October 13, 2020
De parte de La Peste
247 puntos de vista

El 12 de octubre de 1492, es para la historia occidental uno de los hitos que da inicio a la modernidad con los viajes de expansi贸n en busqueda de nuevas tierras para la riqueza europea; La llegada de los colonos a este continente al que llamaron 鈥淎m茅rica鈥 no solo fue el comienzo de la muerte y la explotaci贸n de cada uno de los rincones de la amplia naturaleza que compone Abya Yala (Am茅rica), sino que tambi茅n la destrucci贸n de los pueblos que la habitaban. Este hecho para nosotrxs no es un encuentro de dos mundos, es una invasi贸n, un etnocidio, es la muestra de la prepotencia hist贸rica de occidente.

En busqueda de recuperar nuestra memoria hist贸rica y ancestral nos planteamos repensar, resignificar e indagar las formas de vida que existian (y que a煤n existen en algunos territorios) antes de la irrumpci贸n colonial; es as铆 como nuestros primeros habitantes buscaban su destino bajo una din谩mica propia, con sus c贸digos, sus lenguajes, sus modos individuales y colectivos. En definitiva desde su propia percepci贸n y deseo. Bajo un imaginario colectivo que era lo suficientemente diferente como para entenderlo desde una visi贸n occidental, europea, de ocupaci贸n avallazadora.

Fue as铆 que a trav茅s de diversos mecanismos de apropiaci贸n cultural, pol铆tica y social se hicieron de esta franja, de estas tierras, y no s贸lo para dominar a aquellos habitantes que aqu铆 viv铆an, sino para dominar todo; desde su manera de comunicar, de aprender, de saber, de pensar y de hacer, es decir, una destrucci贸n que pretendi贸 la desaparici贸n de todo lo que no fuese blanco, europeo, cat贸lico, heterosexual y patriarcal. Dichos mecanismos de apropiaci贸n y destrucci贸n cultural tan propios de occidente, se impusieron a sangre y fuego tan profundamente que hoy, despu茅s de m谩s de 500 a帽os, persisten en nuestra geograf铆a, en las formas de hacer y entender lo que es cultura y en una psiquis que sigue sosteniendo la colonizaci贸n; una colonizaci贸n del todo, del cuerpo, del territorio, de lo pol铆tico, de lo social, de la econom铆a e incluso de lo m谩s personal o intimo; de lo subjetivo, de lo particular e incluso de la imaginaci贸n. La historia, los relatos y conversaciones cotidianas develan el racismo y la no identificaci贸n de nuestros origenes indigenas. Hemos desarrollado un colonialismo interno que, lejos de querer eliminar y combatir, muchxs abrazan como baluarte de vida.

La dominaci贸n colonial se ve reflejada, respaldada e institucionalizada de manera t谩cita en todos los Estados-Naci贸n que se levantaron en el Abya Yala, desde sus origenes racistas hasta nuestros d铆as, es un modelo que nos tiene sujetadxs a su jurisdicci贸n y a sus requerimientos que no conciben, ni mucho menos respetan la existencia aut贸noma de los pueblos ind铆genas que lograron sobrevivir a la masacre. Ahora, como al principio, al igual que nuestrXs hermanxs indigenas debemos recordar esta fecha, no como el mal llamado 鈥渆ncuentro de dos mundos鈥 sino para recordar que otro mundo s铆 fue posible, y que debemos recuperar; recuperar la comunidad con la tierra, el agua, el aire, el alimento, una forma de comprender y sentipensar el entorno que habitamos desde el respeto y el amor.Por todo, insistimos, en que no fue un encuentro de dos mundos, fue una masacre capitalista-racista-patriarcal que nos impuso todo lo que somos hoy, por lo cual entendemos la emancipaci贸n con la destrucci贸n de toda institucionalidad que sostiene este engranaje colonial. Otro mundo es posible, s铆. Pero hecho desde nosotrxs, desde nuestra propia concepci贸n del mundo, rescatando lo que hace siglos ya nos vienen ense帽ando los pueblos originarios de Abya Yala y que la colonizaci贸n interrumpi贸.

Recuperar, vivir, hacer y construir.

Grupo Antirracista de Santiago12 de octubre del 2020




Fuente: Lapeste.org