April 25, 2022
De parte de Indymedia Argentina
493 puntos de vista

Durante semanas las im谩genes de los incendios en la provincia de Corrientes recorrieron el pa铆s, la desesperaci贸n ante el avance irrefrenable del fuego. Flora, fauna, viviendas, pasado, presente y futuro en riesgo. Actualmente la situaci贸n es estable y est谩 controlada, pero la recuperaci贸n de las zonas afectadas llevar谩 de 20 a 30 a帽os. Cabe volver a preguntarse si lo que ocurri贸 pudo haberse previsto y/o prevenido, si se podr铆an haber combatido las llamas de otra manera, tambi茅n qu茅 hacer para que no se repita, y en este sentido insistir en la importancia de avanzar en el tratamiento y sanci贸n de la Ley de Humedales.

Por Red Eco Alternativo.

Seg煤n el reporte diario que realiza el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, que depende del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la superficie estimada afectada por incendios reportados entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2022 en la provincia de Corrientes fue de 86.987 hect谩reas (Parques Nacionales report贸 86.685 y la provincia 302). Es la provincia con mayor superficie afectada. Le sigue Chubut con 80.225. Aunque el tama帽o de ambas claramente es diferente; Chubut es casi dos veces y medio m谩s grande. Lo concreto es que m谩s del 10 % del territorio correntino se vio afectado por el fuego.

Hoy la situaci贸n en la provincia es estable, principalmente por la continuidad de lluvias registradas en las 煤ltimas semanas que ayud贸 a que el suelo se mantenga medianamente h煤medo. Sin embargo, no alcanza.

鈥淎 mediados de marzo hubo algunos focos que nos recuerdan que a pesar de esas lluvias el per铆odo de sequ铆a todav铆a no ha terminado. Las previsiones clim谩ticas no son alentadoras y podr铆amos tener sequ铆a por un tiempo m谩s鈥, advierte Cristi谩n Piriz, coordinador de Guardianes del Y鈥檝era, en di谩logo con Red Eco.

En el mismo sentido, se refiere el ambientalista Luis Mart铆nez, al se帽alar que la lluvia ayud贸 y trajo alivio a la extensa sequ铆a: 鈥淧ero ahora estamos esperando que las lluvias puedan ayudar a que las lagunas y arroyos vuelvan a tener caudal鈥.

Los incendios en Corrientes empezaron en enero. Las causas fueron diversas, como el extractivismo y la producci贸n intensivas; casi dos a帽os de sequ铆a extrema como consecuencia del fen贸meno clim谩tico natural de La Ni帽a sumado al cambio clim谩tico. La aparici贸n del fuego no sorprendi贸 a los correntinos, s铆 seguramente la rapidez de su propagaci贸n.

Lo que no se hizo

鈥淧or supuesto que se pudo haber evitado, si se tomaban en serio las muchas advertencias que desde el ambientalismo hemos hecho a los gobiernos respecto al cambio clim谩tico global, que es un hecho real y palpable, y que en esta parte del mundo se manifiesta en la extensi贸n de los fen贸menos del ni帽o y la ni帽a, que entre sus marcadas se帽ales encontramos un r铆o por debajo de sus niveles m铆nimos hace diez meses, lo que evidenciaba una sequ铆a extrema que ten铆a que ser tomada muy en serio, y no considerarla una sequ铆a m谩s鈥, asegura Piriz.

鈥淔ueron muchas las advertencias que se les resaltaba a los organismos y sus autoridades para que se tomen medidas de contingencia, para poder contener lo que se aproximaba y del cual sab铆amos que ser铆a cr铆tico. La provincia de Corrientes no estaba preparada para esta situaci贸n y mucho menos contaba con las herramientas, recursos y el personal capacitado, en este caso brigadistas forestales para poder enfrentar la magnitud de los focos de incendios鈥, agrega Mart铆nez, que adem谩s es licenciado en Recursos Naturales de la Universidad del Nordeste.

鈥淟o que debi贸 hacerse despu茅s de una lectura de la realidad y los fen贸menos clim谩ticos, era poner 茅nfasis en la prevenci贸n, una campa帽a fuerte de concientizaci贸n respecto a las quemas, que aqu铆 en Corrientes se hacen como pr谩ctica cultural para el manejo de los pastizales, y alertar a quienes se dedican a la ganader铆a y la producci贸n de pasturas, que deb铆an extremar los cuidados, porque no es su obligaci贸n saber de estos eventos clim谩ticos, pero s铆 es responsabilidad del Estado velar por el ambiente y la sociedad鈥, asegura Piriz.

