October 9, 2022
De parte de Tokata
1,598 puntos de vista

MODELO-77

Mi impresi贸n fue de ambig眉edad muy festiva.

En la reflexi贸n Modelo 77 tiene datos de mucho inter茅s y otros contrarios. Empezaremos por estos 煤ltimos.

Se comprende que el protagonista Manuel es un falso culpable, Pero solo hay uno. Cuando otros protagonistas manifiestan que 鈥渆stamos presos por robar鈥, el gui贸n toma un camino perverso, justificando los encarcelamientos por seguridad. Por ello el parlamento de la 茅poca neg贸 la amnist铆a a los presos sociales, porque eran delincuentes comunes que 鈥渃omet铆an delitos en la Dictadura y en el Estado de derecho鈥. Observamos que el poder legislativo homolog贸 la Dictadura con la Democracia. Por lo tanto, la Dictadura no fue universal, solo afect贸 reparando a quienes ten铆an archivos, y no fue tiran铆a pcontra las persoanas m谩s desamaparadas, las que carec铆an de archivos. El nuevo r茅gimen borb贸nico elimin贸 a las v铆ctimas injustificadamente, aplicando la presunci贸n de culpabilidad de futuro a quienes la Dictadura etiquet贸 de preso com煤n o delincuente: el m谩s denigrante de los vestigios. Pero no estaba acreditado el delito por venir porque las v铆ctimas del franquismo no hab铆an salido de la c谩rcel y por ello no pudieron cometer delitos en la Democracia que desconoc铆an. Esta parte del gui贸n de 鈥渟omos ladrones鈥 es muy desafortunada. Ahora no es posible corregirlo, pero la informaci贸n s铆 es de utilidad y por ello la facilitamos.

Hay una parte del gui贸n que razona que los presos lo son por un sistema de leyes y tribunales injustos, que no logra velar el 鈥渆stamos en la c谩rcel por robar鈥 ante la inexistencia de falsos culpables num茅ricos. La producci贸n de 鈥淢odleo 77鈥 carec铆a de m谩s informaci贸n sobre la procedencia inicial de los presos. Proced铆an de las salas de tortura policiales y de los jueces franquistas que promocionaban, con toda la fuerza represiva del Estado, la falsa seguridad, para la promoci贸n del r茅gimen dictatorial. Para mejor ilustraci贸n, lo vemos en el texto aparte titulado 鈥淒ENUNCIA鈥.

Hay suficiente documentaci贸n que acredita la falsificaci贸n industrial de positivos y la persecuci贸n de descendientes de republicamos porque eran la oposici贸n pol铆tica de futuro. Y empresarios que colaboraban con falsas denuncias. La 鈥渄emocracia鈥 abri贸 nuevas cunetas para desaparecer a miles de v铆ctimas.

La parte POSITIVA es la apertura al p煤blico actual de unos sucesos protagonizados por las v铆ctimas de la dictadura desde el interior de las c谩rceles franquistas. Las im谩genes de la COPEL, desde los motines incruentos y publicitarios desde los tejados de todas las c谩rceles espa帽olas con identidad visibilizaron ante el mundo las v铆ctimas. Una vez que el Estado control贸 a la COPEL por la entrada masiva de presos borb贸nicos toxic贸manos que no luchaban, por medio de los historiadores y publicistas del nuevo r茅gimen invisibiliz贸 unas luchas espectaculares en el horizonte de los derechos humanos y las libertades p煤blicas exigidas por los presos franquistas. En la pel铆cula se aprecia a la organizaci贸n humanitaria COPEL, pero no destaca su actividad pol铆tica referente a la proposici贸n de las diversas reformas pol铆ticas al mismo nivel de la Europa comunitaria. La parte pol铆tica breve que asoma en la pel铆cula es el h谩ndicap para abir a煤n m谩s esos sucesos hist贸ricos, valorando muy positivamente el esfuerzo de los creadores de 鈥淢odelo 77鈥.

La pel铆cula est谩 parcheada pr sucesos ocurridos en otros espacios carcelarios (ejemplo: doble fila de atormentadores de presos). Es muy meritorio concentrar sucesos veraces de la 茅poca en 鈥淢odelo 77鈥 para que podamos comprender y valorar con plenitud de pedagog铆a hist贸rica la unidad de la COPEL en el activismo social y democr谩tico.

Esa insistencia gritando la palabra COPEL, reiterada en boca de los presos, es genial para fijarla en la memoria del p煤blico, ante el ocultamiento de la COPEL durante 43 a帽os (no incluimos la informaci贸n con menos trascendencia). La organizaci贸n de presos COPEL pele贸 por el cambio, y su cambio, desde el lugar m谩s dif铆cil para luchar por las libertades p煤blicas. La COPEL se ha integrado en la memoria hist贸rica moderna y es de agradecer por las personas que lo vivieron desde intramuros y desde el exterior. Y para que las generaciones posteriores tengan el derecho de conocer los esfuerzos con sufrimientos por la convivencia de esas v铆ctimas en la d茅cada de los a帽os setenta del pasado siglo.

DENUNCIA

Es imposible saber las fechas de las detenciones durante el Franquismo. No exist铆a registro de alta en los calabozos debido a la ausencia de controles independientes. Tanto la Polic铆a pol铆tica como la criminal manten铆an a las personas presas en locales de tortura opacos, sin ingresarles en los departamentos de Polic铆a Nacional que s铆 dispon铆an de libro de ingresos con filiaci贸n. Esta arbitrariedad no era una excepci贸n, m谩s bien la organizaci贸n general premeditada en las comisar铆as de Polic铆a, cuarteles de la Guardia Civil y militares para la pr谩ctica de interrogatorios secetos y sin garant铆as. Es la misma pr谩ctica utilizada por la Inquisici贸n que por medio de la brutalidad obten铆a confesiones verdaderas o falsas. Por estar falsificada la voluntariedad de la v铆ctima esa confesi贸n forzada realmente pertenece a la policic铆a franquista o al inquisidor . Por no ser verdadera la voluntad de la v铆ctima en una confesi贸n contra s铆 misma cuando est谩 sola, aislada e indefensa en locales coercitivos, s铆 podemos aseverar sin eror que la mano que mueve la r煤brica del subyugado pertenece a los representantes de l terrorismo de Estado. Quien no firmaba mor铆a traum谩ticamente en el secuestro clandestino o su firma y confersi贸n eran falsificadas.

Esta denuncia tambi茅n representa a miles de familias y v铆ctimas del franquismo que ocult贸 la infame Transici贸n, v铆ctimas que no pudieron integrarse en el nuevo R茅gimen porque fueron excluidas de las leyes de Amnist铆a y del nuevo orden constitucional surgido de la Transisici贸n.

Las pruebas impropias obtenidas en secreto, sin declaraci贸n de derechos, sin conocimiento familiar del secuestro, sin Habeas Corpus, sin m茅dico forense y sin firma de abogado, las utilizaban los jueces franquistas para condenar a gente vulnerable analfabeta y descendientes empobrecidos del republicanismo. Al primar la eficacia adquirida, que no la verdad, la Dictadura lograba reclutar industrialmente a falsos culpables para la autopromoci贸n de su falsa seguridad.

Agust铆n Moreno Carmona




Fuente: Tokata.info