August 15, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
194 puntos de vista

Juan Carlos Rois
Tortuga.

Las noticias de 煤ltima hora sobre Afganist谩n obligan a reflexionar sobre la participaci贸n de Espa帽a, durante 19 a帽os y 4 meses, en la tropel铆a y el fracaso en toda regla de este hecho (para nuestra ministra de defensa “ejemplar” y a repetir en el futuro en otras latitudes) y sobre las responsabilidades que alguien deber铆a asumir, incluyendo la exigencia de fiscalizaci贸n y auditor铆a de nuestra participaci贸n en todo ello tanto a nivel econ贸mico, como desde el punto de vista de los objetivos y de las realizaciones en Afganist谩n, como, m谩s all谩 de todo ello, sobre el modo en que las sociedades que somos en este ap茅ndice del imperio queremos estar presentes en el mundo, lo que obliga tambi茅n a revisar el modelo de defensa vigente, la acci贸n de injerencia militar que desarrolla y las alternativas evidentes para promover los valores compartidos, la seguridad humana y una paz que se merezca ese nombre y tenga contenidos.

Pero doctores tiene la iglesia y estoy seguro de que esas reflexiones y debates se van a proponer en esta p谩gina por gente m谩s competente que un servidor, muerto como estoy de calor y de verano en estos d铆as planos que vivimos.

Yo por mi parte me conformo con decir que nos merecemos esa auditor铆a global de nuestra guerra en Afganist谩n, del uso de los dineros y otras cosas, de los fines perseguidos y la eficacia de todo ello y que, como es m谩s que previsible que esa fiscalizaci贸n no la promuevan ni los que mandan ni los que les ayudan, incluidos esos representantes de pandereta que tenemos, lo mejor ser谩 ir pensando en hacerla por nuestros medios, con los movimientos sociales y organizaciones que aspiran a cambiar el panorama, y por nuestra cuenta y riesgo.

De modo que voy a otra cosa, a hablar de alguno de los aspectos que parece que pasan sin que pase nada en nuestro militarismo de andar por casa.

Podr铆a parecer que julio y agosto son meses de paralizaci贸n administrativa en todo lo que se refiere a los intereses del militarismo.

Les aseguro que no es as铆 y, por poner alg煤n ejemplo, durante lo que va desde el uno de julio al 15 de agosto, el Ministerio de Defensa ha publicado la celebraci贸n de 17 convenios de colaboraci贸n, entre ellos 9 con universidades (principalmente de Madrid) para asegurarse sus fines propagand铆sticos o para pr谩cticas laborales de su membres铆a, as铆 como otros 8 con asociaciones de empresarios, Cruz Roja, Fundaci贸n de Ayuda a la Drogadicci贸n, decanos de veterinaria y otros entes variopintos la mar de sorprendentes. Adem谩s ha actualizado los trienios que cobrar谩n los curas castrenses, se ha efectuado una oferta de empleo p煤blico que convoca oposici贸n para 19.308 miembros de las fuerzas armadas y cuerpos de seguridad del Estado (con el correspondiente incremento de gasto una vez se incorporen), de los que 8.171 son de nueva creaci贸n y el resto de promoci贸n interna, se ha aprobado las plantillas de la Guardia Civil y el n煤mero de oficiales (desde general para abajo) con que contar谩 hasta 2024 este instituto militar, se han convocado subvenciones 芦de acci贸n social禄 para retirados del ej茅rcito y otros beneficiarios, se han impuesto servidumbres aeron谩uticas en Yeste, se han modificado nombres de colegios insertos en bases militares para enfatizar la marcialidad de dichas instituciones, dado medallas y recompensas y otras m煤ltiples normas sobre patrimonio militar y alg煤n que otro compromiso de gasto que vienen siendo tradici贸n colar cuando nadie se lo espera.

A ello podemos a帽adir los acuerdos adoptados por el Consejo de Ministros entre julio y Agosto con compromiso de gasto imputable a lo militar de los que hemos hablado en otros momentos.

