January 6, 2021
De parte de La Haine
1,917 puntos de vista

Espa帽a se hace mayor. En 2068, seg煤n la proyecci贸n del INE, 3 de cada 10 personas seremos mayores de 65 a帽os. Catorce millones de personas, de las cuales casi el 50% tendr谩n m谩s de 80 a帽os, viviremos en casas, barrios, ciudades o pueblos que, a menos que cambiemos de ra铆z el modelo, no estar谩n preparados para las necesidades de este sector de poblaci贸n.

El brutal impacto del COVID-19 en la poblaci贸n mayor ha reabierto un debate: 驴C贸mo son las condiciones de vida de las personas mayores centrado en las residencias? Estos espacios han acumulado el 53% de las muertes por Covid-19. Sin embargo, actualmente solo el 4% de la poblaci贸n mayor vive en residencias y el 80% de ellas supera los 80 a帽os.

Para analizar la incidencia de la crisis sanitaria en las personas mayores proponemos mirar a nuestros barrios. La configuraci贸n actual del paisaje urbano responde a un modelo que genera una fuerte brecha edadista. El urbanismo afecta a la vejez: c贸mo est谩n dispuestas las calles (aceras estrechas y predominio de espacio para el coche) o que haya o no bancos donde charlar facilita o hace imposible tejer redes sociales.

Y, al miedo a la velocidad o al ruido de los coches, ahora se suma el miedo al contagio asociado, torticeramente, al espacio p煤blico. Miedo a que la calle les (nos) haga m谩s vulnerables. Algunas de las restricciones de movilidad e interrelaci贸n de gran parte de la poblaci贸n mayor son previas al estado de alarma. La soledad no deseada, en Espa帽a afecta entre el 30%-50% de las personas mayores, es un tema central en las agendas p煤blicas ya desde antes de marzo de 2020. Recordemos que en enero del 2018, la primera ministra Theresa May cre贸 el Ministerio de la Soledad en Reino Unido. En este sentido, es necesario confrontar el modelo urbano actual -ya que las barreras arquitect贸nicas, f铆sicas y sociales tienen una gran incidencia en la soledad y dependencia de la vejez- repercutiendo en mayores cargas de cuidado, que recaen principalmente sobre mujeres.

Hacia otro modelo de ciudad

驴C贸mo deber铆an ser las ciudades y los barrios cuando casi una de cada 3 personas seamos mayores de 65 a帽os? 驴D贸nde y c贸mo viviremos? 驴Es una buena estrategia 鈥渟acar鈥 las residencias al extrarradio, cuando la mayor铆a de las personas mayores quiere envejecer en su casa y en su barrio? 驴Est谩n las ciudades preparadas para ello? 驴Est谩n las viviendas actuales pensadas para millones de nuevos hogares unipersonales de mayores de 65?

La tarea de repensar y redefinir las arquitecturas del cuidado en los barrios exige enfrentarnos a las cuestiones edadistas y productivistas de las ciudades actuales. Para ello, es fundamental dotar de agencia a mayores, as铆 como a la infancia y adolescencia, para nuevas prioridades desde una perspectiva de las dependencias comunitarias. Es de sumo inter茅s el an谩lisis que realizaron Ana Fern谩ndez e Irati Mogoll贸n en la investigaci贸n, 鈥搚 posterior libro鈥 Arquitecturas del cuidado, donde realizan un estudio de diferentes alternativas de vivienda colaborativa de mayores, que van desde lo p煤blico a lo social-comunitario.

Como dec铆a Amaia P茅rez Orozco, en la comisi贸n de reconstrucci贸n del congreso, es necesaria la 鈥渁rticulaci贸n distinta entre la instituci贸n y la comunidad para ir pensando una l贸gica de lo com煤n鈥. Sin duda, necesitamos m谩s modelos de habitar la vejez, abordando las interconexiones entre la vivienda y su entorno en relaci贸n con la soledad y las dependencias. Ajustar las viviendas para cuando se elige envejecer en casa, en el barrio; promocionar viviendas para quienes eligen vivir en colectivo; y, por 煤ltimo, hacer de los barrios lugares habitables para todas las edades. En este sentido, 驴cu谩les son las urgencias que hoy presentan las casas y los barrios en relaci贸n con el envejecimiento veloz de nuestra sociedad?

Repensando el urbanismo para los retos demogr谩ficos actuales

Algunas de las claves que deber铆amos plantearnos para adaptar las ciudades a las necesidades de la tercera edad:

Reducci贸n de la hostilidad urbana. Las soluciones arquitect贸nicas pasan por hacer la calle habitable, lo que implica ampliar aceras, aumentar la vegetaci贸n y los bancos y crear peque帽os parques y plazas de proximidad.Acompa帽amiento comunitario a personas mayores de 75 a帽os. Creaci贸n de espacios para la comunidad, huertos, talleres de bicis, comedores comunitarios, lavander铆as,鈥 En definitiva, espacios que vertebren la comunidad y propicien iniciativas para fortalecer el cuidado y el control comunitario.Defender el derecho a envejecer en tu casa. Mejorar la accesibilidad universal (f铆sica y cognitiva) tanto en la vivienda como en el bloque, principalmente la inserci贸n de ascensores, rampas y re-dimensionado de puertas y ba帽os. Asimismo, es necesario crear espacios que conecten las viviendas con el exterior, entre lo p煤blico y lo privado.Adaptar las residencias de ancianas y ancianos. Evolucionar hacia equipamientos del modelo hogar, donde las personas puedan decidir algunas cuestiones y sea posible una vejez activa que afiance la participaci贸n social. Es estrat茅gico que las residencias est茅n insertas en barrios.Promover viviendas intergeneracionales y proyectos de vivienda en cesi贸n de uso o alquiler para personas de edades diversas, fomentando el encuentro y cuidado intergeneracional.

Espa帽a envejece y necesitamos modelos urbanos no edadistas. La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto las carencias del modelo urbano actual. Tenemos delante el reto que supone la gesti贸n del h谩bitat y de los cuidados de las personas mayores de las pr贸ximas d茅cadas, es decir, de nosotras mismas. Todo ello nos exige trabajar e investigar colectivamente en soluciones arquitect贸nicas que potencien el envejecimiento activo, creando modelos de vivienda para aumentar la autonom铆a de las mayores, o proyectos de transformaci贸n urbana que den respuesta adecuada a la problem谩tica actual y a los retos demogr谩ficos que se presentar谩n en muy pocas d茅cadas. La posibilidad de vivir en unas condiciones dignas de participaci贸n social est谩 en nuestras manos. Y t煤, 驴c贸mo quieres vivir tu vejez?

Espa帽a envejece y necesitamos modelos urbanos no edadistas que potencien el envejecimiento activo, creando modelos de vivienda para aumentar la autonom铆a de las mayores. La posibilidad de vivir en unas condiciones dignas de participaci贸n social est谩 en nuestras manos. Y t煤, 驴c贸mo quieres vivir tu vejez?

Fuente




Fuente: Lahaine.org