January 13, 2021
De parte de La Haine
614 puntos de vista

Publicamos la traducci贸n en el diario italiano de L鈥檃ntidiplomatico de un interesante art铆culo publicado el 7 de enero de 2021 en la versi贸n en l铆nea de TIME. El semanario estadounidense, pocas horas despu茅s de la 鈥減rohibici贸n鈥 del presidente saliente Donald Trump, que desencaden贸 un animado debate sobre el papel pol铆tico de Facebook y los grandes grupos web privados, publica una investigaci贸n detallada sobre el auge de los nacionalistas 鈥淎zov鈥 y c贸mo sus militantes utilizan las redes sociales, en particular Facebook, para reclutar radicales de derecha de todo el mundo.

El art铆culo, sin duda, tiene dos m茅ritos importantes: arroja luz, a trav茅s de una cuidadosa investigaci贸n, sobre un fen贸meno verdaderamente alarmante, el del crecimiento exponencial de la amenaza de los grupos neonazis de todo el mundo; e impl铆citamente lanza algunos alimentos para pensar sobre la supuesta autoridad moral de los grandes magnates de la red, tan solos como en silenciar a Trump, como son ineficientes para frenar el nacimiento de extremistas neonazis.

Los m茅ritos terminan aqu铆, y no son pocos para el lector poco informado sobre estas cuestiones, porque el art铆culo ha ca铆do totalmente dentro del 鈥渕arco鈥 comunicativo de la propaganda occidental e imperialista. Leemos as铆 que Rusia ha 鈥渙cupado鈥 el este de Ucrania, que el gobierno ucraniano, capturado desprevenido, casi se ha visto 鈥渙bligado鈥 a depender de las milicias neonazis, que la 煤nica culpa de Occidente debe encontrarse al no haber 鈥済arantizado la seguridad鈥 de esos territorios, etc. No se hace referencia a la din谩mica real del conflicto de Donbass, donde la poblaci贸n 茅tnica rusa ha sido atacada, ni al papel activo y estrat茅gico de los servicios occidentales en la formaci贸n de grupos extremistas en Ucrania: el florecimiento mismo del nacionalismo se analiza s贸lo desde un punto de vista moral, como 鈥渄ifundir la cultura del odio鈥, por lo tanto, dentro de un marco de sentido abstracto y no relacionado con ninguna referencia a la din谩mica de los conflictos econ贸micos y geopol铆ticos que tienen lugar.

Cerramos esta premisa corta recomendando la lectura cuidadosa del art铆culo, no s贸lo por la informaci贸n original contenida en 茅l, sino tambi茅n para una reflexi贸n sobre las herramientas ideol贸gicas del imperialismo que, incluso cuando se activa una cr铆tica en algunos de sus aparatos, siempre logra autoabsorber a la acusaci贸n del 鈥渙tro鈥, el enemigo, del m谩s atroz nefasto.

鈥淟a nieve en las calles de Kiev se hab铆a derretido recientemente cuando el veterano de la Marina de los Estados Unidos Shawn Fuller lleg贸 aqu铆 a principios de la primavera de 2018. Las ruedas de su carro resonaban a trav茅s del pavimento de las calles de la capital ucraniana. En los suburbios occidentales de la ciudad, Shawn encontr贸 la direcci贸n que el reclutador le envi贸 a trav茅s de Facebook, era un refugio con dos docenas de camas, cada una reservada para un luchador extranjero.

La gente que Fuller conoci贸 en su interior proven铆a principalmente de Europa, al igual que su reclutador, un noruego que fuma todo el tiempo, llamado Joachim Furholm, que fue condenado por un atraco a un banco en Noruega en 2010. Despu茅s del contacto inicial en Facebook, hab铆an profundizado sus conocimientos discutiendo planes comunes para obtener entrenamiento militar y experiencia de combate de uno de los grupos de la milicia ucraniana.

