September 2, 2021
De parte de Nodo50
199 puntos de vista


La ministra para la Transici贸n Ecol贸gica ha admitido que el recibo de la luz subir谩 un 25% este a帽o. Lo atribuye a fen贸menos incontrolables sobre los que no puede actuar. El incremento de precios del gas natural o los de la cotizaci贸n de los derechos de CO2 son cosas del mercado y, ante ello, no quedan demasiadas opciones. Como dir铆a Rato, 鈥渆s el mercado, amigo鈥.

La primera de las alternativas, seg煤n Teresa Ribera, requiere pedir a las compa帽铆as el茅ctricas que muestren empat铆a social. As贸mbrense, pero no se ha quedado ah铆 y ha dado un paso m谩s para estimular a Iberdrola, Endesa o Naturgy amonest谩ndolas con que 鈥渓a empat铆a social cotiza en Bolsa鈥 y har铆an bien en cambiar de opini贸n. De los creadores de 鈥渓a vivienda es un bien de mercado鈥 no pod铆a esperarse m谩s que dar un paso adicional pidiendo, eso s铆, por favor, a las grandes empresas el茅ctricas que se porten bien y poner cara de enfado ante su falta de empat铆a social.

Pero rechaza intervenir en el mercado.

Por eso, solo le queda la segunda opci贸n. Cuando se dan muestras de impotencia ante lo que est谩 ocurriendo, no os extra帽e que, en la siguiente comparecencia, Teresa Ribera y el PSOE planteen las rogativas como nuevo instrumento para protegernos de los nuevos incrementos de precios del mercado mayorista de la electricidad. No ser铆a novedoso en la pol铆tica reciente porque ya F谩tima B谩帽ez se encomend贸 a la Virgen del Roc铆o para salir de la crisis. Ya los romanos ofrec铆an vino a los dioses hermanos Robigus y Robiga, en la llamada Rogalia, antes de recoger la cosecha y esperaban con  ello buenos resultados. El cristianismo sustituy贸 las divinidades latinas asociadas a la fertilidad por v铆rgenes, santos y patronos para mejorar el rendimiento del campo.

El art.5 de la Directiva 944/2019 deja claro que la intervenci贸n p煤blica es compatible con el mercado interior en una situaci贸n excepcional como la que existe

Pero romanos y luego cristianos no solo hac铆an rogativas. Tambi茅n sembraban.

A nadie se le escapa que, sin actuar de manera en茅rgica, los precios de la electricidad seguir谩n estando en manos de unas poquitas empresas que manejan el mercado para obtener el m谩ximo beneficio posible.

Descarten que no haya otra alternativa que pedir buen rollo a las empresas o hacer procesiones. Adem谩s de echarle la culpa a los mercados, siempre viene bien usar a Bruselas como excusa para no actuar. Decir que es imposible hacer cambios por la normativa europea es una tomadura de pelo. Hay margen de actuaci贸n, aunque eso no debe hacernos olvidar que esa legislaci贸n ha sacralizado el mercado y de esos polvos, estos lodos. Est谩 mal y hay que cambiarla, pero en ning煤n caso puede un gobierno escudarse en ello para no gobernar. La par谩lisis que muestra Teresa Ribera, indicando que no puede hacer pr谩cticamente nada, es abono ideal para que la gente corriente no participe en las cosas de la polis. 驴Para qu茅? Luego nos extra帽ar谩 que, sobre todo los barrios de renta baja, no tengan como prioridad ir a votar cuando hay elecciones.

La actual normativa comunitaria, y en concreto la Directiva 944/2019, bastar铆a para intervenir con urgencia en el mercado el茅ctrico.  Su art铆culo 5 deja claro que la intervenci贸n p煤blica es compatible con el mercado interior en una situaci贸n excepcional como la que existe. Si con lo que est谩 ocurriendo en el mercado mayorista de la electricidad, la ministra Ribera no ve oportuno acogerse al mismo, 驴qu茅 situaci贸n piensa que tendr铆a que darse para que fuese de aplicaci贸n?

El sistema de fijaci贸n de precios marginalista actual nos lo trajo la liberalizaci贸n del mercado el茅ctrico en 1997 e implica que, para cada hora, la central el茅ctrica m谩s cara que sea necesaria para satisfacer la demanda fija el precio que reciben todas las dem谩s. Perd贸n por la autocita, pero como dec铆a recientemente en un art铆culo en el diario P煤blico, consiste en un sistema similar al de un centro comercial al que entras a hacer la compra y cuando llegas a la caja, te cobran todos los art铆culos adquiridos al precio m谩s elevado de lo que lleves en el carrito. Preguntaba entonces si alguien en su sano juicio pagar铆a una factura en la que hay pan, leche, garbanzos y una botella de whisky de importaci贸n, todo ello al precio de este 煤ltimo. Pues con la electricidad lo hacemos. Dado que este mismo sistema se utiliza en el resto de la UE, Teresa Ribera dice que no hay nada que hacer.

