April 14, 2021
De parte de Sare Antifaxista
281 puntos de vista


Refugiadxs, inmigrates, locales, sedes, mezquitas, antifascistas…. Eran sus objetivos

Antifascistas siguen de cerca el juicio…

Stuttgart * Rep Alemania 

La Audiencia Territorial de Stuttgart (suroeste de Alemania) dio comienzo este martes al juicio en contra del llamado ‘Grupo S’, una banda que, seg煤n la fiscal铆a, planeaba realizar atentados en contra de mezquitas y dirigentes pol铆ticos as铆 como contra la comunidad jud铆a.

El juicio tiene lugar en la sala del juzgado dentro de la prisi贸n de alta seguridad de Stammheim y deber谩 concluir en agosto.

Entre los objetivos de los presuntos terroristas, seg煤n la fiscal铆a, estaban el copresidente de Los Verdes Robert Habeck y el copresidente del grupo parlamentario del mismo partido, Anton Hofreiter.

Los miembros del grupo tambi茅n debatieron sobre la posibilidad de atentar contra el edificio del Reichstag, la sede de la c谩mara baja del Parlamento alem谩n.

Generar situaci贸n en Guerra Civil

El prop贸sito del grupo era generar una situaci贸n de guerra civil que quer铆an aprovechar para emprender una revoluci贸n. Se esperaba, seg煤n comunicaciones interceptadas por la polic铆a, que los ataques a una serie de mezquitas produjeran una reacci贸n violenta de la poblaci贸n musulmana en Alemania que luego podr铆a aprovecharse en actos de propaganda.

Los 12 imputados est谩n representados por 27 abogados. Otro sospechoso muri贸 el a帽o pasado en prisi贸n preventiva y las autoridades parten de la base de que se trat贸 de un suicidio.

El Grupo S ha sido llamado as铆 por su fundador Werner S., un hombre proveniente de las cercan铆as de Augugsburgo (Baviera).

Las primeras acciones concretas contra la banda se realizaron despu茅s de una reuni贸n en febrero de 2020 en Minden (oeste del pa铆s) en la que, seg煤n la fiscal铆a, se definieron planes de acci贸n y se hicieron preparativos para comprar armas por valor de 50.000 euros.

Poco antes de su detenci贸n, seg煤n la acusaci贸n, Werner S. intent贸 comprar un Kalaschnikow con 2.000 disparos y ten铆a en su poder 27 armas de diverso tipo que hubieran requerido una autorizaci贸n especial. Entre las armas hab铆a granadas de mano.

Un informante clave amenazado

Las autoridades ya ten铆an desde antes en la mira al grupo que se hab铆a creado a mediados de septiembre de 2019 pero solo ten铆an las declaraciones de un informante por lo que antes de actuar ten铆an que obtener m谩s indicios.

El informante est谩 ahora en un programa de protecci贸n de testigos y la fiscal铆a acusa a Werner S. de haber encargado desde prisi贸n su asesinato, lo que es una raz贸n m谩s para que el juicio se realice en medio de fuertes medidas de seguridad.

Seg煤n la fiscal铆a, S. le pregunt贸 en prisi贸n a alguien cercano al crimen organizado por la posibilidad de contratar a un asesino a sueldo.

S. le dijo al otro prisionero que no ser铆a problema pagar 50.000 euros por el asesinato y le proporcion贸 informaciones sobre personas que estaban en libertad que podr铆an encargarse del paso as铆 como detalles sobre la vida diaria del informante.

Los planes para asesinar el informante son objeto de otro proceso, a cargo de la fiscal铆a de Augsburgo. Aunque el caso est谩 relacionado con el proceso de Stammheim la fiscal铆a general no ha querido asumirlo, probablemente porque el testigo clave, el miembro del crimen organizado, ha dejado de hacer declaraciones a las autoridades.

Sin embargo, el caso afecta tambi茅n el juicio de Stammheim puesto que muestra el peligro en que se encuentra el informante, considerado como testigo clave en el mismo.

La banda ten铆a un grupo de whatsapp en el que participaban 15 personas. Los organismos de seguridad consideran que el grupo lleg贸 a tener hasta 24 miembros y un amplio entorno de personas que los apoyaban.

Werner S. ten铆a 53 a帽os en el momento de su detenci贸n y hab铆a tenido contactos con las agrupaciones ultraderechistas Partido Nacionaldem贸crata Alem谩n (NPD) y Alternativa por Alemania (AfD).

Seg煤n conversaciones telef贸nicas interceptadas por la polic铆a Werner S. buscaba gente “inteligente, dura, brutal, r谩pida” y que estuviera dispuesta “a algo m谩s que participar en manifestaciones” y “a matar y morir”.

La estrategia de la defensa parece ser tratar de desacreditar las declaraciones del informante, poniendo en duda su credibilidad aludiendo a su pasado criminal.

“El informante tiene un largo pasado criminal. Por eso no se le deben atribuir motivos altruistas sino m谩s bien interesados”, dijo uno de los abogados de la defensa,




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com