April 10, 2022
De parte de Nodo50
202 puntos de vista

Si bien la izquierda ha condenado mayoritariamente la invasi贸n rusa en Ucrania, a d铆a de hoy no existe una posici贸n unitaria. Quisi茅ramos dirigirnos a quienes, desde la izquierda, se aferran a la posici贸n relativista que concibe la guerra como un conflicto 铆nter-imperialista.

Ya va siendo hora de que la izquierda despierte y emprenda un an谩lisis concreto de la situaci贸n concreta en lugar de reproducir los marcos de an谩lisis obsoletos de la Guerra Fr铆a. Pasar por alto el imperialismo ruso es un grave error. Es Putin, no la OTAN, quien est谩 librando una guerra contra Ucrania. Por eso es fundamental redirigir la atenci贸n del imperialismo occidental hacia el imperialismo agresivo de Putin, que cuenta con una base pol铆tica e ideol贸gica adem谩s de econ贸mica.

El imperialismo ruso consta de dos elementos. En primer lugar, el nacionalismo ruso revisionista. Despu茅s de 2012, Putin y su establishment pasaron de un concepto c铆vico de la naci贸n (como rossiysky: relacionado con Rusia) a un concepto exclusivo de identidad rusa basado en la etnia (como russkiy: 茅tnica/culturalmente ruso). Las agresiones de 2014 y de 2022 se justifican con el pretexto de recuperar tierras originalmente rusas. Adem谩s, este concepto de identidad rusa (茅tnica) resucita el concepto imperial de la naci贸n rusa del siglo XIX, que reduce las identidades ucraniana y bielorrusa a identidades regionales. Seg煤n esta perspectiva, lxs rusxs, lxs bielorrusxs y lxs ucranianxs son un solo pueblo. El uso de este concepto en la ret贸rica oficial implica la negaci贸n de un Estado ucraniano independiente. Por eso no podemos tener la certeza de que Putin solo quiera el reconocimiento de la soberan铆a rusa sobre Crimea y el Donb谩s. Putin puede desear anexar o someter toda Ucrania, tal y como amenaza en su art铆culo “Sobre la unidad hist贸rica de rusos y ucranianos” y en su discurso del 21 de febrero de 2022. Finalmente, la perspectiva de las negociaciones de paz entre Ucrania y Rusia se anuncia bastante sombr铆a, ya que el equipo de negociaci贸n de Rusia est谩 presidido por el exministro de Cultura Vladimir Medinsky, uno de los m谩s fieles creyentes de la ideolog铆a del russkiy mir (el mundo 茅tnico ruso), un mundo en el que os podemos asegurar que nadie ser谩 feliz.

En segundo lugar, aunque es dif铆cil de explicar racionalmente la agresi贸n de Putin, los acontecimientos actuales han demostrado que no es en absoluto descabellado tomar la ret贸rica imperialista rusa al pie de la letra. El imperialismo ruso se alimenta del deseo de cambiar el llamado orden mundial. Por tanto, la demanda de Putin de que la OTAN se retire de Europa del Este puede sugerir que Rusia no se detendr谩 en Ucrania, y  que Polonia, Letonia, Lituania o Estonia podr铆an ser sus pr贸ximos objetivos. Es muy ingenuo exigir la desmilitarizaci贸n de Europa del Este, porque a la luz de las circunstancias actuales, ello alentar谩 a Putin y har谩 que los pa铆ses de Europa del Este sean vulnerables a su agresi贸n. El discurso sobre la expansi贸n de la OTAN oculta el deseo de Putin de dividir las esferas de influencia en Europa entre Estados Unidos y Rusia. Para un pa铆s, pertenecer a la esfera de influencia rusa implica su subordinaci贸n pol铆tica a Rusia y su sometimiento a la expansi贸n del capital ruso. Los casos de Georgia y Ucrania demuestran que Putin est谩 dispuesto a usar la fuerza para influir en los asuntos pol铆ticos de los pa铆ses que sospecha quieren abandonar la esfera de influencia rusa. Es importante comprender que para Putin solo Estados Unidos y China son actores determinantes del orden mundial.  No reconoce la soberan铆a de otros pa铆ses, que considera sat茅lites de uno de estos dos agentes del orden internacional.

Putin y su establishment son muy c铆nicos, utilizan el bombardeo de Yugoslavia por parte de la OTAN, la intervenci贸n estadounidense en Afganist谩n y la invasi贸n de Irak como justificaci贸n para el bombardeo de Ucrania. En este contexto, la izquierda debe ser consecuente y oponerse a todas las agresiones imperialistas del mundo. Hoy el agresor imperialista es Rusia, no la OTAN, y, si no se la detiene en Ucrania, Rusia continuar谩 sin duda con su agresi贸n.

Adem谩s, no debemos hacernos ninguna ilusi贸n sobre el r茅gimen de Putin que, en tanto que capitalismo olig谩rquico y autoritario, no ofrece ninguna alternativa al capitalismo occidental. Las desigualdades en Rusia han aumentado significativamente durante los 20 a帽os de su mandato. Putin no es solo enemigo de la clase trabajadora, sino tambi茅n de todas las formas de democracia. La participaci贸n pol铆tica y asociativa es una actividad sospechosa en Rusia. Putin es esencialmente anticomunista y enemigo de todo aquello por lo que luch贸 la izquierda en el siglo XX y por lo que lucha en el XXI. Seg煤n su visi贸n del mundo, lxs fuertes tienen derecho a cargar contra lxs d茅biles, lxs ricxs tienen derecho a explotar a lxs pobres y los poderosos tienen derecho a tomar decisiones en nombre de lxs desposeidxs. Esta visi贸n del mundo debe llevarse un golpe duro en Ucrania. Para que se pueda producir un cambio pol铆tico en Rusia, es necesario derrotar al ej茅rcito ruso en Ucrania.

