November 16, 2020
De parte de El Libertario
203 puntos de vista

Emma Goldmann y Alexander Berkman

[Nota previa de El Libertario: Lo que sigue es una carta que E.G. y A.B. enviaron despues de salir de Rusia en enero de 1922 a los principales voceros anarquistas denunciando la sangrienta persecusi贸n que bajo el poder rojo padec铆a el movimiento anarquista. Reproducimos la traducci贸n del texto que fuese publicado entonces en la historica publicaci贸n londinense Freedom.]

– Acabamos de recibir la siguiente carta de nuestros compa帽eros Emma Goldman y Alexander Berkman, que ahora se encuentran varados en Estocolmo. Esta carta nos da la verdad sobre la terrible persecuci贸n de los anarquistas en Rusia. Pedimos a todos los peri贸dicos anarquistas y sindicalistas que vuelvan a publicar esta carta, y esperamos que los camaradas de este pa铆s nos ayuden a impulsar la venta de este n煤mero, del cual hemos impreso una cantidad mucho mayor de lo habitual.

Estimados camaradas: La persecuci贸n de los elementos revolucionarios en Rusia no ha disminuido con el cambio de pol铆ticas y econ贸micas de los bolcheviques. Al contrario, se ha vuelto m谩s intensa, m谩s decidida. Las c谩rceles de Rusia, Ucrania, Siberia, est谩n llenas de hombres y mujeres 鈥攕铆, en algunos casos con sus ni帽os鈥 que se atreven a tener opiniones que difieren de las del gobernante Partido Comunista. Decimos “mantener puntos de vista” deliberadamente. Porque en la Rusia de hoy no es en absoluto necesario expresar su disensi贸n en palabra o acto para ser objeto de arresto; el mero hecho de sostener puntos de vista opuestos te convierte en presa leg铆tima del poder supremo de facto del pa铆s, la Tcheka [polic铆a pol铆tica], esa todopoderosa Okhrana [su equivalente bajo el zarismo] bolchevique, cuya voluntad no conoce ni la ley ni la responsabilidad.

Pero de todos los elementos revolucionarios en Rusia, son los anarquistas quienes ahora sufren la persecuci贸n m谩s despiadada y sistem谩tica. Su represi贸n por parte de los bolcheviques comenz贸 ya en 1918, cuando -en el mes de abril de ese a帽o- el Gobierno comunista atac贸, sin provocaci贸n ni advertencia, al Club Anarquista de Mosc煤 y mediante el uso de ametralladoras y artiller铆a “liquid贸” al local de la organizaci贸n y a quienes all铆 estaban. Fue el comienzo de la persecuci贸n anarquista, pero fue de car谩cter espor谩dico, estallando de vez en cuando, sin ning煤n plan y con frecuencia contradictoria. As铆, las publicaciones anarquistas ahora ser铆an permitidas, ahora suprimidas; Los anarquistas arrestados aqu铆 solo para ser liberados all铆; a veces fusilando y luego nuevamente invitando a aceptar los puestos m谩s responsables. Pero esta situaci贸n ca贸tica termin贸 con el D茅cimo Congreso del Partido Comunista Ruso, en abril de 1921, en el que Lenin declar贸 una guerra abierta y despiadada no solo contra los anarquistas sino contra “todas las tendencias peque帽oburguesas anarquistas y anarcosindicalistas” dondequiera que se encontraran. Fue entonces y all铆 donde comenz贸 el exterminio sistem谩tico, organizado y m谩s despiadado de los anarquistas en la Rusia gobernada por los bolcheviques. El mismo d铆a del discurso de Lenin, decenas de anarquistas, anarcosindicalistas y sus simpatizantes fueron arrestados en Mosc煤 y Petrogrado, y al d铆a siguiente se llevaron a cabo arrestos masivos de nuestros camaradas en todo el pa铆s. Desde entonces, la persecuci贸n ha continuado con una violencia creciente, y se ha vuelto bastante evidente que cuanto mayores son los compromisos que el r茅gimen comunista hace con el mundo capitalista, m谩s intensa es la persecuci贸n del anarquismo.

Se ha convertido en la pol铆tica establecida del gobierno bolchevique el enmascarar su b谩rbaro procedimiento contra nuestros camaradas con la acusaci贸n uniforme de bandidaje. Esta acusaci贸n se hace ahora pr谩cticamente contra todos los anarquistas arrestados y, con frecuencia, incluso contra simples simpatizantes de nuestro movimiento. Un m茅todo muy conveniente, porque mediante 茅l cualquiera puede ser ejecutado en secreto por la Tcheka, sin audiencia, juicio o investigaci贸n.