Cuando finalmente se conocieron, Fuller not贸 el tatuaje con la esv谩stica en el dedo medio de la mano izquierda de Furholm. No le sorprendi贸; el reclutador no hab铆a hecho ning煤n secreto de su visi贸n pol铆tica neonazi. Dentro de la red global de extremistas de extrema derecha, desempe帽贸 el papel de un punto de contacto para el movimiento 鈥淎zov鈥, el Grupo de militantes ucranianos que entrenaron e inspiraron a los supremacistas blancos de todo el mundo y a los que Fuller hab铆a llegado a unirse.

Sus combatientes representan varias formaciones paramilitares, de las cuales una docena est谩n comprometidas a proteger a Ucrania del ej茅rcito ruso durante los 煤ltimos seis a帽os.

Pero 鈥淎zov鈥 es mucho m谩s que una milicia. Tiene su propio partido pol铆tico, dos editoriales, campamentos de verano para ni帽os y un destacamento de vigilantes, conocido como la milicia nacional, patrullando las calles de las ciudades ucranianas junto con la polic铆a.

A diferencia de los grupos que comparten la misma huella ideol贸gica en Estados Unidos y Europa, tambi茅n tiene un ala militar, con al menos dos bases de entrenamiento y un vasto arsenal de armas, desde drones y veh铆culos blindados hasta ca帽ones de artiller铆a.

Seg煤n las fuerzas del orden en tres continentes, fuera de Ucrania 鈥淎zov鈥 desempe帽a un papel central en la red de grupos extremistas, que se extiende desde California a trav茅s de Europa y Nueva Zelanda. Y act煤a como un im谩n para los j贸venes que quieren una experiencia de combate. Ali Sufan, un asesor de seguridad y ex agente del FBI que estudi贸 鈥淎zov鈥, cree que m谩s de 17.000 militantes extranjeros de 50 pa铆ses han llegado a Ucrania en los 煤ltimos seis a帽os.

La gran mayor铆a no tiene v铆nculos claros con la ideolog铆a de extrema derecha. Pero cuando Sufan estudi贸 formas de reclutar milicias ucranianas m谩s radicales, descubri贸 una imagen preocupante. Fue una reminiscencia de Afganist谩n en la d茅cada de 1990, despu茅s de la retirada de las tropas sovi茅ticas, donde los Estados Unidos no pudieron llenar el vac铆o de seguridad. 鈥淢uy pronto los extremistas llegaron al poder. Los talibanes ten铆an raz贸n. Y no nos despertamos hasta el 11 de septiembre鈥, dijo Sufan a Time. 鈥 Ahora se puede ver un paralelismo con Ucrania.鈥

En una audiencia del Comit茅 de Seguridad Nacional de la C谩mara de La C谩mara de Justicia en septiembre de 2019, Sufan inst贸 a los legisladores a tomar la amenaza m谩s en serio. Al mes siguiente, 40 miembros del Congreso firmaron una carta pidiendo en vano que el Departamento de Estado de los Estados Unidos declarara 鈥淎zov鈥 una organizaci贸n terrorista extranjera.

En el grupo, 鈥淎zov鈥 es reclutado, radicalizado, entrenado, ciudadanos americanos鈥, se lee en la carta. Christopher Ray, director del FBI, confirm贸 m谩s tarde en testimonio ante el Senado de los Estados Unidos que los partidarios supremacistas blancos estadounidenses 鈥渆st谩n viajando al extranjero para entrenar鈥.

Las audiencias sobre Capitol Hill han sobresalto sobre un tema crucial: 驴C贸mo 鈥淎zov鈥, una milicia semiconsciliada, nacida en 2014 con s贸lo unas pocas docenas de miembros, se volvi贸 tan influyente en la red global del extremismo? El tiempo en m谩s de una docena de entrevistas con los l铆deres y reclutas de Azov encontr贸 que la clave de su crecimiento internacional era el uso generalizado de las redes sociales, particularmente Facebook, que luchaba por mantener al grupo alejado de su plataforma. 鈥淔acebook es el canal principal鈥, dice Furholm, un reclutador.

En una declaraci贸n a Time, Facebook habl贸 de sus intentos de abordar la difusi贸n de las ideas de los extremistas de derecha, diciendo que hab铆a prohibido a m谩s de 250 grupos de partidarios supremacistas blancos, incluyendo Azov.