El afirma que tambi茅n se debi贸 ser estrictos y rigurosos en el control sobre las plantaciones forestales, de gran extensi贸n en el territorio provincial, muchas de ellas rodeando poblaciones: Adem谩s, no hubo controles sobre las empresas forestales y el mantenimiento de los cortafuegos que durante un incendio son aliados de los cuerpos de bomberos, pero ni siquiera de eso se ocuparon, y termina siendo contraproducente para el mismo Estado y ni que hablar para las empresas, que son las primeras que capitalizan los recursos de asistencia y emergencias鈥.

La falta de respuesta por parte de los estados provincial y nacional llevaron a que el 19 de enero se autoconvocara la Asamblea Provincial Basta de Quemas. Adem谩s de ciudadanos y ciudadanas preocupados por la situaci贸n, la integran m谩s de diez colectivos ambientalistas de Corrientes, como Guardianes del Y鈥檝era, Correntinos contra el Cambio Clim谩tico, Defensores de los Pastizales y Colectivo de Arquitectos Turba, entre otros; y grupos de bomberos voluntarios. La Asamblea se organiz贸 para combatir el fuego, visibilizar lo que estaba ocurriendo y reclamar la aprobaci贸n de la Ley de Humedales.

Consecuencias para hoy y ma帽ana

鈥淎 corto plazo las evidenciamos y se graficaron en todas las im谩genes que recorrieron el pa铆s, fauna y flora muy afectadas, grandes extensiones de 谩reas naturales consumidas por las llamas y poblaciones enteras en riesgo o cubiertas de humo. A mediano y largo plazo todav铆a no se puede visualizar la enorme biodiversidad que se ha perdido, y el paisaje con las lluvias recientes es enga帽oso, porque el ambiente en sus primeros pasos por recuperarse cubri贸 de verde los paisajes, pero no terminamos de contar cu谩ntas especies y ecosistemas, sus funciones y relaciones, han sido modificados, da帽ados y en muchos casos perdido鈥, se帽ala Piriz.

Agrega que la econom铆a y producci贸n de quienes habitan en el campo que, en Corrientes, representa la realidad de gran parte de la poblaci贸n que no habita la capital, se vieron afectadas de manera directa, ya que se trata de personas que viven de lo que producen en lo cotidiano: 鈥淣o solo la afectaci贸n es producto de los incendios 鈥 aclara 鈥, sino que maximiz贸 otras situaciones ya complejas debido a la sequ铆a, como la escasez de agua, con familias que debieron buscar nuevos lugares donde realizar perforaciones, lo que representa un costo muy alto desde lo econ贸mico鈥.

Como es habitual, los grandes productores fueron los menos afectados: 鈥淟a mayor铆a est谩 asegurado, ha tenido siempre exenciones impositivas, y son los primeros en recibir asistencia, subsidios y facilidades de cr茅dito. Pueden darse el lujo de ir y venir diez veces a la capital a tramitar subsidios y cr茅ditos, eso para un peque帽o productor o un habitante del estero es imposible鈥, detalla Piriz.

Respecto a la fauna, Mart铆nez explica a Red Eco: 鈥淔ueron muchos los animales que se vieron desorientados en el lugar en donde est谩n, y sufren de ansiedad, estr茅s, afectaci贸n por el humo, deshidrataci贸n, se produce la destrucci贸n de nidos, la p茅rdida de territorios y cr铆as hu茅rfanas. Los animales saben d贸nde est谩n las fuentes de agua, sus refugios, sus cr铆as y con estos sucesos pierden la capacidad de desenvolverse en su ambiente natural, lo que adem谩s causa muertes por estas razones y por ende la extinci贸n de muchas especies. Estimamos que la p茅rdida de fauna silvestre fue del 80 o el 90%鈥.

