November 1, 2021
De parte de Briega
171 puntos de vista


Botes para migrantes en el puerto de Dover

Reblogueado del blog Border Criminologies.

Publicaci贸n  de Thom Tyerman, Travis Van Isacker, Philippa Metcalfe y Francesca Parkes. Esta publicaci贸n fue escrita en conjunto con redes de activistas que trabajan contra el r茅gimen fronterizo del Reino Unido en el noroeste de Francia, incluidas Watch the Channel y Calais Migrant Solidarity.

En marzo de 2021, el Ministerio del Interior del Reino Unido public贸 un libro blanco titulado The New Plan for Immigration (NPI) que identifica a los solicitantes de asilo como una fuente principal de “inmigraci贸n ilegal”. El NPI y el Proyecto de Ley de Nacionalidad y Fronteras que informa proponen una revisi贸n dr谩stica del sistema de asilo, limitando el estatus de refugiado completo a aquellos que son seleccionados y tra铆dos al Reino Unido a trav茅s de un “ esquema de reasentamiento ” restrictivo al tiempo que introduce un estatus temporal con menos derechos para las personas que solicitan asilo despu茅s de haber viajado al Reino Unido fuera de estas rutas.

Al mismo tiempo, el Reino Unido ahora declarar谩 ‘inadmisibles‘ las solicitudes de asilo presentadas por alguien que viaj贸 a trav茅s de un ‘tercer pa铆s seguro‘ (pa铆ses europeos en particular) y tratar谩 de deportarlo r谩pidamente a ese ‘tercer pa铆s seguro‘, porque tengan una “conexi贸n” con, o con cualquier otro pa铆s que los acepte. Sin embargo, en el momento de redactar este informe, el gobierno a煤n no ha podido negociar ning煤n acuerdo de retorno con otros pa铆ses, lo que significa que, por el momento, los “solicitantes de asilo inadmisibles” no se enfrentan a la deportaci贸n. Junto a esto, el proyecto de ley propone criminalizar a los solicitantes de asilo introduciendo el nuevo delito de simplemente “llegar” al Reino Unido sin permiso, adem谩s del delito existente de “entrar” sin permiso (es decir, eludir los controles de inmigraci贸n). El delito de ‘facilitaci贸n‘ de la llegada / entrada se ampliar谩 para incluir a las personas que no act煤an ‘para obtener ganancias’ (es decir, que no se benefician material o econ贸micamente) y que conllevar谩n una posible cadena perpetua, aunque quedan exenciones para las organizaciones que asisten al asilo. -buscadores sin cargo.

El Proyecto de Ley de Nacionalidad y Fronteras se presenta como allanante del camino para que las autoridades del Reino Unido promulguen devoluciones en el Canal de la Mancha y detengan a personas en alta mar o en el extranjero mientras se procesan sus solicitudes de asilo. La criminalizaci贸n de amplio alcance que aqu铆 se propone busca complementar la ret贸rica hostil y las respuestas de seguridad militarizadas dirigidas a los solicitantes de asilo que cruzan el Canal de la Mancha en peque帽as embarcaciones que contin煤an dominando los medios de comunicaci贸n. A trav茅s de este proyecto de ley, el gobierno brit谩nico espera que parezca cumplir su promesa nacionalista del Brexit de ‘recuperar el control, incluso cuando vende derechos, protecciones e ingresos fiscales en la b煤squeda de inversiones corporativas internacionales y nuevos mercados para formar la base. de la “Gran Breta帽a global” (v茅ase, por ejemplo, el plan del Partido Conservador para establecer “puertos libres” en todo el Reino Unido).

Sin una pizca de iron铆a, el Ministerio del Interior afirma que su ‘Nuevo Plan‘ defiende el compromiso humanitario del Reino Unido con los refugiados mediante la expansi贸n de las ‘rutas legales‘ para el reasentamiento, el desmantelamiento de las redes de contrabando de explotaci贸n y desalentando los cruces ‘ilegales‘ peligrosos al bloquear el acceso de las personas no autorizadas. estatuto y derechos de los refugiados. Sin embargo, estas medidas se relacionan directamente con las estrategias gemelas de seguridad fronteriza del Reino Unido de disuasi贸n y externalizaci贸n. El humanitarismo y la hostilidad van de la mano en este “nuevo sistema que es justo pero firme“.

