November 27, 2022
De parte de Materiales
179 puntos de vista

El 28 de marzo de 2020, Pedro S谩nchez, el lamentable contable en arrendamiento precario de la Moncloa, abogaba por la instauraci贸n de una 鈥渆conom铆a de guerra鈥 a escala Europea para hacer frente a la 鈥渟ituaci贸n m谩s grave que han vivido nuestras sociedades desde la Segunda Guerra Mundial鈥, justificando la instauraci贸n del estado de alarma y el confinamiento generalizado de la poblaci贸n espa帽ola, como de la casi totalidad de los pa铆ses con las econom铆as m谩s desarrolladas.

El 27 de marzo de 2022, o sea un mes despu茅s del inicio de la intervenci贸n militar rusa en Ucrania, programada por las manipulaciones del Pent谩gono, Christine Lagarde, miserable lacayo inculto de Washington, delincuente en sastre Chanel amnistiada tan pronto como condenada, ascendida a presidenta del Banco Central Europeo, advert铆a: 鈥淟a guerra deber铆a tener un impacto considerable sobre la econom铆a mundial, y especialmente en la econom铆a europea debido a la proximidad de Europa con Rusia y de la dependencia del gas y del petr贸leo ruso. Es probable que esto ralentice el crecimiento de la zona euro e impulse la inflaci贸n a corto plazo mediante el aumento de los precios de la energ铆a y los bienes, que afecte la confianza y perturbe el comercio internacional鈥︹

El 27 de mayo de 2022, al salir del foro anual de Davos, Scholz, el impotente c贸mitre alem谩n de la Uni贸n Americana en Bruselas, ha detallado un paquete de sanciones 鈥渜ue ser谩n m谩s duras y profundas que todas las que se hayan podido imponer a un pa铆s del tama帽o de Rusia鈥 Sin embargo, esta reestructuraci贸n tendr谩 efectos considerables en las econom铆as europeas鈥 Especialmente porque la fase espec铆fica de la mundializaci贸n que hemos vivido en Norteam茅rica y Europa durante los 煤ltimos 30 a帽os 鈥 con un crecimiento fiable, un alto valor a帽adido y una baja inflaci贸n 鈥 est谩 llegando a su inevitable final鈥 S铆, estamos viviendo un momento clave. La historia est谩 en un punto de inflexi贸n鈥.

El 13 de junio de 2022, durante la inauguraci贸n de la feria de armas terrestres Eurosatory en Villepinte, Macron, el c贸mico pacifista atlantista traficante de armas, finalmente admiti贸 que hab铆amos 鈥渆ntrado en una econom铆a de guerra en la que creo que nos vamos a organizar de forma duradera.


驴Cu谩l es entonces esta guerra que los Estados han declarado a un enemigo invisible, tan imperiosamente necesaria que justificar铆a destruir muy visiblemente tiendas enteras de la sobre-producci贸n mundial generalizada?

驴Cu谩l es entonces esta llamada 鈥渙tra鈥 guerra que, apenas comenzada, est谩 condenada inmediatamente a durar, a pesar del鈥漣mpacto considerable鈥 que tendr谩 鈥渆n la econom铆a mundial, y especialmente en la econom铆a europea鈥 ?

驴Qu茅 son, pues, estas 鈥渟anciones鈥 que pretenden 鈥渟obre todo鈥 reestructurar muy profundamente las econom铆as europeas鈥 ?

驴Cu谩l es, pues, esta indispensable 鈥渞eestructuraci贸n鈥 que impone entrar 鈥渄uraderamente鈥 en econom铆a de guerra鈥 ?

Para entender todas las locuras est谩tico-terroristas que expresan la verdad del tiempo presente, ya sean sanitarias o militares, inmigracionistas, clim谩ticas o LGBTistas, religiosas o chusmosas, es necesario volver siempre a la centralidad de lo que hace la totalidad del porvenir del mundo universalmente unificado en los progresos de la alienaci贸n mercantil. Es la implacable ley de la baja de la tasa de ganancia 鈥 la incurable enfermedad auto-inmune mortal del Capital 鈥 y la consecuente demencial saturaci贸n de los mercados, lo que provoc贸 la necesidad de parar la econom铆a mundial mediante un confinamiento que ciertamente constituy贸 un acto de guerra del Capital, pero contra s铆 mismo, y ello con la esperanza de poder posteriormente re-iniciar, como lo hizo despu茅s de sus dos Matanzas mundiales del siglo XX鈥

