September 25, 2021
De parte de La Haine
130 puntos de vista


Al absurdo aritm茅tico y de sentido com煤n de igualar 66 con 34 nos lleva el qu贸rum de los dos tercios impuesto por el poder constituido al poder constituyente en nuestro pa铆s; el Congreso, a la Convenci贸n Constitucional.

Esto, adem谩s de ser completamente antidemocr谩tico al desconocer la esencia del concepto democr谩tico que es la regla de la mayor铆a. Todo qu贸rum supra-mayoritario significa, en la pr谩ctica, concederle a la minor铆a un poder de veto sobre la mayor铆a. Una cosa es considerar m谩s deseable que algo se apruebe por una mayor铆a m谩s amplia que por una mayor铆a m谩s estrecha; pero otra cosa totalmente distinta es que, so pretexto de lo anterior, la minor铆a tenga facultades de neutralizar el gobierno de la mayor铆a. El que en algunas otras partes (pocas) se haya hecho no lo v谩lida para nada; ni desde el punto de vista aritm茅tico, l贸gico, pol铆tico ni 茅tico.

Y constituye una gran falacia sostener que as铆 la futura Constituci贸n ganar谩 legitimidad y estabilidad. 隆C贸mo va a ganar m谩s legitimidad (y consecuente estabilidad) una Ley Fundamental en que, por ejemplo, en art铆culos fundamentales una minor铆a de 35% obligue virtualmente a una mayor铆a de 65% a adecuar sus puntos de vista a la primera! Por cierto que dicha amplia mayor铆a quedar谩 insatisfecha con el resultado final; y por tanto, las bases de dicho 鈥渃onsenso鈥 constitucional ser谩n mucho m谩s febles鈥

Adem谩s, que si hablamos con propiedad de una Constituci贸n efectivamente democr谩tica, 茅sta no necesitar谩 cambiarse nunca en cuanto tal, porque siempre contemplar谩 los mecanismos mayoritarios para que el pueblo 鈥揳 trav茅s de las asambleas legislativas y de un plebiscito ratificatorio- pueda modificar cualquier art铆culo que ya no responda a su voluntad pol铆tica. O para incorporar nuevos art铆culos que considere pertinentes.

El problema de fondo que padecemos en Chile es que la dirigencia de la ex Concertaci贸n 鈥揷omo lo reconoci贸 crudamente el principal 鈥渁rquitecto鈥 de la transici贸n, Edgardo Boeninger, en su libro de 1997 (Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad)- lleg贸 a fines de los 80 a una convergencia inconfesable con la derecha. Inconfesable para no perder su imagen de 鈥渃entro-izquierda鈥 y as铆 poder culpar siempre a la derecha de -una vez gobernando- no hacer los cambios prometidos cuando era oposici贸n a la dictadura. Por ello es que solapadamente le regal贸 a trav茅s de una Reforma Constitucional concordada en 1989 la futura mayor铆a parlamentaria que le aguardaba, de acuerdo a los qu贸rums establecidos para aprobar las leyes ordinarias en la Constituci贸n original del 80. 隆Algo que hasta hoy no sabe la generalidad de la sociedad chilena!鈥

Y por eso mismo que en los 90 dicha dirigencia se neg贸 a hacer pactos meramente electorales para las elecciones parlamentarias; pactos que le ofreci贸 el PC y que 鈥揺xtrapolando los resultados obtenidos- le habr铆an permitido a la Concertaci贸n haber obtenido mayor铆a absoluta por s铆 misma en el Congreso a partir de 1997. Y tambi茅n por ello es que cuando finalmente obtuvo dicha mayor铆a con Lagos (entre agosto de 2000 y marzo de 2002, por los desafueros fortuitamente combinados de Pinochet y de Francisco Javier Err谩zuriz) y con Bachelet (en sus dos gobiernos) 隆continu贸 aprobando TODO en consenso con la derecha!; incluyendo 隆la Constituci贸n actual fervorosamente proclamada por Lagos en 2005 como una Constituci贸n democr谩tica; y que fue solemnemente refrendada por aqu茅l y por todos sus ministros el 17 de septiembre de ese a帽o! Entre ellos 鈥搑ecordemos- por Yasna Provoste, Francisco Vidal y Nicol谩s Eyzaguirre.

Por lo mismo, tambi茅n, luego que el movimiento estudiantil-ciudadano de 2011 culminara sus postulados con la demanda de una Asamblea Constituyente; quienes con m谩s 茅nfasis se opusieron a ello fueron los dirigentes de la ex Concertaci贸n; y entre ellos los socialistas Ricardo Lagos, Camilo Escalona (la descalific贸 como 鈥渇umar opio鈥), Jos茅 Miguel Insulza (la defini贸 como un 鈥渆nfrentamiento鈥 indeseable; y como algo de lo cual 鈥渟e sabe d贸nde se entra, pero no donde se sale鈥) y el presidente del PS de entonces, Osvaldo Andrade, quien le se帽al贸 burlonamente a El Mercurio que 鈥渓a nueva Constituci贸n ser谩 para los tataranietos鈥濃