Respuestas de la sociedad civil al NPI: 驴oposici贸n o cooperaci贸n?

En el Reino Unido, las respuestas de la sociedad civil han criticado ampliamente a la NPI como cruel, impracticable y probablemente ilegal seg煤n el derecho internacional. Gran parte de esta oposici贸n se ha concentrado en torno a los llamamientos para la introducci贸n de ‘rutas seguras y legales‘ para los solicitantes de asilo: ‘v铆as que permitan a las personas que necesitan protecci贸n internacional viajar al Reino Unido de manera segura y gestionada, normalmente a trav茅s de una solicitud o aprobaci贸n proceso realizado en el extranjero ‘. Considerado como necesario para minimizar el riesgo de explotaci贸n, lesiones y muerte que los refugiados actualmente enfrentan para llegar al Reino Unido (y a Europa en general), las propuestas de la sociedad civil incluyen la introducci贸n de ‘visas humanitarias‘, esquemas para reubicar a ni帽os no acompa帽ados y expandir el reasentamiento internacional de refugiados y sus familias. Mecanismos de reencuentro. Vea, por ejemplo, propuestas de pol铆ticas del Consejo Conjunto para el Bienestar de los Inmigrantes, Safe Passage, Migrant Offshore Aid Station y Choose Love, entre otros. Las rutas seguras y legales “se presentan como” una alternativa … una respuesta mejor, m谩s amable y m谩s humana “a la legislaci贸n hostil “del gobierno del Reino Unido. Pero las sugerencias pr谩cticas que conllevan se parecen notablemente a las propuestas por el Ministerio del Interior y hacen poco para desafiar el poder discriminatorio del estado del Reino Unido. Los visados 鈥嬧媠iempre han sido una herramienta para controlar y limitar la libre circulaci贸n de unos y mantenerla o facilitarla para otros. De hecho, es debido al restrictivo sistema de visados 鈥嬧媎e la UE / Reino Unido que las personas se ven obligadas a tomar rutas irregulares por medios peligrosos para llegar a Europa en primer lugar. No est谩 claro c贸mo las visas “humanitarias” funcionar铆an de manera diferente o tendr铆an resultados diferentes al sistema de visas actual. Del mismo modo, no est谩 claro de qu茅 manera los planes de reasentamiento ampliados previstos por la sociedad civil humanitaria diferir铆an en la pr谩ctica de los propuestos por el gobierno del Reino Unido. Ambos todav铆a implicar铆an el rechazo preventivo de un gran n煤mero de personas por parte de representantes del estado brit谩nico, o de aquellos a quienes subcontratan, lo que obligar铆a a las personas a tomar las rutas ‘ilegales‘ y ‘peligrosas‘ que supuestamente ten铆an los visados 鈥嬧媎e reasentamiento o humanitarios. para ayudarlos a evitar; por lo tanto, estas rutas son doblemente ileg铆timas.

Tambi茅n es importante recordar cu谩n ineptos e inaccesibles pueden ser los esquemas de reasentamiento existentes. En 2013, el ACNUR abandon贸 a cientos de refugiados reconocidos en el campo de Choucha de T煤nez sin reasentamiento ni apoyo, lo que los oblig贸 a tomar rutas alternativas criminalizadas para viajar a un lugar seguro. El ACNUR tambi茅n produce capacitaci贸n y materiales para los funcionarios fronterizos de los estados europeos, brindando asesoramiento sobre la elaboraci贸n de perfiles de llegadas y agilizando la expulsi贸n de las personas que no cumplen con sus criterios de protecci贸n. Como tal, participa directamente en la criminalizaci贸n de las personas en movimiento, incluidas aquellas que tienen fuertes “razones humanitarias” para su movimiento. Lejos de ser un actor humanitario neutral, el ACNUR es fundamental para la “vigilancia de poblaciones y fronteras” global.

