July 28, 2021
De parte de La Peste
243 puntos de vista


Frente a lo que vemos como interpelaciones directas hacia nosotrxs es que surge la necesidad de escribir este texto para dejar claras ciertas cuestiones.

Como lo hemos escrito en varias ocasiones tanto individual como colectivamente, entendemos la anarqu铆a no como una realizaci贸n o lugar de llegada, sino como una tensi贸n, una permanente confrontaci贸n que se hace en primera persona poniendo en el centro la b煤squeda de la libertad individual.

Para nosotrxs esta lucha constante ha sido real, la hemos llevado a los hechos de manera ininterrumpida, motivo por el cual hoy nos encontramos tras las rejas. Situaci贸n puntual y circunstancial que no nos ha impedido continuar levantando y participando de iniciativas de lucha tanto dentro como afuera de la c谩rcel.

En definitiva la anarqu铆a para nosotxs es una 茅tica y una pr谩ctica permanente contra la autoridad, pr谩ctica en la que nos hemos ido encontrando con otrxs (no necesariamente 鈥渁narquistas鈥), enriqueciendo y potenciando nuestras visiones y capacidades, como tambi茅n forjando estrechas relaciones de complicidad fortalecidas en el transcurso de los a帽os y de la confrontaci贸n. Se帽alar que estas relaciones solo se dan o pueden darse con quienes se denominan 鈥渁narquistas鈥 aparte de ser una falacia que solo puede comprobar lxs que se han aventurado a transitar los caminos del conflicto y no lxs que creen transitarlos en sus enso帽aciones frente al computador, es algo que rechazamos desde el momento en que priorizamos por establecer v铆nculos a partir de pr谩cticas comunes antes de hacerlo por etiquetas vac铆as o consignas repetidas hasta la saciedad. Autoproclamarse rabiosamente como 鈥渁narquicxs irreductibles鈥 no significa nada sino va acompa帽ado de una pr谩ctica confrontacional que lo sustente. El papel aguanta absolutamente todo.

Por otra parte- y lo m谩s importante- al suponer que lxs anarquistas solo deber铆amos relacionarnos con anarquistas, refleja un purismo absurdo y un sectarismo que, sin lugar a dudas, es una expresi贸n de autoritarismo. Establecer coordinaciones e iniciativas conjuntas de lucha s贸lo entre quienes se autodefinen 鈥渁narquistas鈥 es coartar y limitar enormemente nuestras relaciones y con ello nuestras posibilidades de crecer. Es encerrarnos est煤pidamente en dogmatismos que nos restringen y nos impiden libre asociarnos. As铆, vemos c贸mo en nombre de la libertad algunxs plantean absolutamente lo contrario estableciendo sectas en base a etiquetas.

Con esto no queremos decir que establezcamos relaciones de manera indiscriminada o no tengamos ni un tipo de filtro.

Hemos dejado claros los puntos que para nosotrxs son intransables en comunicados anteriores; arrepentimientos, disociaciones e institucionalidad corresponde a algunas l铆neas rojas que constituyen aspectos insalvables que impiden llevar a cabo cualquier iniciativa conjunta con quienes opten por dichos caminos. Como se puede apreciar, estos puntos no corresponden a etiquetas vac铆as sino que a pr谩cticas concretas, a maneras de vivir la prisi贸n y no solo 茅sta. Son opciones que para nosotrxs destruyen de un plumazo todo nuestro discurso y quehacer, generando una contradicci贸n total entre lo que se dice y lo que se hace. Bueno, quiz谩s para algunxs solo valga o tenga importancia lo que se dice o las proclamas incendiarias por internet o alguna red social. Por el contrario, nosotrxs priorizamos la pr谩ctica y desde all铆 vamos estableciendo afinidades y rupturas.

Y por cierto que las pr谩cticas autoritarias representan un punto con el que no transaremos. Jam谩s hemos establecido relaciones de lucha en base al autoritarismo y la experiencia de presxs anarquistas y subversivxs no es la excepci贸n. Los puntos comunes que tenemos entre todxs son mucho m谩s fuertes que las discrepancias que podamos tener, discrepancias que evidentemente no representan aspectos insalvables, ya que de ser as铆 nos habr铆amos apartado desde un principio de esta iniciativa. Los lazos que nos unen con los compa帽eros se han forjado en la confrontaci贸n tanto dentro como fuera de la c谩rcel, desde hace m谩s de una d茅cada, significando para nosotrxs una relaci贸n y experiencia enriquecedora que, sin duda, ha nutrido, fortalecido y cualificado nuestro caminar an谩rquico. Hoy, en esta nueva situaci贸n de encierro hemos estrechado a煤n m谩s los lazos, lo cual se ha reflejado en esta iniciativa conjunta que no es nueva, pero que el 煤ltimo a帽o ha contado con movilizaciones importantes que permiten elaborar proyecciones interesantes.