Es evidente que el espect谩culo de la mercanc铆a, al no poder auto-designarse como intr铆nsecamente pat贸geno por naturaleza, est谩 obligado a justificar su colosal sangr铆a econ贸mica mediante la existencia fant谩stica de un agente infeccioso exterior fulminante. La guerra en Ucrania vino despu茅s a constar el fracaso de la primera fase 鈥渧iral鈥 de la guerra de la patra帽a, su incapacidad de permitir un verdadero reinicio de la valorizaci贸n capitalista, y el paso necesario a una segunda fase de destrucci贸n mediante el bombardeo econ贸mico masivo de Europa bajo el pretexto de las sanciones contra Rusia, esta 煤ltima heredando aqu铆 el papel del espantap谩jaros anteriormente asignado al Coronavirus鈥

La econom铆a de guerra es el momento cr铆sico de la necesaria reconversi贸n estatalmente administrada de las fuerzas de producci贸n del Capital en fuerzas de destrucci贸n: el momento en que el Capital debe amputarse para intentar salvarse鈥 Sin embargo, esta aniquilaci贸n, indispensable a nivel del mercado mundial, no se hace indistintamente, sino en el marco geo-pol铆tico de las relaciones de fuerza competitivas existentes entre los diferentes bloques capitalistas tecnol贸gicamente m谩s avanzados en cuanto a la extorsi贸n maqu铆nica de la plus-val铆a producida por los 煤nicos proletarios explotados.

La especificidad de la guerra actual es que sus protagonistas reales, los Estados Unidos y Europa, permanecen ocultos tras el velo de una alianza geo-comercial forzada que oculta muy mal que el vasallo europeo bruselizado est谩 constre帽ido por su soberano yanqui tanto a auto-devastarse como a rechazar a su aliado capitalista natural ruso, con el fin de impedir que una Europa mercantil unificada e independiente venga a poner definitivamente en tela de juicio al T铆o Sam y la hegemon铆a ficticia del d贸lar m谩gico sobre el planeta-mercanc铆a en descomposici贸n.

Lo real nunca miente y, para entender cu谩les son las conflictualidades realmente en acci贸n, hay que saber escucharlo鈥 Los Estados Unidos quieren a toda costa separar la Europa de las altas tecnolog铆as de las vastas reservas energ茅ticas de Rusia, rechazando esta 煤ltima en los espacios asi谩ticos de un capitalismo todav铆a muy masivamente retrasado

El Capital ha entrado en crisis mortal, pero quiere creerse eterno y busca fren茅ticamente reconfigurarse. La segunda fase mitol贸gica de la guerra del Coronavi-Rusia, al cortar Europa de una parte esencial de su abastecimiento de hidrocarburos, acelerar谩 el delirio ecol贸gico-transicional energ茅tico obligatorio, 煤ltima esperanza capitalista decreciente de una progresi贸n recuperada, tan poco 鈥渓impia鈥 como totalmente quim茅rica鈥

Por lo tanto los tiempos venideros ser谩n decisivos y la sagrada uni贸n de los chantajes pol铆ticos y sindicales que se dedican a ocultar tanto las perfidias de la impostura estatal como el volc谩n ardiente del abstencionismo creciente de las rabias proletarias, acabar谩 obviamente por desintegrarse en el regreso incendiario y comunero del proletariado refractario de Europa鈥

Para la clase capitalista europea, el dilema es de aqu铆 en adelante el siguiente: consumir su sumisi贸n a Am茅rica hasta las heces completando su autodestrucci贸n y asumir la guerra social que generar谩 indefectiblemente; o rescindir su alianza atl谩ntica y sustituirla por una uni贸n continental con Rusia, es decir, soportar el conflicto abierto con Estados Unidos鈥 Y esta misma guerra social que este 煤ltimo generar谩 tambi茅n indefectiblemente鈥

Por su parte, los hombres de Verdadero Goze estar谩n sin dilema. Saben que no hay m谩s que un camino hacia la emancipaci贸n de toda explotaci贸n y de toda alienaci贸n: 隆la Guerra de Clase Mundial contra todos los Estados del planeta-mercanc铆a!

Para poner definitivamente fin al ciclo infernal de las guerras del Haber鈥 隆Que viva la guerra del Ser hacia la COMUNA UNIVERSAL POR UN MUNDO SIN DINERO, SIN SALARIADO, NI ESTADO!

Grupo Guerra de Clase

http://guerredeclasse.fr/




Fuente: Materialesxlaemancipacion.espivblogs.net