Pero dejadme que yo prefiera (como dijo el cantante) … la C谩tedra Extraordinaria de Propaganda Militar.

C谩tedra extraordinaria de Historia Militar.

Dado que es un poco pesado comentar de todos los avances estivales del militarismo patrio, me ha parecido especialmente interesante fijarme en el Convenio aprobado por Resoluci贸n de 7 de julio, de la Secretar铆a General T茅cnica del Ministerio de Defensa (Resoluci贸n 420/38278/2021), celebrado con la Universidad Complutense de Madrid 芦para el desarrollo de la C谩tedra Extraordinaria de historia militar禄, con duraci贸n inicial de cuatro a帽os y prorrogable.

La susodicha c谩tedra es fruto de un acuerdo de noviembre de 2012 celebrado entre Defensa y la Universidad, convenio que ha sufrido renovaciones sucesivas hasta la fecha, en que se publica el nuevo convenio.

Es de imaginar el inter茅s del Ministerio de Defensa en el desarrollo de una c谩tedra de este tipo y mucho m谩s el inter茅s de los historiadores en abordar estos aspectos como parte de su producci贸n cient铆fica.

Imaginamos, pues somos bienintencionados, que despoblar la historia militar de ese sesgo patriotero, distorsionado y 茅pico, tan desfasado y rancio, con el que nos encontramos a menudo en las lecturas de historia militar al uso, o encontrar, en alg煤n rinc贸n de su contenido, la historia del militarismo tratada tambi茅n desde las luchas y propuestas desmilitarizadoras que han tenido lugar (y a menudo quedan marginadas, silenciadas o distorsionadas) deber铆a ser atractivo para alg煤n que orto historiador que se acerque a este enfoque de la investigaci贸n hist贸rica con un 谩nimo no tanto de convencer como de comprender.

Como lo ser铆a abundar en la relaci贸n entre los intereses (contra la gente) del poder y las vueltas de tornillo que ha dado el militarismo y sus instituciones de monopolio de la fuerza como instrumentos de orden p煤blico y de burro-represi贸n.

O… tantos otros.

Por poner alg煤n ejemplo, resulta abrumador el tratamiento de la guerra civil, lleno de glorificaciones militares y relatos heroicos algo legendarios, como si en realidad hubiera existido una contienda total y una adhesi贸n a la guerra generalizada, entre toda la sociedad enfrentada por las armas en una lucha sin cuartel, sin destacar la desafecci贸n monumental a la guerra de la inmensa mayor铆a de la sociedad y el inter茅s de determinados grupos y personas concretas en promoverla para sus intereses; o los cientos de miles de llamados a los sucesivos reemplazos de un bando u otro que directamente se negaron a participar de la barbarie; o sin decir ni p铆o de los miles de desertores que hicieron lo posible para no participar de la acci贸n militar, sin despreciar, claro est谩, la labor antimilitarista que tambi茅n hubo en la contienda, los servicios por la paz desarrollados por organizaciones de 铆ndole pacifista y humanitaria o la lucha diaria de tanta gente del com煤n, en mitad de la contienda y m谩s tarde, por reconstruir de forma noviolenta (tal vez no lo llamaban as铆) los v铆nculos comunitarios y por ofrecerse apoyo mutuo o solidaridad.

O, ya que nos ponemos, la explicaci贸n menos hiperventilada de la guerra colonial en Marruecos (ahora que nos est谩n espigando un relato heroico y descontextualizado de los ej茅rcitos en Annual y todo hace pensar que los halcones de nuestro paisaje nos van a dar la murga con Do帽a Amargarita Robles a la cabeza) que destaque los aspectos m谩s objetivos y escabrosos de esa guerra y que tenga en cuenta tambi茅n la lucha antimilitarista que desencaden贸.

Podr铆a tambi茅n destacarse la labor pedag贸gica y racionalista de la Escuela Moderna, que ense帽aba a leer y escribir a la gente copiando dictados de textos antimilitaristas de Le贸n Tolstoi, Jean de La Bruy猫re, Charles Letourneau, Guy de Maupassant, Voltaire, Em铆le Zola o Camile Flammarion, entre otros muchos.

