February 14, 2022
De parte de Indymedia Argentina
215 puntos de vista

Transvivienda es un proyecto para construir una casa destinada a trans adultas mayores.

Por Juliana Quintana. Fotos: Jessie Insfr谩n.

Asunci贸n, Paraguay. 鈥淓l alquiler no te espera. Te echan, te tiran o te sacan tus cosas y termin谩s en la calle鈥, cuenta Yren Rotela, fundadora de Casa Diversa, el primer centro comunitario con 茅nfasis en personas trans.

La precariedad laboral, el trabajo sexual como principal actividad laboral, los prejuicios y la insuficiencia de ingresos hizo que las condiciones de vida de las personas trans tuvieran impactos diferenciados en el real acceso a los derechos sociales b谩sicos. Pero es la problem谩tica habitacional una de las m谩s afectadas.

La asunci贸n social de la identidad de g茅nero en las personas trans representa un punto de inflexi贸n en sus trayectorias biogr谩ficas. Desde muy temprano, migran de un espacio a otro sin un lugar al cual arraigarse. A partir de ah铆 comienzan a transitar un camino signado por una sistem谩tica exclusi贸n econ贸mica y social, con un impacto en todos los 谩mbitos de sus vidas, como la familia, la salud, el trabajo, la vivienda y la seguridad.

A trav茅s de Transvivienda se busca mejorar la calidad de vida de la comunidad trans. 

Ni techo ni trabajo ni derechos

G茅nesis tiene 28 a帽os y vive en Casa Diversa, ubicado hoy en el distrito de Juli谩n Augusto Sald铆var (a 28 km de Asunci贸n). Estudi贸 hasta el segundo a帽o de periodismo en una universidad t茅cnica, pero la expulsaron cuando comenz贸 a transicionar. En otra oportunidad, la despidieron de un trabajo por su orientaci贸n sexual. Distintos escenarios de exclusi贸n, la llevaron a dedicarse al trabajo sexual.

鈥淓n la calle pas谩s fr铆o, calor, lluvia, hambre, aguant谩s a los tipos, a la gente que viene y, en los casos m谩s extremos, van y te matan ah铆 en la calle. Nadie sabe qui茅n fue ni lo investigan. Ten茅s que tomar alcohol o lo que sea para poder aguantar porque sana no vas a hacer nunca nada. De noche salimos y de d铆a dormimos toda una tarde. Hay veces que volvemos a salir sin comer nada鈥, relata G茅nesis.

A menudo, a las personas trans se les niega la posibilidad de alquilar un departamento o no consiguen pisos accesibles. La falta de acceso a una vivienda digna profundiza la situaci贸n de vulnerabilidad social de las personas trans.

La alternativa de alojamiento m谩s frecuente es el alquiler de habitaciones de hoteles, que es considerada por ellxs una opci贸n precaria porque deben sortear diversos obst谩culos, entre ellos, resignar gran parte del tiempo que destinan a sus actividades laborales, exponerse a situaciones de riesgo y recibir sobreprecios de los alquileres, por discriminaci贸n.

鈥淗ay muchas compa帽eras que viven en alquileres y no tienen una plata segura, son trabajadoras sexuales y ya son grandes para eso. Tambi茅n hay veces que le quieren alzar el precio del alquiler. Ponele que pagan un mill贸n de guaran铆es en alquiler (143 d贸lares) y, al mes, le quieren alzar a un mill贸n y medio por ser trans nom谩s. Hay veces que les pag谩s a los due帽os de los que te alquilan y antes del mes ya te echan o pag谩s el doble鈥, expresa G茅nesis.

Las viviendas tienen dos habitaciones y un ba帽o compartido y est谩n en la primera etapa de la construcci贸n.

La soluci贸n colectiva

En ese contexto nace Transvivienda, un hogar para las personas trans adultas mayores. El proyecto se encuentra en una primera etapa y consiste en la construcci贸n de dos habitaciones con ba帽os compartidos, que ser谩n otorgadas a las adultas mayores de Casa Diversa, M贸nica 脕valos y Liz Paola Cortaza.

Ellas podr谩n vivir ah铆 sin pagar renta ni servicios b谩sicos y compartir谩n las 谩reas comunes con las dem谩s. De esa forma podr谩n acceder a una vivienda propia que ayudar谩 a mejorar su calidad de vida.

鈥淭odos los seres humanos so帽amos con tener una tierra, solo que cuesta much铆simo. Transvivienda se pens贸 hoy para M贸nica y en Liz Paola, son las dos beneficiarias del plan piloto. De ah铆 nosotras queremos dar a conocer que, si nosotras en sociedad civil lo pudimos lograr, el Estado puede y tiene que hacerlo. La idea es que ambas vayan fortaleci茅ndose, se vayan empoderando y puedan tomar otra herramienta en su vida. Nuestra incidencia va a ser para que el d铆a de ma帽ana, Flor, Ara y Moria, puedan acceder a la vivienda propia. Y el Estado tiene que darnos ese derecho鈥, sostiene Yren.

Seg煤n explica Yren, ninguna est谩 en contra del trabajo sexual, sino que hoy muchas ya se encuentran cansadas emocional y f铆sicamente. 鈥淟legamos a los 30 a帽os sinti茅ndonos viejas. No lo somos, pero nuestro cuerpo est谩 da帽ado. Llegamos muy mal a esa edad. M贸nica se recuper贸 del c谩ncer, hoy tiene buena salud, un trabajo, si logra independizarse va a poder irse y seguir con su vida. Es lo que buscamos. Pero ahora, queremos darle ese respiro鈥, refiere.

Moria tiene 34 a帽os y por m谩s de 20 se dedic贸 al trabajo sexual, hoy le gustar铆a que esa no sea la 煤nica opci贸n para sus compa帽eras m谩s j贸venes. 鈥淟a calle viene y nos arrastra. Algunas murieron, algunas se casaron y algunas viajaron a otro pa铆s, pero muy pocas tienen esa suerte. A Ara y a Flor les digo que estudien para que sepan defender sus derechos o al menos leer un contrato de alquiler. No quiero que ellas pasen lo mismo que yo pas茅鈥, dice Moria.

Salvo contadas excepciones, en la mayor铆a de los locales de Asunci贸n no se permite el ingreso de las personas trans. Eso las fue expulsando a ciudades aleda帽as, como San Lorenzo, que es uno de los sitios m谩s grandes de trabajo sexual en el pa铆s, pero tambi茅n una de las ciudades con mayores casos de violencia hacia las personas trans.

Cuando Casa Diversa se instal贸 all铆, llegaron a vivir entre 30 personas LGBTI. Pero comenzaron a tener problemas habitacionales, entre ellos, las inundaciones. La 煤ltima vez que se les inund贸 la casa, tuvieron que subir todas sus pertenencias al techo y estuvieron ocup谩ndose de que no se les echara todo a perder. En esos d铆as, varios de sus objetos personales fueron robados.

El acceso a una vivienda a trav茅s del mercado inmobiliario formal con los precios y las exigencias que impone se vuelve inviable. Sin una vivienda estable, la probabilidad de violencia aumenta. Es por eso que, entre todas, decidieron construir un espacio seguro que les permita trabajar, seguir form谩ndose y luchar por derechos b谩sicos que hoy no les son garantizados.

Casa Diversa, el centro comunitario trans lleg贸 a alojar a 30 personas.

Fuente: https://agenciapresentes.org/2022/02/09/dulce-hogar-transvivienda-la-casa-digna-para-adultas-mayores-trans-en-paraguay/




Fuente: Argentina.indymedia.org