September 23, 2021
De parte de ANRed
232 puntos de vista


Ayelén Gómez fue asesinada el 12 de agosto de 2017. En ese entonces fue hallada sin vida debajo de una de las tribunas del Club Lawn Tenis en la ciudad de Tucumán. Su cuerpo fue encontrado desnudo, con golpes y tierra en la garganta. La autopsia determinó que murió por asfixia mecánica por sofocación. Los días 27 y 28 de septiembre comienza el debate oral y público que tendrá lugar en la Sala Conclusional I de San Miguel de Tucumán. «Ayelén es un caso testigo que refleja de manera cruda la historia de vida de todo el colectivo de mujeres trans y travestis que vio históricamente vulnerados sus derechos humanos, siendo blanco de violencias e invisibilizaciones por parte del Estado y sus instituciones. Las mujeres trans y travestis ven afectada su dignidad humana con la exclusión y la falta de acceso a la salud, a la educación, al trabajo y la justicia, como así también se enfrentan a la discriminación, a la criminalización y a múltiples y reiteradas manifestaciones de odio hacia su género por parte de la sociedad». Por ANRed


Los días 27 y 28 de septiembre comenzará el juicio para esclarecer el asesinato de Ayelén Gómez. El debate oral y público tendrá lugar en la Sala Conclusional I de San Miguel de Tucumán.

Ayelén era oriunda de  la localidad de Ranchillos, Tucumán. Tenía diez hermanos y su familia cuenta que tuvo una infancia rodeada de sus seres queridos que la amaban y aceptaban. Sin embargo, durante su vida y su transitar por el espacio público, fue víctima de múltiples violencias asociadas a su identidad de género no normativa. Siendo muy joven, con la expulsión del sistema educativo, se vió forzada a ejercer el trabajo sexual al igual que muchas de sus compañeras travestis y trans, como única fuente de ingreso.

En 2009 sufrió abuso y violencia sexual por parte de dos policías mientras caminaba a su casa, el hecho ocurrió sobre la ruta 302 que conecta su Ranchillos natal con la capital tucumana. Años después, en 2012 Ayelén nuevamente fue detenida, violada y torturada por policías de la comisaría 2da de San Miguel de Tucumán. Este último hecho la obligó a migrar, hacia Buenos Aires luego de las amenazas que recibió por haber denunciado el episodio de violencia policial.

Una vez en Buenos Aires encontró en la U.G.E.E. N° 16 «Mocha Celis» un espacio de contención para culminar sus estudios secundarios. Sin embargo su situación económica y habitacional hizo que en pocos meses quedara en situación de calle, limitando sus posibilidades de continuar estudiando.

«Ayelén es un caso testigo que refleja de manera cruda la historia de vida de todo el colectivo de mujeres trans y travestis que vio históricamente vulnerados sus derechos humanos, siendo blanco de violencias e invisibilizaciones por parte del Estado y sus instituciones. Las mujeres trans y travestis ven afectada su dignidad humana con la exclusión y la falta de acceso a la salud, a la educación, al trabajo y la justicia, como así también se enfrentan a la discriminación, a la criminalización y a múltiples y reiteradas manifestaciones de odio hacia su género por parte de la sociedad» explica la organización de Derechos Humanos ANDHES querellantes en la causa.

Luego de su paso por Buenos Aires, vuelve a Tucumán y cinco años después de haber sido abusada en la comisaría segunda, el 12 de agosto de 2017, Ayelén  fue asesinada debajo de una de las tribunas del Club Lawn Tenis. Su cuerpo fue encontrado desnudo, con golpes y tierra en la garganta. La autopsia determinó que murió por asfixia mecánica por sofocación.

«Exigimos que la justicia tucumana lleve adelante un juicio justo y respetuoso de la identidad de Ayelén, que tenga en cuenta todos los obstáculos presentes en su vida, como en la vida de la gran mayoría de mujeres trans y travestis. Y que finalmente, pueda aplicar medidas de acción positivas y reparadoras para este colectivo y para la familia de Ayelén Gómez» finaliza el comunicado de ANDHES.





Fuente: Anred.org