January 5, 2021
De parte de Amor Y Rabia
2,059 puntos de vista


11 de junio de 2019

(Este art√≠culo, que publicamos porque contiene informaci√≥n interesante, insin√ļa que Israel dirige o domina de alguna manera a EEUU, idea claramente falsa, ya que EEUU no tendr√≠a problemas en mantener su hegemon√≠a global sin Israel, pero Israel ser√≠a incapaz de sobrevivir en Oriente Medio sin la protecci√≥n de EEUU, y Washington podr√≠a aplastar adem√°s a Israel con m√°s facilidad incluso que a Irak si lo considerase necesario, usando su dependencia de ayuda militar y econ√≥mica. Un repaso a la historia de las relaciones Israel-EEUU y del papel de Israel encarg√°ndose de realizar trabajos sucios para EEUU a cambio de su apoyo puede encontrarse en nuestro art√≠culo La pieza que falta: Israel y los escuadrones de la muerte, AyR)

Israel obtiene la mayor parte de su energía de EEUU, a través de la ayuda exterior o el robo. Un buen ejemplo de esto es el caso Apollo, mediante el cual Israel robó uranio enriquecido de los EEUU para poner en marcha su infame programa de armas nucleares a través del presunto agente del Mossad, Zalman Shapiro, junto con cuatro agentes de inteligencia israelíes, incluido Rafi Eitan, que visitó NUMEC periódicamente entre 1965. y 1970. Así es como opera Israel.

Utilizando como tapadera la empresa NUMEC (Nuclear Materials and Equipment Corporation), los servicios secretos israelíes lograron robr entre 135 y 300 kilos de uranio enriquecido, que permitió crear el programa de armas atómicas de Israel

Sin embargo, los medios alternativos no van m√°s all√° del caso Apollo. No informan sobre el robo israel√≠ mucho m√°s profundo y consecuente de alta tecnolog√≠a estadounidense a trav√©s del Programa Talpiot y la Unidad 8200. Se est√°n extrayendo miles de millones de d√≥lares de la econom√≠a estadounidense a trav√©s de contratos gubernamentales con empresas israel√≠es de tecnolog√≠a y ciberseguridad como Amdocs, que tiene acceso a todos los registros telef√≥nicos estadounidenses a trav√©s de la NSA, y Comverse Infosys, que tiene acceso a todos los equipos de escucha electr√≥nica de la NSA (…). Las empresas israel√≠es pueden espiarte. ¬ŅDe d√≥nde obtuvieron la capacidad para convertirse en l√≠deres mundiales en el sector tecnol√≥gico? De los Estados Unidos. 

Parte de la raz√≥n por la que las empresas de tecnolog√≠a israel√≠es son tan competitivas en el mercado global se debe a una forma de capitalismo cuasi estatal, en el que el gobierno israel√≠ subsidia el 50% de los costos de I + D de las empresas de tecnolog√≠a israel√≠es. Esto les da a estas empresas la capacidad de vender sus bienes y servicios a precios significativamente m√°s bajos que los de sus contrapartes estadounidenses. Esta pol√≠tica es de car√°cter socialista, como se√Īal√≥ Phil Giraldi en un discurso ante el Council for the National Interest:

“Israel, un pa√≠s socialista donde el gobierno y las empresas trabajan de la mano, ha obtenido ventajas significativas al robar sistem√°ticamente tecnolog√≠a estadounidense con aplicaciones civiles y militares”.

Posteriormente, Israel utiliza esta ventaja para inundar el mercado estadounidense con sus exportaciones de tecnolog√≠a, en parte debido al Acuerdo de Libre Comercio entre Israel y Estados Unidos de 1985, que destruy√≥ empleos estadounidenses en el sector de alta tecnolog√≠a en el proceso. Este fue el primer tratado de libre comercio acordado por EEUU. Redujo todos los aranceles sobre las importaciones israel√≠es y es el √ļnico acuerdo de libre comercio que no tiene un cap√≠tulo sobre derechos de propiedad intelectual. Eso significa que Israel puede tener acceso a la propiedad intelectual de Estados Unidos bajo la ley estadounidense

