November 28, 2021
De parte de ANRed
288 puntos de vista


Ilustraci贸n de Quan Zhou.

鈥楧e las novias sangrientas al MeToo鈥. A ra铆z de la denuncia de acoso sexual que la tenista china Peng Shuai contra el alto dirigente Zhang Gaoli, rescatamos este reportaje publicado en el n煤mero 8 de #PikaraEnPapel en el que se analizaba el crecimiento de la lucha feminista en el pa铆s y otras denuncias de acoso. Escribe: Li Tingting/ Traducen: Tessa Qiu y Madeline Robinson


Kim denunci贸 en 2011 por abusos a su marido, Li Yang. Fundador de la franquicia para apren颅der ingl茅s de forma alternativa Crazy English, Li Yang es un hombre de buena reputaci贸n China, por lo que el caso se hizo medi谩tico. Entonces varias mili颅tantes contra la violencia de g茅颅nero iniciamos cuatro campa帽as en defensa de Kim.

Soy integrante del grupo Ac颅tivismo Feminista [nuquan xing颅dong pai 濂虫潈琛屽姩娲綸 de China. En 2012, sal铆 a la calle por pri颅mera vez, con mis compa帽eras Xiao Meili y Wei Tingting, como activista defensora de pol铆ticas feministas. Decidimos salir el d铆a 14 de febrero, el d铆a rom谩ntico de San Valent铆n en el mundo occi颅dental, para atraer la atenci贸n de los medios y para enviar un men颅saje: que nos oponemos a la vio颅lencia en la pareja. Nuestra acci贸n quiso ser, adem谩s, una manifesta颅ci贸n de solidaridad con Kim.

Ese d铆a nos vestimos de no颅vias sangrientas y caminamos por la calle Qianmen de Beijing, situada detr谩s de los muros de la plaza Tiananm茅n. Los guardias de seguridad nos segu铆an y vigi颅laban la acci贸n, esperando que no di茅ramos problemas. Veinte mi颅nutos despu茅s de arrancar, la po颅lic铆a par贸 el acto. Aun as铆, el mero hecho de haber podido sujetar las pancartas y manifestarnos por la calle nos hizo bastante ilusi贸n.

Nuestra acci贸n se difundi贸 en medios de comunicaci贸n po颅pulares y tradicionales como The Global Times y R茅nm铆n R矛b脿o [浜烘皯鏃ユ姤]. Ese era uno de nuestros objetivos clave: la visibilidad y la difusi贸n. Conseguir que, al menos, sonaran algunas voces feministas en los medios de comunicaci贸n populares e intentar que nuestra causa contra la violencia contra las mujeres llegara al discurso p煤blico.

Poco a poco nuestro activismo feminista empez贸 a orientarse hacia la defensa de pol铆ticas determinadas. Hicimos distintas acciones durante dos o tres a帽os hasta 2015, cuando la polic铆a me detuvo junto con Zheng Churan, Wu Rongrong, Wang Man y Wei Tingting. Nos re颅tuvieron durante 37 d铆as, el tiempo m谩ximo que se puede arrestar a una persona en Chi颅na antes de su detenci贸n oficial. Hab铆amos planeado una acci贸n contra el acoso sexual. Nos acu颅saron de 鈥渂uscar pelea y provo颅car disturbios鈥. Despu茅s de 30 d铆as cambiaron la acusaci贸n a la de 鈥渃ongregar una multitud para perturbar el orden p煤blico鈥. Utilizaron entonces la acci贸n de las novias sangrientas de 2012 como prueba. La noticia de nuestra detenci贸n se difundi贸 r谩pidamente y recibimos apo颅yo de activistas, medios de co颅municaci贸n, oeneg茅s y netizens [contracci贸n de internet que significa ciudadanas de internet o internautas] chinas, y tambi茅n de gobiernos y fundaciones fi颅l谩ntropas extranjeras. Gracias a ese apoyo, nos liberaron.

Recuerdo el d铆a que fui pues颅ta en libertad, y la imagen de mi compa帽era Zheng Churan en la sala 1107, vestida de un chaleco negro, mientras sal铆a de la c谩r颅cel. Le hab铆a dicho que ten铆an que aguantar los 37 d铆as, que luego nos liberar铆an. Se lo hab铆a dicho a pesar de que en ese mo颅mento yo no ten铆a confianza en que fuera a ocurrir. Pero as铆 fue. La Fiscal铆a dict贸 que no hab铆a pruebas suficientes para seguir deteniendo a 鈥渓as cinco feminis颅tas鈥, como nos llamaron.

El 1 de enero de 2018 el mo颅vimiento MeToo hab铆a llegado a su c茅nit en China. Yo estaba es颅tudiando entonces en Inglaterra. Ese d铆a, una alumna de la Uni颅versidad de Beihang, en Beijing, junto con otras compa帽eras, pu颅blicaron un ensayo en Weibo 鈥攔ed social muy popular en Chi颅na鈥 acusando al profesor Chen Xiaowu, ganador del Premio Changjiang 鈥攅l galard贸n acad茅颅mico m谩s prestigioso que se pue颅de ganar en educaci贸n superior en el pa铆s鈥 de haberlas acosado sexualmente.

Luo Xixi, una de las activistas, viv铆a entonces en Estados Unidos y estaba influida por la ola mun颅dial del movimiento MeToo. De todas maneras, el impacto real que tuvo este movimiento en el sistema pol铆tico chino fue un lo颅gro de las mujeres del pa铆s.

