July 1, 2022
De parte de AntiCapitalistas
208 puntos de vista


El 24 de junio de 2022, en la frontera entre Nador y Melilla, la acción coordinada entre la gendarmería marroquí y la policía española para evitar un salto a la valla fronteriza daba como resultado una autentica matanza, al menos, que sepamos, murieron unas 40 personas y otras tantas fueron gravemente heridas. En lo que es hasta la fecha la mayor tragedia registrada en las fronteras terrestres europeas. Una intervención criminal que fue respalda por el presidente del gobierno Pedro Sánchez, alabando el “trabajo coordinado de la gendarmería marroquí y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para repeler ese asalto” que fue catalogado como un “asalto organizado y violento”. Este indignante apoyo político por parte de Sánchez y de su gobierno a la matanza en la frontera les convierte en corresponsables con el gobierno marroquí de este horrendo crimen.

Esta matanza inaugura la “nueva etapa” en las relaciones entre España y Marruecos que se estableció después de que el gobierno español respaldara públicamente la propuesta de la autocracia Marroquí de un régimen de autonomía para el Sáhara. Abalando la ocupación del Sáhara occidental por parte de Marruecos y modificando la tradicional postura de equidistancia española sobre el conflicto que defendía “una solución política, justa, duradera y mutuamente acordada en el marco de Naciones Unidas”. Todo a cambio de que Marruecos siga haciendo de matón de las fronteras europeas.

El desprecio que mostraron la policía española y marroquí hacia las personas heridas es la clara expresión de la mortífera política de externalización de fronteras que mantienen España y la Unión Europea con la satrapía de Marruecos. Esta situación es el producto de unas políticas que se sustentan desde el racismo institucional. Con el único fin de garantizar que las personas migrantes son desprovistas de cualquier tipo de derecho, como mano de obra explotable en el conjunto de Europa. La política fronteriza se constituye así como una garantía para el propio capitalismo que ve en ellas la forma de animar la división y la competencia en el seno de la clase trabajadora.

Los mismos que hablan con términos como “invasión” o “ataque a la integridad territorial española” son los que aplauden el neocolonialismo de las multinacionales europeas en África que esquilman sus recursos y acabando con las formas tradicionales de economía y subsistencia. Provocando un auténtico éxodo como efecto boomerang de las políticas extractivistas neocoloniales.

  • Desde Anticapitalistas queremos mostrar nuestra solidaridad y pésame a las familias de cada uno de los jóvenes que han perdido la vida y reclamamos que las autoridades marroquíes identifiquen a todas las víctimas y pongan todos los medios para repatriar los cuerpos a sus familias.
  • Exigimos el cese inmediato de la necropolítica migratoria de la Europa fortaleza y la externalización de fronteras que condenan a la muerte a cientos de personas y a otras miles para servir como ejército de reserva del capitalismo europeo. No nos cansaremos de pedir derechos para todas y para todos. Y seguiremos peleando por la regularización de todas las personas migrantes como derecho y como herramienta para reforzar el poder del conjunto de la clase trabajadora frente a las clases dominantes.
  • Esta matanza no puede quedar impune, por ello exigimos una investigación independiente, imparcial e internacional que lleve ante la justicia a todos los responsables tanto materiales como políticos.
  • El cese de la externalización de fronteras pasa por dejar de utilizar a Marruecos como policía de nuestras vallas y no ceder ante sus chantajes, negándose a aceptar la ocupación ilegal del Sáhara occidental.
  • Grande-Marlaska no puede seguir ni un día más al frente del Ministerio del Interior y debe de ser cesado. Quienes desde el Gobierno sostienen la política fronteriza por acción o omisión se hacen corresponsables de las decisiones del mismo y como tal deben de ser considerados.

Para acabar, animamos a todas y todos a acudir a las movilizaciones convocadas en estos días en todo el Estado frente a la matanza acometida por las fuerzas de seguridad en Melilla, así como a participar activamente contra el racismo institucional y el sistema capitalista que lo sostienen.





Fuente: Anticapitalistas.org