La guerra de Lenin contra las tendencias anarquistas ha asumido la forma asi谩tica de exterminio m谩s repugnante. El pasado mes de septiembre [de 1921] numerosos camaradas fueron arrestados en Mosc煤, y el 30 de ese mes el diario Izvestia public贸 el comunicado oficial de que diez de los anarquistas arrestados hab铆an sido fusilados 鈥渃omo bandidos鈥. Ninguno de ellos hab铆a sido sometido a juicio ni siquiera audiencia, ni se les permiti贸 ser representados por un abogado ni recibir visitas de amigos o familiares. Entre los ejecutados se encontraban dos de los anarquistas rusos m谩s conocidos, cuyo idealismo y devoci贸n de por vida a la causa de la humanidad hab铆an resistido la prueba de las mazmorras zaristas y el exilio, la persecuci贸n y el sufrimiento en varios otros pa铆ses. Se trataba de Fanny Baron, que hab铆a escapado de la prisi贸n de Riaz谩n varios meses antes, y Lev Tchorny, el popular conferencista y escritor, que hab铆a pasado muchos a帽os de su vida en la katorga siberiana por sus actividades revolucionarias bajo los zares. Los bolcheviques no tuvieron el valor de decir que hab铆an fusilado a Lev Tchorny; en la lista de ejecutados aparec铆a como “Turchaninoff”, que, aunque su nombre real, era desconocido incluso para algunos de sus amigos m谩s cercanos.

Ha continuado la pol铆tica de exterminio. Hace varias semanas se produjeron m谩s detenciones de anarquistas en Mosc煤. Esta vez fueron los anarquistas universalistas las v铆ctimas, el grupo que incluso los bolcheviques siempre hab铆an considerado m谩s amistoso con ellos mismos. Entre los arrestados tambi茅n estaban Askaroff, Shapiro, de Golos Truda] y Stitzenko, miembros del Secretariado de la secci贸n de Mosc煤 de los Universalistas, y muy conocidos en toda Rusia. Estos arrestos, por escandalosos que fueran, se consideraron al principio por los camaradas como debidos a la acci贸n no autorizada de alg煤n agente chekista demasiado celoso. Pero desde entonces se ha recibido informaci贸n de que nuestros camaradas universalistas est谩n oficialmente acusados 鈥嬧媎e ser bandidos, falsificadores, Makhnovtsy y miembros del “grupo clandestino Lev Tchorny”. Quienes est谩n familiarizados con los m茅todos bolcheviques saben muy bien lo que significa tal acusaci贸n. Significa ‘razstrel’, ejecuci贸n a tiros, sin escuchar ni advertir.

La maldad del prop贸sito de estos arrestos y acusaciones es casi incre铆ble. Al acusar a Askaroff, Shapiro, Stitzenko y otros de “pertenencia al grupo clandestino Lev Tchorny”, los bolcheviques buscan justificar su repugnante asesinato de Lev Tchorny, Fanny Baron y los dem谩s camaradas ejecutados en septiembre; y, por otro lado, crear un pretexto conveniente para fusilar a m谩s anarquistas. Podemos asegurar a los lectores sin reservas y absolutamente que no hubo ning煤n grupo clandestino Lev Tchorny. La afirmaci贸n contraria es una mentira atroz, una de las muchas similares difundidas por los bolcheviques contra los anarquistas con impunidad.

Ya es hora de que el movimiento obrero revolucionario del mundo tome conocimiento del r茅gimen de sangre y asesinato practicado por el gobierno bolchevique sobre todos los pol铆ticamente diferentes. Y es para los anarquistas y anarcosindicalistas, en particular, imperativo tomar medidas inmediatas para poner fin a tal barbarie asi谩tica y salvar, si es posible, a nuestros camaradas encarcelados en Mosc煤 amenazados de muerte. Algunos de los anarquistas arrestados est谩n a punto de declarar una huelga de hambre a muerte, como su 煤nico medio de protesta contra el intento bolchevique de ultrajar la memoria del m谩rtir Lev Tchorny despu茅s de haberlo asesinado. Exigen el apoyo moral de sus camaradas en general. Tienen derecho a exigir esto y m谩s. Su sublime autosacrificio, su devoci贸n de por vida a la gran causa, su firmeza inquebrantable, todo les da derecho a ello. 隆Camaradas, amigos, en todas partes! Depende de todos ayudar a reivindicar la memoria de Lev Tchorny y al mismo tiempo salvar las preciosas vidas de Askaroff, Shapiro, Stitzenko y otros. No se demoren o puede que sea demasiado tarde. Exigir al gobierno bolchevique los supuestos documentos de Lev Tchorny que pretenden tener, que “involucran a Askaroff, etc., en el grupo de bandidos y falsificadores de Lev Tchorny”. Tales documentos no existen, a menos que sean falsificaciones. Desaf铆emos a los bolcheviques para que los produzcan y que la voz de todo revolucionario honesto y ser humano decente se eleve en una protesta mundial contra la continuaci贸n del sistema bolchevique de asesinato repugnante de sus oponentes pol铆ticos. Hay que darse prisa, porque la sangre de nuestros camaradas fluye en Rusia.

Estocolmo, 7 de enero de 1922.

[Documento accesible en ingl茅s en https://freedomnews.org.uk/history-bolsheviks-shooting-anarchists. Traducudo al castellano por la Redacci贸n de El Libertario.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com