March 2, 2022
De parte de La Haine
2,637 puntos de vista

El reconocido soci贸logo portugu茅s analiza las sucesivas decisiones pol铆ticas internacionales que intentan mantener un mundo unipolar que ya no existe, y que llevaron al actual conflicto armado en Ucrania donde, para defenderse a s铆misma y a las rep煤blicas del Donbass, Rusia necesita atacar. El rol de EEUU, Europa (especialmente Alemania) y China en el sombr铆o mundo que se prefigura si EEUU no acepta que ya no es la potencia hegem贸nica.

La soberan铆a de Ucrania no puede cuestionarse. La invasi贸n de Ucrania es ilegal y debe ser condenada. La movilizaci贸n de civiles decretada por el presidente de Ucrania puede considerarse un acto desesperado, pero presagia una futura guerra de guerrillas. Putin deber铆a tener en cuenta la experiencia de EEUU en Vietnam: el ej茅rcito regular de un invasor, por poderoso que sea, acabar谩 siendo derrotado si el pueblo en armas se moviliza contra 茅l. Todo esto augura p茅rdidas incalculables de vidas humanas inocentes. Apenas recuperada de la pandemia, Europa se prepara para un nuevo desaf铆o de proporciones desconocidas. La perplejidad ante ello no podr铆a ser mayor.

La pregunta es: 驴c贸mo y por qu茅 hemos llegado hasta aqu铆? Hace treinta a帽os Rusia (entonces la Uni贸n Sovi茅tica) sali贸 derrotada de la Guerra Fr铆a, se desmembr贸, abri贸 sus puertas a la inversi贸n occidental, desmantel贸 el Pacto de Varsovia (el equivalente sovi茅tico de la OTAN), los pa铆ses de Europa del Este se emanciparon de la subordinaci贸n sovi茅tica y prometieron democracias liberales en una amplia zona de Europa. 驴Qu茅 ha pasado desde entonces para que Occidente vuelva a enfrentarse ahora a Rusia?

Dada la diferencia de poder entre Rusia y las potencias occidentales en 1990, la respuesta m谩s inmediata apunta a que esto se debe a la absoluta ineptitud de los l铆deres occidentales para capitalizar los dividendos del colapso de la Uni贸n Sovi茅tica. Sin duda, la ineptitud es evidente y define bien el comportamiento de la Uni贸n Europea a lo largo de estos a帽os. Ha sido incapaz de construir una base s贸lida para la seguridad europea que obviamente tendr铆a que construirse con Rusia, y no contra Rusia, aunque solo fuera para honrar la memoria de einticuatro millones de muertos, el precio que Rusia pag贸 para liberarse y liberar a Europa del yugo nazi.

Pero esta respuesta es insuficiente si tenemos en mente la pol铆tica exterior de EEUU en los 煤ltimos treinta a帽os. Con el fin de la Guerra Fr铆a, EEUU sinti贸 que era el due帽o del mundo, un mundo que finalmente era unipolar. Las potencias nucleares que pod铆an amenazarlo fueron neutralizadas o eran amigas. Las ideas de correlaci贸n de fuerzas y de equilibrio de poderes desaparecieron de su vocabulario. Esta tranquilidad incluso llev贸 a algunos a predecir el fin de la OTAN por falta de prop贸sito.

Pero estaba Yugoslavia, el pa铆s que, tras el fin de la ocupaci贸n nazi en 1945, el general Tito hab铆a transformado en una federaci贸n de regiones (Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Serbia, Kosovo, Macedonia), un r茅gimen que pretend铆a ser independiente tanto de la Uni贸n Sovi茅tica como de Occidente. Con el apoyo entusiasta de Alemania, EEUU pens贸 que era hora de que Yugoslavia colapsara. Los graves conflictos internos y las crisis financieras de la d茅cada de 1980 se utilizaron para fomentar la divisi贸n y el odio. De ese modo, una regi贸n donde antes hab铆a florecido la convivencia inter茅tnica e interreligiosa, se convirti贸 en un campo de odio. 

