December 19, 2021
De parte de SAS Madrid
210 puntos de vista


Periódicamente las empresas que pretenden conseguir beneficios a costa de la Sanidad Pública, publican una serie de recomendaciones al gobierno con la finalidad de redirigir el Sistema Nacional de Salud  hacia sus intereses. El último fue publicado ahora y elaborado en 2019, inmediatamente antes de la pandemia,  denominado â€œ10 temas candentes de la sanidad Española”, el cual es un documento muy amplio con 10 temas centrales y que abordar cuestiones muy generales, algunas de las cuales positivas, como las valoraciones sobre la importancia de la experiencia del paciente y la necesidad de dedicarles un tiempo suficiente, las consideraciones sobre el número de médicos en nuestro país, o la importancia del papel de la Atención Primaria, no obstante el fondo del mismo contiene una serie de propuestas extremadamente negativas y/o preocupantes, como son:

1.- Una atención sanitaria centrada en la enfermedad y en el tratamiento, en la que tenga una importante presencia de las grandes asociaciones de pacientes (financiadas en gran parte por Farmaindustria, como el Foro Español de Pacientes), que incluso podrían participar en las unidades multidisciplinares y en la gestión clínica “para implicarles en el rediseño de los procesos asistenciales que les afecten”. Es decir, una asistencia enfocada al paciente como cliente, consumidor de fármacos y tecnologías, en lugar de en la población y en la promoción de la salud

2.- Empoderar a las empresas como principales agentes para transformar el Sistema Nacional de Salud, ninguneando al Estado y a los parlamentos elegidos democráticamente. El documento realiza afirmaciones muy preocupantes sobre si las empresas tienen mayor capacidad que los gobiernos o si las multinacionales están eclipsando el Estado del Bienestar. En base a ello proponen que el Estado financie un sistema sanitario gestionado por laa aseguradoras, la industria sanitaria y las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple o IBM, para que controlen la Big Data, la telemedicina (monitorización de los pacientes en sus hogares), la elaboración de diagnósticos y tratamientos precoces de las enfermedades y la medicina personalizada

3.- Para ello proponen clasificar a los pacientes en subgrupos poblaciones según su distinta susceptibilidad a las enfermedades o su nivel de respuesta a determinados tratamiento, tomando como base los estudios genéticos. Esto supone ignorar los determinantes reales de la salud como los riesgos medioambientales o laborales, la situación económica, las condiciones sociales o los hábitos de vida.

4.- Aplaude el gran crecimiento de la facturación de los hospitales y aseguradoras privadas y apuesta por el mantenimiento de Muface, proponiendo la integración definitiva de las aseguradoras privadas el Sistema Sanitario con financiación pública con el fin de obtener la protección del “Papá Estado”, si las cosas vienen mal dadas.

5.- Abogan por la potenciación de la Colaboración Público Privada en la gestión de los hospitales públicos y de la Atención Primaria (se lamentan de la falta de interés de las empresas por las concesiones sanitarias, tras la integración del Hospital de Alzira).

6.- Para la AP proponen dotar de autonomía de gestión a los centros de salud “entendidos como unidades de negocio”. Para ello propugnan el modelo las EBAS (Empresas de Atención Primaria Catalanas), la consulta no presencial y el triaje de pacientes, lo que ellos llaman “Deconstruir la Atención Primaria”, pasando del “café para todos” a “café para grupos seleccionados”

7.- Rechazan el exceso de garantías para los profesionales sanitarios que proporciona el modelo estatutario (Estatuto Marco) y las plazas en propiedad. Abogan por que sean los centros sanitarios quienes seleccionen al personal, lo que obviamente favorece el clientelismo y las arbitrariedades

8.- Abominan de las organizaciones en Defensa de la Sanidad Pública como elementos de resistencia a los cambios que ellos propugnan.

9- Pretende potenciar el negocio sanitario con la renovación continuada del equipamiento tecnológico, reduciendo su “vida útil” y la introducción de forma acelerada de nuevos medicamentos de alto coste, incluyendo los CAR-T relacionados con la genómica.

10.- Proponen poner precios a los medicamentos según su indicación y sus resultados (de acuerdo a ensayos clínicos gestionados por las mismas empresas que los fabrican) y que las empresas farmacéuticas y tecnológicas participen en el control de la Red de Agencias de Innovación Sanitaria (NICE español). 

No deja de ser preocupante que estos objetivos de contrarreforma del Sistema Nacional de Salud del Círculo de Empresarios hayan sido elaborados por algunos ex altos cargos del PSOE (Consultora Vargas, Pomés y Riesgo), financiados por 6 grandes empresas del aseguramiento, tecnología médica y farmacia, lo que evidencia los sesgos del informe, pues al fin y al cabo hay que estar atentos a los intereses de quien paga.

En conclusión, un informe que aboga por la privatización y el desmantelamiento de la Sanidad Pública, que solo responde a los intereses económicos de quienes lo financian y que tiene la ventaja de que pone en evidencia su hoja de ruta para privatizar y desmantelar la Sanidad Pública en nuestro país.

Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

Diciembre de 2021

Enlace relacionado Fadsp.es (16/12/2021)

Documento 10 Temas candentes de la Sanidad española en 2019, Círculo de Empresarios.




Fuente: Sasmadrid.org