¬ŅC√≥mo obtuvo Israel acceso a la alta tecnolog√≠a y la propiedad intelectual de Estados Unidos? Todo comenz√≥ en la d√©cada de 1970, cuando los gobiernos de Estados Unidos e Israel formaron la Fundaci√≥n BIRD (Israel-United States Bi-national Industrial Research and Development, Investigaci√≥n y Desarrollo Industrial Binacional Israel-Estados Unidos). BIRD financia asociaciones conjuntas entre empresas israel√≠es y estadounidenses, y el 50 por ciento de su financiamiento proviene del gobierno de Estados Unidos. As√≠ es, el dinero de nuestros contribuyentes est√° financiando la industria israel√≠, mientras que nuestra infraestructura est√° en ruinas. Esta cita de un art√≠culo de Bloomberg es la puesta en pr√°ctica del programa Talpiot (un programa de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) iniciado en 1979 para reclutas con una capacidad acad√©mica sobresaliente que utilizan sus conocimientos para promover la I+D de las FDI, AyR),

“La empresa [BIRD] promueve I + D industrial conjunta entre empresas estadounidenses e israel√≠es. Proporciona un financiamiento m√°ximo de 1,2 millones de d√≥lares por proyecto. Los proyectos respaldados por BIRD permiten que las principales empresas de tecnolog√≠a israel√≠es accedan a empresas estadounidenses clave de clase mundial y establezcan v√≠nculos comerciales”.

Ah√≠ est√°, el programa BIRD, financiado por el gobierno de Estados Unidos, brinda a las empresas de tecnolog√≠a israel√≠es acceso a “empresas estadounidenses de clase mundial”. Ah√≠ es donde la industria israel√≠ de alta tecnolog√≠a obtiene su energ√≠a. Usando este acceso a la industria estadounidense, Israel puso en marcha una operaci√≥n de espionaje masivo en los Estados Unidos para robar secretos secretos de defensa, tecnolog√≠a militar y propiedad intelectual estadounidenses a principios de la d√©cada de 1980. Un operativo, Jonathan Pollard, fue descubierto mientras llevaba a cabo esa operaci√≥n. Pollard era un agente de inteligencia estadounidense y esp√≠a israel√≠ que rob√≥ miles de documentos que revelaban los m√©todos utilizados por Estados Unidos para recopilar se√Īales de inteligencia. Desde entonces, Israel tuvo las mismas capacidades de recopilaci√≥n de inteligencia que Estados Unidos. Sin Pollard, Israel nunca habr√≠a podido participar en la recopilaci√≥n de se√Īales de inteligencia, lo que significa que las infames compa√Ī√≠as israel√≠es vinculadas al 11 de septiembre: Amdocs y Verint, nunca se habr√≠an creado. Pero Pollard era solo la punta del iceberg. Hab√≠a toda una red de espionaje israel√≠ rodeando y trabajando con Pollard, incluidos tipos como Richard Perle, Frank Gafney JR, Douglas J Feith, John F Lehman Jr y Paul Wolfowitz

Toda esta tecnología que Israel ha robado fue desarrollada por el dinero de los contribuyentes a través de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency, Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, responsable de crear la internet, AyR). Casi toda la tecnología de Apple fue desarrollada por DARPA. Google surgió a través de la tecnología DARPA y el proyecto MDDS (Massive Digital Data Systems) de la CIA, y Facebook recaudó su capital inicial a través de una inversión de Peter Thiel, cuya empresa de minería de datos, Palantir, fue financiada por primera vez por la firma de capital riesgo CIA, In Q Tel.

Adem√°s, hay huellas digitales sionistas en todos los gigantes tecnol√≥gicos como Google y Facebook. Inicialmente, Google fue financiado en parte por el jud√≠o estadounidense Andy Bechtolsheim, cofundador de la empresa de tecnolog√≠a Sun Microsystems, que tiene un importante centro de I + D en Israel. Muchas otras empresas de tecnolog√≠a, incluidas Google, Facebook, IBM, Motorola, Microsoft, Qualcomm y Apple, tambi√©n tienen centros de I + D en Israel . ¬ŅPor qu√© estas empresas elegir√≠an tener centros de I + D cerca de Tel Aviv? Tel Aviv es la novena ciudad m√°s cara del mundo. Adem√°s, econ√≥micamente tendr√≠a m√°s sentido tener centros de I + D en un lugar como Bangladesh, donde los salarios son significativamente m√°s bajos con una oferta similar de trabajadores de alta tecnolog√≠a (…). 

