September 22, 2022
De parte de Briega
276 puntos de vista

Un año más el Ateneo de Santander acoge charlas del grupúsculo neonazi “Alfonso I”. Es una historia que viene de lejos, puesto que no es la primera vez que esta institución permite la realización de actos políticos de esta organización.

Alfonso I a pesar de ser una organización abiertamente fascista, relacionada con multitud de ataques tanto a personas como a colectivos que ellos consideran enemigos, necesita vestirse de un aura de seriedad para expandir su discurso de odio mas allá de de su pequeño reducto de extremistas. Esto no seria posible sin la colaboración necesaria de instituciones como el Ateneo de Santander, que les permite alcanzar ese objetivo en un marco propagandístico incomparable, al presentarlos como una asociación cultural aceptable, capaz de exponer sus ideas en un lugar respetable como es el Ateneo de Santander.

Nos gustaría pensar que esto se debe al desconocimiento de los objetivos, y los medios para conseguirlos, de esta organización por parte de la dirección del ateneo. El problema es que debemos recordar que no solo no es la primera vez que se realizan y denuncian este tipo de actos en la sede del ateneo, si no que ya se aprobó por unanimidad en el año 2019 por parte de la presidencia de la institución el veto a futuros actos de Alfonso I en su seno.

Nosotros nos preguntamos que es lo que ha podido pasar para que se vuelvan a acoger estas charlas en un espacio que ademas de estar financiado con dinero publico, se define como enfocado “a la defensa y fomento de los valores morales y materiales de la región cántabra”, es decir, sus estatutos entran en directa contradicción con los valores que este grupo neonazi defiende.

Debemos así mismo recordar que no sólo el ateneo en el pasado vetó las actividades de este grupúsculo, si no que otros espacios como el “Hotel NH” o el “Hotel Silken” ya cancelaron en el pasado actividades suyas al descubrir el cariz de estas mismas.

Sabemos que en las épocas de crisis pueden nacer monstruos y nosotros estamos viviendo cada vez tiempos mas convulsos. La historia nos enseña que ocurre cuando estas ideologías se acercan al poder, pero también nos enseña que esto hubiese sido imposible sin el apoyo, directo o indirecto, de muchos que, a pesar de no compartir sus ideas, les ofrecían un altavoz para expandirlas.

Por ello, como habitantes de esta ciudad debemos exigir una vez más al Ateneo de Santander que respete sus estatutos, que respete sus acuerdos y sobretodo que se respete a si mismo y cancele tanto esta charla como todas las futuras que estos grupos intolerantes y violentos puedan proponer.




Fuente: Briega.org