鈥淎 medida que desarrollan sus esfuerzos para volver a la plataforma, estamos actualizando nuestros procedimientos para mantenerlos fuera, utilizando la tecnolog铆a y la experiencia humana鈥, se lee en el comunicado.

Sin embargo, sus intentos de expulsar a Azov estaban lejos de ser efectivos. Mientras que Facebook llam贸 por primera vez al Batall贸n Azov una 鈥渙rganizaci贸n peligrosa鈥 en 2016, las p谩ginas vinculadas al grupo continuaron difundiendo propaganda y anunciando productos en la plataforma en 2020, seg煤n una investigaci贸n del Centro para la Lucha contra el Odio Digital publicada en noviembre. Tambi茅n en diciembre, el ala pol铆tico del movimiento Azov, el Cuerpo Nacional y su joven ala mantuvieron al menos una docena de p谩ginas en Facebook. Algunos desaparecieron despu茅s de que TIME hiciera preguntas sobre Azov en Facebook.

Es poco probable que este tipo de 鈥渂煤squeda de ratones en l铆nea鈥, que Facebook dice que es fundamental para su estrategia contra extremismo, resuelva el problema m谩s profundo creado por 鈥淎zov鈥 y sus aliados.

Adem谩s de proporcionar a los extranjeros radicales un entorno para aprender trampas y armas de guerra, el movimiento 鈥淎zov鈥 con la ayuda de su propaganda en l铆nea, ha alimentado una ideolog铆a global de odio que ahora inspira m谩s ataques terroristas en los Estados Unidos que el extremismo isl谩mico, y que plantea una amenaza cada vez m谩s extendida para todo el mundo occidental

Despu茅s del ataque terrorista m谩s horrible de los 煤ltimos a帽os -la masacre de 51 personas en Christchurch, Nueva Zelanda, en 2019- parte del movimiento 鈥淎zov鈥 ayud贸 a difundir el delirante manifiesto terrorista en l铆nea y en la prensa, tratando de glorificar sus cr铆menes e inspirando a otros.

Seg煤n un informe de la Oficina de Responsabilidad gubernamental de Estados Unidos publicado en 2017, en los 16 a帽os posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre, las facciones de extrema derecha son responsables de casi tres cuartas partes de los 85 ataques extremistas mortales contra suelo estadounidense.

En su carta al Departamento de Estado en 2019, los legisladores estadounidenses subrayaron que 鈥渆l v铆nculo entre Azov y los ataques terroristas en Estados Unidos es evidente鈥. Esto tambi茅n lo ponen de relieve las autoridades ucranianas. Estos, en octubre, expulsaron a dos miembros de la Divisi贸n Atomwaffen, un grupo neonazi en los Estados Unidos, que estaban tratando de trabajar con 鈥淎zov鈥 para ganar 鈥渆xperiencia de combate鈥, seg煤n un informe de BuzzFeed News citando a dos oficiales de seguridad ucranianos.

Entre los aliados estadounidenses m谩s cercanos de 鈥淎zov鈥 estaba el Movimiento Rise Above, o RAM, una banda de extrema derecha, que vio a algunos de sus miembros acusados por el FBI de una serie de ataques violentos en California. El l铆der del grupo, Robert Rundo, dijo que su idea de RAM surgi贸 de la escena de extrema derecha en Ucrania.

鈥淓sta siempre ha sido mi fuente de inspiraci贸n para todo鈥, dijo en un podcast de derecha en septiembre de 2017, llamando a 鈥淎zov鈥 el 鈥渇uturo鈥. Realmente tienen una cultura. Tienen sus propios clubes. Tienen sus propios bares. Tienen su propio estilo de ropa鈥.

El principal centro de reclutamiento de 鈥淎zov鈥, conocido como la 鈥淐asa del Siecco鈥, se encuentra en el centro de Kiev, en un edificio de ladrillo de cuatro pisos, proporcionado por el Ministerio de Defensa de Ucrania. En el patio hay un cine y un club de boxeo.