Pero no nos hagamos ilusiones, porque la C谩tedra Extraordinaria de Historia Militar de la Universidad Complutense no parece el sitio acad茅mico para un enfoque como el que insinuamos.

Contenidos del convenio

Veamos el convenio suscrito entre la Universidad y el Ministerio de Defensa para verificar esta deprimente afirmaci贸n:

1.- El Ministerio de Defensa influye de forma sustancial tanto en el contenido de las investigaciones y actividades de la c谩tedra, como en el profesorado.

Dice as铆 el art铆culo 1 del convenio, referido a las aportaciones del Ministerio de Defensa 芦Elaborar, a trav茅s de su concurrencia en la Comisi贸n Mixta de Seguimiento, junto a la Facultad de Geograf铆a e Historia de la UCM, las l铆neas generales del dise帽o, desarrollo y ejecuci贸n de las actividades de la 鈥淐谩tedra Extraordinaria de Historia Militar鈥 y prestar, en su caso, su asistencia t茅cnica a las fases de desarrollo y ejecuci贸n禄.

Tambi茅n dice que el Ministerio de Defensa 芦ser谩 uno de los patrocinadores de las actividades que desarrolle el programa de la 鈥淐谩tedra Extraordinaria de Historia Militar鈥澛.

Pero pudiera parecer que la universidad podr谩 hacer el resto. No es as铆, porque su compromiso es la de habilitar espacios para la impartici贸n de las actividades, dotar de reconocimiento acad茅mico a las actividades que se desarrollen y auxiliar al director de la c谩tedra en las labores de gesti贸n (art铆culo 1.2):

  • 芦 La UCM (Facultad de Geograf铆a e Historia) gestionar谩 la habilitaci贸n del espacio necesario para el ejercicio de las actividades de la 芦C谩tedra Extraordinaria de Historia Militar禄.
  • As铆 mismo, la UCM (Facultad de Geograf铆a e Historia), establecer谩 los mecanismos de reconocimiento acad茅mico de los cursos impartidos por la 芦C谩tedra Extraordinaria de Historia Militar禄 de acuerdo con la legislaci贸n vigente.
  • La UCM proporcionar谩 para auxilio del Director de la mencionada c谩tedra en sus labores administrativas, protocolarias y de gesti贸n, los medios oportunos a efectos de una mayor eficacia.禄

2.- Un director (en nuestro caso directora) a la medida de Defensa

Como la c谩tedra cuenta con un Director, podr铆amos preguntarnos c贸mo se designa (o elige si es el caso) este. Pues bien, acudamos al art铆culo sexto del convenio, que dice que lo nombrar谩 el rector a propuesta de la Comisi贸n Mixta de seguimiento y 芦entre los profesores de la Facultad de Geograf铆a e Historia de la UCM que est茅n relacionados con estos campos de conocimiento禄.

Bueno, a dedo. Pero al menos entre los profesores, claro no cualquiera, sino los que 芦est茅n relacionados con este campo del conocimiento禄 algo que no queda claro en qu茅 consiste. A mi se me ocurre m谩s de un profesor que seguramente no est谩 relacionado con la historia militar entendida como tal por la c谩tedra (menos a煤n por el Ministerio de Defensa) pero que seguramente s铆 lo esta (de forma cr铆tica y alternativa, se supone) 芦con este campo del conocimiento禄 y que har铆a de poder m谩s de una propuesta para cambiar el enfoque acartonado de la historia militar al uso. 驴Podr铆a ser propuesto?

Pues para responder, vayamos a tres datos lo m谩s objetivos posibles:

  • En primer lugar, y en cuanto a las competencias del director.

