172 puntos de vista

C O M U N I C A D O
Marzo 2022

Este pasado s谩bado 26 de febrero de 2022, nos reunimos en Juchit谩n, Oaxaca, mujeres y disidencias sexo-gen茅ricas de diferentes geograf铆as y procedencias a compartir nuestras experiencias de vida y lucha, desde lo personal, hasta lo colectivo, en peque帽o y en grande, desde el cuerpo y en el territorio, despu茅s de un largo d铆a de trabajo y di谩logo, hemos reflexionado lo que consideramos importante difundir y compartir:

Desde peque帽xs se nos impone la divisi贸n sexual de los roles de g茅nero (la divisi贸n de tareas entre ni帽as y ni帽os), lo cual genera violencia al rechazar tareas de cuidado y trabajo dom茅stico, que se considera son 煤nicamente solo para las mujeres; adem谩s a las ni帽as nos inculcan el matrimonio y la maternidad como 煤nico camino de vida. Todo esto se replica en nuestras organizaciones y luchas, limitando nuestra participaci贸n en procesos organizativos. 

En nuestros hogares y comunidades, como mujeres y disidencias sexo-gen茅ricas sufrimos discriminaci贸n por nuestra forma de vestir, de expresar nuestras identidades y preferencias sexuales. Somos etiquetadas como 鈥渞ebeldes鈥 por ser mujeres divorciadas, organizadas, por decidir dar prioridad a otras actividades que no tienen relaci贸n con las labores del hogar o el cuidado de nuestras familias. No nos permiten descansar, aportar ideas, impulsar y encabezar procesos o proyectos que surjan de nuestros propios intereses, menos a煤n si 茅stos se salen de lo aceptado.

La violencia econ贸mica es otra de las violencias que sufrimos, esta se manifiesta en las madres solteras, las casadas a las que su esposo cela porque les va mejor econ贸micamente, las que optan por modelos de vida autogestivos y, en general, se expresa en todos aquellos 谩mbitos en que las mujeres y disidencias sexo-gen茅ricas decidimos romper con lo socialmente aceptado/construido. En esta violencia tambi茅n entra la dependencia econ贸mica de las mujeres con sus maridos/parejas/familias, as铆 como a la escasa oferta laboral para mujeres y disidencias sexo-gen茅ricas.

En los espacios comunitarios sobrevivimos a contextos de mucha violencia, que van desde las provenientes del Estado, el crimen organizado, los extractivismos empresariales, el despojo de nuestros territorios y tambi茅n la violencia mort铆fera como son los feminicidios, transfeminicidios y toda forma de violencia contra nuestros cuerpos. En las periferias, las mujeres sobrevivimos al despojo de nuestras aguas, territorios y bienes comunes que son extra铆dos para las grandes ciudades, el extractivismo tambi茅n incide en el aumento de enfermedades como el c谩ncer producto de la contaminaci贸n. Esta situaci贸n se agrava al no contar con acceso a la salud en nuestras comunidades.

En las ciudades sufrimos la exclusi贸n sistem谩tica y persecuci贸n al optar por formas de vidas que no se adaptan al sistema capitalista y patriarcal: cuando decidimos generar recursos econ贸micos en planos informales se nos expulsa de espacios p煤blicos, cuando construimos otras formas de relacionarnos con nuestro entorno y/o con otras personas se nos se帽ala y discriminan. La pandemia del Covid-19 redujo nuestras opciones laborales y encima de eso, no nos permit铆an salir a vender.

Tambi茅n las mujeres y las disidencias sexo-gen茅ricas sobrevivimos en territorios que est谩n bajo el control del narcotr谩fico. Que no s贸lo empujan a las personas j贸venes a consumir sustancias sumamente da帽inas para su salud, sino que evita que construyamos proyectos pol铆ticos desde abajo donde nos podamos organizar para denunciar o para construir otras formas de vivir, debido a las amenazas de muerte y atentados en contra de nuestras vidas e integridad f铆sica. Lo m谩s complejo de ello, quiz谩s, es que ya no hay mayor diferencia entre el Estado, el crimen organizado y la estructura militar/policial.

En el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, estamos sobreviviendo a los parques e贸licos, que llegaron en 1994 y ninguna de las comunidades, mucho menos las mujeres, fueron consultadas al respecto. Esto afect贸 directamente nuestra flora, fauna y nuestras posibilidades para trabajar la tierra. Aument贸 la contaminaci贸n y con ello afect贸 directamente nuestra salud. Adem谩s, con estos parques llegaron muchos hombres, obreros y trabajadores de las empresas, poniendo nuestros cuerpos en riesgo y convirtiendo a las ni帽as y mujeres de nuestra regi贸n en sus objetos de consumo. Tenemos pocas opciones para reproducir y defender la vida, por eso estamos organizadas.

El Istmo es un punto estrat茅gico y generador energ茅tico para empresas privadas y trasnacionales, mientras que en nuestras comunidades padecemos la imposici贸n de altas tarifas de electricidad a pesar de que nuestros hogares y vidas son muy austeras en el consumo energ茅tico. No s贸lo cargamos con el impacto sobre nuestros territorios, pareciera que adem谩s nos quieren cobrar dinero por despojarnos de nuestros territorios, aguas y vientos.