La nueva guerra de los Balcanes, a principios de la d茅cada de 1990, se convirti贸 as铆 en la primera guerra en suelo europeo despu茅s de 1945. Todos los contendientes cometieron una violencia inaudita, pero para Occidente los villanos fueron solo los serbios, todos los dem谩s pueblos (incluidos los mafiosos albaneses) eran heroicos nacionalistas.

Los pa铆ses occidentales (Alemania a la cabeza) se apresuraron a reconocer la independencia de las nuevas rep煤blicas en nombre de los DDHH y la protecci贸n de las minor铆as. En 1991, Kosovo exigi贸 en refer茅ndum su independencia de Serbia y ocho a帽os m谩s tarde la OTAN bombarde贸 Belgrado para imponer la voluntad de los kosovares.

驴Cu谩l es la diferencia entre Kosovo y Donbass, donde las rep煤blicas 茅tnicamente rusas celebraron refer茅ndums en los que se pronunciaron mayoritariamente a favor de la independencia? Ninguna, excepto que Kosovo fue apoyado por la OTAN y las rep煤blicas de Donbass son apoyadas por Rusia. Los acuerdos de Minsk de 2014 y 2015 preve铆an la gran autonom铆a de estas regiones. Ucrania se neg贸 a cumplirlos, y atac贸 militarmente a las rep煤blicas. Por lo tanto, tales acuerdos fueron rotos mucho antes de que Putin decidiera defenderlas.

驴Cu谩l es la diferencia entre la amenaza a su seguridad que siente Rusia ante el avance de la OTAN y la “crisis de los misiles” de 1962, cuando los sovi茅ticos intentaron instalar misiles en Cuba y EEUU, amenazado en su seguridad, prometi贸 defenderse con todos los medios, incluida la guerra nuclear?

La respuesta a la pregunta de c贸mo y por qu茅 hemos llegado hasta aqu铆 radica fundamentalmente en un error estrat茅gico de EEUU y de la OTAN: el de no haber comprendido que nunca estuvieron en un mundo unipolar dominado por ellos. Cuando termin贸 la primera Guerra Fr铆a, China estaba creciendo, con el apoyo entusiasta de las empresas estadounidenses en busca de salarios bajos.
As铆 germin贸 el nuevo rival estadounidense, y con 茅l la nueva guerra fr铆a en la que estamos entrando, potencialmente m谩s grave que la anterior. 

Apostados en no reconocer su declive, desde la ca贸tica salida tras la derrota de Afganist谩n hasta el mediocre desempe帽o en la pandemia, EEUU insiste en las escapadas hacia adelante, y en esa estrategia pretende arrastrar a Europa. Esta pagar谩 una factura alta por lo que est谩 pasando. La m谩s alta de todas recaer谩 sobre Alemania, motor de la econom铆a europea y 煤nico competidor verdadero de EEUU. Es f谩cil concluir qui茅n se beneficiar谩 de la crisis que se avecina, y no me refiero solo a qui茅n suministrar谩 el petr贸leo y el gas.

A su vez, el intento de aislar a Rusia, especialmente a partir de 2014, se dirige sobre todo a China. Ser谩 otro error estrat茅gico pensar que de esa manera se debilita a China. China acaba de declarar que no hay comparaci贸n posible entre Ucrania y Taiw谩n porque, para ella, Taiw谩n es territorio chino. La implicaci贸n es clara: para China, Ucrania no es territorio ruso (cosa que Putin acepta). Pero pensar que se est谩 creando una divisi贸n entre China y Rusia es puro autoenga帽o.

No tengo ninguna duda de que un mundo multipolar regido por reglas de convivencia pac铆fica entre las grandes potencias es mejor que un mundo dominado exclusivamente por un solo pa铆s, porque si eso llega a suceder, ser谩 a costa de mucho sufrimiento humano. La invasi贸n de Ucrania es inaceptable. Lo que no se puede decir es que no fue provocada.

P煤blico / La Haine




Fuente: Lahaine.org