March 5, 2022
De parte de IWA-AIT
204 puntos de vista

“En la guerra, el Estado proporciona ca帽ones, los ricos sus bueyes y los pobres sus hijos. Cuando la guerra termina, el Estado se lleva los ca帽ones, los ricos sus bueyes y los pobres cuentan las tumbas”. Proverbio popular serbio.

Las guerras de las potencias capitalistas por los intereses de sus clases dominantes han entrado recientemente en una nueva etapa. En los d铆as en que Estados Unidos bombarde贸 Somalia, Arabia Saud铆 bombarde贸 Yemen e Israel bombarde贸 Siria, los objetivos de la OTAN Ucrania y Rusia se han enfrentado abiertamente en Ucrania. Como en todas las guerras libradas por el inter茅s de la clase dominante, el perdedor de estas masacres en todo el mundo es la clase obrera.

Es evidente que la tendencia a la expansi贸n de la OTAN (la alianza militar m谩s fuerte y agresiva del mundo) en Ucrania, as铆 como su apoyo al r茅gimen de este pa铆s, indudablemente nazificado, creado tras el golpe de Estado de 2014, fue el motivo del ataque de Rusia a Ucrania al verse seriamente amenazados los intereses de su clase dirigente. Tambi茅n es obvio que con esta guerra, Estados Unidos est谩 disciplinando a la UE, que estaba bastante dispuesta a cooperar con Rusia debido a sus intereses econ贸micos. As铆 son y as铆 funcionan las relaciones entre las potencias capitalistas e imperialistas.

Los revolucionarios, sin embargo, deben actuar por el inter茅s de la clase obrera y no en inter茅s de una formaci贸n capitalista de cualquier tipo. Debe entenderse que, independientemente de ciertas diferencias entre ellas, que las pintan de uno u otro color, todas las fuerzas capitalistas tienen en com煤n la lucha contra los intereses de la clase obrera.

Esta nueva etapa de las guerras capitalistas ha abierto tambi茅n un nuevo cap铆tulo de armamento entre los capitalistas sedientos de sangre. Miles y miles de millones de nuestro dinero han sido dirigidos a la guerra, a la maquinaria de la industria militar. Esta pol铆tica la aplican todas las facciones capitalistas, independientemente del partido al que pertenezcan. Nos llama especialmente la atenci贸n que Alemania, el pa铆s que es a la vez el principal inversor en Serbia y cuyos compradores tejen nuestro destino aqu铆, tambi茅n ha comenzado abiertamente a armarse en gran medida, poniendo as铆 en cuesti贸n las decisiones de la Conferencia de Potsdam de 1945.

Ante los horrores de la guerra, es muy f谩cil equivocarse y pedir impotentemente la paz. Sin embargo, la paz capitalista no es la paz. Dicha “paz” es, de hecho, otra forma de guerra contra la clase obrera. En esta situaci贸n, una posici贸n antimilitarista consecuente implica hacer esfuerzos directos para detener la guerra capitalista, pero al mismo tiempo tomar el control de la situaci贸n en el pa铆s y cambiar radicalmente el sistema socioecon贸mico, es decir, se necesita una guerra de clases organizada.

Nuestra organizaci贸n opera en Serbia, una colonia econ贸mica de la Uni贸n Europea, que no es miembro de la OTAN debido a una combinaci贸n de circunstancias hist贸ricas. Sin embargo, aunque no forme parte de la OTAN, Serbia realiza la mayor parte de sus ejercicios militares internacionales y de cooperaci贸n t茅cnico-militar con la OTAN, est谩 rodeada geogr谩ficamente por pa铆ses que forman parte de esa alianza criminal, y la presencia de agentes de la OTAN en todos los gobiernos serbios en los 煤ltimos 20 a帽os es una constante.

Como la tarea de todos los revolucionarios en tiempos de guerra del capital es luchar contra su clase dominante y sus cr铆menes militaristas, la ASI seguir谩 centr谩ndose en este contexto en la resistencia a todas las fuerzas imperialistas y capitalistas en Serbia, entre las cuales la OTAN tiene actualmente la mayor influencia. Tambi茅n lucharemos contra todos los intentos de abandonar el estatus de neutralidad y tomar partido en las guerras que se libran contra los pueblos de todo el mundo.

Al mismo tiempo, llamamos a los soldados de todas las facciones beligerantes a rechazar las 贸rdenes de sus oficiales y a inutilizar la administraci贸n de todos los ej茅rcitos capitalistas. Llamamos a los habitantes de los estados beligerantes a oponerse a la guerra y a sabotear en lo posible los esfuerzos b茅licos de “sus” estados. Es necesario tomar el control de la sociedad y de los medios de producci贸n y entregarlos a las asambleas obreras y populares. S贸lo as铆 podremos acabar realmente con todas las guerras y permitir la creaci贸n de las bases de un mundo verdaderamente libre y pac铆fico, sin relaciones sociales capitalistas, sin estados y sin destrucci贸n imperialista.

隆Ni guerra entre naciones, ni paz entre clases!

Belgrado, 1 de marzo de 2022

ASI-AIT




Fuente: Iwa-ait.org