La planta superior alberga una sala de conferencias y una biblioteca llena de libros de autores que apoyan el fascismo alem谩n como Ezra Pound y Heidegger, o cuyas obras fueron tomadas prestadas de propaganda nazi como Friedrich Nietzsche y Ernst Junger. En la planta baja se encuentra la tienda Militant Zone, que vende ropa y llaveros con svas estilizadas y otros productos neonazis.

鈥淪e puede describir como un peque帽o estado en el estado鈥, dice Elena Semenyaka, jefa del departamento internacional del movimiento 鈥淎zov鈥.

Durante la gira de la 鈥淐asa del Consecco鈥 en 2019 le dijo a Time, que la misi贸n de 鈥淎zov鈥 es formar una coalici贸n de grupos de extrema derecha en todo el mundo occidental con el objetivo final de tomar el poder en toda Europa.

Puede parecer ir贸nico que este centro de nacionalistas blancos est茅 en Ucrania.

En un momento de 2019, era el 煤nico pa铆s del mundo excepto Israel, cuyo presidente y primer ministro eran jud铆os.

Los pol铆ticos de extrema derecha no lograron un solo esca帽o en el Parlamento en las 煤ltimas elecciones. Pero en el contexto del movimiento global de partidarios supremacistas blancos, 鈥淎zov鈥 no tiene rivales en dos 谩reas importantes: el acceso a las armas y la capacidad de reclutamiento.

El movimiento naci贸 como un producto de la revoluci贸n que arras贸 Ucrania en 2014.

En uno de los primeros actos oficiales, los l铆deres de la revoluci贸n amnestiron a 23 prisioneros, incluyendo varias figuras de extrema derecha bien conocidas. Estos incluyen a Andrei Biletsky, que ha pasado los 煤ltimos dos a帽os en prisi贸n por cargos de intento de asesinato. Argument贸 que el caso en su contra estaba pol铆ticamente motivado, parte de la represi贸n injusta de los nacionalistas locales. La polic铆a ucraniana ha tratado durante mucho tiempo a su organizaci贸n 鈥淧atriota de Ucrania鈥 como una formaci贸n terrorista neonazi.

El apodo de Biletsky en el grupo era 鈥淟铆der Blanco鈥, y su manifiesto parec铆a inspirarse directamente en la ideolog铆a nazi.

Afirma que los nacionalistas ucranianos deben 鈥渓iderar a las naciones blancas del mundo en la 煤ltima cruzada para su supervivencia, en la Cruzada contra los Untermenschen liderados por los sem铆ticos鈥, un t茅rmino alem谩n arraigado en la propaganda nazi para designar a los 鈥渟ubhumanos鈥.

Unos d铆as despu茅s de su liberaci贸n, Biletsky se comprometi贸 a organizar una milicia de extrema derecha.

鈥淓ste fue nuestro ascenso a la superficie despu茅s de un largo per铆odo de trabajo subterr谩neo鈥, dijo Biletsky en una entrevista con Time ese invierno en Ucrania.

La insignia que eligi贸 para la milicia combin贸 dos s铆mbolos: el sol negro y el anzuelo de lobo, ambos utilizados por los nazis alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

En respuesta a la revoluci贸n proeuropea en Ucrania, que pretend铆a vincular m谩s estrechamente a la ex rep煤blica sovi茅tica con Occidente, las tropas rusas tomaron el control de dos grandes ciudades y docenas de asentamientos en el este de Ucrania. El nuevo gobierno de Kiev, desesperado ante esta invasi贸n, busc贸 aliados donde pudiera, incluso entre grupos que profesaban ideolog铆as antidemocr谩ticas.

El Grupo Biletsky fue un ejemplo particularmente eficaz, habiendo comenzado su r谩pido desarrollo como batall贸n 鈥淎zov鈥. El nombre proven铆a de la costa del mar de Azov, donde por primera vez particip贸 en combates a gran escala. Entre las milicias formadas para la resistencia a las fuerzas rusas, los partidarios de Biletsky demostraron estar entre los m谩s disciplinados y listos para luchar.

