November 4, 2020
De parte de Kurdistan America Latina
50 puntos de vista

El 3 de noviembre, Estados Unidos eligi贸 a su pr贸ximo presidente. Las encuestas muestran actualmente al candidato dem贸crata Joe Biden a la cabeza, y una seria posibilidad de que el Partido Dem贸crata tome el control del Senado, ahora en poder del Partido Republicano, que tiene la mayor铆a.

Si este resultado se mantiene, una administraci贸n de Biden y un Congreso liderado por los dem贸cratas brindar铆an oportunidades 煤nicas para cambiar el rumbo sobre Turqu铆a, Siria y los asuntos kurdos.

Las citas de funcionarios son una forma en que la pr贸xima administraci贸n podr铆a realizar este cambio. Hoy en d铆a, la pol铆tica sobre Turqu铆a generalmente recae en personas y departamentos cuyo trabajo se centra en Europa, Eurasia y la OTAN, mientras que la pol铆tica de Siria es competencia de individuos y departamentos centrados en Oriente Medio y el contraterrorismo. Esto crea una desconexi贸n artificial en la respuesta de la pol铆tica estadounidense a los problemas kurdos, donde los desarrollos en un lado de la frontera sirio-turca generalmente se reflejan en el otro.

En cambio, es necesario un enfoque de todo el gobierno. Una administraci贸n de Biden debe designar a personas para puestos relacionados con Turqu铆a, Ir谩n, Irak y Siria, que tengan alg煤n historial en asuntos kurdos, y establecer alg煤n tipo de coordinaci贸n para garantizar que los desarrollos relevantes en estos pa铆ses se vean a trav茅s de la lente de la 鈥減ol铆tica kurda鈥. Esto ayudar铆a a corregir varias suposiciones falsas que han amenazado la estabilidad y seguridad regionales, como la creencia de que la intervenci贸n turca en Siria podr铆a evitarse mediante una 鈥渮ona segura鈥 provisional sin un ajuste de cuentas pol铆tico interno.

La administraci贸n tambi茅n podr铆a involucrarse m谩s abiertamente con los actores pol铆ticos kurdos. Esto ser铆a una ruptura con la tradici贸n dem贸crata y republicana. Como vicepresidente, Biden expres贸 puntos de vista contradictorios sobre Turqu铆a, los kurdos y el conflicto sirio, y la administraci贸n de Barack Obama reaccion贸 al abandono del proceso de paz por parte de Erdogan y la posterior represi贸n de la oposici贸n interna tanto como Trump lo hizo con los ataques a Afrin, Serekaniye y Tel Abyad (Gire Spi).

Hoy, sin embargo, el c谩lculo es diferente: los estadounidenses asocian el apaciguamiento de Turqu铆a con la desastrosa pol铆tica exterior de Trump, y las demandas de los actores pol铆ticos kurdos se alinean con los objetivos de una administraci贸n que busca una pol铆tica exterior basada en la democracia y la paz en lugar de la simpat铆a personal por los aut贸cratas.

Para cambiar de rumbo en Siria, podr铆an apoyar la inclusi贸n de la Administraci贸n Aut贸noma del Norte y Este de Siria (AANES) en las negociaciones de la ONU, un paso que ni Obama ni Trump dieron. Tambi茅n podr铆an proporcionar a la regi贸n un alivio total de las sanciones como parte de un ajuste de cuentas m谩s amplio con las devastadoras sanciones extranjeras que ha impuesto la administraci贸n actual.

Fortalecer la AANES a trav茅s del compromiso diplom谩tico mientras se impulsa una resoluci贸n pol铆tica en Turqu铆a, ayudar谩 a crear las condiciones para que Estados Unidos reduzca su presencia militar en Siria y, en 煤ltima instancia, se retire sin provocar una nueva invasi贸n.

Una nueva administraci贸n tambi茅n deber铆a ser m谩s abierta sobre el compromiso diplom谩tico con la oposici贸n pro-kurda de Turqu铆a. Biden ha declarado que estar铆a dispuesto a hacer esto, otra diferencia con respecto a su mandato como vicepresidente, donde la administraci贸n Obama no impuso consecuencias a Erdogan, ya que la apertura democr谩tica causada por las conversaciones de paz fue aplastada a favor de los arrestos de diputados y alcaldes de la oposici贸n.

El Congreso tambi茅n puede usar este tema para recuperar parte de su poder en pol铆tica exterior como una rama del gobierno en igualdad de condiciones. La cuesti贸n kurda es un 谩rea ejemplar para que el Congreso presente un plan para la pol铆tica de Oriente Medio, que ponga los derechos humanos y la diplomacia en primer lugar, reeval煤e las alianzas fallidas y trabaje para poner fin a guerras interminables, objetivos que muchos de sus electores comparten cada vez m谩s.

Para hacer esto, podr铆an recortar la ayuda de seguridad a Turqu铆a incluida en los presupuestos anuales de defensa, formalizar la prohibici贸n de facto de las transferencias de armas que miembros de ambas partes ya han hecho cumplir, y tomar medidas para sacar a las tropas estadounidenses -y las armas nucleares- del pa铆s. Esto retirar铆a el apoyo estadounidense a las desestabilizadoras aventuras militares de Erdogan y dejar铆a claro a Turqu铆a que su relaci贸n pol铆tica con Estados Unidos ha cambiado.

Estas medidas liberar铆an fondos para esfuerzos proactivos para abordar los desaf铆os existentes en el norte y este de Siria, como la restauraci贸n del recorte de fondos para la reconstrucci贸n por parte de la administraci贸n Trump, o un mayor apoyo para los desplazados internos y las v铆ctimas de abusos de derechos humanos documentados por la ONU en 谩reas donde Trump permiti贸 a Turqu铆a invadir y ocupar.

El Congreso tambi茅n podr铆a presentar una legislaci贸n que muestre lo que Estados Unidos podr铆a imaginar como condiciones necesarias para restaurar la relaci贸n: mejores resultados en materia de derechos humanos, democratizaci贸n y una soluci贸n pac铆fica al conflicto con los grupos kurdos tanto dentro como fuera de las fronteras de Turqu铆a.

Gran parte del plan de acci贸n ya existe. La reciente agresi贸n de Turqu铆a contra kurdos, armenios, griegos y otros, ha llevado a la introducci贸n de muchos proyectos de ley que piden una revisi贸n de la asistencia de seguridad y la cooperaci贸n militar, as铆 como la condena de los abusos de los derechos humanos en el pa铆s. En la d茅cada de 1990, cuando Turqu铆a disfrutaba de una relaci贸n mucho mejor con Estados Unidos que ahora, los miembros del Congreso pidieron el fin de la ocupaci贸n de territorios kurdos en los estados vecinos y exigieron una resoluci贸n pac铆fica del conflicto kurdo.

La pr贸xima administraci贸n tendr谩 muchos desaf铆os que abordar, y deber谩 restablecer tanto las relaciones como las formas m谩s amplias de interactuar con el mundo. Si elige seguir una pol铆tica basada en la paz, la democracia y la moderaci贸n, el uso de herramientas diplom谩ticas y econ贸micas para comprometerse con los actores pol铆ticos kurdos y promover la paz y el pluralismo en Turqu铆a y Siria ser铆a un fuerte primer paso.

FUENTE: Meghan Bodette / North Press Agency / Traducci贸n y edici贸n: Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org