Adem谩s, no est谩 claro c贸mo las propuestas de las ONG o del gobierno resolver铆an las dificultades bien documentadas que enfrentan las personas LGBTI + al tratar de demostrar su elegibilidad para el reasentamiento o visas humanitarias mientras a煤n corren el riesgo de persecuci贸n. La idea de que las personas desplazadas por el caos de la guerra pueden o deber铆an participar en procesos de solicitud impuestos desde el exterior es falsa y requiere que ignoremos todo lo que sabemos sobre los desaf铆os que enfrentan. Y la pol铆tica declarada del gobierno del Reino Unido de rechazar la llegada de refugiados a su territorio, mientras exige a otros estados que los acojan en su nombre, demuestra de manera destacada el continuo arte de gobernar colonial brit谩nico y su sentido de excepcionalismo que ha sido omnipresente a lo largo de la historia. De todas estas formas, las rutas seguras y legales defendidas por la sociedad civil del Reino Unido no desaf铆an la legitimidad de la criminalizaci贸n de los solicitantes de asilo por parte del Estado brit谩nico, que apuntala la expansi贸n de las pol铆ticas ambientales hostiles contra ellos. De hecho, sus propuestas dar铆an como resultado la reproducci贸n de categor铆as y entendimientos simplificados de los movimientos de personas como autorizados / no autorizados, legales / ilegales, en los que se basa y legitima la criminalizaci贸n. Algunas organizaciones reconocen este dilema y declaran expl铆citamente que el gobierno debe ‘respetar y proteger los derechos de todas las mujeres, hombres y ni帽os que solicitan asilo para hacerlo (incluso en el Reino Unido y por otras rutas que deban tomar)’ . Sin embargo, otros han abrazado plenamente esta nueva agenda, adoptando el papel de polic铆a fronteriza al criminalizar preventivamente a los solicitantes de asilo y sus partidarios.

Choose Love: polic铆a fronteriza humanitaria en Calais

A finales de mayo de 2021, las ONG que trabajan con refugiados en el norte de Francia recibieron un correo electr贸nico de sus patrocinadores brit谩nicos, Choose Love, en el que les indicaban que dejaran de distribuir folletos sobre “seguridad en el mar“. Tambi茅n instruyeron a Maison Sesame, que ofrece alojamiento para refugiados en el norte de Francia, que no albergue a personas que intentan ir al Reino Unido. Seg煤n Choose Love, sus abogados les informaron que los folletos de seguridad en el mar potencialmente violaban la ley de inmigraci贸n del Reino Unido relativa a la facilitaci贸n de la migraci贸n ilegal. Por lo tanto, enmendaron sus contratos para negar financiamiento a cualquier organizaci贸n que contin煤e distribuy茅ndolos. A pesar de las cr铆ticas generalizadas de las ONG, que insisten en que la informaci贸n proporcionada est谩 destinada a salvar vidas, est谩 disponible gratuitamente y no constituye una actividad delictiva, el decreto de Londres ha tenido un efecto paralizante, ya que muchas organizaciones temen no poder continuar su trabajo sin los fondos brit谩nicos. Dada la agenda hostil en el coraz贸n del Proyecto de Ley de Nacionalidad y Fronteras, es comprensible la precauci贸n en torno a la criminalizaci贸n. Pero en lugar de minimizar esta posibilidad, las acciones de Choose Love corren el riesgo de hacerla a煤n m谩s probable. Sin previo aviso ni precedente legal, se encargaron de definir ciertas formas de apoyo como (potencialmente) criminales, lo que indica su propia distancia y desaprobaci贸n de este trabajo. Este movimiento preventivo, en efecto, refuerza la frontera en nombre del Reino Unido, criminalizando rutas particulares al Reino Unido y a cualquiera que se vea apoyando a quienes viajan por ellas. De hecho, es potencialmente m谩s eficaz de lo que podr铆a serlo el propio Estado brit谩nico, ya que no necesita probar ninguna base legal para sus acciones. Y al igual que con las pol铆ticas de criminalizaci贸n y titulizaci贸n del Reino Unido en general, aumentan los riesgos y peligros que enfrentan los refugiados al negarles el acceso a informaci贸n y recursos que pueden salvar vidas.