Pero no es cierto. Hasta que se reforme o se elimine a nivel europeo esa fijaci贸n de precios marginalista, lo que habr谩 que hacer, en vez de rogativas, es 鈥渟acar productos del carrito del supermercado que nos cobra todos los productos a precio de whisky鈥. No podemos presumir de ser muy listos porque lo hacen m谩s pa铆ses en la UE. De hecho, el porcentaje de la electricidad producida que se negocia en este mercado es superior en Espa帽a y eso explica que tengamos precios superiores al resto. No hablamos de 鈥渃omprar menos鈥 sino de 鈥渃omprar menos en ese supermercado que nos est谩 timando鈥. Por eso es imprescindible reformar con urgencia, v铆a Real Decreto, el mercado el茅ctrico y establecer un precio fijo para la energ铆a nuclear y uno m谩ximo para la energ铆a hidroel茅ctrica. Eso es compatible con la normativa comunitaria. Ya habr铆amos sacado una parte muy importante de lo que nos cobran a un precio superior al que ser铆a justo.

No es nada especialmente complicado establecer un mecanismo equivalente al ARENH (Acceso Regulado a la Energ铆a Nuclear Hist贸rica), actualmente vigente en Francia, que establezca un precio fijo para la energ铆a nuclear que ser铆a adquirida de forma proporcional a la potencia nominal y que ir铆a disminuyendo, de acuerdo con el calendario de cierre de las centrales. De esta forma se protege a los consumidores, dado que, en el caso de que los precios futuros del mercado sean altos, las comercializadoras solicitar谩n comprar energ铆a nuclear al precio de referencia marcado y podr谩n mantener tarifas bajas para sus clientes. Pero si los precios de mercado son bajos, la adquirir谩n directamente en el mercado trasladando estos precios a los consumidores finales.

En cuanto a la energ铆a hidroel茅ctrica la actuaci贸n requerir铆a establecer un precio m谩ximo. A diferencia de la nuclear 鈥搎ue tiene poca oscilaci贸n a la hora de la capacidad de generaci贸n鈥, tiene mucha mayor capacidad de actuar o no dependiendo de las variaciones de demanda. Almacenar o desembalsar agua, siempre que 茅sta exista es una opci贸n posible e incluso lo es bombear agua en per铆odos de poca demanda como son las noches para volver a hacerlas pasar por las turbinas en el futuro. Por eso aqu铆 se fijar铆a un precio m谩ximo que permitir铆a optimizar el agua disponible pero que limitase los beneficios ca铆dos del cielo que permite la existencia del mercado marginalista.  Tampoco es algo complejo en cuanto a su articulaci贸n. Basta con aplicar un 鈥渃orta y pega鈥 de lo establecido en los art铆culos 18 y 23 del Real Decreto 960/2020, de 3 de noviembre, por el que se regula el r茅gimen econ贸mico de energ铆as renovables para instalaciones de producci贸n de energ铆a el茅ctrica. Actualmente el mecanismo de subastas vigente para las centrales e贸licas y fotovoltaicas ya establece un precio diferente al del mercado marginalista que cada d铆a nos pega un susto. Y es totalmente compatible con la legislaci贸n europea. 

La clave para que esta reforma del mercado sea 煤til para la gente es qu茅 precio fijo se pone a la energ铆a nuclear y qu茅 precio m谩ximo a la hidroel茅ctrica

Pero claro, la clave para que esta reforma del mercado sea 煤til para la gente y no para las 茅lites es qu茅 precio fijo se pone a la energ铆a nuclear y qu茅 precio m谩ximo a la hidroel茅ctrica. No se le escapar谩 a nadie que si dejamos que sea el oligopolio quien los determina, nos clavar谩n. Lo han hecho una y otra vez y no debemos permitir que vuelvan a hacerlo. Por eso, es indispensable realizar una auditor铆a de costes de generaci贸n y, mientras tanto, utilizar una actualizaci贸n del informe de 2008 de la extinta Comisi贸n Nacional de la Energ铆a, que estimaba en 3 euros el MWh el de la generaci贸n hidroel茅ctrica. S铆, hablo de esa energ铆a que ahora percibe m谩s de 130 euros al aprovecharse del sistema existente鈥

Estas iniciativas, que podr铆a implementarse de manera inmediata, solo ser铆an  medidas paliativas, aunque no menores, porque podr铆an rebajar el recibo de la luz en unos 3.200 millones de euros anuales. Poca broma con eso.

Pero no es la soluci贸n.

Desarrollaremos en un futuro art铆culo la alternativa que va m谩s all谩 del parche. Pero ya adelanto que, para cambiar las cosas de verdad, para ir en serio con los retos m谩s importantes que tiene la humanidad, no vale ni el buen rollo con las empresas, ni las rogativas, ni siquiera las medidas paliativas para abaratar el recibo que solo supondr铆an un buen primer paso.

Hay que blindar como bien p煤blico la energ铆a el茅ctrica y eso supone sacar del 鈥渕ercado鈥 algo que no puede estar al albur de din谩micas de lucro privado. Solo actuando en esta direcci贸n podr谩n ser cre铆bles las pol铆ticas clim谩ticas de los gobiernos que hablan de descarbonizaci贸n mientras dedican ingentes recursos a rescatar al sector de combustibles f贸siles o a desplegar el Tratado sobre la Carta de la Energ铆a, que est谩 en las ant铆podas de los compromisos adoptados en el Acuerdo de Par铆s, el Pacto Verde Europeo o la Ley espa帽ola de Cambio Clim谩tico y Transici贸n Energ茅tica.

Todo lo dem谩s, son cuentos.

—————–

Carlos S谩nchez Mato es responsable de elaboraci贸n program谩tica de Izquierda Unida. Profesor de Econom铆a aplicada Universidad Complutense de Madrid




Fuente: Ctxt.es