December 14, 2021
De parte de Briega
50 puntos de vista

El 17 de mayo de 2021, un conflicto geopol├ştico entre el Estado espa├▒ol
y el marroqu├ş daba lugar a la apertura de fronteras en Marruecos, con el
consiguiente cruce de personas bajo condiciones inhumanas por las playas
fronterizas entre ambos pa├şses. Como respuesta el Estado espa├▒ol
incrementaba la presencia militar en Ceuta realizando devoluciones en
caliente y demás tratos vejatorios reduciendo a las personas a mera
mercanc├şa. El 30 de agosto de este mismo a├▒o, debido a intereses
militares y econ├│micos, se ha generado una situaci├│n insostenible en
Afganist├ín obligando a las personas a abandonar el pa├şs.

Estos son claros ejemplos del papel que cumplen la democracia y el
capitalismo en la gesti├│n de nuestras vidas, mediante el desarrollo de
infraestructuras, control de flujos poblacionales, tratados, leyes y
fronteras. Todo ello genera un importante negocio que busca controlar a
las poblaciones oprimidas y utilizarlas para sus miserables
negociaciones y juegos pol├şticos.

Parte de este entramado, las infraestructuras desarrolladas por el
estado son los CIES (centros de internamiento de extranjeros). Los CIES
cumplen la funci├│n de almacenar personas migrantes con el fin de
asegurar su deportaci├│n, es decir, una infraestructura desarrollada para
privar de libertad a personas por el hecho de ser extranjeras, siendo
├ęsta la culminaci├│n de la violencia racista que el sistema democr├ítico
ejerce con el fin de mantener el orden establecido.  En definitiva, los
CIES son un eufemismo de cárcel, pues tanto los CIES como las cárceles
se insertan bajo la misma lógica democrática: la represión de las
personas oprimidas en pro de los intereses de lxs opresores.

Por ello, consideramos necesario oponernos a la existencia de estas
infraestructuras y todo este entramado que solo pretende convertirnos en
mercanc├şa para su control y negocio. Queremos mostrar nuestra
solidaridad con todas las personas que se encuentran encerradas, romper
la monoton├şa impuesta por estos muros, evidenciar las condiciones en que
se encuentran y todo el entramado y negocio que estas cárceles esconden.
Buscamos que no queden en el olvido. Queremos transmitirles que no están
solxs y a sus guardianes, que no se sientan impunes.

No queremos las situaciones que se están dando en las fronteras, en los
CIES, en las redadas racistas y en la precariedad al que este sistema
nos condena a las personas oprimidas en el d├şa a d├şa. No queremos que
estas situaciones sean olvidadas, como tampoco queremos olvidar las
diversas revueltas y motines que se han dado en los CIES y las muestras
de solidaridad que se han dado desde fuera, pues es necesario continuar
agitando y luchando ya que el silencio, la obediencia y la inacci├│n nos
hacen c├│mplices de una estructura social que necesita del racismo y del
resto de opresiones para mantenerse en pie.

¡QUE LXS PRESXS SALGAN, QUE LOS CIES ARDAN!




Fuente: Briega.org