May 30, 2021
De parte de SAS Madrid
257 puntos de vista

Casos como el de Seychelles, donde un tercio de los casos de covid estaban vacunados, generan preocupación sobre algunas vacunas.

– Seychelles es líder en vacunación, por delante incluso de Israel: el 63% de su población está inmunizada, la mayoría con la vacuna china Sinopharm

– Israel y EE.UU., también con altas tasas de vacunación, han reducido mucho sus contagios: vacunan, sobre todo, con Pfizer y Moderna

Israel, EE.UU. y Reino Unido tienen algo en común. Seychelles, Bahrein y Maldivas, también. Si empezamos por los tres primeros, vemos que son países con altísimas tasas de vacunación de su población y que han experimentado un descenso muy importante en la incidencia de covid. En Israel, en concreto, los casos se han desplomado en los últimos meses. Ha vacunado con Pfizer.

Reino Unido, que está vacunando con Pfizer, Moderna y AstraZeneca, se enfrenta estos días a algunos brotes de covid, generados por la variante india, y eso ha provocado un pequeño repunte de su curva, pero son brotes localizados y controlados de momento, sobre todo en personas con una sola dosis administrada. En Estados Unidos, con el 50% de su población vacunada, los contagios son bajísimos. Allí están vacunando con, sobre todo, con Pfizer y Moderna.

Al igual que esos tres países, los otros tres (Seychelles, Bahrein y Maldivas) también cuentan con elevadísimas tasas de vacunación. Seychelles, de hecho, es el país del mundo que más población ha inmunizado por completo, un 63%, por delante incluso de Israel. Pese a ello, en esos tres países se está registrando un importante repunte de los casos de covid, un aumento en los contagios. También entre vacunados. En este caso, vacunados con otras vacunas.

Maldivas y Seychelles vacunan, sobre todo, con la china Sinopharm, y también con AstraZeneca, comercializada allí bajo el nombre de Covishield. Bahrein utiliza Pfizer, Covishield y Sinopharm.

La diferencia entre los efectos de la vacunación en los tres primeros países y en los tres segundos se ve muy gráficamente cuando comparamos las curvas de incidencia, por ejemplo, de Maldivas o Bahrein con la de EE.UU. Lo que lleva a algunos a concluir que las vacunas chinas, como la de Sinopharm, no están funcionando bien.

¿Pero qué indica todo esto? Los expertos apuntan a dos cosas.

Que no todas las vacunas son igual de eficaces para prevenir el contagio

Que las vacunas no son la panacea. Aunque estemos vacunados, es igual de importante seguir manteniendo durante un tiempo ciertas medidas de protección, como la distancia entre personas o las mascarillas en interiores

Las vacunas son eficaces para lo que anunciaron que serían: prevenir la muerte y la hospitalización por covid. Pero no lo son tanto para evitar el contagio. De hecho, no se diseñaron con ese objetivo, porque no era lo más urgente. Muchas de las que lleguen más tarde –como la que desarrolla en el CSIC Luis Enjuanes– sí serán esterilizantes. Pero las que se están administrando ahora no lo son: no evitan la infección. Y si un vacunado se infecta, aunque ya no vaya a morir o acabar en la UCI, puede contagiar el virus. Es lo que estaría ocurriendo en Seychelles, Maldivas o Bahrein.

El caso de Seychelles, un aviso al mundo

Hace un par de meses, Seychelles, que vive del turismo, decidió reabrir sus fronteras a todos los viajeros internacionales. En ese momento, el archipiélago africano registraba menos de 4.000 casos de covid y 16 fallecidos, en una población de 100.000 personas. Tenía a más del 60% de su población vacunada por completo y a un 70% con una dosis. Pero desde entonces, los casos de covid se han disparado hasta más del doble y el país ha tenido que volver a imponer restricciones.

El 10 de mayo, la curva de casos de covid de ese país, que venía de un prolongadísimo valle cercano a cero, experimentaba una subida en picado, registrando 1799 casos. Pero lo más preocupante de todo fue que, ese mismo día, el ministerio de Salud anunció que un 37% de los casos nuevos se registraban en personas inmunizadas con las dos dosis. ¿Qué estaba pasando? ¿Y por qué otros países, como Israel, con un porcentaje de población vacunada muy similar (55%), no habían sufrido este repunte de los contagios?

La mayoría de los vacunados en Seychelles (el 57%) ha recibido Sinopharm, y un 43% ha sido vacunado con Covishield (AstraZeneca). Aunque falta un dato importante: no se sabe cuántos de los infectados habían recibido una vacuna y cuántos la otra. Pero sí sabemos que casi todos los casos de covid detectados en vacunados (dos tercios) son leves o asintomáticos. No hay apenas hospitalizados.

Un 80% de los que están ingresados por covid en Seychelles no había sido vacunado. Otro 20% sí, pero el ministerio de Salud explica que ninguno de estos es un caso grave y que nadie que haya sido vacunado ha muerto de covid. Por ello, las autoridades locales aseguran que lo que está ocurriendo cuadra con las expectativas que tenían acerca de las vacunas, que pueden reducir las infecciones graves por covid pero no brindan inmunización completa. Pero hay que tener en cuenta también que hay vacunas y vacunas.