Queremos abordar una demanda muy controvertida, la de la ayuda militar a Ucrania. Entendemos las repercusiones de la militarizaci贸n para el movimiento de la izquierda progresista en todo el mundo y su resistencia a la expansi贸n de la OTAN o la intervenci贸n occidental. Sin embargo, es necesario contextualizar para hacerse una idea m谩s completa de la situaci贸n. En primer lugar, los pa铆ses de la OTAN han proporcionado armas a Rusia a pesar del embargo de 2014 (Francia, Alemania, Italia, Austria, Bulgaria, la Rep煤blica Checa, Croacia, Eslovaquia y Espa帽a). Por lo tanto, la discusi贸n sobre si las armas que se env铆an a la regi贸n terminan en las manos correctas o equivocadas llega un poco tarde: ya est谩n en malas manos, y los pa铆ses de la UE solo estar铆an corrigiendo sus errores anteriores enviando armas a Ucrania. Adem谩s, las garant铆as de seguridad alternativas que ha propuesto el gobierno ucraniano requieren la participaci贸n de varios pa铆ses, y probablemente solo se puedan lograr con ella. En segundo lugar, como han enfatizado numerosos art铆culos, el regimiento Azov es un problema. Sin embargo, a diferencia de 2014, la extrema derecha no est谩 desempe帽ando un papel destacado en la guerra actual, que se ha convertido en una guerra popular, y nuestrxs camaradas de la izquierda antiautoritaria de Ucrania, Rusia y Bielorrusia est谩n luchando juntxs contra el imperialismo. Como ha quedado claro en los 煤ltimos d铆as, Rusia est谩 tratando de compensar su fracaso en tierra con ataques a茅reos. La defensa a茅rea no le dar谩 ning煤n poder adicional a Azov, pero ayudar谩 a Ucrania a mantener el control de su territorio y a reducir las muertes de civiles, incluso si las negociaciones fracasan.

En nuestra opini贸n, la izquierda deber铆a exigir:

  • La retirada inmediata de todas las fuerzas armadas rusas de Ucrania.
  • Nuevas sanciones dirigidas personalmente a Putin y a sus multimillonarios. (Es importante entender que Putin y su establishment se preocupan 煤nicamente de sus propias riquezas; el estado de la econom铆a rusa en general les es indiferente. La izquierda tambi茅n puede usar esta demanda para evidenciar la hipocres铆a de quienes han patrocinado el r茅gimen y el ej茅rcito de Putin e incluso ahora siguen vendiendo armas a Rusia)
  • La sanci贸n al petr贸leo y al gas ruso.
  • Un mayor apoyo militar a Ucrania, en particular la provisi贸n de sistemas de defensa a茅rea
  • La introducci贸n de fuerzas de paz de la ONU de pa铆ses no miembros de la OTAN para proteger a las civiles, incluidas la protecci贸n de los corredores verdes y la protecci贸n de las plantas de energ铆a nuclear (el veto de Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU se puede sortear en la Asamblea General)

La izquierda tambi茅n deber铆a apoyar a lxs camaradas ucranianas que est谩n resistiendo d谩ndoles visibilidad, d谩ndoles la palabra y apoy谩ndolxs financieramente. Reconocemos que son los millones de trabajadorxs esenciales y voluntarixs de ayuda humanitaria ucranianxs lxs que hacen posible que la resistencia contin煤e.

Otras demandas (apoyo para todxs lxs refugiadxs en Europa independientemente de su ciudadan铆a, la cancelaci贸n de la deuda externa de Ucrania, sanciones contra los oligarcas rusos, etc.) son ampliamente aceptadas por la izquierda, por lo que no es necesario tratarlas aqu铆.

La invasi贸n rusa de Ucrania sienta un terrible precedente para la resoluci贸n de conflictos que implican un riesgo de guerra nuclear. Por lo tanto, desde la izquierda debemos forjar una visi贸n propia de las relaciones internacionales y de la arquitectura de la seguridad internacional que podr铆a incluir el desarme nuclear multilateral (vinculante para todas las potencias nucleares) y la institucionalizaci贸n de respuestas econ贸micas internacionales a cualquier agresi贸n imperialista en el mundo. La derrota militar de Rusia debe ser el primer paso hacia la democratizaci贸n del orden mundial y la formaci贸n de un sistema de seguridad internacional, y la izquierda internacional debe contribuir a esta causa.

7/04/2022

El Movimiento Socialista Ruso  es una organizaci贸n pol铆tica cuya visi贸n del socialismo democr谩tico se basa en la propiedad comunitaria, la libertad pol铆tica y la autodeterminaci贸n. Creen que solo un movimiento de masas (de socialistas, sindicatos, feministas, antifascistas y ecologistas) armado con solidaridad de clase e igualitarismo puede acabar con el dominio del capital en Rusia.

Sotsialnyi Rukh (Movimiento Social en ucraniano) es una organizaci贸n de izquierda socialista democr谩tica ucraniana que lucha contra el capitalismo y la xenofobia. Sotsialnyi Rukh une a activistas sociales y sindicatos en la lucha por construir un mundo mejor libre de la dictadura del capital, de patriarcado y de discriminaciones.

https://lefteast.org/against-russian-imperialism/

Traducci贸n: Elisa Moros

(Visited 692 times, 661 visits today)



Fuente: Vientosur.info