May 24, 2023
De parte de ANRed
1,061 puntos de vista

Angelina Jolie. Imagen: Christophe Licoppe/Photonews v铆a Getty Geopol铆tica.

El movimiento contra la guerra se ha enamorado de un circo progresista. En enero de 2018, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, celebr贸 una conferencia de prensa sin precedentes con Angelina Jolie. Si bien InStyle inform贸 que Jolie 鈥渆staba vestida con un vestido tubo negro con hombros descubiertos, una capa a juego y zapatos de tac贸n cl谩sicos (tambi茅n negros)鈥, hab铆a un prop贸sito m谩s profundo en esta reuni贸n: la violencia sexual en la guerra. La pareja acababa de ser coautora de un art铆culo para The Guardian titulado 芦Por qu茅 la OTAN debe defender los derechos de las mujeres禄. El momento fue significativo. En el apogeo del movimiento #MeToo, la alianza militar m谩s poderosa del mundo se hab铆a convertido en un aliado feminista. 鈥淧oner fin a la violencia de g茅nero es una cuesti贸n vital de paz y seguridad, as铆 como de justicia social鈥, escribieron. 鈥淟a OTAN puede ser un l铆der en este esfuerzo鈥. Esta fue una cara nueva y progresista para la OTAN, la misma que desde entonces ha usado para seducir a gran parte de la izquierda europea. Por Lily Lynch*.


Previamente, en los pa铆ses n贸rdicos, los atlantistas han tenido que vender la guerra y el militarismo a p煤blicos mayoritariamente pacifistas. Esto se logr贸 en parte presentando a la OTAN no como una alianza militar rapaz y pro-guerra, sino como una alianza de paz ilustrada y 鈥減rogresista鈥. Como Timothy Garton Ash efundi贸 en The Guardian en 2002, 鈥淟a OTAN se ha convertido en un movimiento de paz europeo鈥 donde se pod铆a ver 鈥淛ohn Lennon conociendo a George Bush鈥. Hoy, por el contrario, tras la invasi贸n a gran escala de Ucrania por parte de Rusia, Suecia y Finlandia abandonaron sus antiguas tradiciones de neutralidad y optaron por ser miembros. La OTAN se presenta como una alianza militar, y Ucrania como una guerra, que incluso los ex pacifistas pueden respaldar. Todos sus defensores parecen estar cantando 芦Dale una oportunidad a la guerra禄.

La campa帽a de Jolie marc贸 un giro dram谩tico en lo que Katharine AM Wright y Annika Bergman llaman Rosamond鈥淣arrativa estrat茅gica de la OTAN鈥 de varias maneras. En primer lugar, la alianza abraz贸 el poder de las estrellas de las celebridades por primera vez, imbuyendo a su marca corriente con glamour y belleza de 茅lite. El poder de estrella de Jolie signific贸 que las atractivas im谩genes del evento llegaran a audiencias apol铆ticas con poco conocimiento de la OTAN. En segundo lugar, la asociaci贸n parec铆a marcar el comienzo de una era en la que los derechos de las mujeres, la violencia de g茅nero y el feminismo asumir铆an un papel m谩s destacado en la ret贸rica de la OTAN. Desde entonces, y especialmente en los 煤ltimos 12 meses, l铆deres femeninas teleg茅nicas como la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, la ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, y la primera ministra estonia, Kaja Kallas, han servido cada vez m谩s como portavoces del militarismo ilustrado en Europa. . La alianza tambi茅n ha intensificado su compromiso con la cultura popular, las nuevas tecnolog铆as,

Por supuesto, Nato siempre ha sido consciente de las relaciones p煤blicas y se ha comprometido durante mucho tiempo con la cultura, el entretenimiento y las artes. 驴Qui茅n podr铆a olvidar el 谩lbum de 1999 Distant Early Warning del d煤o electr贸nico Icebreaker International, grabado con fondos de la desaparecida 鈥 OTANarts 鈥 e inspirado en las estaciones de radar a lo largo de Alaska y la periferia norte de Canad谩 construidas para alertar a la OTAN de un ataque nuclear sovi茅tico inminente? O el largometraje HQ de 2007, producido por la divisi贸n de diplomacia p煤blica de la OTAN, que describe la vida dentro de la alianza y una respuesta diplom谩tica simulada a una crisis en el estado ficticio de Seismania? Casi todo el mundo resulta. Pero lo que hace que el giro estrat茅gico m谩s reciente de la OTAN sea tan eficaz es que se ha hecho eco de las tradiciones e identidades locales progresistas de los pa铆ses candidatos.