En el Estado de M茅xico y en general las periferias de las grandes ciudades, se ven despojadas de sus bienes comunes (agua, energ铆a) para abastecer los centros. van en detrimento para abastecer zonas m谩s privilegiadas con terribles consecuencias generadas por las grandes industrias, que fueron promesas de desarrollo que nunca se ha visto reflejado en nuestras vidas y en nuestra econom铆a. Las afectaciones van desde el despojo de nuestros territorios, comunidades y la falta de alternativas para existir, hasta el aumento de enfermedades gracias a la alta contaminaci贸n y la imposibilidad de optar por formas m谩s agradables para sobrevivir. Adem谩s, nuestras vidas como mujeres se encuentran en constante peligro en las calles, en las escuelas o trabajos, y muchas de nosotras, no estamos seguras ni tranquilas dentro de nuestros hogares. En todo momento vivimos bajo el yugo de la violencia feminicida y patriarcal.

En Morelos estamos en resistencia en contra la termoel茅ctrica, gasoductos, ampliaci贸n de autopista, miner铆a y complejos tur铆sticos. El turismo tambi茅n es una forma de despojo, que nos quita territorio y nos arroja a servir a las personas turistas que llegan a contaminar nuestros territorios.

En Jalisco sobrevivimos al despojo por la industria y uno de nuestros r铆os ha sido reconocido como uno de los m谩s contaminados de Latinoam茅rica e incluso del mundo, seg煤n Naciones Unidas. Hace 40 a帽os el municipio fue declarado de vocaci贸n industrial, conforme ha crecido la ciudad de Guadalajara ha crecido la contaminaci贸n porque el r铆o sirve como desag眉e de sus drenajes. Hay incineradores biol贸gicos infecciosos. Es considerada una ciudad industrial porque produce mucho dinero, pero genera m谩s da帽os a largo plazo por la contaminaci贸n. Hace dos a帽os quer铆an instalar una termoel茅ctrica y al momento de oponernos, el presidente dijo: 鈥溌縫or qu茅 se quejan de tener un enfermo renal en su casa si les da para trabajar?鈥 En todas las casas hay enfermos renales, de c谩ncer, toda la industria produce m煤ltiples enfermedades. Nos enfrentamos ante un monstruo que ha impuesto enfermedad y muerte y ha diluido nuestra identidad y fuerza como comunidad.  Las empresas van de la mano con el gobierno y el crimen organizado, han fomentado todo este infierno medioambiental. No es casualidad, que Juanacatl谩n sea el que tiene mayor n煤mero de feminicidios, desapariciones, fosas. Esto hace que la gente viva con miedo y hace muy dif铆cil que pueda organizarse.

En el Istmo, ahora tenemos tambi茅n la amenaza del interoce谩nico. El cual va a afectar todo: van a derribar varias partes de bosque para ampliar las v铆as, contaminar谩n las aguas y con ello vendr谩n m谩s enfermedades. Todo eso viene desde Chiapas hasta toda la regi贸n, todo el estado, y tambi茅n el de Veracruz, en la parte de Oaxaca se est谩n abriendo carreteras m谩s grandes donde se van a conectar todos los megaproyectos. El interoce谩nico es una puerta para el gran capital y un muro de contenci贸n para las personas migrantes que intentan llegar a Estados Unidos. Por ello es clave compartir nuestras experiencias, para que las compa帽eras que resisten en el Istmo tengan referencia de la historia de los corredores industriales y los efectos negativos sobre las comunidades, la naturaleza y las mujeres. Los megaproyectos vienen acompa帽ados de procesos de much铆simas violencias.

Ante todo, este contexto de despojo y muerte, hemos decidido y acordado lo siguiente:

鈥 Construiremos redes de contrainformaci贸n para compartir experiencias sobre los distintos procesos que atravesaron nuestras comunidades, territorios y nosotras: las mujeres y las disidencias sexo-gen茅ricas. Para esto, crearemos procesos de formaci贸n y b煤squeda de informaci贸n sobre las empresas que quieren entrar en nuestros territorios para construir argumentos que no puedan desmentir.

鈥 Necesitamos m谩s encuentros para compartir informaci贸n y experiencias. Es necesario pensar en un encuentro nacional de mujeres en contra del despojo territorial y en repudio a la violencia que acompa帽an los megaproyectos de muerte y de desarrollo. En 茅l, debemos hablar de lo que nos duele con otras compa帽eras, no juzgarnos entre mujeres y disidencias sexo-gen茅ricas y generar redes de cuidado entre nosotrxs.

鈥 Continuaremos moviliz谩ndonos en contra del gobierno y las empresas extractivistas.
鈥 Es indispensable generar espacios socio educativos, l煤dicos, de ense帽anza y aprendizaje mutuo que sirva como espacio para compartir informaci贸n y posibilite procesos organizativos.

鈥 Convocamos a todos los procesos organizativos de mujeres, disidencias sexo-gen茅ricas ind铆genas, rurales, urbanas y de qui茅nes viven todos los tipos de opresi贸n a continuar creando alianzas de conocimientos, saberes y acci贸n.

Desde Juchit谩n, Oaxaca:

隆CONTRA EL PATRIARCADO Y EL CAPITALISMO!

隆NUESTRAS LUCHA ES POR LA VIDA!

隆NI NUESTROS CUERPOS NI NUESTROS TERRITORIOS, SON MERCANC脥A!

隆SOMOS GUARDIANXS, DEFENSORXS, GUERRERXS, SOMOS TIERRA Y TERRITORIO!

隆AQU脥 EST脕 LA RESISTENCIA TRANS Y TODA IDENTIDAD QUE NO SE APEGUE A LA NORMA ESTABLECIDA!

FUERA PROYECTOS EXTRACTIVISTAS Y NEOLIBERALES DE NUESTROS TERRITORIOS

隆EL ISTMO ES NUESTRO隆
NO DEL INTEROCE脕NICO




Fuente: Tierrayterritorio.wordpress.com