Por todo esto, se entiende que la dirigencia ex concertacionista concordara nuevamente con la derecha, luego del estallido o revuelta social de octubre de 2019, la b煤squeda de un dise帽o pol铆tico que impidiera el fin del 鈥渕odelo chileno鈥, impuesto por la dictadura y consolidado luego por la Concertaci贸n. Para ello -de modo maquiav茅lico como ya les es costumbre- buscaron apropiarse de la idea de la Asamblea Constituyente que aprobara una nueva Constituci贸n, pero torciendo su idea de fondo. As铆, en lugar de un plebiscito que definiese si el pueblo quer铆a o no una real Asamblea Constituyente, impidieron dicha posibilidad, al plantear dos alternativas (鈥淐onvenci贸n Mixta鈥 o 鈥淐onvenci贸n Constitucional鈥) limitadas en sus facultades por el poder constituido y 鈥搇o que es peor- AMBAS con el mismo qu贸rum antidemocr谩tico de los dos tercios. Aunque, por cierto, esto 煤ltimo se omiti贸 de ser resaltado, de modo que la mayor铆a no tomara real conciencia de que, s铆 o s铆, el 25 de octubre del a帽os pasado ella misma aprobar铆a tal qu贸rum鈥

Y, por cierto, previendo que la elecci贸n final de los miembros de la Convenci贸n seguir铆a una pauta hist贸rica logrando la derecha m谩s de un tercio de ella; la dirigencia de la Concertaci贸n quedar铆a muy probablemente en la c贸moda situaci贸n de 1989: sin mayor铆a y pudiendo culparla a aquella de no poder obtener una Constituci贸n que permitiera sustituir el modelo. El terremoto electoral de mayo ciertamente que constituy贸 un severo traspi茅 para ello. Ahora tendr谩 que quedar mucho m谩s transparente para todos la existencia de las dos derechas. La derecha tradicional sola no tendr谩 el derecho de veto que se preve铆a y que ella no hac铆a ning煤n misterio en estar dispuesta a utilizar. Necesitar谩 el concurso de la ex Concertaci贸n, a lo que muy probablemente se agregar谩n los 鈥渋ndependientes no neutrales鈥 afines a ella.

Pero adem谩s se agreg贸 en el acuerdo del 15 de noviembre de 2019 un actor adicional: La mayor铆a del Frente Amplio que 鈥搃ns贸litamente dadas las credenciales anti-neoliberales que ostentaba- acept贸 subordinarse a las dos derechas, incluso al costo de quebrarse como coalici贸n. A tal punto se ha subordinado que incluso ahora 鈥揺n que se supondr铆a que la derecha tradicional ya no tendr铆a nada que perder con la supresi贸n del qu贸rum de los dos tercios- se sigue sumando a la inc贸moda postura de la ex Concertaci贸n de mantener a todo trance aquel derecho a veto del tercio. Y, adem谩s, ha descartado tambi茅n la idea que prevaleci贸 en Sud谩frica 鈥 pa铆s que estableci贸 en principio el qu贸rum de los dos tercios- de instaurar plebiscitos dirimentes para aquellas materias que en la Convenci贸n o Asamblea sudafricana alcanzasen mayor铆a, pero no los dos tercios.

De todas formas, los convencionales de izquierda podr谩n tambi茅n hacer eficaz uso del estramb贸tico dise帽o impuesto el 15 de noviembre. Esto es, si se suman los miembros de la ex Lista del Pueblo; los PC; los sectores minoritarios del Frente Amplio; otros independientes de izquierda y la bancada de pueblos originarios que se ha manifestado resueltamente contra el modelo neoliberal, superar谩n con mucho el tercio de convencionales y 隆podr谩n hacer uso de su derecho a veto con la finalidad de forzar la realizaci贸n de una efectiva Asamblea Constituyente!

Y, si la derecha concertacionista y los 鈥渋ndependientes no neutrales鈥 no acceden (que ser铆a lo m谩s probable), de todas formas podr谩n evitar que emerja una 鈥渘ueva鈥 Constituci贸n que siga sustentando 鈥搊bviamente con maquillajes- un modelo neoliberal de sociedad, quedando en vigor la deslegitimada actual, mucho m谩s f谩cil de ser sustituida en el futuro. Porque esta nueva Constituci贸n tendr铆a mucho m谩s legitimidad que la actual ya que ser铆a luego ratificada popularmente con un 鈥減lebiscito de salida鈥 (Algo de lo cual algunos l铆deres de la derecha tradicional se han arrepentido p煤blicamente de no haber hecho en 2005鈥). Y ser铆a incluso m谩s dif铆cil de modificar en el futuro que la actual de Lagos. Recordemos que en esta 煤ltima para muchos apartados s贸lo se requiere de un qu贸rum de un 60% para su cambio. Pero si las dos derechas lograsen aprobar nuevamente una Constituci贸n a su gusto, naturalmente terminar谩n poni茅ndole el mismo antidemocr谩tico qu贸rum de dos tercios para su transformaci贸n futura鈥

CALPU




Fuente: Lahaine.org