucho tiempo pasamos directamente a las preguntas sobre el 谩lbum 鈥楨lise y los nuevos partisanos鈥. Mme. Grange, usted lo explica en el postfacio, pero para el que a煤n no ha le铆do el 谩lbum鈥 Elise explica un per铆odo muy significativo de su biograf铆a y tambi茅n de la historia de Francia, 驴Por qu茅 explicarla ahora, precisamente?

Dominique Grange (DG): Porque creo que en esta 茅poca que estamos viviendo la memoria se est谩 perdiendo y quer铆amos transmitir a las generaciones siguientes y a nuestros propios hijos lo que hemos vivido; era una 茅poca particular en la cual la juventud estaba muy comprometida en las luchas sociales, una 茅poca en que la lucha de clases era algo m谩s evidente que ahora, porque ahora las f谩bricas han desaparecido, el paisaje obrero social franc茅s ha evolucionado completamente, es totalmente distinto. Ahora es el reino del trabajo precario, de la uberizaci贸n etc, etc. Por esto se ten铆a que explicar c贸mo era aquella 茅poca y comunicarles, tambi茅n, el entusiasmo que tuvimos al llevar a cabo estas luchas.

La Raz贸n (LRA): Sobre este entusiasmo de las luchas, usted afirma al final del libro que de Mao lo 煤nico que se puede salvar es que tenemos motivos para rebelarnos鈥

DG: Me parece obvio, 驴no? Era el esp铆ritu de Mao que dec铆a, tambi茅n: 鈥Atreverse a luchar, atreverse a vencer鈥. Es muy sencillo, la referencia al mao铆smo era muy b谩sica entre los mao铆stas franceses, lo llamaban mao-spontex, m谩s que otra cosa era referirse a las citas del Peque帽o Libro Rojo, 驴no? Sin estudiar nada de la teor铆a, de los escritos militares ni nada eso鈥 Era como una herramienta muy f谩cil y muy pr谩ctica para luchar. Para escribir sobre las paredes, en las pancartas鈥 Era m谩s una referencia a la Larga Marcha que a la Revoluci贸n Cultural, porque despu茅s aparecieron los cr铆menes de la Revoluci贸n Cultural, esto fue totalmente distinto, otro per铆odo en el que nosotros ya no milit谩bamos o, por lo menos, no milit谩bamos en los batallones mao铆stas, en todo caso.

ZN: En el libro usted explica que: 鈥淨uer铆amos contribuir a prender la chispa de la revoluci贸n proletaria para que incendiase toda la pradera鈥 驴Era su principal objetivo?

DG: Totalmente, totalmente y, adem谩s, pens谩bamos que era realista. Pens谩bamos que la revoluci贸n iba a llegar y est谩bamos dispuestos incluso a morir, a dar nuestra vida por la revoluci贸n. Las referencias a los pa铆ses que hab铆an hecho su revoluci贸n eran poderosas, ahora no s茅 a que se pueden agarrarse los j贸venes que se quieren entrar en la lucha social, porque por cualquier lado encontramos la desesperaci贸n, ahora es una desilusi贸n total hacia los pa铆ses que hicieron una revoluci贸n. Es muy dif铆cil para los j贸venes de ahora. Pero bueno, creo que es necesario transmitirles este patrimonio de la lucha, por si acaso鈥

LRA: El libro se inicia con la masacre que se vive en Par铆s en octubre de 1961鈥 驴Le sorprende que un episodio tan duro, tan sangriento haya pasado de esta forma al olvido?

DG: Bueno, no ha sido olvidado; ha sido borrado. Que es algo un poco distinto. Supongo que un poco como la herencia de la Guerra Civil en Espa帽a. [Esta masacre] Eso no merece m谩s que una l铆nea en los libros de historia y parece un acontecimiento entre otros鈥 No se le da la importancia que tuvo; la transformaci贸n de la sociedad, de las mentes de la gente y todo lo malo que result贸. Porque est谩 claro que la Guerra de Independencia le dio la autonom铆a a Argelia, pero finalmente no se resolvieron ninguno de los problemas sociales de all谩 y eso se not贸 cuando llegaron [a Francia] millones de trabajadores argelinos, despu茅s de la independencia, esto un problema que queda pendiente. Fuimos contempor谩neos de este conflicto, aunque no hab铆a asumido a煤n mi compromiso, yo era demasiado joven. Pero, pas贸 y cuando una profesora de filosof铆a que tuve nos ense帽贸 a mirar hacia ese lado del Mediterr谩neo, aprendiendo lo que era el colonialismo y la lucha anticolonialista, fue algo que me marc贸, fue un punto de inflexi贸n para adquirir la conciencia pol铆tica.

