March 7, 2021
De parte de La Haine
357 puntos de vista


La pandemia les dej贸 muchas p茅rdidas. Debatieron mucho si marchar en pleno coronavirus, pero decidieron que no quieren que la fecha pase de largo para visibilizar sus reclamos.

Las mujeres de los movimientos populares se convocaron para salir a la calle este 8 de marzo, para reclamar la sanci贸n de la Ley de Emergencia en Violencia de G茅nero y la creaci贸n de espacios de cuidado para las hijas e hijos de las trabajadoras de la econom铆a popular. La propuesta es encontrarse a las cuatro y media de la tarde en Hip贸lito Irigoyen y Virrey Ceballos, y est谩 siendo impulsada por las militantes de la UTEP. El Movimiento de Trabajadores Excluidos, el Frente Dar铆o Santill谩n y Nuestra Am茅rica son sus convocantes. 

“Marchar fue una decisi贸n muy discutida por el tema de la pandemia, pero finalmente resolvimos hacerlo porque creemos que es importante estar en la calle, no queremos que la fecha pase de largo. Vamos a movilizarnos s贸lo las militantes que no tengamos que usar el transporte p煤blico”, adelant贸 Dina S谩nchez, del Frente Dar铆o Santill谩n. 

El proyecto de Ley plantea la creaci贸n de una red para la atenci贸n y albergue de las mujeres v铆ctimas de violencia, sobre todo en aquellos casos en los que la permanencia en su domicilio implique una amenaza para su integridad. Propone tambi茅n la creaci贸n de un programa de promotoras territoriales en prevenci贸n de la violencia de g茅nero, integrado por trabajadoras de la econom铆a popular que reciban una remuneraci贸n equivalente a un salario m铆nimo. Otro de sus puntos dispone que las mujeres que sufren violencia de g茅nero puedan acceder a un subsidio, con un monto creciente seg煤n su n煤mero de hijos, que les permita cortar la dependencia econ贸mica con el violento.

 “La pandemia nos dej贸 muchas p茅rdidas en los barrios populares. Las mujeres en particular estamos haciendo un enorme esfuerzo. Sostenemos las tareas de cuidado, muchas somos jefas de familia, estamos a cargo de mantener el hogar. Queremos hacer visible que la realidad de las mujeres en los barrios populares es muy dura. El Gobierno puede dise帽ar pol铆ticas p煤blicas pero es muy complicado que lleguen, porque muchas compa帽eras est谩n presas de los violentos en sus casas”, agreg贸 la dirigenta del FPDS. 

Para Agostina Betes, de NuestraAm茅rica, la creaci贸n de Casas sin Violencia como lugares de alojamiento y contenci贸n para las mujeres que sufren violencia es otro de los puntos fundamentales del proyecto de ley. “Las mujeres de los movimientos populares pudimos armar un equipo que redact贸 este proyecto, que presentamos el a帽o pasado. Es una ley que responde a las problem谩ticas propias el sector, a garantizar las condiciones materiales para que las mujeres y disidencias que lo necesiten puedan ser reubicadas, porque sabemos que la violencia no se termina con hacer una denuncia: es necesario contar con pol铆ticas p煤blicas para acceder a la vivienda y el trabajo”.

Otra de las demandas de la movilizaci贸n es que se creen espacios de cuidado para los hijos de las trabajadoras de la econom铆a popular. Aunque hoy muchos de los talleres textiles y centros de reciclados los tienen, est谩n sostenidos enteramente por el esfuerzo de las organizaciones. Son jardines que funcionan a pulm贸n para los que los movimientos populares demandan, entre otras cosas, pol铆ticas p煤blicas que los doten de contenidos pedag贸gicos, as铆 como el reconocimiento laboral a las trabajadoras que cumplen en ellos tareas de cuidado.

“Las trabajadoras de la econom铆a popular necesitamos espacios de cuidado para nuestros hijos, esa es una de nuestras principales demandas”, se帽al贸 Jackie Flores, del Movimiento de Trabajadores Excluidos. “Por otro lado, no hay pol铆ticas publicas que fortalezcan el trabajo que las organizaciones llevamos adelante contra la violencia de g茅nero. Somos una parte fundamental de la soluci贸n, y nos est谩n dejando afuera”.




Fuente: Lahaine.org