鈥淢antuvieron su defensa incluso despu茅s de que todos se fueron鈥, dice Sergu茅i Taruta, un magnate metal煤rgico y ex gobernador de la regi贸n de Donetsk, que ayud贸 a financiar y equipar a 鈥淎zov鈥 en los primeros meses de la guerra. Por valor en el campo de batalla, Biletsky y otros generales de Azov han sido reconocidos como h茅roes nacionales. 鈥淓stos son nuestros mejores guerreros鈥, dijo m谩s tarde el presidente Poroshenko en la ceremonia de entrega de premios de 2014.

En el mismo a帽o, decenas de combatientes de toda Europa y Estados Unidos se unieron al Batall贸n Azov, muchos de ellos con tatuajes y antecedentes penales obtenidos en el subsuelo neonazi de su hogar. Las autoridades ucranianas han aceptado muchas de ellas, y en algunos casos les concedieron la ciudadan铆a. Durante el primer a帽o de la guerra, la milicia de Biletsky se incorpor贸 oficialmente a la Guardia Nacional, convirti茅ndose en uno de sus regimientos. Este estatus iba acompa帽ado de un arsenal que ninguna otra milicia de extrema derecha en el mundo pod铆a reclamar, incluyendo cajas de explosivos y equipo de combate militar para 1.000 personas. En los mejores programas de entrevistas ucranianos, Biletsky y sus asistentes fueron considerados guerreros famosos y usaron su fama como trampol铆n para la pol铆tica. Biletsky gan贸 un esca帽o en el Parlamento a finales de 2014, durante las primeras elecciones legislativas que siguieron a la revoluci贸n. Sus ambiciones pronto se extendieron m谩s all谩 de Ucrania.

Gracias a los discursos de propaganda y v铆deos publicados en YouTube y difundidos en Facebook, el movimiento 鈥淎zov鈥 ha comenzado a cultivar un perfil en l铆nea y una est茅tica especial. Los clips a menudo presentaba marchas de antorchas y escenas de guerra que mostraban el acceso del movimiento a la artiller铆a pesada.

No fueron los 煤nicos extremistas activos en las redes sociales en 2014.

Cuando el Estado Isl谩mico proclam贸 el Califato en Oriente Medio en el mismo a帽o, comenz贸 a publicar mensajes propagand铆sticos en las redes sociales, mezclando memes, poemas religiosos y escenas de violencia libre. Este enfoque tom贸 plataformas por sorpresa y durante un tiempo el califato fue capaz de atraer a muchos j贸venes musulmanes a la lucha.

Pero en 2017, tanto Facebook como YouTube desarrollaron algoritmos para detectar materiales extremistas isl谩micos, frente a la presi贸n significativa de los gobiernos occidentales.

Ning煤n gobierno, particularmente el gobierno de los Estados Unidos, ha presionado a las plataformas de redes sociales para erradicar los movimientos supremacistas blancos.

Un legado de los ataques del 11 de septiembre se puede ver en el hecho de que muchas agencias antiterroristas asociaron el terrorismo con el extremismo isl谩mico, permitiendo que la supremac铆a blanca evadise los controles, en un momento en que las plataformas de medios sociales como Facebook estaban dando al movimiento acceso a un p煤blico m谩s amplio que nunca. 鈥淓n cierto modo, Facebook ha estado monitoreando las fallidas pol铆ticas antiterroristas del mundo occidental鈥, dice Heidi Beirich, directora de un grupo de defensa llamado Proyecto Global Contra el Odio y el Extremismo

En Time Time, Facebook dice que comenz贸 a usar sus algoritmos para monitorear 鈥淎zov鈥 despu茅s de que esta organizaci贸n fuera declarada peligrosa en 2016. Pero incluso despu茅s de esa fecha, los miembros de grupos supremacistas blancos, incluyendo 鈥淎zov鈥, todav铆a podr铆an hacer prosetilizar en la plataforma.