LRA: 驴Pero esta escena tan dura en la que lanzan el beb茅 al Sena, esta escena existi贸, fue verdad?

Jacques Tardi (JT): Si. Me parec铆a que era importante ense帽ar esto, porque fue un episodio ignorado, olvidado鈥 y evidentemente es una escena que no fue ni filmada ni fotografiada. A m铆 no me supone ning煤n problema t茅cnico ense帽ar lo que pas贸, poner en el papel todo esto, denunciar todos estos asesinatos. Fueron numerosos los asesinatos; algunos manifestantes fueron arrojados al Sena, golpeados, algunos esposados鈥 y todo esto pasa casi en los mismos lugares donde se realizaron las redadas contra los jud铆os durante la Segunda Guerra Mundial. Eran los mismos escenarios, se les detuvo en los mismos autobuses, los de la plataforma posterior鈥 Durante la guerra, en la ocupaci贸n, los jud铆os fueron confinados en el Vel贸dromo de Invierno que fue derribado tras el conflicto por lo que los argelinos fueron detenidos y llevados al Palacio de Deportes de Porte de Versailles, es el mismo esquema, la misma coreograf铆a鈥 Est谩n all铆 api帽ados, algunos son torturados, maltratados por la 芦magn铆fica禄 polic铆a francesa y luego fueron evacuados, expulsados, retornados a su pa铆s de origen. 隆Es el mismo esquema! Y a m铆 me interesaba ense帽ar esto; la manera como la represi贸n se repite, como se utiliza el mismo esquema, se reescribe la misma historia鈥 Y el dibujo me permite ense帽arlo todo. Sobre los convoyes de deportaci贸n no hay casi ning煤n documento gr谩fico, hay algunas fotos exteriores, pero del interior casi nada. En algunas pel铆culas se ha intentado reconstruirlos, pero mejor no hablar de ello鈥 en cambio a m铆 no me supone ning煤n esfuerzo econ贸mico hacerlo, basta con tener un m铆nimo de documentaci贸n para poder dibujarlo.

ZN: 驴Y por qu茅 contar esta historia en bande dessin茅e y no en un libro, un disco o una pel铆cula? 驴Es m谩s sencillo, buscaban p煤blicos diferentes鈥?

DG: No. En el fondo no busc谩bamos un p煤blico concreto. Ocurre que mi esposo es dibujante de c贸mics y ten铆a la oportunidad de plasmar esta historia de una manera inmediata鈥

JT: 鈥 Y sobre todo porque es un medio de expresi贸n muy econ贸mico, casi no cuesta nada. Se necesita una hoja de papel, mucha documentaci贸n y adelante鈥 Si se quisiera reconstruir todo esto con actores, decorados para el cine鈥 Es inviable.

DG: Adem谩s, no me sal铆a de dentro escribir esta historia como un guion de cine.

JT: Y tambi茅n era importante ense帽ar, a las nuevas generaciones que lean este 谩lbum, algunas cosas que han desaparecido, que no existen ahora. Por ejemplo, los barrios de las afueras, las chabolas [bidonville en franc茅s] ya no existen, es otra cosa. Ahora son personas que viven debajo de los puentes de las autopistas u otros sitios鈥 Donde los polis van a desgarrarles sus tiendas, sus improvisadas chabolas de tela. Es gente que llega de 脕frica y que, de hecho, han sido muy mal acogidos contrariamente a los ucranianos de ahora, la gente acoge a los ucranianos, pero no a estos inmigrantes.

DG: Son et铆opes, son sirios, son afganos, son de Mali鈥 no son blancos, no tienen los ojos azules, no son cat贸licos y es una poblaci贸n totalmente discriminada.

JT: 隆No son ucranianos!

DG: Adem谩s, a estos los llaman inmigrantes y a los ucranianos los llaman refugiados. Es una discriminaci贸n que nosotros no aceptamos. Nos da la sensaci贸n que se est谩n haciendo las cosas de una manera discriminatoria, con formas distintas a la Segunda Guerra Mundial, pero en el fondo las ideas son las mismas.