Ya existe una larga historia de criminalizaci贸n de inmigrantes y sus partidarios en el norte de Francia. Esto ha tomado la forma de legislaci贸n nacional, como el art铆culo L622-1 del Code de l’entr茅e et du s茅jour des 茅trangers et du droit d’asile (CESEDA), tambi茅n conocido como el ‘d茅lit de solidarit茅‘, en virtud del cual las personas fueron acusadas de facilitar la migraci贸n ilegal para proporcionar ayuda humanitaria b谩sica como comida, ropa o refugio. Mientras tanto, Calais Mairie y la prefectura han prohibido repetidamente la distribuci贸n de alimentos a los migrantes en la ciudad a lo largo de los a帽os. La criminalizaci贸n tambi茅n se ha perseguido de formas menos oficiales a trav茅s de la vigilancia cotidiana de los migrantes y los activistas solidarios, que son sometidos a repetidos hostigamientos y ciclos de desalojos destinados a hacer insostenible su presencia en la regi贸n. Muchos de estos actos de criminalizaci贸n han sido impugnados en la pr谩ctica, en los tribunales y en el debate p煤blico, revelando que est谩n motivados pol铆ticamente en lugar de estar legalmente grabados en piedra. Si bien en algunos puntos los trabajadores humanitarios son objeto de criminalizaci贸n, en otros han actuado en concierto con las autoridades estatales para implementar estas pol铆ticas, por ejemplo, para construir y luego desalojar la Nueva Selva de 2015-2016. Ya sea por temor a ser encontrado en el lado equivocado de la ley o no, al criminalizar preventivamente la distribuci贸n de informaci贸n sobre “seguridad en el mar“, Choose Love contin煤a esta tendencia de humanitarios que hacen el trabajo sucio pol铆tico del estado por ellos. Encarnando el ep铆tome de la frontera neoliberal, y en nombre de su misi贸n humanitaria, Choose Love se ha ofrecido como voluntaria para actuar como polic铆a fronteriza del Reino Unido.

Resistiendo a las fronteras

Sin embargo, como nos muestra la historia de esta frontera, la criminalizaci贸n es un proceso pol铆tico que es discutible tanto en la pr谩ctica como en los tribunales. Pero esto requiere ir m谩s all谩 de hacer sugerencias de pol铆ticas consideradas aceptables dentro de nuestro actual entorno pol铆tico hostil. Si queremos resistir el autoritarismo mostrado en el Proyecto de Ley de Nacionalidad y Fronteras, debemos enfrentar la tendencia del humanitarismo a contribuir a la vigilancia fronteriza, ya sea intencionalmente, como en el caso de Choose Love, o incidentalmente como en los argumentos a favor de la ‘seguridad y legalidad‘. rutas ‘.

Necesitamos rechazar los contornos b谩sicos del debate en torno a las fronteras y la migraci贸n como ya comprometidos, en lugar de algo en lo que trabajar. Necesitamos rechazar la creencia err贸nea de que podemos distinguir claramente entre las razones de las personas para mudarse, identificando algunas como ‘leg铆timas‘ y otras como ‘ileg铆timas‘, as铆 como esas interpretaciones simplistas de ‘movilidad elegida‘ y ‘forzada‘, ‘agencia‘ y “victimizaci贸n“, en la que se basa la criminalizaci贸n de la migraci贸n. Necesitamos desafiar las suposiciones de que la migraci贸n debe ser “gestionada“, que los Estados occidentales o los actores humanitarios tienen derecho a hacerlo y que se hace para proteger las vidas de las personas gestionadas. Debemos renunciar a la seductora fantas铆a de que “nosotros” podemos y debemos tener “control” sobre “los dem谩s“. En cambio, necesitamos entender estos argumentos como coartadas para mantener las desigualdades globales de riqueza, poder y privilegios construidas sobre historias de explotaci贸n y violencia colonial. Necesitamos establecer los v铆nculos entre las estructuras econ贸micas y pol铆ticas que requieren que las personas crucen fronteras a nivel internacional en busca de una vida digna y, al mismo tiempo, atrapen a las personas en empleos precarios y pobreza a nivel nacional.

Necesitamos mostrar c贸mo las mismas estrategias de chivo expiatorio y criminalizaci贸n se utilizan tanto contra los migrantes como contra los beneficiarios de la asistencia social para encubrir el vaciamiento de la sociedad por parte de los sucesivos gobiernos en nombre del capital global y su beneficio personal. Necesitamos denunciar el papel de las fronteras en la defensa de estas injusticias globales, tanto para ciudadanos como para no ciudadanos, y reconocer el movimiento no autorizado de personas a trav茅s de las fronteras como un acto pol铆tico de resistencia por derecho propio. En 煤ltima instancia, debemos ser m谩s audaces en nuestros argumentos a favor de la solidaridad con las personas en movimiento y destacar la importancia de la abolici贸n de las fronteras para nuestra visi贸n de una sociedad m谩s justa y libre para todos.

 

11 DE OCTUBRE DE 2021




Fuente: Briega.org