Ning煤n partido pol铆tico en Europa ejemplifica mejor el cambio del pacifismo militante al atlantismo ardiente a favor de la guerra que los Verdes alemanes. La mayor铆a de los Verdes originales hab铆an sido radicales durante las protestas estudiantiles de 1968; muchos se hab铆an manifestado contra las guerras estadounidenses. Los primeros Verdes abogaron por la retirada de Alemania Occidental de la OTAN. Pero a medida que los miembros fundadores entraron en la mediana edad, comenzaron a aparecer fisuras en el partido que alg煤n d铆a lo desgarrar铆an. Comenzaron a fusionarse dos campos: los 鈥淩ealos鈥 eran los Verdes moderados, pol铆ticamente pragm谩ticos. Los 鈥淔undis鈥 eran el campo radical e intransigente; quer铆an que el partido se mantuviera fiel a sus valores fundamentales sin importar nada.

Como era de esperar, los Fundi cre铆an que la paz europea se beneficiar铆a mejor con la retirada de Alemania Occidental de la alianza y tend铆an a favorecer la neutralidad militar. Mientras tanto, los Realo cre铆an que Alemania Occidental necesitaba a la OTAN. Incluso argumentaron que la retirada devolver铆a los asuntos de seguridad al estado-naci贸n alem谩n y correr铆a el riesgo de reavivar el nacionalismo militarista. Su OTAN era una alianza posnacional y cosmopolita, que hablaba numerosos idiomas y ondeaba multitud de banderas, protegiendo a Europa de los impulsos m谩s destructivos de Alemania. Pero ser miembro de la OTAN al final de la historia era una cosa. Alemania volviendo a la guerra, el m谩s prohibido de los tab煤es despu茅s de la Segunda Guerra Mundial, era algo completamente diferente.

Kosovo lo cambi贸 todo. En 1999, el 50 aniversario de la fundaci贸n de la OTAN, la alianza inici贸 lo que la acad茅mica Merje Kuus ha llamado una 鈥渕etamorfosis discursiva鈥. De la mera alianza defensiva que fue durante la Guerra Fr铆a, se fue convirtiendo en un activo pacto militar preocupado por difundir y defender valores como los derechos humanos, la democracia, la paz y la libertad m谩s all谩 de las fronteras de sus estados miembros. El bombardeo de la OTAN de 78 d铆as de lo que quedaba de Yugoslavia, aparentemente para detener los cr铆menes de guerra cometidos por las fuerzas de seguridad serbias en Kosovo, transformar铆a para siempre a los Verdes alemanes.

En una ca贸tica conferencia del partido en mayo de 1999 en Bielefeld, Realos y Fundis lucharon amargamente por el bombardeo. El canciller verde Joschka Fischer, el Realo m谩s destacado, apoy贸 la guerra de la OTAN; por esto, los asistentes a la conferencia lo arrojaron con pintura roja. La propuesta de Fundis ped铆a un cese incondicional de los bombardeos, lo que tambi茅n habr铆a significado el colapso del gobierno de coalici贸n Verde-Partido Socialdem贸crata (SDP). La propuesta de paz fracas贸, aplastando a la facci贸n antibelicista del partido, que abandonar铆a a los Verdes en masa. En cambio, la resoluci贸n moderada de los Realos triunf贸 por un c贸modo margen. Despu茅s de una breve pausa, se permiti贸 que continuara el bombardeo de Yugoslavia. Con el apoyo crucial de los Verdes, la Luftwaffe realiz贸 incursiones sobre Belgrado, 58 a帽os despu茅s de su 煤ltimo bombardeo a茅reo de la capital serbia.

Tras el comienzo de la guerra a gran escala en Ucrania, la ministra de Relaciones Exteriores de los Verdes alemanes, Annalena Baerbock, ha continuado con la tradici贸n de Fischer, rega帽ando a los pa铆ses con tradiciones de neutralidad militar e implor谩ndoles que se unan a la OTAN. Ha  invocado la l铆nea de Desmond Tutu : 鈥淪i eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor鈥. Y los Verdes incluso han ventriloquiado a sus propios miembros muertos, incluida Petra Kelly, un 铆cono contra la guerra y defensora de la no alineaci贸n desde hace mucho tiempo que muri贸 en 1992. El a帽o pasado, la cofundadora de los Verdes, Eva Quistorp, escribi贸 una carta imaginaria a Petra Kelly en el peri贸dico FAZ. La carta toma prestadas las posturas morales de Kelly y las invierte para justificar el abrazo de guerra de los Verdes. Quistorp quiere que pensemos que si Kelly estuviera viva hoy, habr铆a sido partidaria de la OTAN. Dirigi茅ndose a Kelly, muerta hace mucho tiempo, Quistorp afirma: 芦Apuesto a que gritar铆as que el pacifismo radical hace posible el chantaje禄.