Ahora bien, tal como lo afirmamos en el art铆culo 鈥淪obre la necesidad de continuar la lucha al interior de la prisi贸n..鈥 de la revista Kalinov Most 4, lxs presxs anarquistas hemos quebrado con ciertos c贸digos dentro de las c谩rceles instalados y reproducidos por los miembros de los grupos armados de izquierda desde la d茅cada de los 80, c贸digos que principalmente ten铆an que ver con la reproducci贸n de la l贸gica org谩nico-partidista al interior de la c谩rcel y tambi茅n con establecer una relaci贸n de superioridad con respecto al resto de la poblaci贸n penal.

Dem谩s est谩 decir que nuestros compa帽eros est谩n lejos y son contrarios-en la compleja pr谩ctica intracarcelaria, no en el discurso c贸modo que se hace desde alguna habitaci贸n con conexi贸n a internet- a dichos c贸digos. Ellos se han encargado de mantener vivos c贸digos subversivos con los que nos sentimos identificados y que vemos indispensables de incorporar y reproducir.

Nos referimos a una posici贸n y actitud refractaria frente a la instituci贸n carcelaria que otorga una identidad particular, vista y reconocida tanto por lxs presxs sociales como por lxs carcelerxs. Nos referimos tambi茅n al hecho innegable de continuar la lucha dentro de la c谩rcel, a demostrar en la pr谩ctica que con el encierro nada termina, que solo es otro escenario de lucha, lo cual rompe con el victimismo y el asistencialismo muchas veces presente en la lucha por la libertad de lxs presxs. Los compa帽eros desde hace d茅cadas han levantado y llevado adelante una pr谩ctica anticarcelaria que ha traspasado los muros de la que nosotrxs fuimos parte en la calle y somos parte hoy en la c谩rcel. Estos son solo algunos de los c贸digos subversivos que compartimos con los compa帽eros, que refuerzan nuestros lazos de afinidad en el quehacer cotidiano y nos alejan de quienes, incluso llam谩ndose anarquista, optan por caminos alejados de la lucha o desvincularse completamente de 茅sta 驴Qu茅 dicen lxs purisitas de quienes se denominan 鈥渁narquistas鈥 y se desvinculan completamente de sus ideas y pr谩cticas cuando enfrenta un juico o est谩n en prisi贸n? Quiz谩s con ellxs sientan m谩s afinidad desde el momento en que ponen como prioridad la vac铆a etiqueta. Reiteramos, nosotrxs establecemos relaciones en base a pr谩cticas comunes, no en base a palabras o a incendiarios comunicados publicados en internet.

Finalmente, vemos la necesidad de referirnos al peligro que representa el sectarismo o el purismo dentro de nuestros espacios que conlleva- aparte de relaciones autoritarias mencionadas anteriormente- a actitudes autocomplacientes que no hacen m谩s que estancarnos y no profundizar ni cualificar el enfrentamiento.

Desde nuestro claro posicionamiento an谩rquico sustentado en la conflictividad permanente y en la libertad individual vamos estableciendo relaciones y coordinaciones que nos potencien y fortalezcan en este camino por la liberaci贸n total.

Como dijeron hace unos a帽os lxs compa帽erxs encarceladxs de la conspiraci贸n de c茅lulas del fuego:

隆Solidaridad con lxs presxs anarquistas y lxs no arrepentidxs de todas las tendencias revolucionarias!

Hoy nosotrxs decimos:

隆Compa帽eros Pablo Bahamondes, Marcelo Villarroel, Juan Aliste, Juan Flores y Joaqu铆n Garc铆a: a la calle!

M贸nica Caballero Sep煤lveda
C.P.F San Miguel
Francisco Solar Dom铆nguez
C.P. Rancagua




Fuente: Lapeste.org