Su articulo 8 dice que el director tiene como funciones:芦 1. Definir el programa de actividades y presentarlo, para aprobaci贸n, a la Comisi贸n Mixta de Seguimiento. 2. Coordinar el calendario de las actividades. 3. Coordinar las necesidades de infraestructuras de la 芦C谩tedra Extraordinaria de Historia Militar禄 con las disponibilidades de la Facultad de Geograf铆a e Historia de la UCM. 4. Definir y coordinar la gesti贸n del presupuesto de la 芦C谩tedra Extraordinaria de Historia Militar禄 del que habr谩 de rendir cuentas ante la Comisi贸n Mixta de Seguimiento. 5. El Director de la 芦C谩tedra Extraordinaria de Historia Militar禄 elaborar谩 anualmente, por curso acad茅mico, un informe sobre el desarrollo de las actividades y la programaci贸n del curso siguiente; incluir谩 en el mismo deficiencias de funcionamiento observadas, as铆 como propuesta de mejora. Dicho informe se remitir谩 tanto a la UCM como al Ministerio de Defensa (IHCM)

Es decir, define el contenido y dirige la gesti贸n, pero siempre bajo la supervisi贸n de la comisi贸n mixta.

  • En segundo lugar, y en cuanto a las de la Comisi贸n mixta, (art铆culo duod茅cimo):

Esta Comisi贸n gozar谩 de las funciones de supervisi贸n y veto, se nombrar谩 entre la universidad y el ministerio de Defensa; estar谩 formada 芦con representantes designados por ambas partes en r茅gimen de paridad.禄

Entre sus miembros figurar谩n:

  • Por parte del Ministerio de Defensa (IHCM): 1.潞 El Subdirector de Estudios Hist贸ricos del IHCM, o persona en quien delegue. 2.潞 Un Coronel de la Subdirecci贸n de Estudios Hist贸ricos del IHCM, o persona en quien delegue.
  • Por parte de la UCM: 1.潞 Vicerrector/a de Relaciones Institucionales, o persona en quien delegue. 2.潞 Decano de la Facultad de Geograf铆a e Historia o persona en quien delegue.禄

A su vez, 芦El Jefe de Estado Mayor del Ej茅rcito de Tierra y el Rector podr谩n sustituir, en el 谩mbito de sus competencias, a los miembros de la Comisi贸n Mixta de Seguimiento . . .

  • En tercer lugar, en cuanto a la capacidad de sustituci贸n y el poder de decisi贸n.

El director nombrado tendr谩 voz, pero no voto en la Comisi贸n. Los acuerdos de la misma se adoptar谩n por mayor铆a simple y se prev茅 que si alguno de los miembros de la misma var铆a (es decir, queda en minor铆a una de las partes) se respetar谩 el r茅gimen de paridad para las votaciones.

  • En definitiva

En realidad la Comisi贸n mixta garantiza el inter茅s prioritario del Ministerio de Defensa, porque ning煤n acuerdo puede tomarse sin su aceptaci贸n, incluso si en un momento dado quedan en minor铆a.

驴Es posible que los miembros de la Comisi贸n elegidos por la Universidad discrepen entre s铆 a la hora de decidir? Es dif铆cil que, dado el modelo de incorporaci贸n a la misma, esto ocurra, pero, dado el car谩cter de libertad e independencia que se supone que tienen los doctores y profesores universitarios, podr铆a ocurrir. 驴Podemos pensar algo parecido entre los miembros del ej茅rcito designados por Defensa? Resp贸ndase usted.

En mi opini贸n, dado el car谩cter corporativo, el rollo de la obediencia que se maneja en el ej茅rcito y toda la fanfarria jer谩rquica con la que se conducen, esto es, sencillamente, imposible salvo milagro del Ni帽o Jes煤s de Praga u otro que realice funciones de guardia.

3.- Una financiaci贸n al servicio de los intereses de Defensa

No hemos querido hacer un repaso ni de las actividades docentes actuales de la c谩tedra, que, am茅n del 芦experto禄 que imparte en Historia militar (y que parece m谩s bien un experto en polemolog铆a) es variada en sus actividades y amplio en el elenco de profesores con el que cuenta, si bien algo sesgada en cuanto a la orientaci贸n de sus estudios y de la justificaci贸n de los ej茅rcitos y aparatos de imposici贸n del orden social.

