March 2, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
370 puntos de vista


Los cristianos, yezidíes, shabak, kakais y turcomanos son algunas de las minorías más destacadas que han convivido durante largo tiempo con los musulmanes en Irak, a donde el papa realizará una histórico viaje del 5 al 8 de marzo.

La mayoría de estos grupos, presentes en el país durante cientos y algunos incluso miles de años, viven en la provincia de Nínive, una zona de historia y cultura milenarias surcada por el río Tigris y situada a unos 400 kilómetros al noroeste de Bagdad.

Acostumbradas a la intolerancia y los prejuicios, estas minorías han sido objeto de persecución por el imperio Otomano, el régimen de Sadam Husein, los terroristas de Al Qaeda, aunque la violencia contra ellos llegó a extremos desconocidos con los yihadistas del Estado Islámico (ISIS).

Durante los cinco años de “califato islámico” en su territorio (2014-1019), ISIS dejó un reguero de ejecuciones, decapitaciones, violaciones y otras brutalidades que obligaron a los civiles a abandonar en masa sus hogares para buscar refugio en el Kurdistán.

En los últimos tiempos han ido regresando muy lentamente.

Los yezidíes perdieron en solo unas horas, en agosto de 2014, a unos 5.000 hombres, que fueron asesinados, mientras cerca de 7.000 mujeres y niños fueron secuestrados y más de 300.000 abandonaron sus hogares en la región de Sinjar (Shengal), su patria milenaria.

También en agosto de 2014, ISIS obligó a huir a más de 120.000 cristianos de las localidades que habían sido su hogar en una desbandada con tintes de tragedia humanitaria.

La mayor ciudad cristiana de Irak, Qaraqosh, un histórico pueblo asirio de unos 50.000 habitantes que también se conoce por el nombre de Bajdida o Al Hamdaniya, quedó prácticamente destruida por la violencia de los combates.

Cristianos

Se estima que la cifra de cristianos en Irak, en su mayoría caldeos y asirios, se ha ido reduciendo en los últimos años. En 2003, se calculaba en unos 1,5 millones y en la actualidad el número es difícil de establecer, aunque antes de la irrupción de ISIS figuraban entre 400.000 y 500.000.

La mayoría se localizaban en Qaraqosh, Bertala, Al Kuir y Tel Kif, localidades todas ellas bajo el control de ISIS, y a las que se estima que han regresado hasta ahora menos de la mitad de los huidos.

Yezidíes

Se calcula que unos 500.000 yezidíes viven en Irak, la mayoría en Nínive, mientras que la diáspora se concentra principalmente en Alemania (50.000). Más de 2.500 yezidíes siguen secuestrados, casi dos años después de la caída del califato.

De etnia kurda, los orígenes de esta minoría religiosa, que se basa en el zoroastrismo, se remontan a varios siglos atrás. Su creencia en el Ángel Caído como representante de Dios les ha valido el apelativo de “adoradores del Diablo”, lo que les ha acarreado ser considerados herejes por otras religiones y sufrir 74 genocidios.

Kakais

Muy pocos de los entre 110.000 y 200.000 miembros de la minoría kakai residentes en Irak han regresado en los últimos años a sus hogares, principalmente en el sureste de Kirkuk y en la llanura de Nínive. De etnia kurda, sufrieron la persecución de ISIS, por su “religión secreta”.

Conocidos también como Yarsan o Ahl al Haq (pueblo de la verdad), sus creencias se basan en el yaresanismo, religión mística del siglo XIV nacida en el oeste de Irán y que contiene elementos del zoroastrismo y del islam chií, y siempre han mantenido ocultos los ritos de su religión por temor a ser perseguidos.

Shabak

Unos 250.000 miembros de este grupo étnico minoritario, con su propio lenguaje y costumbres, viven en Irak, casi todos también en Nínive y un pequeño grupo en Mosul.

De religión islámica, aunque combinada con creencias locales, la mayoría son chiíes y algunos suníes les acusan de ser una secta extremista.

Turcomanos

Forman el tercer grupo étnico de Irak tras árabes y kurdos, con una población que ronda los 2,5 millones.

De religión musulmana, la mayoría son chiíes, aunque también hay suníes y cristianos. Tienen su propia lengua y habitan en la zona limítrofe de Irak con el Kurdistán, en particular en Kirkuk y Diyala, pero también en Nínive y, especialmente, en Tel Afar.

FUENTE: Marta Rullán / EFE

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org