El papel clave del Pentágono en el desarrollo de las nuevas tecnologías: el caso del iPod, iPad e iPhone

Adem√°s, Israel vende su alta tecnolog√≠a de origen estadounidense a nuestros enemigos, Rusia y China. Rusia y China luego venden esa tecnolog√≠a a Ir√°n. Por lo tanto, Israel est√° armando indirectamente a Ir√°n. El conflicto Ir√°n-Israel es una farsa. Si Israel fuera realmente un enemigo de Ir√°n, nunca permitir√≠an que China vendiera tecnolog√≠a militar israel√≠ vendida a Ir√°n, y mucho menos vender tecnolog√≠a militar israel√≠ a China en primer lugar (esta afirmaci√≥n es simplista e insostenible: suministrar tecnolog√≠a de manera indirecta a Ir√°n es una forma de poder utilizar en el futuro esa dependencia contra Ir√°n y China, basta recordar el uso de tecnolog√≠a manipulada por la CIA a trav√©s de empresas pantalla a la URSS para sabotear su industria petrolera en los 80, AyR). Adem√°s de eso, Israel tiene numerosos v√≠nculos hist√≥ricos con la Rep√ļblica Isl√°mica de Ir√°n, como expuse en mi art√≠culo, “Ir√°n no es un enemigo de la √©lite jud√≠a”

Ariwatch.com hace un trabajo fant√°stico al detallar la historia de la transferencia de tecnolog√≠a estadounidense a China por parte de Israel en su art√≠culo, “Transferencia de tecnolog√≠a de Israel a China”:

“El 13 de junio de 1990, Los Angeles Times inform√≥ que Israel se hab√≠a convertido en el mayor proveedor de tecnolog√≠a militar avanzada para China desde que EEUU prohibiese las ventas militares a ese pa√≠s un a√Īo antes. Un funcionario estadounidense an√≥nimo dijo al peri√≥dico que Israel era un “puerta trasera para acceder a tecnolog√≠a estadounidense que EEUU no les vender√°”

Israel estaba incumpliendo el embargo de Estados Unidos contra China utilizando tecnolog√≠a que Estados Unidos le hab√≠a dado a Israel para su propia defensa, a pesar de que la tecnolog√≠a ven√≠a con la restricci√≥n de que Israel no reexportarse. 

Poco antes del informe de Los Angeles Times, Israel abri√≥ una oficina de la Academia de Ciencias de Israel en Beijing. Sin duda fue ese acto flagrante lo que hizo que los funcionarios estadounidenses comenzaran a filtrar informaci√≥n. La fuente de Los Angeles Times dijo que la oficina supuestamente acad√©mica de Israel en Beijing en realidad estaba “facilitando una amplia gama de cooperaci√≥n militar a militar entre Israel y China”

Seg√ļn el art√≠culo, los expertos en inteligencia de Occidente y Asia cre√≠an que Israel hab√≠a proporcionado a China parte de la tecnolog√≠a avanzada necesaria para modernizar los aviones a reacci√≥n y los misiles de China. Los funcionarios estadounidenses le hab√≠an dicho a Israel que se opon√≠an firmemente a la cooperaci√≥n militar porque socavaba las sanciones estadounidenses contra China. “Esto supera nuestras objeciones”, dijo al peri√≥dico un alto funcionario de la administraci√≥n. Los funcionarios estadounidenses dijeron que Israel no estaba operando como representante de EEUU en estas ventas. 

La historia no tuvo un impacto perceptible en Israel. Continu√≥ vendiendo tecnolog√≠a de armas a China y mejorando las relaciones entre los dos pa√≠ses. Un a√Īo despu√©s del informe de Los Angeles Times, en junio de 1991, China e Israel firmaron un acuerdo de cooperaci√≥n cient√≠fica.

El 20 de noviembre de 1991, la prensa de la costa este inform√≥ que el ministro de Defensa israel√≠, Moshe Arens, realiz√≥ una visita secreta de cuatro d√≠as a China a principios de ese mes. A fines de 1991, el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Yang Fuchang, visit√≥ Israel. 

El 24 de enero de 1992, China e Israel establecieron relaciones diplom√°ticas formales en una ceremonia en Pek√≠n. A la ocasi√≥n asistieron el ministro de Relaciones Exteriores de China, Qian Qichen, y el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, David Levy. 

La relaci√≥n chino-israel√≠ fue extra√Īa. China tradicionalmente favoreci√≥ a los √°rabes en el conflicto √°rabe-israel√≠. Adem√°s, aunque Israel basaba sus peticiones para recibir enormes cantidades de ayuda de EEUU en el peligro de los pa√≠ses √°rabes, su venta de tecnolog√≠a de armas a China estaba ayudando indirectamente a fortalecer a los √°rabes porque China era un importante proveedor de misiles para Ir√°n y pa√≠ses √°rabes como Arabia Saudita y Siria. 

