December 7, 2020
De parte de Asociacion Germinal
1,858 puntos de vista

Mientras las crisis de Hong Kong o Xinjiang gozan de una importante visibilidad en los medios internacionales, lo cierto es que un tupido velo parece haber ocultado la no menos compleja crisis en Cachemira. Podemos hartarnos de escuchar a Mike Pompeo entonando cr铆ticas a China pero elogiando al mismo tiempo a India, e incluso los pronunciamientos institucionales -tambi茅n del Parlamento europeo- parecen matizar la condena entre 鈥渘uestra India鈥 y la 鈥渞ival鈥 China.

El caso es que desde la derogaci贸n del art铆culo 370 de la Constituci贸n india el 5 de agosto de 2019, la situaci贸n en la regi贸n de Jammu y Cachemira sigue al borde del abismo. A la supresi贸n de la autonom铆a, la divisi贸n del territorio, la invasi贸n de cientos de miles de soldados, el encarcelamiento de pol铆ticos y activistas no afines al gobernante Partido Bharatiya Janata, las detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales, la restricci贸n de las comunicaciones, etc., recrearon una cultura de total impunidad y abuso generalizado de derechos en toda la regi贸n.

Hoy d铆a, Jammu y Cachemira es la zonas m谩s densamente militarizada del mundo, con unos 700.000 soldados indios desplegados en un territorio donde viven poco m谩s de 12 millones de personas, por cierto, en condiciones, en su mayor铆a, de pobreza absoluta. Los poderes especiales otorgados a las fuerzas armadas les habilitan para actuar sin ning煤n tipo de reservas.

El supremacismo hind煤 de Narendra Modi tambi茅n propicia una suerte de limpieza 茅tnica que afecta al 14 por ciento de la poblaci贸n del pa铆s. La ley de ciudadan铆a aprobada en 2019 permite la nacionalizaci贸n de refugiados afganos, paquistan铆es y bengal铆es siempre que no sean musulmanes. El gobierno anunci贸 controles de inmigraci贸n masivos en todo el pa铆s amenazando con enviar a campos de detenci贸n a quienes no pudieran demostrar que eran ciudadanos indios.

M谩s recientemente, la aprobaci贸n de normas que permiten a cualquier ciudadano comprar tierras en la regi贸n en disputa tiene por claro objetivo cambiar la demograf铆a de la zona y su mayor铆a musulmana. El ej茅rcito, adem谩s, puede declarar cualquier 谩rea como 鈥渆strat茅gica鈥 y 煤til para fines de 鈥渄esarrollo鈥 multiplicando las colonias de militares establecidas en la regi贸n. La incautaci贸n de tierras beneficia especialmente a grandes empresas, magnates de la industria inmobiliaria y donantes del partido de Modi, seg煤n denuncian las ONGs con presencia en la zona. La confiscaci贸n de tierras unida al proyecto de colonizaci贸n con la creaci贸n de asentamientos extranjeros e incentivos para instalarse en el territorio ambiciona convertir a la mayor铆a musulmana del territorio en una minor铆a.

China, a pesar de ser habitualmente m谩s criticada por su pol铆tica ante crisis pol铆tico-territoriales similares, no lleg贸 tan lejos como India en algunos aspectos. Cierto que aprob贸 una ley de seguridad nacional para Hong Kong pero no suspendi贸 la autonom铆a ni moviliz贸 en masa al ej茅rcito, ni siquiera en Xinjiang donde la seguridad pas贸 a primer plano para combatir la acci贸n terrorista. Si apelamos al balance de muertos o la brutalidad de la represi贸n, el balance de los m茅todos de Nueva Delhi ni mucho menos se queda atr谩s.

No es de extra帽ar que en este contexto India tenga inter茅s en activar las tensiones fronterizas con China pues con ello logra desviar la atenci贸n internacional respecto a la dura represi贸n impuesta en estas regiones. Y no solo: se garantiza el favor directo de potencias como Estados Unidos, Jap贸n o Australia, que mientras son muy cr铆ticas con las pol铆ticas chinas aplicadas en escenarios de crisis, no dudan en pasar con pies de lana sobre los grandes principios que configuran nuestra supuesta superioridad moral para convertir a India en un excelente cliente de armamento o para alentar su integraci贸n a plenitud en el Di谩logo de Seguridad Cuadrilateral o QUAD, la prometedora OTAN asi谩tica, cuyo leit motiv principal no puede ser otro que encajar y contener a China.

La pol铆tica supremacista de Modi conduce el tantas veces enaltecido sistema pol铆tico hind煤 a la UCI, pero como es una democracia se supone que la debemos criticar con la boca peque帽a. En realidad, debiera ser al rev茅s, no?

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org