Sinopharm: menor eficacia frente al contagio

Todas las vacunas aprobadas de momento son 100% eficaces contra los fallecimientos. Evitan que te mueras por covid. Pero cuando hablamos de enfermar de forma leve o de contagiarte, a pesar de estar vacunado, la cosa varía mucho según se trate de una u otra. La vacuna china de Sinopharm, que es la que más se está inoculando en Seychelles, es mucho menos eficaz que las vacunas de ARNm.

La de Pfizer, que es la más utilizada en Israel, está mostrando una efectividad muy alta en ése país para evitar el contagio: del 94%. Y estudios realizados con vacunados en EE.UU. muestran datos parecidos tanto de esa vacuna como de la de Moderna. Prácticamente bloquea la transmisión del virus, impide que ocurra lo que está ocurriendo en Seychelles.

La vacuna de Sinopharm, en cambio, mostró una eficacia en los ensayos del 78% frente a la covid sintomática y sólo del 63% para prevenir la infección, es decir, el contagio. La OMS la autorizó el pasado 7 de mayo y es la primera vacuna no occidental que obtiene su aprobación. Pero ahora, lo que está ocurriendo en Seychelles, y en Maldivas o Bahrein, que también la están administrando, ha sembrado muchas dudas en torno a si es eficaz realmente para frenar al virus.

Los expertos advierten de que, visto lo visto, su efectividad en el mundo real está siendo menor de la que mostró en los ensayos: en torno al 50% frente a la covid sintomática. Lo explica en el New York Times Kim Mulholland, investigador australiano y experto en vacunas, que califica de “alarmante” lo que está ocurriendo. Alarmante porque hay 56 países del mundo que cuentan con esta vacuna para protegerse de la covid. Es más barata que las demás y la OMS la considera “muy adecuada” para zonas con poco recursos, por sus sencillos requisitos de conservación.

¿Es la vacuna o el comportamiento humano?

Si consultamos los gráficos de Our World in Data, vemos que Seychelles ha ido aumentando la vacunación de su población hasta llegar al 63,5% actual, pero también han aumentado los contagios. La curva registra un prolongado ascenso desde el pasado 10 de mayo, aunque luego bajó y ahora vuelve a subir. Israel, en cambio, con el 55% de su población vacunada, muestra una curva en descenso casi continuo desde el mes de enero

Las autoridades del archipiélago africano no achacan lo ocurrido a las vacunas, sino al aumento de la actividad económica, a la vuelta del turismo y a que los vacunados “han bajado la guardia”. Desde hace dos meses, reciben a unos 500 visitantes cada día. “Si la situación empeorara tanto que los turistas dejaran de venir, eso sí sería una gran preocupación”, advierten los responsables de Turismo de ese país. Wavel Ramkalawan, presidente de Seychelles, ha asegura que “las personas pueden estar infectadas, pero no enfermas. Sólo un pequeño número lo está, así que lo que está sucediendo es normal”.

Eficacia reducida frente a las variantes

La OMS está estudiando la situación y la califica de “preocupante”. Kate O’Brien, responsable de Inmunizaciones de la OMS, ha explicado que “algunos de los casos que se informan ocurren poco después de una dosis única, o poco después de una segunda dosis, o entre la primera y la segunda dosis”. Pero la agencia está investigando también qué variantes están circulando en ese país, porque es otro de los datos que no está claro, y es importante para saber cuánto de lo sucedido sería achacable a la baja eficacia de la vacuna y cuánto al virus.

Sí se sabe ya que la variante sudafricana está presente en Seychelles, y eso podría dar alguna pista, porque es la que mayor capacidad tiene para esquivar a los anticuerpos. La otra vacuna que se está inoculando allí, aunque en menor medida, es Covishield (AstraZeneca), y hay estudios que indican que esta vacuna apenas protege frente a esa variante.

Sigue siendo eficaz para evitar muertes y hospitalizaciones, pero cuando se encuentra con la B1351, la vacuna de AstraZeneca no protege de la infección ni de la covid leve. La vacuna de Pfizer, en cambio, mantiene muy alta su efectividad contra todas las variantes. Con la sudafricana, los datos más recientes son los de un estudio realizado en Catar y publicado el 5 de mayo, que muestran una eficacia del 75%.

Importante elegir bien la vacuna

El caso de Seychelles nos recuerda que, incluso tras las vacunaciones masivas, es poco probable que las infecciones se detengan por completo. No van a desaparecer. Aunque con unas vacunas el virus se mantendrá más a raya y con otras, menos. Algunos científicos advierten ya de que la vacuna de Sinopharm, por ejemplo, puede no ser un arma eficaz para lograr la inmunidad colectiva de la población en la que se inocule.

Los países que la utilicen “tienen que asumir una tasa de fracaso significativa y tienen que planificar en consecuencia”, dice John Moore, experto en vacunas de la Universidad de Cornell. “Tienes que alertar a la gente de que aún tendrá una posibilidad importante de infectarse”, advierte en el NYT. Raina MacIntyre, experta en bioseguridad de la Universidad de New South Wales en Sydney, es tajante al analizar lo ocurrido: “La elección de la vacuna es importante”.

Enlace relacionado NiusDiario.es 29/05/2021.




Fuente: Sasmadrid.org