February 18, 2021
De parte de Amor Y Rabia
413 puntos de vista


por Ashley Montagu (La naturaleza de la agresividad humana, 1976)

No todos eran tan unilaterales y absolutistas como Huxley, por supuesto. El fil贸sofo e historiador econ贸mico franc茅s Alfred Espinas, el zo贸logo ruso Karl Kessler, y el pr铆ncipe Piotr Kropotkin, ge贸grafo y humanista ruso, abordan todos ellos la cuesti贸n de la conducta animal, entre 1878 y 1902, y llegaron todos ellos a la conclusi贸n de que el principal factor operativo en la evoluci贸n de los animales era la cooperaci贸n y no el conflicto. Alfred Espinas, fil贸sofo, economista e historiador franc茅s, public贸 en 1878 un libro notable, Sobre las sociedades animales, donde llamaba la atenci贸n hacia la cooperatividad universal, considerando que caracterizaba mejor que el conflicto la vida social de los animales. Kessler, que fue profesor de zoolog铆a y decano de la Universidad de San Petersburgo, pronunci贸 una conferencia en 1880 titulada 芦Sobre la ley de la ayuda mutua禄, donde trataba de mostrar que junto a la 芦ley de la lucha mutua禄 existe en la naturaleza una 芦ley de la ayuda mutua禄, 芦mucho m谩s importante que la ley del desaf铆o mutuo para el 茅xito de la lucha por la vida y, especialmente, para la evoluci贸n progresiva de las especies禄. La conferencia de Kessler, le铆da en 1880 en un congreso ruso de naturalistas, fue la inspiraci贸n principal del pensamiento de Kropotkin sobre el tema. Kessler muri贸 el a帽o siguiente.

Espinas y Kessler, predecesores de la Teor铆a del Apoyo Mutuo.

De joven, Kropotkin pas贸 varios a帽os en Siberia y Manchuria, donde se ocup贸 de estudiar la vida animal bajo condiciones naturales. Las observaciones hechas entonces y despu茅s le convencieron de que 芦Huxley hab铆a dado una interpretaci贸n muy incorrecta de los hechos de la Naturaleza, tal como lo vemos en el bosque y en la selva禄. De 1890 a 1896 public贸 varios art铆culos rebatiendo el punto de vista huxleiano de la evoluci贸n como lucha entre gladiadores. Fueron esos art铆culos los que se publicaron como libro en 1902 bajo el t铆tulo El apoyo mutuo: un factor de la evoluci贸n. En la introducci贸n Kropotkin dice que, aunque busc贸 谩vidamente por Siberia oriental y Manchuria del Norte, no logr贸 descubrir 芦esa amarga lucha por los medios de la existencia, entre animales de la misma especie, considerada por la mayor铆a de los darwinistas (aunque no siempre por el propio Darwin) como caracter铆stica dominante de la lucha por la vida y factor primordial de evoluci贸n禄. Sin negar la importancia de la lucha por la existencia, ni la de la selecci贸n natural en la evoluci贸n de las formas vivas, Kropotkin se esforz贸 por demostrar que la ayuda mutua es 芦el factor principal de la evoluci贸n禄.

Aunque tales afirmaciones quiz谩 sean demasiado fuertes, lo cierto es que se ha pasado inmerecidamente por alto la cooperaci贸n como factor en la competitiva 芦lucha por la existencia禄, y especialmente en la evoluci贸n de las relaciones sociales. En tiempos de Kropotkin, teor铆as como la suya eran simplemente desestimadas.

Hay una semejanza chocante y deprimente entre ese per铆odo y el nuestro por lo que respecta a la aceptaci贸n general de conclusiones 芦cient铆ficas禄 no fidedignas. El propio Darwin describi贸 un concepto revolucionario que fue mal entendido en un mundo que durante siglos hab铆a aceptado ciegamente las suposiciones y relatos de la religi贸n cristiana; muchos de sus partidarios y vulgarizadores tomaron sus palabras, las estiraron hasta cubrir todo tipo de ideas injustificables, y las presentaron al mundo en un ejemplo cl谩sico de tergiversaci贸n.

Hoy d铆a, en un proceso paralelo, el interesante y valioso trabajo de cient铆ficos imaginativos en el campo de la conducta animal ha sido extendido 鈥攗nas veces por los propios cient铆ficos y otras veces por profanos鈥 hasta cubrir interpretaciones no justificadas por el trabajo original. Konrad Lorenz, Niko Tinbergen, Desmond Morris y otros son todos miembros valiosos de la comunidad cient铆fica, y mientras limiten sus conclusiones mucho al conocimiento de la conducta animal. Pero cuando establecen analog铆as entres sus trabajos con animales y la conducta de los seres humanos, y luego apoyan sus conclusiones con asertos completamente insensatos, su trabajo pierde valor y, de hecho, se hace peligroso debido precisamente a su atractivo popular. Son descendientes directos de esos pensadores decimon贸nicos de la 芦naturaleza de garras y colmillos ensangrentados禄 cuando permiten que su formaci贸n cient铆fica 鈥攅n la cautela, en una cuidadosa definici贸n de palabras y conceptos, en la comprensi贸n de relaciones entre eventos, en el pensamiento l贸gico鈥 se desvanezca en el humo de sus entusiasmos.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com