No estamos censurando la labor docente del profesorado, sino la orientaci贸n que, merced al convenio suscrito, permite la utilizaci贸n por parte del Ministerio de Defensa de 茅sta como un (uno m谩s; sin ir m谩s lejos, en Madrid mantiene tambi茅n la c谩tedra de cultura de la Defensa Guti茅rrez Mellado con un convenio similar y adem谩s firma convenios anuales con la Universidad Complutense para asegurarse un espacio a su medida en los cursos de verano que dicha universidad imparte) instrumento de su propaganda.

Defensa le garantiza a la c谩tedra unos fondos anuales de 12.000 euros que salen de la partida de 芦Reuniones, conferencias y Cursos禄 relativo al programa 121M del Ministerio de Defensa. A esta cantidad estipulada de Defensa se a帽adir谩 芦la aportada por cualquier otra fuente de financiaci贸n adicional cuyo importe y autorizaci贸n debe ser aprobado previamente por la comisi贸n mixta禄.

驴Qu茅 quiere decir esta coletilla? Pues, sencillamente, que adem谩s de los 12.000 euros anuales, e podr谩 a帽adir por parte de Defensa (dado que el art铆culo se refiere a la aportaci贸n de Defensa) cualquier otra cantidad que canalicen por cualquier 芦fuente de financiaci贸n adicional禄 (por ejemplo, mediante dinero que le saquen a otro ministerio, o que provenga de otro tipo de gastos y compromisos que puedan ejecutar desde defensa o, incluso, mediante acuerdos con otro tipo de entidades o patrocinadores de eventos) y cuya cuant铆a queda en la m谩s absoluta imprecisi贸n e indefinici贸n.

La Universidad pone el elenco de profesores (pero resulta que estos ya perciben sus ingresos por el cap铆tulo correspondiente del presupuesto de la universidad, con lo que su coste a efectos de este convenio es cero) y sus instalaciones (que se amortizar谩n conforme a las reglas contables a帽o a a帽o en el propio balance de la universidad y que a efectos de este convenio tampoco implican 芦gasto禄 a帽adido).

Por 煤ltimo, la cl谩usula decimoquinta del convenio se帽ala que, adem谩s de las causas de resoluci贸n del convenio que la ley prev茅 (en concreto el art铆culo 51.2 de ley 40/2015 de 1 de octubre), las partes pueden decidir la resoluci贸n de forma unilateral, de forma que, si a Defensa en un memento dado no le gusta la orientaci贸n de la c谩tedra, puede resolver el convenio sin m谩s.

4.- Unas conclusiones

  • Hace mucho calor, pero Defensa no descansa.
  • En el caso que analizamos (que es uno m谩s de los muchos que podemos poner) paga defensa, manda defensa, pone el contenido (hasta donde defensa lo permita) la universidad y si a Defensa no le gusta, se acab贸.

Ya ven, un caso ejemplar del incansable quehacer del Ministerio de Defensa en su labor de permear con su ideolog铆a y su propaganda las instituciones acad茅micas.

  • Ya sabemos que la historia la escriben siempre los que tienen a su disposici贸n los medios y la palabra y, casualidades de la vida, suele resultar que cualquier relato acaba garantizando su punto de vista, unas veces por entusiasmo de sus amanuenses y la mayor铆a porque la selecci贸n de los contenidos silencia los puntos de vista que resultan inoportunos.

Y en esto la historia militar es un ejemplo tan abrumador que una c谩tedra como la que la Universidad llega a comandita con el Ministerio de Defensa resulta, cuando poco, desprovista del principio de presunci贸n de inocencia.

He querido poner un ejemplo, veraniego, de una pr谩ctica de alianza entre el Ministerio de Defensa, repartidor de migajas de forma dosificada, con las universidades, urgidas de aportaciones para cubrir su maltratada labor cient铆fica.

  • El Ministerio de Defensa cuenta en su estrategia de propaganda con el caramelo envenenado que ofrece, aparentemente con un desgaste m铆nimo para las universidades, para que las universidades propaguen su ideolog铆a y privilegien las investigaciones y los relatos que le interesa al militarismo.





Fuente: Grupotortuga.com