May 4, 2021
De parte de Indymedia Argentina
289 puntos de vista


Se construir铆a en el cerro El Calvario, de Fuerte Quemado, yacimiento de la cultura diaguita- incaica. A煤n se est谩 realizando el estudio de impacto.

Calvario de Fuerte Quemado, en Santa Mar铆a.

03/05/2021

En febrero de 2020 y en el marco de las celebraciones por los 400 a帽os de la Virgen del Valle, la comisi贸n designada para pensar en el festejo propuso la construcci贸n de la imagen de un Cristo Resucitado en el cerro El Calvario, ubicado en la localidad de Fuerte Quemado, del departamento Santa Mar铆a.

En el lugar, desde 2007 y hasta 2019, cuando debieron interrumpir las tareas por la pandemia, trabajaba un equipo de arque贸logas, quienes al conocer el proyecto religioso, solicitaron que se eval煤e, debido a las caracter铆sticas del lugar, o que se construya en otro sitio. Por su parte, la Direcci贸n de Antropolog铆a de la provincia de Catamarca comenz贸 el estudio de impacto en marzo de este a帽o, y a煤n no aprob贸 la construcci贸n.

Catamarca12, habl贸 con Valeria Palamarczuk y Alejandra Reynoso, arque贸logas que forman parte del Proyecto Arqueol贸gico Yocavil, perteneciente a la Universidad de Buenos Aires (UBA). Y tambi茅n con el director de Antropolog铆a de la Provincia, Ezequiel Fonseca, con el objetivo de conocer la situaci贸n del proyecto de emplazamiento de un Cristo de 17 metros con una base de 8 metros, que fue aprobado y ser谩 financiado por el municipio de Santa Mar铆a.

Las arque贸logas se帽alaron que El Calvario de Fuerte Quemado es un poblado tard铆o (siglos XI-XV d.C) del valle de Yocavil, que al ser confundido con otro sitio cercano (La Ventanita, ubicada a 3 kil贸metros del lugar), hab铆a quedado relegado de las investigaciones regionales. Es por esto que se habr铆a comenzado a estudiar reci茅n en 2007. Con los a帽os descubrieron que en el lugar cohabitaban estructuras de 2 culturas; la Diaguita Calchaqu铆 y la incaica, convirti茅ndolo en uno de los pocos lugares a lo largo de la ruta del Inca, en que se destacaba esta caracter铆stica.

A partir de un relevamiento del asentamiento, que lograron realizar 鈥渃asi cent铆metro a cent铆metro鈥, se analizaron los distintos sectores con evidencias de ocupaci贸n incaica como consecuencia de excavaciones realizadas en tres estructuras circulares de piedra, existentes en el lugar, conocidas como 鈥渢orreones鈥.

En el lugar, se destac贸 la destrucci贸n de una tumba local bajo alero para la construcci贸n de uno de los torreones incaicos y la redepositaci贸n de parte del contenido del entierro bajo su piso. 鈥淐onsideramos que estos datos ser谩n relevantes para discutir las distintas interpretaciones sobre la relaci贸n del Estado incaico con las poblaciones locales. La destrucci贸n de una estructura significativa para la memoria hist贸rica local por parte de representantes del Estado incaico, acontecimiento poco documentado arqueol贸gicamente, pone de manifiesto el car谩cter violento de la conquista imperial, m谩s all谩 de las estrategias de negociaci贸n con las 茅lites locales鈥, se帽alaron las mujeres.

Este yacimiento habr铆a sido un sitio de adoraci贸n de ambas culturas a las que en 1960 se le sum贸 la cat贸lica, creando un calvario en el cerro, con una capilla que utiliz贸 la plataforma creada por los diaguitas y que mide 29脳26 m. En 1906, ya se hab铆a instalado una cruz, como sucedi贸 en decena de lugares como consecuencia de las creencias populares de que los ind铆genas muertos 鈥渧en铆an a espantar鈥.

Luego de explicar las particularidades e importancia del sitio, contaron que a finales de febrero del a帽o pasado cuando supieron del proyecto de intervenci贸n del yacimiento, intentaron comunicarse con los organismos pertinentes para conocer las caracter铆sticas a trav茅s de cartas formales.

鈥淎 partir de ese momento, ya est谩bamos redactando notas que fueron presentadas a la intendencia y la Direcci贸n de Antropolog铆a. Solicitamos informaci贸n del proyecto, ofreciendo nuestro trabajo en el sitio y nos pusimos a disposici贸n para resolver la problem谩tica鈥, contaron.

鈥淧ropon铆amos una alternativa, ya que era una promesa al pueblo, con posibilidades de afluencia tur铆stica. Dec铆amos que no era el lugar apropiado sobre todo habiendo otros cerros, en donde se determin贸 que no hab铆a evidencia arqueol贸gica鈥, explicaron.

鈥淣o hubo respuestas por parte de la intendencia. Luego comenz贸 el covid-19. Esta obra qued贸 aletargada. Har谩 un mes y medio, a fines de marzo, empezamos a recibir pedidos de ayuda de vecinos para interceder, porque se pod铆a llegar a concretar. Volvimos entonces con pedidos de comunicaci贸n y pedimos que se abra un di谩logo. Pero nos expresan que la decisi贸n est谩 tomada que el pueblo as铆 lo quer铆a鈥, explicaron.

