April 8, 2021
De parte de Briega
163 puntos de vista


Encontrado en la p谩gina de Kaxilda

Llega por fin el momento de presentar nuestro primer 芦amago禄 editorial, el libro Capitalismo patol贸gico, el primero editado por Kaxilda Editorial. La presentaci贸n ser谩 con su autor, Corsino Vela, y ser谩 un etapa de la gira que empieza el 8 de abril en Barcelona y el 10 en Granollers. El 14 de abril estaremos en Zapateneo, en Kaxilda el 15, nos iremos a Bilbao el 16 y acabaremos en Santander el s谩bado 17 de abril.

Los espacios que acogen las presentaciones son parte de esta peque帽a grande comuna que sostiene el pensamiento cr铆tico, peque帽as y grandes fortalezas para resistir al impasse que reina desde que la Pandemia ha entrado a pulverizar las formas de respuesta social a la debacle del Estado.

Un Estado que ni siquiera es capaz de mantener sus miserables falsas promesas, que se agarra a sus fuerzas del orden para ordenar lo que desordena cada d铆a, que prepara el terreno a los despidos masivos y se somete al deseo de ser mercanc铆a de las vacunas, al poder铆o de los de siempre, bancos y farmac茅uticas. Su absoluto fracaso es su m谩ximo espect谩culo diario. Mientras tanto el capital teje sus normas y dispone de los gobiernos para reestructurar su en茅sima ca铆da implosiva.  Nada nuevo en el frente global.

La primera l铆nea, el antagonismo que llamamos a discutir con esta gira, tiene que volver a tomar la palabra. Investigar nuestra crisis y reorganizar el conflicto fuera de las redes del poder, lo m谩s lejos posible de esta izquierda del capital, arrinconada en las instituciones y en los parlamentos.

Con las palabras de Corsino Vela, abrimos el debate que nuestro libro viene a reclamar鈥speremos se谩is muchxs. Capitalismo patol贸gico no es 芦solo禄 un libro, es una en茅sima, 煤ltima, llamada para irrumpir el ahora鈥

芦Poner la pandemia en su contexto significa dotarla de dimensi贸n pol铆tica y de significaci贸n de clase; en primer lugar porque la enfermedad es instrumentalizada pol铆ticamente por la clase dominante para el control social de masas y para dar cobertura y legitimidad a una reestructuraci贸n productiva comandada por ella; en segundo lugar, porque la pandemia no afecta por igual a la poblaci贸n proletarizada que a las facciones gestoras beneficiarias de la actividad econ贸mica; no afecta por igual a los barrios ricos o pobres, ni a los pa铆ses. Es una cuesti贸n eminentemente pol铆tica, adem谩s, porque su gesti贸n ha estado predeterminada por la pol铆tica de gasto p煤blico en sanidad de los 煤ltimos a帽os y contin煤a est谩ndola por la necesidad de la contenci贸n del deficit.

Por eso mismo y en la eventual recomposici贸n del espacio de intervenci贸n antagonista a que pueda dar origen la reestructuraci贸n, hay que contemplar, en primer lugar, el papel que puede desempe帽ar la inteligencia social del saber-hacer demostrado durante la pandemia por esa subjetividad abnegada y generosa y su proyecci贸n pr谩ctica, tanto en la atenci贸n sanitaria, como en la subsistencia. Romper con el impasse cultural de la izquierda del capital dominante solo ser谩 posible mediante la necesaria elaboraci贸n te贸rica de esa conciencia comunitaria puesta en pr谩ctica en las situaciones de emergencia y que en el estado de normalidad es sistem谩ticamente pervertida por las relaciones sociales de producci贸n capitalista. Sacar a la luz el potencial de transformaci贸n de esa conciencia pr谩ctica comunitaria de la fuerza de trabajo, en el 谩mbito del trabajo socialmente necesario, es fundamental para que no se disuelva en su recuperaci贸n por el capital con el restablecimiento de la normalidad.

La sorpresa y el miedo no explican por s铆 mismos la pasividad social para dar una respuesta a la pandemia sobre una base que no supusiera la cesi贸n de soberan铆a y autonom铆a, como la que se ha puesto e manifiesto. Esa incapacidad tiene que ver con la desactivaci贸n social del pacto de bienestar, pero tambi茅n con el desgaste de las formas de contestaci贸n del ciclo de reestructuraci贸n de las 煤ltimas d茅cadas del siglo veinte y su deriva hacia la expresi贸n simb贸lica, ritual y medi谩tica que, al fin y al cabo, no es sino una exhibici贸n de la impotencia. Y desde luego tambi茅n tiene que ver con el progresivo vaciamiento de v铆nculos comunitarios en la sociedad capitalista avanzada, con la privaci贸n de recursos materiales necesarios para la autoprotecci贸n f铆sica y psicol贸gica que est谩n en manos de las instituciones del estado.

La quiebra cultural de la izquierda del capital viene de atr谩s; ha sido engendrada en los a帽os pasados dentro del ciclo de reestructuraci贸n del capitalismo globalizado en crisis que la pandemia solo ha hecho aparecer de forma palmaria poniendo en cuesti贸n el aparato conceptual y discursivo remanente de otra 茅poca. En consecuencia, reconocer la par谩lisis pol铆tica, cultural e intelectual de la izquierda es la condici贸n previa para superarla y no limitarla a tematizarla como materia sociol贸gica para alimentar el espect谩culo medi谩tico. Y hay que hacerlo, adem谩s, (auto)criticamente en el sentido de poner sobre la mesa, junto con los factores que intensifican el proceso de proletarizaci贸n, los no menos factores objetivos que propician la tendencia a la fragmentaci贸n social en base a intereses corporativos (fijos/precarios; discriminaciones salariales hombres/mujeres), identitarios (agregaciones nacionales o de g茅nero y transg茅nero) , societarios o grupales (marcas comerciales y emblemas deportivos), ideol贸gicos (religiones y creencias).

A fin de cuentas, la experiencia de los l铆mites de la sociedad del capital es tambi茅n la experiencia de los l铆mites de sus formas de contestaci贸n. Mientras 茅stas se replieguen a la l贸gica imperante, sin forzarla, como muestras n las reivindicaciones de corte sindical, orientadas a la preservaci贸n del estatus de la poblaci贸n asalariada y proletarizada, en general, dentro del marco de la econom铆a del capital y sus medidas correctoras, el destino de la poblaci贸n proletarizada estar谩 unido a la del capital, o sea, ir谩 a remolque de 茅ste, aunque ahora, a diferencia de la fase expansiva de la segunda posguerra mundial, en una din谩mica de derrumbe禄.

M谩s info relacionada;

Kaxilda se lanza a la edici贸n y abre su cat谩logo con 鈥楥apitalismo Patol贸gico鈥, de Corsino Vela NAIZ

-La putrefacci贸n del capitalismo fosilista ELFARADIO

Tenemos que tomar las riendas de nuestra propia vida porque el estado no garantiza nada禄 EKINTZA ZUZENA

Presentaci贸n del libro: Ciclismo y capitalismo. De la bicicleta literaria al negocio del espect谩culo LOCAl CAMBALACHE

imagen de portada extra铆da de Kaxilda Twitter

Librer铆a Kaxilda

 

 




Fuente: Briega.org