October 21, 2021
De parte de La Tarcoteca Contrainfo
138 puntos de vista


No os enfadéis con los neoliberales resentidos, su mundo languidece, queredlos como son. tctca

En estos momentos se está gestando una crisis de la cadena de suministro global, lo cual nos lleva a una escasez generalizada de artículos esenciales. Este es el resultado de la centralización masiva, donde las políticas son dictadas y sincronizadas por los aristócratas de la Nueva Normalidad. Los próximos años estarán marcados por una extrema turbulencia socioeconómica.

Según se informa, el mundo se enfrenta a una “escasez de todo” en la que los productos esenciales son cada vez más difíciles de obtener, más lejanos y requieren más tiempo encontrarlos. Esta escasez afecta a toda la gama de la estructura de la pirámide social. El ciclo típico, de producción a entrega, se ve repetidamente vapuleado por un macabro juego de la silla en el que la canción que suena es la Ley de Murphy: “Todo lo que puede salir mal, saldrá mal”.

Si los problema no son confinamientos, entonces son la escasez de materias primas.
Si los puertos están listos para la descarga de materias primas y productos terminados, los camioneros no están disponibles. 

Si hay camioneros disponibles, los puertos no pueden procesar tantos fletes.
Alternativamente, el problema podría ser una escasez aguda de energía o combustible. 
Las restricciones de coronavirus en todo el mundo también han provocado escasez de mano de obra esencial, desde basureros hasta pilotos
Bajo la jerarquía piramidal de la Nueva Normalidad, solo la cúspide que representa el 0.1% superior es verdaderamente ajeno a la situación y próspera.

El prolongado desequilibrio oferta-demanda entró en un punto sin retorno cuando se declaró la pandemia de coronavirus en marzo de 2020. Una masa de barcos de carga que bogaban sin rumbo fijo frente a la costa de China ahora se une a una armada similar situada a lo largo de las costas estadounidenses. Un contenedor que antes de la pandemia ahora costaba $ 2,500 cuesta ahora $ 25,000 por la misma carga ¿Imagina los costos crecientes para el consumidor?

Ahora todo se le atribuye convenientemente al Covid19, con acusaciones y alarmismos alcanzando proporciones absurdamente épicas. Australia bloqueó toda la ciudad de Perth (con una población de más de 2 millones) después de descubrir un solo nuevo caso de coronavirus a fines de enero. Casi ocho meses después, otro caso resultó en el cierre de la ciudad capital de Canberra (población de más de 400.000 habitantes). Esta locura es solo la punta del iceberg del Covid.

Australia es posiblemente el país más bloqueado del mundo. Más inquietantemente, también es una de los principales productores de alimentos del mundo. Después de 18 meses de trastornos socioeconómicos, sus exportaciones agrícolas se encaminan a una recesión. La situación es peor en otros lugares. La inflación de los alimentos ya se encuentra en un máximo de 10 años en los Estados Unidos, y los precios en septiembre registraron un aumento del 32,8% interanual.

La escasez y la inflación presagian una variedad de problemas sociales. Una epidemia de hurtos organizados en tiendas, por ejemplo, ha emergido en forma de industria por valor de $ 45 mil millones en los Estados Unidos. Esto representa un golpe adicional para el sector minorista que aún se está recuperando de los disturbios por el asesinato de George Floyd y las restricciones al coronavirus. Amazon, au contraire, lo está haciendo bien por sí mismo. Aquí es donde los bienes robados por el día son e-menudeados por la noche. […]

Todos los cisnes negros, criados específicamente para el gran reinicio, vuelven a casa por navidad [black swarm]. Los efectos dominó de la debacle inmobiliaria Evergrande de China, que involucró deudas de $ 305 mil millones nada menos, han impactado el sector de vehículos eléctricos de Suecia. Nuestras fichas de dominó globales caen en cascada.

Un colapso de la magnitud de Evergrande requeriría una bien ejecutada respuesta del sistemas al completo. Sin embargo, China se enfrenta a cortes de energía altamente desestabilizadores debido a la mala previsión y una escasez mundial de carbón. Las recientes inundaciones en la provincia de Shangxi, rica en carbón, probablemente agravarán aún más las cosas. Una crisis energética global ya se está extendiendo desde Brasil a India. Al igual que Alemania pronto aprenderá a un alto costo para sus industrias y sociedad, volverse verde sin retener una sólida infraestructura de combustibles fósiles es simplemente miope. Con la llegada del invierno, la necesidad de poner en funcionamiento el Nord Stream 2 se vuelve más urgente que nunca. Sin embargo, entre bastidores, los burócratas de Bruselas no tienen ni idea.

Hay algunos detalles relacionados con la energía sobre los que reflexionar en este contexto. ¿Darán las autoridades de la UE en invierno prioridad a la calefacción eléctrica sobre los coches eléctricos que supuestamente son verdes y respetuosos con el clima? Se supone que los medidores inteligentes dentro de las redes energéticas inteligentes resuelven estas opciones binarias en cascada, pero no es así en un mundo “diseñado por payasos” y “supervisado por monos“, parafraseando la descripción de un ingeniero de Boeing del reciente fiasco del 737 Max. Esa mordaz declaración parece quedarse corta en el sector de la aviación, ya que la vacunación obligatoria están mandando al paro a un buen número de personal cualificado, incluidos los pilotos. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, consideró estos mandatos de vacunación como “buenos para la economía“.
Es bastante irónico que los pilotos deban vacunarse para transportar a los aristócratas de la Nueva Normalidad, exentos de tales trivialidades. Si persiste la escasez crítica de personal en la industria de las aerolíneas, acompañada de uno o dos desastres de aviación, la cadena de suministro global simplemente puede colapsar.
Pero los problemas a escala bíblica no terminan aquí. Expertos y líderes están regurgitando en sus medios las perspectivas de un “muy oscuro invierno” por delante. Como era de esperar, la solución es la vacunación masiva y las dosis de refuerzo. Según esto, eso debería resolver nuestra crisis mundial del carbón, las inundaciones masivas, el hambre creciente, las burbujas inmobiliarias, los robos en tiendas e incluso el cambio climático.
La próxima pandemia
Bill Gates, la autoridad más importante del mundo en pandemias y vacunas [principal inversor mundial], opina que el mundo no está preparado para la “próxima pandemia“. El hombre lo ha profetizado; por tanto, debe suceder. Con suerte, este nuevo brote no iría acompañado de molestas afirmaciones sobre propiedades curativas de genéricos baratos como la hidroxicloroquina (HCQ), ivermectina o la hierba de hoja verde chiretta aprobada de manera impresiva en Tailandia. […]
Prepárense para la siguiente fase del Gran Reinicio.



Fuente: Tarcoteca.blogspot.com