En algunos casos, los algoritmos de Facebook han empujado a los usuarios a unirse a estos grupos. En una presentaci贸n interna de 2016, los analistas examinaron a los grupos pol铆ticos alemanes en la plataforma donde prospera el contenido racista. Encontraron que en este segmento de Facebook, el 64% de las personas que se unen a grupos extremistas los encontraron con las herramientas de recomendaci贸n de la plataforma.

鈥淣uestros sistemas de recomendaci贸n est谩n exacerbando el problema鈥, afirma el an谩lisis, seg煤n un informe de Wall Street Journal citando un documento interno.

En una declaraci贸n a Time, Facebook dijo que el alcance de la investigaci贸n es limitado y advirti贸 que los resultados son enga帽osos. Dijo que ajust贸 sus algoritmos para dejar de empujar a la gente a grupos extremistas conocidos.

Los grupos en Facebook eran el ambiente para reclutadores como Furholm, un noruego tatuado con una esv谩stica. En el apogeo de sus esfuerzos en 2018 perteneci贸 a 34 grupos, dedicados al neonazismo, antisemitismo y otras cuestiones relacionadas con el ultra-derecho, seg煤n la base de datos, definida por Megan Squire, profesora de inform谩tica en la Universidad de Ilona en Carolina del Norte que estudia extremismo en l铆nea

Entre los grupos, a menudo frecuentados por Furholm, tenemos: 鈥淓ntender el nacionalsocialismo鈥, 鈥淣uevo hombre fascista del tercer milenio鈥 y 鈥淣oticias nacionalesocialistas鈥. Veintisiete de ellos, incluidos estos tres, desaparecieron de Facebook, pero siete permanecieron. Dice que tiene 鈥渦na identidad pro-blanca鈥 y muestra como su imagen principal un sol negro con un 谩guila: una clara referencia al nazismo.

El otro grupo, revisado por Time in December, contiene una gran cantidad de mensajes antisemitas y racistas. Time inform贸 a Facebook de los grupos que todav铆a est谩n en l铆nea, y la compa帽铆a dijo que hab铆a completado la verificaci贸n del contenido.

Mirando a trav茅s de publicaciones y comentarios en estos grupos, Furholm busc贸 j贸venes que, en su opini贸n, eran 鈥渓os militantes ideales鈥 鈥 lo suficientemente maduros como para ver los riesgos de unirse a un grupo de militantes como 鈥淎zov鈥, pero lo suficientemente imprudentes como para aceptarlos de una manera u otra.

Fuller parec铆a encajar en este perfil. En ese momento, estaba pasando por un per铆odo de depresi贸n, involucrado en varios trabajos poco prometedores.

Despu茅s de cuatro a帽os de servicio, la Marina hab铆a dado a Fuller una licencia no honorable, tras un arresto por embriaguez p煤blica mientras estaba de licencia en Dubai. Seg煤n documentos judiciales e informes policiales obtenidos por TIME, Fuller m谩s tarde hiri贸 a un hombre con un cuchillo durante una pelea en un bar de Texas que le vali贸 seis a帽os de libertad condicional por asalto agravado con un arma mortal.

Sin embargo, a pesar de su historial criminal, el veterano de la Marina en ese momento casi no actuaba como un radical en l铆nea. Su nombre no aparece en la base de datos de Squire de grupos de Facebook de extrema derecha desde marzo de 2018, cuando Fuller lleg贸 a Ucrania. En cambio, el camino que llev贸 a su reclutamiento podr铆a haber comenzado con algo m谩s mundano

Dice que estaba interesado en el paganismo n贸rdico, una antigua religi贸n que todav铆a se practica en peque帽as comunidades. Seg煤n 茅l, cuando ley贸 sobre deidades y rituales en Internet, Facebook le 鈥渁consej贸鈥 que se uniera a una serie de grupos vinculados al tema. Aqu铆 es donde Furholm lo encontr贸. 鈥淎qu铆 es donde nos conocimos鈥, recuerda Fuller. 鈥淵 gran parte de lo que estaba diciendo ten铆a sentido para m铆.鈥