鈥淓s por esto que tratamos de llegar a la poblaci贸n. Era importante que el pueblo conociera sobre las afectaciones de esa obra. Pero entendemos que ese mensaje no fue bien trasmitido a la comunidad. Nos preocupa mucho; la informaci贸n llega bastante alterada hacia la comunidad que debe expresarse para tomar esas decisiones鈥, aseguraron las arque贸logas y luego resaltaron que ellas nunca se opusieron al objetivo de instalar un Cristo resucitado, ni al deseo del pueblo, sino que entienden que pueden convivir ambas cosas, sin necesidad de alterar a煤n m谩s el yacimiento, dijeron.

Avance de los estudios

En tanto, desde la Direcci贸n Provincial de Antropolog铆a, Ezequiel Fonseca dio a conocer un descargo en relaci贸n con el planteamiento del proyecto acad茅mico: 鈥淣os vemos en la obligaci贸n de aclarar la informaci贸n que est谩 haciendo circular el Proyecto Arqueol贸gico Yocavil, perteneciente a la Universidad de Buenos Aires (UBA), respecto al sitio El Calvario de Fuerte Quemado. Comprendemos su preocupaci贸n como cient铆ficas, en relaci贸n a la propuesta del proyecto de instalaci贸n de una escultura de un Cristo Redentor en una de las lomas que comprende dicho sitio. Pero vemos con profunda inquietud que en el mensaje expuesto se plantea un sentido hegem贸nico, en la cual la propia disciplina arqueol贸gica encuentra fundamento desde el lugar de privilegio de la disciplina, al amparo de la reproducci贸n de sus fundamentos o supuestos epistemol贸gicos鈥.

En este sentido Fonseca advierte: 鈥淓n mi opini贸n, como Director de Antropolog铆a, el patrimonio arqueol贸gico, el patrimonio cultural no es distinto a la comunidad o a la tierra y consideramos que no se puede salvar una cosa destruyendo la otra. Las comunidades tienen sus propios tiempos y procesos, por ello apelamos poner la arqueolog铆a en conversaci贸n con las voces de todos los sectores y donde el patrimonio cultural debe reconocer las fracturas y el conflicto tanto en su proceso de definici贸n, en las pol铆ticas de conservaci贸n y en la relaci贸n de sus habitantes鈥.

Y agrega: 鈥淓l patrimonio cultural no se debe presentar como un conjunto de bienes estables y neutros, con sentido y valores fijados de una vez y para siempre, sino como un proceso social鈥.

En el texto, Fonseca explica el estado del estudio de impacto y las mediciones que han hecho: 鈥淎l momento nos encontramos realizando los c谩lculos de capacidad de carga, procesando las im谩genes tomadas por el dron que permitir谩 analizar el estado de conservaci贸n de muros, y permitir谩 la monitorizaci贸n del sitio. Tambi茅n estamos determinando el diagn贸stico y an谩lisis de los datos del estado del bien鈥.

El funcionario explic贸 que en marzo de este a帽o comenzaron a realizar los estudios de impacto que exige la Ley. Y que contest贸 una extensa carta a Naci贸n sobre la situaci贸n. 鈥淯na vez que terminemos de hacer los estudios sabremos, pero a煤n no est谩n concluidos鈥, asegur贸.

Fonseca afirm贸 que se reuni贸 con los pobladores de Fuerte Quemado y que ellos son los que piden la obra luego de una reuni贸n que tuvo la comisi贸n por los 400 a帽os de la Virgen del Valle.

Para el funcionario, la voz de los pobladores ser铆a la m谩s importante, teniendo en cuenta que 鈥淓l patrimonio es de todos y que la impronta religiosa es muy fuerte鈥. Agreg贸 que el trabajo identitario con estas culturas 鈥渄eber铆a haberse hecho antes鈥, y relat贸 sobre otros sitios en donde los municipios trabajan en ese sentido, como es el yacimiento de La Tunita, en el departamento Ancasti, por ejemplo.

Como parte del estudio, se帽al贸 que se realiz贸 una consulta p煤blica a la poblaci贸n a trav茅s de la radio de la localidad, de la que a煤n se esperan los resultados. 鈥淭ambi茅n se est谩 a la espera de la opini贸n del Cacique Cruz y su comunidad鈥, dijo.

Por 煤ltimo, Fonseca explic贸 que 鈥渓a finalizaci贸n de nuestros estudios no implica la aceptaci贸n o aprobaci贸n del proyecto. Dado que las conversaciones contin煤an hacia ambos lados. Pero que, vamos a tomar con mayor relevancia la voz local, por si fuese rechazado o aceptado el proyecto, ya que considero que para la arqueolog铆a no hay mejor medicina que la interlocuci贸n local鈥.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/339355-controversia-por-la-colocacion-de-un-cristo-en-un-sitio-arqu




Fuente: Argentina.indymedia.org