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert también trabajó para establecer relaciones comerciales y comerciales más estrechas entre Israel y China.

En un esfuerzo obvio por frenar la floreciente relaci√≥n chino-israel√≠, los funcionarios estadounidenses intensificaron sus filtraciones. Funcionarios no identificados revelaron a principios de marzo de 1992 que hab√≠a pruebas “abrumadoras” de que Israel estaba haciendo trampa en las promesas firmadas de no reexportar tecnolog√≠a de armas de Estados Unidos a pa√≠ses del Tercer Mundo, incluida China. Agregaron que hab√≠a sospechass fundada de que Israel tambi√©n estaba vendiendo secretos del misil antimisiles Patriot de Estados Unidos a China. Un equipo estadounidense de expertos fue enviado a Israel a finales de marzo, pero no pudo encontrar pruebas del enga√Īo israel√≠. El Departamento de Estado dijo el 2 de abril que “el gobierno israel√≠ tiene un certificado de buen comportamiento en el tema Patriot”

Pero hubo desacuerdo en el gobierno. El secretario de Defensa, Dick Cheney, dijo que quedaban “buenas razones” para creer que se hab√≠a producido una desviaci√≥n (Bill Gertz, Washington Times, 4/9/92). El director de la CIA, Robert Gates, estuvo de acuerdo y dijo: “Hay indicios de que [los chinos] tienen algo de la tecnolog√≠a [Patriot]” (Bill Gertz, Washington Times, 1/5/93)

Casi al mismo tiempo, se hizo p√ļblico un estudio de RAND Corp., respaldado por el Pent√°gono, que conclu√≠a que Israel se hab√≠a convertido en “el principal proveedor extranjero de tecnolog√≠a avanzada de China”. Afirmaba que hab√≠a informes de que Israel hab√≠a ayudado a China a desarrollar el misil tierra-aire HQ-61, el misil intermedio CSS-2, el misil aire-aire y tierra-aire PL-8, as√≠ como blindaje avanzado para tanques de batalla y un sistema de radar de alerta temprana aerotransportado. Tambi√©n afirmaba que Israel estaba cooperando actualmente con China para desarrollar un avi√≥n de combate avanzado. 

Estas revelaciones fueron seguidas por un informe en The Wall Street Journal que dec√≠a que Israel reexporta ilegalmente tecnolog√≠a a varios pa√≠ses m√°s all√° de China, incluidos Chile, Etiop√≠a, Sud√°frica y Tailandia. No hab√≠a “ninguna duda en la comunidad de inteligencia estadounidense de que Israel se ha involucrado repetidamente en esquemas de desv√≠o” (Edward T. Pound, Wall Street Journal, 3/13/92). El Washington Post agreg√≥ que un funcionario dijo que hab√≠a “montones y montones de casos claros”. Aparentemente, Estados Unidos ten√≠a pruebas m√°s que suficientes para condenar a Israel, si hubiera la voluntad pol√≠tica para hacerlo (David Hoffman and R. Jeffrey Smith, Washington Post, 3/14/92). 

Las filtraciones de fuentes oficiales no identificadas se produjeron pocos d√≠as antes de que el ministro de Defensa israel√≠, Moshe Arens, se reuniera el 16 de marzo de 1992 con su hom√≥logo, Dick Cheney. La reacci√≥n p√ļblica inicial de Arens fue de indignaci√≥n: “No hay una pizca de verdad. No hay nada de verdad en ellas”. Pero a medida que crec√≠a el n√ļmero de acusaciones, sus declaraciones cambiaron y pas√≥ a cuestionar los motivos de los que hac√≠an las filtraciones: “La verdadera historia aqu√≠ es ¬Ņqui√©nes son estos individuos sin nombre que est√°n haciendo haciendo surgir estos rumores maliciosos?” (Thomas L. Friedman, New York Times, 3/15/92). El secretario de Defensa Cheney y sus portavoces declinaron cualquier comentario (Eric Schmidt, New York Times, 3/17/92).