El 11 de agosto de 2017, el problema de Facebook con los radicales de derecha se hizo mucho m谩s dif铆cil de ignorar. Ese d铆a, un desfile de neonazis y supremacistas blancos vitore贸 la ciudad de Charlottesville, Virginia, llevando antorchas y banderas confederadas en un mitin llamado 鈥渦niendo a los justos鈥. Al d铆a siguiente, uno de ellos, en su auto, dispar贸 fatalmente a un manifestante. La acci贸n se organiz贸 parcialmente en Facebook. (Entre sus miembros m谩s violentos, seg煤n el FBI, hab铆a tres miembros de RAM, una banda cuyo l铆der m谩s tarde se refiri贸 a 鈥淎zov鈥 como una fuente de inspiraci贸n)

Para muchos, la violencia en Charlottesville fue un punto de inflexi贸n, un claro espect谩culo de c贸mo la supremac铆a blanca entr贸 en la corriente principal pol铆tica en los Estados Unidos con el apoyo impl铆cito del presidente Donald Trump. Seg煤n los activistas, esto no deber铆a sorprender, especialmente para la red social m谩s grande del mundo.

En 2012, Beirich, que entonces era el director del proyecto de inteligencia Southern Poverty Law Center (SPLC), comenz贸 a proporcionar listas de grupos de odio supremacistas blancos a Facebook. Aunque sus moderadores ocasionalmente eliminaba individuos individuales, 鈥渘o pod铆amos obtener ning煤n apoyo para la necesidad de expulsar las ideas extremistas de la plataforma hasta Charlottesville鈥, dice.

Poco despu茅s de la manifestaci贸n 鈥渦nirse a la derecha鈥, Facebook (junto con YouTube y otras plataformas) prohibi贸 varias p谩ginas dedicadas a la supremac铆a blanca, individuos y grupos que previamente hab铆an evitado tales medidas. Facebook tambi茅n ha prometido acelerar la eliminaci贸n de amenazas de da帽o f铆sico en el futuro. En 2018, el SPLC defini贸 la reacci贸n de Facebook y otras plataformas de la siguiente manera: 鈥渇inalmente una acci贸n en l铆nea con鈥 una pol铆tica que rara vez hab铆an aplicado鈥.

Al a帽o siguiente qued贸 claro que estos cambios no eran suficientes. Seg煤n un informe del gobierno de Nueva Zelanda publicado en diciembre de 2020, el atacante en la mezquita de Christchurch, que transmiti贸 esta atrocidad en vivo, se hab铆a radicalizado con material de extrema derecha en YouTube y Facebook.

鈥淪abemos que cuando estaba en esa parte del mundo, entr贸 en contacto con grupos de extrema derecha鈥, dice Andrew Little, ministro de seguridad de Nueva Zelanda. Little dice que no sabe si se ha unido a grupos relacionados con 鈥淎zov鈥. Pero durante el ataque, el tirador llevaba un chaleco antibalas con un sol negro, un s铆mbolo com煤nmente utilizado por el batall贸n Azov.

Por ahora, 48 pa铆ses y la mayor铆a de las principales plataformas tecnol贸gicas se han inscrito en una iniciativa de Nueva Zelanda en la que se pide a las empresas de redes sociales que hagan m谩s para cerrar grupos extremistas.

鈥淚ncluso aquellos que eran un poco reacios en ese momento, a saber, Facebook, se unieron a nosotros y creo que se tomar谩n sus responsabilidades m谩s en serio鈥, dice Little.

Despu茅s de Christchurch, Facebook prohibi贸 鈥渁labanza, apoyo y representaci贸n del nacionalismo blanco y el separatismo blanco鈥 e introdujo medidas destinadas a desradicalizar a los usuarios que buscan t茅rminos supremacistas blancos. Demasiado tarde, los activistas discuten. Al permitir que grupos como 鈥淎zov鈥 prosperen en su plataforma durante a帽os, Facebook les ha ayudado a construir una red global que no ser谩 f谩cil de destruir

鈥淒ebido a que estos materiales han sido autorizados sin restricciones durante tanto tiempo, particularmente en Facebook, ahora tenemos miles, millones de personas que han sido arrastradas a un mundo de supremac铆a blanca y otras formas de extremismo鈥, dice Beirich.

