July 28, 2021
De parte de La Haine
224 puntos de vista


Partieron de la granjita Siboney los autom贸viles de los asaltantes del Cuartel Moncada. Simult谩neamente hac铆an lo mismo hombres y mujeres que se dispon铆an asaltar el Cuartel 鈥淐arlos Manuel de C茅spedes鈥 en Bayamo, y el hospital y palacio de los tribunales en la capital de la provincia.

Poco m谩s de cien revolucionarios que ard铆an de impaciencia y coraje. La mayor铆a eran j贸venes del Partido Ortodoxo que abrazaban la lucha armada contra una dictadura. A la cabeza de ellos estaba un abogado y ex candidato a diputado en frustradas elecciones parlamentarias: Fidel Alejandro Castro Ruz, de 27 a帽os, hijo de un hacendado, 脕ngel Castro Argiz, inmigrante gallego.

El objetivo que se persegu铆a era convocar una insurrecci贸n popular para derrocar a la dictadura del ex sargento -auto encumbrado a general- Fulgencio Batista.

El prop贸sito no se logr贸. La rebeli贸n armada signific贸 una sangrienta derrota militar para los revolucionarios.

El pu帽ado de sobrevivientes, entre ellos Fidel Castro -que en el juicio que los conden贸 a prisi贸n hizo su defensa con un macizo discurso que se conoce como 鈥淟a historia me absolver谩鈥-continuaron la lucha en prisi贸n, en el exilio y en la guerrilla, hasta la victoria de enero de 1959.

Ha pasado m谩s de medio siglo de triunfos, errores y desventuras de la Revoluci贸n Cubana, asediada sin pausas por el imperio yanqui. El calendario de agresiones a Cuba registra cuanto pueda imaginar el cerebro enfermo de odio de un Cal铆gula nuclear. La invasi贸n de mercenarios por Playa Gir贸n en 1961, los intentos para asesinar a Fidel 鈥揹esde el fusil con mira telesc贸pica al veneno oculto en un cigarro-, la formaci贸n y pertrechamiento de bandas en el Escambray, la introducci贸n en el pa铆s de enfermedades contagiosas, la destrucci贸n con elementos qu铆micos de ca帽averales y siembras, el sabotaje a instalaciones industriales, la explosi贸n del barco 鈥淟a Coubre鈥 en el puerto de La Habana, el espionaje a茅reo y electr贸nico, el financiamiento de conspiraciones y -para resumir tanta iniquidad-: el bloqueo, la acci贸n m谩s despiadada e inhumana contra un pueblo que conoce la historia.

El bloqueo yanqui intenta estrangular por hambre, carencias y enfermedades a todo un pueblo. La historia no registra un crimen m谩s aborrecible que el que viene cometiendo EE.UU. contra Cuba. Jam谩s una naci贸n se ha visto -como sucede con Cuba- presionada a tal extremo por la potencia militar y econ贸mica m谩s grande del mundo que intenta obligarla a arrodillar su dignidad y rendir su independencia y soberan铆a. Pero ha sido la dignidad de Cuba, recuperada por el proceso que comenz贸 aquella madrugada de 1953 en la granjita Siboney de Santiago de Cuba, la que ha resistido todos los golpes mafiosos de EE.UU. Cuando se escriba la historia de este periodo hist贸rico, sin duda, la responsabilidad criminal de EE.UU. avergonzar谩 a los ciudadanos norteamericanos, como ya comienza a suceder. La ciudadan铆a decente e informada de EE.UU. est谩 del lado del David del Caribe que desaf铆a a la Casa Blanca y al Pent谩gono.

En Am茅rica Latina tenemos que trazar lazos de unidad con la solidaridad que Cuba despierta en EE.UU., Europa, 脕frica y Asia.

Sobre todo nosotros, latinoamericanos, hermanos de Cuba, tenemos el deber de abrazar la isla con el afecto, admiraci贸n y solidaridad activa que ha ganado con su valor antimperialista.

En las actuales horas dif铆ciles -quiz谩s las m谩s amargas de su historia-, Cuba necesita esa solidaridad para ayudarla a fortalecer sus reservas morales y pol铆ticas, corregir -como est谩 haciendo- sus errores e insuficiencias y oponer una vez m谩s la unidad de su pueblo a las amenazas del imperio.

puntofinalblog.cl




Fuente: Lahaine.org