December 1, 2022
De parte de Anticarcelarias
272 puntos de vista

El exterminio f铆sico y moral de los combatientes revolucionarios y de los prisioneros pol铆ticos, o el forzamiento a la renuncia pol铆tica y al arrepentimiento, es un objetivo sin tiempo por parte del Estado y del capital. Para alcanzar este objetivo, los Estados han creado condiciones especiales de detenci贸n y de aislamiento para aquellos que han empu帽ado las armas contra el r茅gimen, para aquellos que llaman 芦terroristas禄.

Uno de los ejemplos de detenci贸n especial hoy es el modelo italiano bajo el art铆culo 41 bis.

Seg煤n la ley italiana, el ministro de la 鈥楯usticia鈥 tiene el derecho de revocar las normas sobre el tratamiento de algunos detenidos y ordenar el traslado en condiciones especiales de detenci贸n. Las condiciones especiales a las cuales se refiere el art铆culo 41 bis imponen el completo aislamiento social y sensorial, limitando los contactos con otros reclusos, restringiendo las visitas a una vez al mes s贸lo con los familiares, sin contacto f铆sico y con la mampara de cristal divisoria, limitando o prohibiendo la correspondencia y la tenencia de libros, reduciendo el tiempo de patio a una (1) hora al d铆a y aumentando el tiempo de reclusi贸n en la celda.

Estas condiciones son una forma de tortura destinada a aplastar a los militantes prisioneros y en general a aquellos que se encuentran en este r茅gimen de detenci贸n.

El compa帽ero anarquista Alfredo Cospito, condenado por acciones de la Federaci贸n Anarquista Informal (FAI), se encuentra en este r茅gimen desde el 5 de mayo de 2022, recluido en la prisi贸n de Bancali (en Sassari), en Cerde帽a, por orden del exministro de la 鈥淛usticia鈥 Marta Cartabia. Desde el 20 de octubre, el compa帽ero ha empezado una huelga de hambre contra el r茅gimen de aislamiento. En solidaridad con el compa帽ero Alfredo, tambi茅n los compa帽eros Juan Sorroche, desde el 25 de octubre, Iv谩n Alocco, encarcelado en Francia, desde el 27 de octubre, y la compa帽era Anna Beniamino, desde el 7 de noviembre, se encuentran en huelga de hambre.

Esta pol铆tica represiva de los Estados con las condiciones especiales de detenci贸n es un aspecto que ha sido aviado desde hace a帽os y que ha evolucionado y crecido.

El inicio lo han emprendido los EE.UU., ya en los a帽os Sesenta, con las unidades de alta seguridad dentro de las c谩rceles donde eran detenidos miembros de organizaciones como los Panteras Negras y el Black Liberation Army.

En la d茅cada de 1970, el Estado de la Alemania Occidental construy贸 las celdas blancas en Stammheim, donde estaban detenidos los miembros de Rote Armee Faktion, cuatro de los cuales fueron asesinados en el 1976-77.

Gran Breta帽a instituy贸 condiciones carcelarias especiales para los prisioneros del Irish Republican Army, condiciones bajo las cuales 10 prisioneros del IRA murieron en huelga de hambre en 1981. Esto coincidi贸 con la reforma del gobierno Thatcher de la 茅poca que anul贸 el r茅gimen penitenciario anterior, no reconociendo el estatus pol铆tico de los combatientes del IRA encarcelados.

En Espa帽a, las unidades FIES han creado condiciones especiales de detenci贸n, mientras que en el a帽o 2000 el Estado turco ha creado las prisiones de tipo F鈥 para aislar y aplastar a los combatientes revolucionarios que hasta entonces hab铆an vivido en comunidades, reagrupados en las celdas de las secciones.

Cuando los revolucionarios turcos se declararon en huelga de hambre en diciembre de 2000, muchos fueron asesinados tras la intervenci贸n de las fuerzas de seguridad y del ej茅rcito.