El 1 de abril de 1992, el Departamento de Estado public√≥ un informe de su inspector general en el que se acusaba a un “receptor importante” de ayuda militar estadounidense de estar involucrado en un “patr√≥n sistem√°tico y creciente” de venta de secretos tecnol√≥gicos estadounidenses violando la ley estadounidense. El informe p√ļblico no mencion√≥ directamente a Israel, pero los funcionarios no dejaron ninguna duda de que era el tema del informe. El informe dec√≠a que las violaciones de Israel comenzaron alrededor de 1983 y que Israel trat√≥ de ocultarlas. Una versi√≥n secreta del informe supuestamente identific√≥ a Chile, China, Etiop√≠a y Sud√°frica entre los destinatarios de las ventas de Israel (David Hoffman, Washington Post, 4/2/92).

El inspector general del Departamento de Estado, Sherman M. Funk, dijo que notificó al secretario de Estado James A. Baker III respecto a informes de inteligencia sobre violaciones de Israel en junio de 1991 y que se establecieran nuevos procedimientos para prevenir futuras violaciones en base a los resultados de una operación llamada Blue Lantern. Funk dijo que los funcionarios estadounidenses habían dependido previamente de las garantías verbales de Israel de que no haría transferencias de la tecnología recibida a terceros países. Pero, dijo, esas garantías de Israel

“no son un mecanismo eficaz para proporcionar una verificaci√≥n del uso final. Hemos identificado casos en los que los art√≠culos y la tecnolog√≠a estadounidenses fueron retransferidos o utilizados en violaci√≥n de las garant√≠as”.

A√Īadi√≥ que hab√≠a recomendado que se obligara a Israel a devolver el dinero ganado il√≠citamente con las transferencias, pero el subsecretario de Estado, Lawrence S. Eagleburger, rechaz√≥ la propuesta por considerarla una tarea imposible. Eagleburger era un protegido del exsecretario de Estado Henry Kissinger y un firme partidario de Israel. 

El tema afectaba al coraz√≥n de la prosperidad econ√≥mica del estado jud√≠o. Las ventas de armas de alrededor de 1.500 millones de d√≥lares anuales representaron el 40% de las exportaciones de Israel y se basaban casi por completo en tecnolog√≠a estadounidense (Cockburn, Andrew and Leslie, Dangerous Liaison: The Inside Story of the U.S.-Israeli Covert Relationship, New York, HarperCollins Publishers, 1991, p. 7). 

El c√≥mo Israel lleg√≥ a ser tan avanzado tecnol√≥gicamente fue revelado en un estudio de la Oficina de Contabilidad General, “U.S.Assistance to the State of Israel, Report by the Comptroller General of the United States”, GAO / ID-83-51, 24 de junio de 1983, U.S. Accounting Office. El informe era el estudio m√°s completo jam√°s realizado hasta 1983 sobre los extraordinarios arreglos especiales previstos para beneficio de Israel. Cuando se public√≥, fue fuertemente censurado, pero las versiones sin censura se filtraron r√°pidamente a organizaciones como el American-Arab Anti-Discrimination Committee. Un primer borrador sin censura del informe se puede encontrar en El-Khawas y Abeh-Rabbo, American Aid to Israel: nature and impact, p√°gs. 114-91. 

El inicio del ascenso tecnol√≥gico israel√≠ comenz√≥ en 1970 con la firma del Middle East Arms Transfer Panel (Acuerdo Maestro de Intercambio de Datos de Desarrollo de Defensa) que preve√≠a la mayor transferencia de tecnolog√≠a estadounidense a cualquier pa√≠s  llevada a cabo hasta entonces. La transferencia se realiz√≥ mediante lo que se denomin√≥ Technical Data Packages (paquetes de datos t√©cnicos): todo lo relacionado con planos y tipos de materiales necesarios para construir armas.

Durante los siguientes ocho a√Īos, se entregaron m√°s de 120 paquetes de este tipo a Israel, seg√ļn un estudio de 1979 del Panel de Transferencia de Armas de Oriente Medio (Middle East Arms Transfer Panel, “Review of Israel’s Military Requirements, 1979-84”; prepared in 8/79; secreto). Esta masiva infusi√≥n de tecnolog√≠a impuls√≥ la econom√≠a de Israel. En 1981, Israel hab√≠a pasado de ser un importador de armas tecnol√≥gicamente atrasado a ser el s√©ptimo mayor exportador de armas militares del mundo, con ventas al exterior de 1.300 millones de d√≥lares (Drew Middleton, New York Times, 15/3/81. Para un informe sobre la industria armament√≠stica del estado de Israel en 1986, ver Thomas L. Friedman, New York Times, 7/12/86). Un escritor israel√≠ observ√≥:

“Los estadounidenses han fabricado pr√°cticamente todas sus armas y tecnolog√≠a m√°s avanzadas, es decir, los mejores aviones de combate, misiles, radares, blindados y artiller√≠a disponibles para Israel. Israel, a su vez, ha utilizado este conocimiento, adaptando el equipo estadounidense para aumentar su propio sofisticaci√≥n tecnol√≥gica, reflejada tangiblemente en las ofertas de defensa israel√≠es” (Aaron S. Kleiman, Israel’s Global Reach: Arms Sales as Diplomacy, p. 175.)

A pesar de la cantidad de informes a lo largo de los a√Īos de que Israel se estaba beneficiando il√≠citamente de la tecnolog√≠a estadounidense a costa de las empresas estadounidenses y la seguridad estadounidense, Washington continu√≥ proporcionando a Israel cantidades cada vez mayores de tecnolog√≠a. Seg√ļn un informe de 1992, hab√≠a 322 empresas cooperativas estadounidenses-israel√≠es independientes en ese momento, valoradas en 2.900 millones de d√≥lares. Adem√°s, hab√≠a 49 programas entre ambos pa√≠ses en los que Israel participaba en el co-desarrollo o la co-producci√≥n y la investigaci√≥n con EEUU, y exist√≠an 36 acuerdos activos de intercambio de datos y 11 nuevos acuerdos propuestos. El informe concluy√≥: “La magnitud de los esfuerzos cooperativos existentes con Israel es extensa y est√° creciendo r√°pidamente” (Near East Report, 2/10/92). En 1993, cuando Bill Clinton se convirti√≥ en presidente, prometi√≥ levantar la “barrera fronteriza tecnol√≥gica” otorgando a Israel tecnolog√≠a a√ļn m√°s sofisticada (conferencia de prensa de Clinton, C-SPAN, 11/12/93; Thomas L. Friedman, New York Times, 11/13/93). 

La venta de armas de Israel a China es un tema recurrente en la prensa de EEUU

Mientras tanto, las relaciones chino-israelíes florecieron. El presidente israelí Chaim Herzog visitó China entre el 24 y el 30 de diciembre de 1992. En enero de 1993, con la administración del presidente Clinton asumiendo el poder en Washington, Israel y China firmaron un contrato que permitía a Israel comprar carbón chino. El 14 de febrero de 1993, los dos países firmaron un acuerdo científico para proyectos conjuntos de investigación en electrónica, tecnología médica, energías renovables, agricultura y usos civiles de la tecnología espacial (Israeli Foreign Affairs, 2/26/93).

El 12 de octubre de 1993, la CIA revel√≥ al Comit√© de Asuntos Gubernamentales del Senado que Israel hab√≠a estado vendiendo tecnolog√≠a militar avanzada a China durante m√°s de una d√©cada. El director central de Inteligencia, R. James Woolsey, estim√≥ que el comercio “puede ser de varios miles de millones de d√≥lares”. Woolsey agreg√≥: “En base a una larga historia de estrechas relaciones industriales de defensa, incluido el trabajo en los programas de combate, misiles aire-aire y tanques de la pr√≥xima generaci√≥n de China, y el establecimiento de relaciones diplom√°ticas en enero de 1992, China e Israel parecen estar avanzando hacia la formalizaci√≥n y ampliaci√≥n de su cooperaci√≥n t√©cnica militar” (Michael R. Gordon, New York Times, 10/13/93).

El primer ministro israel√≠ Yitzhak Rabin neg√≥ que el comercio alcanzara los miles de millones de d√≥lares, a√Īadiendo que la cifra para 1992 fue de aproximadamente 60 millones de d√≥lares. “Todas estas historias de miles de millones de d√≥lares en negocios de armas en los √ļltimos 10 a√Īos son una tonter√≠a total”, dijo. “Hemos dejado claro una y otra vez que nunca hemos hecho nada contra la ley estadounidense … nunca transmitimos elementos de tecnolog√≠a que obtuvimos de los Estados Unidos. No somos lo suficientemente est√ļpidos como para poner en peligro los $ 3 mil millones anuales de ayuda estadounidense de Israel”. Hizo estas declaraciones en Pek√≠n, donde se encontraba en una visita oficial de cuatro d√≠as (Patrick E. Tyler, New York Times, 10/14/93).