Restaurar para la resiliencia

Al ser consultado acerca de qu茅 hacer para no volver a ver las llamas arrasando la provincia, Piriz se帽ala que deben cambiarse los modelos de producci贸n, ya que de continuar con los actuales, y reiterar errores ya cometidos, s贸lo implicar铆a preparar el terreno para un nuevo desastre ambiental: 鈥淓n lo concreto, es el momento de trazar pol铆ticas p煤blicas con una visi贸n ecologista, donde todo lo que da帽e el ambiente debe ser reconsiderado y reemplazado por el impulso de pr谩cticas sustentables con el ambiente. Se deben promover las actividades agroecol贸gicas, la agricultura campesina e ind铆gena, evitar seguir extendiendo el monocultivo forestal en la provincia, y empezar de una buena vez a controlar su expansi贸n ca贸tica que tiene como consecuencia directa la desaparici贸n de cuerpos de agua, como lagunas, ca帽adas y esteros, y, por consiguiente, la escasez de agua鈥.

En igual sentido, Mart铆nez suma: 鈥淓speramos que el estado provincial pueda invertir m谩s recursos para hacer frente a los distintos fen贸menos clim谩ticos que se avecinan, de los que sabemos que son cada vez m谩s agresivos. Por eso es importante estar preparados con un plan estrat茅gico de manera regional, de adaptaci贸n y mitigaci贸n de estos fen贸menos. As铆 tambi茅n esperamos que la puerta hacia un trabajo en conjunto y el di谩logo siempre est茅 abierta鈥.

鈥淢uchos me preguntan 驴cu谩ndo vamos a empezar a restaurar? 鈥 contin煤a Mart铆nez 鈥. Para llevar adelante una restauraci贸n de un ecosistema lo primero que hay que hacer es un relevamiento de la superficie afectada y de los ecosistemas que fueron impactados por los incendios, as铆 como tambi茅n que las condiciones clim谩ticas est茅n dadas. Uno de los objetivos es medir en cu谩nto fue perturbado el ecosistema de su estado original, cu谩ntos 谩rboles se murieron, qu茅 se perdi贸 de su follaje, cu谩nta capacidad hidrol贸gica perdi贸 el suelo. Podemos restaurar, pero no tratando de replicar el paisaje anterior, sino restaurar para la resiliencia. Es decir, colaborar en la restauraci贸n de ecosistemas que puedan resistir o adaptarse a una condici贸n futura鈥.

Ley de Humedales YA

鈥淓s sumamente importante que tengamos una ley que pueda proteger estos ecosistemas que son sumamente importantes para muchas especies, m谩s del 60% de los humedales fueron afectados por los incendios en Corrientes. La degradaci贸n de estos humedales se traduce en menor viabilidad de vida regional. Los humedales sostienen las regiones en todo el pa铆s. Es como retirarle el sistema de venas al cuerpo humano y pretender que sobreviva sin su aparato circulatorio. Simplemente la degradaci贸n a trav茅s de la quema, su fragmentaci贸n, su relleno, su drenaje forzoso, el desv铆o de su curso, su consumo hasta su desecaci贸n y su contaminaci贸n nos quita posibilidades de seguir viviendo鈥, manifiesta Luis Mart铆nez a Red Eco.

En enero de este a帽o, el mismo mes en que se iniciaron los incendios en Corrientes, el proyecto de Ley de Protecci贸n de Humedales perdi贸 estado parlamentario por tercera vez, a pesar de haber sido incluido en el temario de las Sesiones Extraordinarias, las que finalmente no fueron convocadas. En 2013 y 2016 hab铆a obtenido, incluso, media sanci贸n por parte de la C谩mara de Senadores.

Est谩 claro que esta iniciativa atenta contra intereses de ciertos sectores productivos y extractivistas, lo que conlleva a que su tratamiento no avance en el Congreso Nacional y tampoco en Legislaturas provinciales, como ocurri贸 justamente en Corrientes.

En una nota publicada en la Agencia Tierra Viva (1), el investigador Emilio Spataro, inspirador del grupo Guardianes del Y鈥檝era y coordinador de la Campa帽a Bosques y Biodiversidad de la organizaci贸n no gubernamental Amigos de la Tierra, asegura que el gobierno de Corrientes, que encabeza Gustavo Vald茅s, dedic贸 esfuerzos pol铆ticos en evitar la sanci贸n de esta Ley.