La gran hipocres铆a de los Estados y de las autoridades judiciales es que, si mientras no reconocen el estatus de los prisioneros pol铆ticos u opositores pol铆ticos fuera del sistema representativo estatal, aplican leyes especiales, las llamadas 芦antiterroristas禄, establecen tribunales especiales dentro de las prisiones y establecen condiciones especiales de detenci贸n para los componentes de organizaciones de guerrilla, para los combatientes revolucionarios.

El Estado italiano es uno de los m谩s innovadores en el desarrollo de esta pol铆tica represiva.

A finales de la d茅cada de 1970, cuando el Estado italiano se enfrentaba a una guerrilla a alta intensidad, moderniz贸 su propio arsenal penal introduciendo una legislaci贸n 芦antiterrorista禄, al mismo tiempo que creaba prisiones especiales o secciones especiales de seguridad, destinadas principalmente a los componentes de las organizaciones de guerrillas, como las Brigadas Rojas. Tambi茅n estuvo la ley Cossiga, implementada entre 1978 y el 1983, que legaliz贸 la tortura para obtener informaciones con el fin de desmantelar las organizaciones armadas, y tambi茅n se aprobaron leyes subre los arrepentidos.

El r茅gimen detentivo del art铆culo 41 bis es una evoluci贸n peyorativa de esta pol铆tica represiva.

Adem谩s del compa帽ero Cospito en este r茅gimen hay tres (3) prisioneros pol铆ticos, militantes de las Brigadas Rojas por la construcci贸n del Partido Comunista Combatiente, detenidos en el 2003, Nadia Lioce, Marco Mezzasalma y Roberto Morandi.

Otra compa帽era prisionera, tambi茅n ella militante de las BR-PCC, Diana Blefari, durante a帽os detenida en aislamiento bajo el r茅gimen del 41 bis, se ha suicidado.

Es cierto que incluso aqu铆 en Grecia el Estado sue帽a con condiciones de detenci贸n similares para los combatientes revolucionarios.

Un primer intento de implementar tales condiciones han sido las c谩rceles de tipo C en el 2014, construidas principalmente para los condenados por acciones armadas, pero que han sido abolidas despu茅s de una huelga de hambre por parte de prisioneros pol铆ticos y anarquistas en la primavera del 2015.

Hoy, con el nuevo c贸digo penal que ha votado recientemente el gobierno de N茅a Dimokrat铆a, se est谩n formando prisiones o departamentos 芦a alta seguridad禄 destinados, entre otras cosas, a los detenidos condenados por actividades de guerrilla -art铆culo 19A del C贸digo Penal-, es decir, seg煤n la ley 芦antiterrorista禄, la 187A, as铆 como para otros prisioneros 芦indisciplinados禄. Para estas prisiones de 芦mayor seguridad禄 hasta el momento no existe un cuadro claro de cuales condiciones prevalecer谩n dentro de ellas, pero es muy probable que el Estado griego intentara actuar condiciones de aislamiento seg煤n los modelos estadounidenses y europeos, acerc谩ndose al art铆culo 41 bis existente en Italia, dejando as铆 de lado las normas sobre el trato de los detenidos por como est谩n aplicadas en el resto de las prisiones griegas.

Las luchas contra tales condiciones de detenci贸n, que constituyen formas de tortura, son imperativas en el marco de la lucha contra el Estado y el capital.

Por esto ning煤n prisionero como el compa帽ero Alfredo Cospito deber铆a ser dejado solo.

SOLIDARIDAD AL COMPA脩ERO ANARQUISTA ALFREDO COSPITO

SOLIDARIDAD CON TODXS LOS COMBATIENTXS REVOLUCIONARIXS IMPENITENTES

Los miembros encarcelados de Lucha Revolucionaria

Pula Roupa 鈥 Nikos Maziotis




Fuente: Anticarcelaria.org