La CIA dijo que indicios de lazos chino-israel√≠es m√°s fuertes eran la apertura de varias oficinas de ventas militares israel√≠es en China, la firma del 14 de febrero de 1993 de un acuerdo para compartir tecnolog√≠a y la visita a Pek√≠n de Rabin. El informe dec√≠a: “Creemos que los chinos buscan de Israel tecnolog√≠as militares avanzadas que las empresas estadounidenses y occidentales no est√°n dispuestas a proporcionar. Beijing probablemente espera aprovechar la experiencia israel√≠ para el desarrollo cooperativo de tecnolog√≠as militares, como plantas de energ√≠a de tanques avanzados y sistemas de radar aerotransportados, que los chinos tendr√≠an dificultades para producir por s√≠ mismos” (Bill Gertz, Washington Times, 10/13/93; Michael R. Gordon, New York Times, 10/13/93).

En 1994, el profesor Duncan L. Clarke de la American University en Washington, DC inform√≥ en un estudio: “Durante a√Īos, Israel hab√≠a violado la Ley de Control de Exportaci√≥n de Armas y los acuerdos ejecutivos relacionados” (dicha ley, PL 94-329, requiere que los EEUU no transfieran ning√ļn art√≠culo o servicio de defensa a un pa√≠s extranjero a menos que ese pa√≠s acuerde no transferir el art√≠culo a un tercer pa√≠s o utilizarlo para fines distintos de aquellos para los que fue amueblado, sin aprobaci√≥n previa de los EEUU); el profesor Clarke continuaba diciendo que “Israel ha empleado armamento estadounidense en contra de las leyes y pol√≠ticas estadounidenses, ha incorporado tecnolog√≠a estadounidense en los sistemas de armas israel√≠es sin aprobaci√≥n previa y ha realizado transferencias indebidas de misiles estadounidenses y otros sistemas y tecnolog√≠as de defensa a otros pa√≠ses, incluidos Chile, China y Sud√°frica” (Duncan L. Clarke, “The Arrow Missile:The United States, Israel and Strategic Cooperation”, Middle East Journal, Summer 1994, pp. 483-84).

A principios de 1995 lleg√≥ otra serie de informes de los medios sobre el comercio de Israel con China. Estos llevaron a negaciones oficiales por parte de Israel. David Ivri, director general del Ministerio de Defensa israel√≠, admiti√≥ el 3 de enero que Israel hab√≠a vendido a China “algo de tecnolog√≠a en aviones”, pero a√Īadi√≥ que no era tecnolog√≠a estadounidense y que los contratos eran “de muy peque√Īa magnitud” (Associated Press, Washington Times, 1/4/95).

El 6 de enero, Aded Ben-Ami, portavoz del primer ministro Yitzhak Rabin, volvi√≥ a negar que Israel hubiera transferido ilegalmente cualquier tecnolog√≠a estadounidense a China. “Israel no transfiri√≥ ninguna tecnolog√≠a estadounidense o componentes estadounidenses a China”, dijo (Washington Times, 1/7/95). Dos d√≠as despu√©s , el secretario de Defensa William Perry, discuti√≥ el tema con el primer ministro Rabin en Jerusal√©n, pero el l√≠der israel√≠ volvi√≥ a negar que hubiera alguna tecnolog√≠a estadounidense involucrada (Associated Press, Washington Times, 1/9/95).

Entonces, de repente, el tema desapareci√≥ de la vista del p√ļblico

La pol√©mica que hab√≠a comenzado en 1990 con filtraciones an√≥nimas y se hab√≠a convertido en cargos oficiales por parte de Estados Unidos, culmin√≥ a principios de 1995 con discusiones entre los dos pa√≠ses al m√°s alto nivel. Despu√©s de la reuni√≥n de Perry con Rabin, el tema desapareci√≥ de la vista del p√ļblico. Qu√© acci√≥n se tom√≥, si se tom√≥ alguna, no se hizo p√ļblico. 

