September 27, 2021
De parte de SAS Madrid
333 puntos de vista


La Justicia ha impuesto condenas de hasta dos a帽os de c谩rcel a dos trabajadoras de una residencia de ancianos de Madrid por acabar con la vida de un interno. Las dos le echaron la cabeza hacia atr谩s y le taparon la nariz para obligarle a comer y tomarse sus medicinas, lo que termin贸 asfixi谩ndole a los pocos minutos. 

Los casos de COVID-19 en residencias se han reducido un 95% desde que hace efecto la vacunaci贸n

Los hechos, seg煤n la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid a la que ha tenido acceso elDiario.es, tuvieron lugar en la residencia La Suiza Santa Rita de la localidad madrile帽a de Robledo de Chavela en marzo de 2015. El hombre, de cincuenta a帽os y que llevaba poco m谩s de doce meses interno, padec铆a diversas patolog铆as y se negaba a cenar el flan en el que una trabajadora de la residencia hab铆a puesto sus medicinas. 

Fue entonces cuando la auxiliar de geriatr铆a decidi贸 obligarle a comer. Durante siete minutos estuvo introduci茅ndole cucharadas de flan en la boca y d谩ndole vasos de agua mientras le echaba la cabeza hacia atr谩s y le tapaba la nariz para evitar que pudiera escupir la cena de nuevo. En un momento dado la supervisora del centro se uni贸 a la maniobra d谩ndole tambi茅n un vaso de agua y sujet谩ndole la cabeza. 

Poco m谩s de diez minutos despu茅s, el hombre hab铆a muerto. La comida introducida por la fuerza hab铆a invadido sus v铆as respiratorias y ni siquiera la maniobra Heimlich practicada por otra persona consigui贸 salvar su vida. Falleci贸 asfixiado en lo que los forenses definieron como una “muerte violenta” y todo qued贸 grabado por las c谩maras de seguridad del centro. 

Unas grabaciones clave para cimentar las condenas que acaban de ser declaradas firmes por la Audiencia Provincial de Madrid por delitos de homicidio por imprudencia grave. Dos a帽os de c谩rcel para la auxiliar de geriatr铆a que empez贸 a obligarle a comer y un a帽o y medio para la supervisora que tambi茅n intervino. La aseguradora tendr谩 que hacerse cargo de las indemnizaciones de los tres hermanos como responsable civil directa, y la residencia tambi茅n como responsable civil subsidiaria: 40.000 euros para cada uno. 

Maniobra “incorrecta y muy peligrosa”

Fuentes del caso explican a este peri贸dico que la auxiliar de geriatr铆a ni siquiera recurri贸 su condena ante la Audiencia y que la otra condenada no ha recurrido esta segunda sentencia, por lo que el caso se encuentra en fase de ejecuci贸n a la espera de saber si tienen que entrar en prisi贸n a cumplir condena. Sus defensas han solicitado que se suspenda la ejecuci贸n de la condena de c谩rcel al no tener antecedentes penales. 

Los jueces no escatiman en adjetivos para describir la t茅cnica inmovilizadora con la que pretend铆an obligar a cenar a la v铆ctima. Fue “incorrecta y muy peligrosa, pues al mantenerle la cabeza hacia atr谩s dificultaron e, incluso, impidieron la degluci贸n, provocando que la comida se fuera por la v铆a respiratoria”, seg煤n declaran probado los jueces. Una “muerte violenta”, dijeron los forenses, que no fue provocada por un posible ataque de epilepsia de los que padec铆a habitualmente. 

Los magistrados, con la magistrada Rosa Mar铆a Quintana como ponente, rechazan el recurso de la considerada como supervisora, que cuestionaba tener ese estatus dentro de la residencia donde trabajaba desde hac铆a medio a帽o. Ella, seg煤n la Audiencia, “observ贸 toda la actuaci贸n de su compa帽era. No solo no hizo nada para detener a B谩rbara sino que colabor贸 activamente” en la maniobra y su comportamiento “en modo alguno puede subsumirse en una imprudencia leve, sino grave, concausa y determinante” en la muerte. Las dos son inhabilitadas para trabajar en residencias durante varios a帽os. 

La sentencia tambi茅n rechaza el recurso de la aseguradora y la residencia, declaradas responsables civiles a hacerse cargo de las indemnizaciones. Pretend铆an reducir el dinero que tienen que pagar a los familiares y la Audiencia contesta esgrimiendo “el car谩cter especialmente doloroso de una muerte por ahogamiento (…) que se produjo en un lugar que se pensaba seguro para una persona enferma”. 

Desde la residencia explican a elDiario.es que no ten铆an constancia de la sentencia pero recuerdan que las dos trabajadoras fueron inmediatamente despedidas y explican que, desde entonces, han “actualizado los protocolos” para afrontar situaciones de ahogamiento y han obtenido tecnolog铆a para hacer frente a posibles asfixias. 

Enlace relacionado ElDiario.es (27/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org