鈥淓n agosto de 2020, el Senado de Corrientes rechaz贸 la sanci贸n de una Ley Nacional de Humedales 鈥榩or las implicancias negativas que esos proyectos deparan hacia el sistema productivo鈥. Una semana antes, la autodenominada 鈥楥oordinadora de Entidades Productivas de Corrientes鈥 hab铆a rechazado una normativa nacional de protecci贸n de humedales. 鈥楴o existen evidencias objetivas que demuestren alg煤n da帽o provisorio o irreparable sobre los humedales de Corrientes a pesar de convivir con actividades productivas y culturales desde hace m谩s de 300 a帽os, suficiente motivo para expresar que no se aprecian razones o motivos que justifiquen una legislaci贸n restrictiva de la magnitud de la pretendida por los proyectos en cuesti贸n (鈥) Por lo cual es inoportuno, inconveniente e innecesario aprobar alg煤n proyecto de ley con tales caracter铆sticas鈥, se帽alaron las organizaciones empresarias. Entre ellas figuraban la Sociedad Rural, Federaci贸n Agraria, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Coninagro y la Asociaci贸n Forestal Argentina (AFOA), las mismas organizaciones que exigen ayuda estatal ante las sequ铆as e incendios. Al mismo tiempo, el gobierno de Corrientes dilata la actualizaci贸n del vencido ordenamiento territorial de bosques nativos. En una secuencia l贸gica, la pol铆tica ambiental de Corrientes se basa en el enfoque de 谩reas protegidas y reintroducci贸n de especies, dejando el resto de los ecosistemas desprotegidos, desregulados y a disposici贸n de 鈥榣a producci贸n鈥. Sin contar que los servicios ecosist茅micos que son brindados a la sociedad dependen de la gesti贸n adecuada de los mismos, donde las 谩reas protegidas son solo un elemento, pero insuficiente por s铆 mismas鈥, expresa Spataro en ese art铆culo.

Cristian Piriz explica que una ley de humedales determina en primer lugar la realizaci贸n de un inventario que los identifique, y por lo tanto los proteja: 鈥淪e avanza sobre ellos de manera indiscriminada, se han perdido cientos de humedales con el desarrollo de actividades y modelos intensivos sin ning煤n tipo de control ni l贸gica de cuidado de la naturaleza, esto es directamente proporcional, ya que cualquier modelo productivo de gran escala representa una afectaci贸n directa de la naturaleza. El problema no inicia y termina con los incendios, son una consecuencia clara de que se ha perpetuado un modelo de saqueo que va dejando territorios arrasados y prestos a ser afectados por los eventos clim谩ticos actuales. La producci贸n a costa del ambiente es la responsable del cambio clim谩tico. La ley de humedales viene a interpelar con una mirada muy cr铆tica esta forma de producci贸n, a costa del sacrificio de los ecosistemas, y propone el impulso de actividades sustentables. Su l贸gica es clara, si se produce y da帽a el ambiente, no se puede realizar. Este es el motivo por el que genera tanto rechazo entre los sectores concentrados de poder, tanto productivos como pol铆ticos, y porque es tan representativa de quienes llevamos una vida defendiendo los ambientes que habitamos鈥.

La Ley de Humedales 鈥渞econoce la importancia de estos ecosistemas, promueve su conservaci贸n y uso racional para garantizar que sigan brindando la inmensa cantidad de beneficios que nos proveen鈥, remarca Mart铆nez.

Tras semanas de fuego imparable, m谩s del 60% de los humedales correntinos quedaron afectados; se perdi贸 entre un 80 y un 90% de la fauna silvestre de la provincia. Incluso en los 煤ltimos d铆as se difundi贸 que como consecuencia de los incendios y la sequ铆a se registr贸 una p茅rdida del 60% del volumen total de la producci贸n de yerba mate (Corrientes es la segunda provincia argentina que cultiva yerba, la primera es Misiones).

La recuperaci贸n de las zonas afectadas llevar谩 entre 20 y 30 a帽os y es imprescindible que se tomen las medidas y acciones necesarias para evitar que se repitan fen贸menos que empeoren a煤n m谩s la situaci贸n, y una de ellas es la sanci贸n de la Ley de Humedales que desde hace a帽os espera tratamiento en el Congreso de la Naci贸n.

Nota (1) Incendios en Corrientes: sequ铆a, cambio clim谩tico y desidia pol铆tica

Ver lista de reproducci贸n en el Canal Youtube de Red Eco alternativo: 鈥淚ncendios en Corrientes 2022鈥


Fuente: http://www.redeco.com.ar/nacional/ambiente/35718-corrientes,-lo-que-el-fuego-dej%C3%B3




Fuente: Argentina.indymedia.org