Esta es una cita clave del art√≠culo del que se han extra√≠do todas estas informaciones“Adem√°s, aunque Israel bas√≥ sus s√ļplicas de enormes cantidades de ayuda estadounidense en el peligro de los pa√≠ses √°rabes, su venta de tecnolog√≠a de armas a China estaba ayudando indirectamente a fortalecer a los √°rabes porque China era un importante proveedor de misiles para Ir√°n y pa√≠ses √°rabes como Arabia Arabia y Siria”

(…) Seg√ļn la Brookings institution, “Rusia y China proporcionan cobertura a la Siria de Assad”. Por lo tanto, Israel indirectamente “proporciona cobertura a la Siria de Assad”. Recientemente, la tolerancia de Israel hacia Assad se ha vuelto clara. Seg√ļn un art√≠culo de Haaretz: “Hace varias semanas, Israel supuestamente le dijo a Rusia que no se opondr√≠a a que [Assad siguiera en el poder], como si la decisi√≥n estuviera en sus manos o como si Israel tuviera alguna influencia sobre qu√© tipo de gobierno est√° en el poder en Siria despu√©s de la termina la guerra”.

En conclusi√≥n, los sectores militar y de alta tecnolog√≠a de Israel est√°n subsidiados por los contribuyentes estadounidenses. Nuestro dinero de los contribuyentes va a un pa√≠s que vende nuestra alta tecnolog√≠a a nuestros enemigos, es decir, a China. China ha obtenido muchas de sus capacidades tecnol√≥gicas de Israel. China utiliza esta tecnolog√≠a para robar la propiedad intelectual estadounidense, que la administraci√≥n Trump ha planteado con raz√≥n como un problema. Sin embargo, la administraci√≥n Trump nunca menciona a Israel, quien le entrega directamente a China esta tecnolog√≠a. Al presidente Trump no le importa en absoluto el robo de propiedad intelectual en Estados Unidos. Si lo hiciera, denunciar√≠a a gritos a Israel, como la BBC y el Washington Examiner. Sin embargo, no lo har√°, porque Trump y su amigo Putin son “fan√°ticos de Bibi (Netanyahu)”

Con toda esta evidencia documentada de la tecnolog√≠a estadounidense de ingenier√≠a inversa de Israel para construir sus propias empresas de tecnolog√≠a con gente de inteligencia militar israel√≠ a trav√©s del Programa Talpiot y la Unidad 8200, todav√≠a la mayor√≠a de las personalidades de los medios alternativos nunca lo mencionan. Israel es la principal raz√≥n por la que China es una superpotencia de alta tecnolog√≠a. China obtuvo toda su tecnolog√≠a militar de Israel (el autor olvida, por ejemplo, que Rusia ha llevado a cabo transferencia de tecnolog√≠a militar al vender sus armas m√°s avanzadas a China -uno de sus principales clientes-, o que las empresas de alta tecnolog√≠a de EEUU, como Apple, han trasladado su producci√≥n a China, AyR). Israel ha violado la ley estadounidense al reexportar tecnolog√≠a militar estadounidense a China, pero nunca ha tenido consecuencias. Por ejemplo, en la d√©cada de 1990, Israel suministr√≥ a China misiles Python III, que utilizan tecnolog√≠a desarrollada en EEUU para misiles Sidewinder. Esto indign√≥ con raz√≥n a los niveles inferiores del ej√©rcito estadounidense, que poco a poco ha ido aumentando la presi√≥n contra Israel y provocando algunos da√Īos. Por ejemplo, en 2013, “un alto funcionario de defensa israel√≠ se vio obligado a dimitir despu√©s de que Estados Unidos expres√≥ su furia por la decisi√≥n de Israel de vender equipo militar a China”. Tambi√©n en 2013, se inform√≥ que el ej√©rcito estadounidense estaba preocupado porque “la tecnolog√≠a podr√≠a finalmente llegar a Ir√°n” (…).

Con respecto a que los niveles inferiores del Pent√°gono est√°n indignados con Israel por transferir tecnolog√≠a estadounidense a nuestros enemigos, tal vez el Secretario de Defensa James Mattis est√© en algo, como se√Īala Brendon O’Connell. El Pent√°gono est√° siendo auditado por primera vez. Si esta auditor√≠a es leg√≠tima, podr√≠a revelar la ci√©naga israel√≠ del Pent√°gono, con todas las “empresas turbias con v√≠nculos con Israel” recibiendo miles de millones de d√≥lares en contratos de la NSA. El hecho de que James Mattis y el presidente Trump est√©n enfrentados apoya esta afirmaci√≥n. Sin embargo, es muy posible que esta auditor√≠a sea una artima√Īa para darle credibilidad al presidente Trump y no revelar nada de valor. Estoy abierto a ambos puntos de vista; No me inclino por uno u otro, y siempre mantendr√© los ojos abiertos sobre el asunto.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com