LRA: 驴Son estas pol铆ticas que se est谩n haciendo de manera oculta desde hace tiempo lo que puede explicar el ascenso de Marie Le Pen?

DG: por supuesto, s铆. ella se apoya en eso para implementar su programa que de momento no est谩 siendo el mayoritario. Pero su influencia existe. Su manera, su mirada hacia el extranjero, el que no tiene la misma cara que nosotros es una realidad. Es algo profundo que hab铆a desaparecido un poco, pero no tanto. Por ejemplo, lo obreros ahora son casi todos argelinos o del 脕frica subsahariana y no se puede decir realmente que hay una integraci贸n, la gente los mira como extranjeros, como gente que puede amenazar su seguridad, su bolso鈥 que se yo. El racismo est谩 muy presente en Francia.

ZN: Hay en el 谩lbum una evoluci贸n en los personajes protagonistas que va del optimismo y la camarader铆a a una situaci贸n de paranoia debido a la persecuci贸n policial y pol铆tica鈥 驴Le interesaba, tambi茅n, reflejar esta evoluci贸n, como va cambiando el movimiento de lucha proletaria?

DG: El movimiento de lucha proletaria va cambiando por culpa de la sociedad capitalista. Porque cuando deslocalizaron las f谩bricas y las fueron cerrando, toda la industria importante de Francia ha sido llevada fuera del pa铆s, para rebajar los costes y con esto consiguieron aplastar todas las conquistas sociales de la clase obrera francesa porque costaba demasiado. Todo lo que hab铆a ganado el Frente Popular鈥 etc y etc; el derecho de huelga, las ayudas al desempleo o la jubilaci贸n, todo lo que hab铆a mejorado un poco la condici贸n obrera, todo esto de repente desaparece鈥 Porque el trabajo se lleva a otros pa铆ses donde la mano de obra se paga una miseria y donde no han tenido ninguna conquista social porque hasta ahora no han luchado. Entonces, 驴C贸mo la clase obrera de all谩, de estos pa铆ses, va a empezar a tomar consciencia, a protestar, a empezar a decir que no鈥? 驴No s茅? Porque si est谩n sometidos a unas dictaduras, no pueden hacer nada鈥 Trabajan como animales, la explotaci贸n es terrible. Lo que m谩s me indigna, es que las conquistas obreras hayan sido completamente borradas de esta manera. Y, claro, los que luchamos por todo esto o estamos muertos o somos demasiado viejos y los j贸venes son todos precarios鈥

ZN: No ha habido relevo generacional鈥 No hay una 鈥楨lise鈥 del presente.

DG: Ahora son todos precarios, son de Amazon o nos llevan la comida a casa, pero ahora son individuos, no hay esa base de unidad para empezar a luchar. Es un an谩lisis que hay que hacer. Es como si nada hubiera ocurrido鈥 En los a帽os treinta y luego. El Mayo del 68, tambi茅n. Se ganaron unas cositas e incluso eso鈥

LRA: Ustedes, los dos, estuvieron como redactores y colaboradores del primer Charlie Hebdo y me gustar铆a que me explicaran como ven ahora la revista actual.

JT: El Charlie Hebdo de 煤ltima generaci贸n no lo hemos conocido, no nos hemos relacionado con sus autores鈥 No conocemos al nuevo equipo. Nosotros conocemos el Charlie Hebdo de CavannaWolinskiReiserCabu鈥 Toda esta gente. Nos conocimos entonces, al principio. Despu茅s se public贸 un semanario de bande dessin茅e que se titul贸 BD, que fund贸 Choron [Georges Bernier] del que luego se encarg贸 Cavanna, era todo en general un tremendo desorden organizado, El inter茅s de esta revista llamada BD era que, en aquella 茅poca, toda la producci贸n de historieta francesa era mensual. Goscinny hab铆a reunido a todo el mundo en Pilote, para anunciar que la revista, que era semanal, pasaba a ser mensual porque sus lectores hab铆an cambiado de h谩bitos y estaban todos delante de la televisi贸n y al no poder competir transformaron la publicaci贸n en mensual鈥 Y curiosamente, un poco m谩s tarde, en 脡ditions du Square anuncian una revista semanal, era algo muy interesante, adem谩s era en gran formato que siempre es muy adecuado para la bande dessin茅e.

Entrevista en ‘Zona Negativa’: https://www.zonanegativa.com/comic-barcelona-entrevista-a-dominique-grange-y-jacques-tardi/




Fuente: Alasbarricadas.org