鈥淓ste problema existe ahora. Estas son las consecuencias de la inacci贸n inicial.

Adem谩s, el Gobierno de los Estados Unidos no tiene prisa por reconocer el peligro de las milicias de extrema derecha de Ucrania. Pero en marzo de 2018, el Congreso de los Estados Unidos conden贸 p煤blicamente al batall贸n 鈥淎zov鈥, prohibiendo al gobierno de los Estados Unidos proporcionar a sus combatientes 鈥渁rmas, entrenamiento u otra ayuda鈥. Aunque en gran medida simb贸lica, la medida ha desalentado a todas las fuerzas militares occidentales, y en particular a los miembros de la alianza de la OTAN, en lo que respecta al entrenamiento junto a los combatientes 鈥淎zov鈥, o al desarrollo de relaciones con ellos.

Este fue un duro golpe a la moral, especialmente en el lado militar de 鈥淎zov鈥, dice Sviatoslav Palamar, uno de sus comandantes supremos.

鈥淎lgunas personas todav铆a nos llaman hooligans y criminales鈥, dijo a Time durante una estancia en la base de entrenamiento 鈥淎zov鈥 cerca de Mariupol, donde los cadetes uniformados estaban entrenando en el lanzamiento de granadas. 鈥淗emos recorrido un largo camino鈥

鈥淧ara demostrarlo, 鈥淎zov鈥 ha fortalecido los est谩ndares para los militantes extranjeros, aceptando s贸lo a aquellos que tienen suficiente capacitaci贸n y experiencia para servir como instructores militares. Pero este cambio no ha eliminado la necesidad de reclutamiento en l铆nea de Furholm.

En contraste, en el verano de 2018, la ala pol铆tica de 鈥淎zov鈥 le permiti贸 utilizar una de sus caba帽as fuera de Kiev como albergue para militantes extranjeros. Aquellos que no lo hicieron fueron enviados a uno de los otros grupos de milicianos ucranianos o, en algunos casos, a las fuerzas armadas regulares.

Fuller fue enviado a las fuerzas regulares. Despu茅s de que el regimiento 鈥淎zov鈥 lo rechazara por falta de experiencia, algunos de los amigos que se hab铆an convertido en el movimiento, le ayudaron a firmar un contrato con los marines ucranianos que lo enviaron al frente. Cuando Time lo entrevist贸 por primera vez en 2019, estaba en Mariupol recuper谩ndose de sus heridas en una pelea callejera mientras estaba borracho. Pero parec铆a feliz de haberse convertido en un luchador extranjero en Ucrania.

Cuando Facebook elimin贸 su perfil en 2019 despu茅s de la limpieza de cuentas de extrema derecha, Fuller se mantuvo en contacto con amigos extremistas a trav茅s de otras redes sociales. No le gusta pensar en s铆 mismo como un reclutador, pero dice que da consejos a los estadounidenses y europeos que se ponen en contacto con 茅l en l铆nea y le preguntan c贸mo pueden seguir sus pasos.

A juzgar por algunos de sus mensajes en la red social 鈥淰kontakte鈥, cuya popularidad entre la extrema derecha ha aumentado desde que Facebook comenz贸 a reprimir las cuentas, las opiniones de Fuller se han vuelto mucho m谩s radicales desde que dej贸 su ciudad natal en Texas.

En uno de los mensajes publicados en VK en mayo, acus贸 a los brit谩nicos de desatar la Segunda Guerra Mundial y llam贸 a Adolf Hitler un verdadero pacificador. Una de las cuentas de Fuller en las redes sociales pertenece a la ala militar de 鈥淎zov鈥. Su p谩gina Vk tiene m谩s de 100.000 suscriptores de todo el mundo.

https://www.euskalherria-donbass.org/2021/01/13/como-el-batallon-azov-recluta-a-neonazis-en-facebook/




Fuente: Lahaine.org