February 8, 2021
De parte de ANRed
2,229 puntos de vista

La madre de Plaza de Mayo Norita Corti├▒as se sum├│ tambi├ęn a la campa├▒a por la libertad y absoluci├│n de Santiago Almir├│n. | Foto: Libertad para Santiago Almir├│n

Hoy comienza el juicio oral contra Santiago Almir├│n, acusado por el fiscal Mario Alberto Ferrario de la UFI N┬║ 3 de haber robado en un local de comidas de esa localidad y asesinado a un cliente. Familiares, amigos y amigas de Santiago, junto con la Coordinadora Contra La Impunidad Policial, organizaciones sociales, pol├şticas y personalidades de derechos humanos concentran desde las 8 frente a los Tribunales de Mor├│n, porque consideran que el joven es v├şctima de una causa armada por la polic├şa local y la justicia el 31 de agosto de 2018, por un delito que no cometi├│, por lo que exigen su absoluci├│n y libertad. Adem├ís, denuncian que el juicio ser├í a puertas cerradas y que se neg├│ el acceso a veedores de organismos de derechos humanos. ┬źHoy Santi enfrenta un juicio, a pesar de que cuatro testigos presenciales del hecho no lo reconocieron. Los dichos de un jefe de calle hace que hoy Santiago est├ę sentado en el banquillo de los acusados┬╗, sostiene Romina Lovillo, t├şa del joven. La segunda audiencia del juicio ser├í el jueves 11. Por ANRed.


Desde la Campa├▒a Libertad para Santiago Almir├│n denuncian que ┬źla Justicia pretende condenar a Santiago Almir├│n por un homicidio que no cometi├│┬╗. En la misma l├şnea, se├▒alan: ┬źel TOC 3 del departamento judicial de Mor├│n, conformado por la presidenta Mariela Moraleja Rivera, el vicepresidente Alfredo Bonanno y el vocal Alejandro Rodriguez Rey del TOC 6 (en reemplazo del juez Toto), decidi├│ arbitrariamente no permitir el ingreso de p├║blico a la sala ni aprobar la transmisi├│n del mismo por plataformas virtuales. Tambi├ęn la denegatoria de dar enlaces a terceros para seguir el debate. Ya que se desarrollar├í a puertas cerradas┬╗.

A esto se suma que se le neg├│ ┬źel acceso a los veedores de organismos de derechos humanos┬╗ y que ┬źSantiago estar├í presente de forma remota desde la unidad donde est├í alojado, limit├índose el derecho de llevar comunicaci├│n fluida con su abogado. Y como alternativa se le permitir├şa tener para el efecto un tel├ęfono celular┬╗, denunciaron familiares y amigos del joven en un comunicado. ┬źM├ís all├í del Covid-19, que da lugar a que las decisiones del poder judicial se resuelvan con total abuso y arbitrariedad de la situaci├│n, es una sumatoria a varias irregularidades que venimos denunciando desde hace dos a├▒os┬╗, sostienen.

Justamente, en una entrevista brindada a ANRed, Romina Lovillo, t├şa del joven, explic├│: ┬źel de Santiago es un caso testigo porque ├ęl est├í ah├ş se├▒alado por un jefe de calle, Mat├şas Barcos, que se sienta y dice que un vecino, que no se quiere identificar, le habr├şa dicho que el autor del hecho es un pibe llamado Santiago Almir├│n, y que a su vez le acerc├│ el Facebook para que lo busque. Y con eso nada m├ís hoy Santi enfrenta un juicio, a pesar de que cuatro testigos presenciales del hecho no lo reconocieron. Los dichos de un jefe de calle hace que hoy Santiago est├ę sentado en el banquillo de los acusados┬ź, remarc├│ la t├şa del joven.

Los familiares y amigos del joven, junto a los organismos y organizaciones que acompa├▒an, denuncian las siguientes irregularidades en la causa:

  • ┬źNing├║n testigo presencial del hecho reconoce que Santiago haya sido el autor del mismo. Fue sometido a  ruedas de reconocimiento. Todas dieron negativo. Los testigos del hecho describen al asaltante como un hombre de unos 25/30 a├▒os, de 1,65 mts aproximadamente, con barba tupida. Santiago, al momento de su detenci├│n ten├şa 22 a├▒os, mide 1,83 mts y no usaba barba┬╗.
  • ┬źEsta causa fue armada por el polic├şa Mat├şas Barcos y avalada por la fiscal├şa, y ahora sostenida por toda la familia judicial corrupta y podrida. Previamente, en una recorrida por el barrio, el jefe de calle lo ve a Santiago cortando el pasto para una cooperativa en la que trabajaba, le pide el DNI y le saca una foto. Posteriormente, este polic├şa se presenta a declarar en la comisar├şa de la zona exponiendo que un testigo de identidad reservada menciona que un chico, llamado Santiago Almir├│n, hab├şa cometido el hecho. Este testigo nunca fue citado a declarar┬╗.
  • ┬źQue con el cuento de impartir justicia pueblan una y otra vez las c├írceles con los pibes y pibas pobres de nuestro pueblo. De sobra sabemos que la polic├şa arma causas penales, y le atribuye un delito a personas que no lo cometieron, plant├índoles armas o drogas. Tienen margen de total impunidad para ocultar o manipular pruebas y as├ş dirigir la investigaci├│n hacia sujetos determinados, con el fin de hacer estad├şstica, que responde a una demanda pol├ştica e institucional. Tambi├ęn las causas armadas se suelen utilizar para dar una respuesta r├ípida donde la opini├│n p├║blica y las autoridades presionan para tener una respuesta inmediata. En este caso, han decidido que Santiago, de apenas 24 a├▒os de edad, deber├í seguir su juicio virtualmente desde el penal de Magdalena┬╗.

Foto: Libertad para Santiago Almir├│n

Por todo lo denunciado, es que tanto los familiares como la Coordinadora Contra La Impunidad Policial ÔÇô que re├║ne a varias familias de v├şctimas de causas armadas, y de la cual forma parte la familia de Santiago ÔÇô llaman ┬źa todas las organizaciones que acompa├▒an a la familia Almir├│n a no permitir un atropello m├ís┬╗ y ┬źarrancar la absoluci├│n de Santiago Almir├│n a sus verdugos┬╗.


Contacto:





Fuente: Anred.org