A principios de este a帽o, el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania tambi茅n lanz贸 una nueva 鈥 Pol铆tica Exterior Feminista 鈥, la 煤ltima de varios ministerios de Relaciones Exteriores europeos que lo han hecho. Esta nueva orientaci贸n, tambi茅n adoptada por Francia, los Pa铆ses Bajos, Luxemburgo y Espa帽a, pinta el militarismo cosmopolita con un brillo feminista falso radical, abriendo el dominio de la guerra y la seguridad a las activistas por los derechos de las mujeres. Las l铆deres feministas sensatas se representan como el contraste ideal para los 芦hombres fuertes禄 autoritarios.

Suecia fue el primer pa铆s en adoptar tal pol铆tica en 2014 , lo que le permiti贸 proyectar su feminismo estatal de larga data en el extranjero y asumir una nueva postura moral en la arena internacional. A nivel nacional, hubo historias atlantistas positivas en las revistas femeninas. En la secci贸n 鈥淢ama鈥 del peri贸dico sueco Expressen, dirigida a lectoras, una entrevista con Angelina Jolie enfatiz贸 que la OTAN puede proteger a las mujeres de la violencia sexual en la guerra. Jolie tambi茅n enfatiz贸 que hay poca diferencia entre los trabajadores de ayuda humanitaria y los soldados de la OTAN, ya que 芦est谩n luchando por el mismo objetivo: la paz禄.

La acad茅mica Merje Kuus ha escrito que la ampliaci贸n de la OTAN implica una estrategia de 鈥渄oble legitimaci贸n 鈥. En primer lugar, la OTAN se vuelve ordinaria e insignificante, pedestre y cotidiana, y en segundo lugar, se presenta como irreprochable, vital, un bien moral absoluto. El efecto de esto, dice, es la banalizaci贸n y la glorificaci贸n simult谩neas de la OTAN: se vuelve tan ins铆pidamente burocr谩tica que est谩 por debajo del debate, y tan 鈥渆xistencial y esencial鈥, que est谩 por encimadebate. Y esta estrategia de legitimaci贸n ha sido evidente en el debate limitado y estrictamente controlado sobre la integraci贸n euroatl谩ntica en los pa铆ses n贸rdicos, ninguno de los cuales celebr贸 refer茅ndums sobre la membres铆a. Despu茅s de d茅cadas de resistencia popular a la alianza, parece que la OTAN est谩 por encima de la democracia. Pero como escribe Kuss, eso no significa que la OTAN se imponga a una sociedad. En cambio, el objetivo es 芦integrarlo en el entretenimiento, la educaci贸n y la vida c铆vica en general禄.

La evidencia de esto est谩 en todas partes. En febrero, la OTAN celebr贸 su primer evento de juegos . Un joven empleado de la alianza se uni贸 al popular transmisor de Twitch ZeRoyalViking para jugar Among Us y conversar informalmente sobre el peligro que representa la desinformaci贸n para la democracia. Los acompa帽aba una monta帽era influyente y activista ambiental llamada Caroline Gleich. Mientras sus avatares de astronautas navegaban en una nave espacial de dibujos animados, hablaron sobre la OTAN en t茅rminos elogiosos. Al final del evento, la transmisi贸n se hab铆a convertido en un esfuerzo de reclutamiento: el empleado de la alianza habl贸 sobre las ventajas de su trabajo y alent贸 a los espectadores a consultar el sitio web de la OTAN para conocer las oportunidades de empleo en campos como el dise帽o gr谩fico y la edici贸n de videos.

El evento fue parte de la campa帽a 鈥淧rotege el Futuro鈥 de la OTAN. Este a帽o incluy贸 un concurso de novela gr谩fica para j贸venes artistas. La alianza tambi茅n cortej贸 a docenas de personas influyentes con muchos seguidores en TikTok, YouTube e Instagram, y los llev贸 a la sede en Bruselas. Otros influencers fueron enviados a la Cumbre de la OTAN del a帽o pasado en Madrid, donde se les pidi贸 que crearan contenido para sus audiencias.

La izquierda europea ha quedado completamente cautivada por este espect谩culo. Siguiendo el camino tomado por los Verdes alemanes, los principales partidos de izquierda han abandonado la neutralidad militar y la oposici贸n a la guerra y ahora defienden la OTAN. Es un cambio impresionante. Durante la Guerra Fr铆a, la izquierda europea organiz贸 protestas masivas a las que asistieron millones contra el militarismo liderado por Estados Unidos y el despliegue de Pershing-II y misiles de crucero de la OTAN en Europa. Hoy, queda poco m谩s que la ret贸rica radical vaciada. Dado que apenas queda oposici贸n a la OTAN en Europa, y la creciente expansi贸n de la alianza m谩s all谩 del 谩rea euroatl谩ntica, su hegemon铆a ahora es casi absoluta.

* Lily Lynch es escritora y periodista residente en Belgrado.

Fuente: https://unherd-com.translate.goog/2023/05/how-nato-seduced-the-european-left/?_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=wapp





Fuente: Anred.org