En China no hay ley de acoso sexual, no existe siquiera una legislaci贸n que lo defina. Por eso es imposible llegar a ning煤n tipo de medidas condenatorias.

Han pasado m谩s de dos a帽os desde entonces, pero el trauma y el dolor sufrido por las afectadas se nota todav铆a. El movimiento se infiltr贸 en los c铆rculos acad茅颅micos, en la escena rockera, en las oeneg茅s e incluso en las comuni颅dades budistas. Comparadas con la condena del productor esta颅dounidense Harvey Weinstein, las penas a los agresores chinos son mucho m谩s leves. En China no hay ley de acoso sexual, no existe siquiera una legislaci贸n que lo defina. Por eso es imposible llegar a ning煤n tipo de medidas condenatorias.

Internet, campo de batalla

Xianzi fue otra protagonista del movimiento MeToo en China. Denunci贸 por acoso sexual al pre颅sentador de televisi贸n Zhu Jun y se convirti贸 en una de las prime颅ras personas en ser imagen p煤blica del movimiento. La conoc铆 en una conferencia de Shiori Ito, periodis颅ta japonesa s铆mbolo del MeToo en su pa铆s.

La tarde de la presentaci贸n ya estaba prohibida la defensa de pol铆颅ticas feministas y el activismo offli颅ne, hasta el punto de que planificar una acci贸n podr铆a significar volver a ser detenida. Las feministas sa颅b铆amos que, si quer铆amos organizar eventos, ten铆amos que hacerlo en secreto u online. Aun as铆, se permi颅ti贸 a Ito presentar su nuevo libro con la condici贸n de que habl谩ra颅mos solo de la situaci贸n en Jap贸n.

Las corporacio颅nes grandes de China renombraron el 8 de marzo como d铆a de la diosa y el 7 de marzo, d铆a de la chica.

Con la desaparici贸n de reunio颅nes y eventos en persona y el cierre de lugares p煤blicos, resulta cada vez m谩s dif铆cil crear espacios para interacciones sinceras. El campo de batalla est谩 ahora en internet. Cien millones de personas leyeron el post de 鈥楥elebra el 8 de marzo, boicot al 7鈥, lanzado en 2016 por la feminis颅ta y periodista Li Sipan y la oeneg茅 de igualdad de g茅nero Guangzhou New Media Women鈥檚 Network. La campa帽a denunciaba la mer颅cantilizaci贸n del 8M que se ha dado en China en los 煤ltimos a帽os, sobre todo en la red social Weibo, donde muchas llamadas feministas cooptan el d铆a para promocionar productos. Adem谩s, como estrategia de marketing, las corporacio颅nes grandes renombraron el 8 de marzo como d铆a de la diosa y el 7 de marzo, d铆a de la chica. El post buscaba reivindicar el 8M como d铆a de las mujeres y boicotear el d铆a 7 por cosificar y estigmatizar a la mujer como diosa o ni帽a. La gran acogida que tuvo demuestra que, cuando se presenta la oportunidad, el feminismo es un tema popular que tiene mucha influencia.

El auge del feminismo en inter颅net ha llevado, sin embargo, a otras situaciones m谩s complicadas. La historia de Papi Jiang es un ejem颅plo. Ella es un icono feminista en China. Una abanderada del mo颅vimiento en internet que cuenta con un n煤mero considerable de seguidoras y que, aun as铆, sufri贸 hace poco el hostigamiento de otras feministas que la atacaron a trav茅s de las redes. El linchamien颅to comenz贸 cuando Jiang decidi贸 seguir con la tradici贸n y ponerle a su beb茅 el nombre por la l铆nea paterna. La acusaron de ser una fiel seguidora del orden patriarcal, una mujer conservadora que apo颅ya valores feudales y tradicionales. La tacharon de ser esclava de su matrimonio acu帽ando el t茅rmino 鈥渂urra casada鈥 鈥攗na 鈥渂urra鈥 es una expresi贸n coloquial habitual en chino鈥, que trata de describir a una mujer que obedece a su mari颅do y que no tiene un pensamiento independiente.

Algo similar ocurri贸 con Kim, con la que inici茅 esta narraci贸n. Ella ha dicho hace poco que ha perdonado a su marido, pero eso no quiere decir que perdone la violencia. Como voluntaria que la acompa帽贸 en su denuncia, se lo dije con claridad en un men颅saje: 鈥淪iempre te voy a apoyar. Respeto tu decisi贸n鈥. En inter颅net, la sociedad china ha mostra颅do su rechazo a esta decisi贸n y, en general, no entiende el per颅d贸n de Kim.

Hace unos meses, Xianzi dio un discurso sobre este tema jun颅to con otras dos compa帽eras. Se llamaba 鈥楨l feminismo online de hoy鈥 y en 茅l explicaron que en el movimiento MeToo no hab铆a sido necesario tener l铆deres, sino que cada participante hab铆a teni颅do ese rol de liderazgo.

El hecho es que, hoy en d铆a, el grupo de Activismo Feminista [nuquan xingdong pai 濂虫潈琛屽姩娲綸 ha perdido mucha influencia y ha terminado por ser sustituido por las netizens feministas menciona颅das que, desde mi punto de vista, no son verdaderas feministas. Su discurso quiere restringir la liber颅tad de elecci贸n, que viola un prin颅cipio feminista fundamental: res颅petar las decisiones de las mujeres. La realidad del movimiento femi颅nista en China es que dirigirlo hoy resulta imposible, porque rebosa de voces y opiniones opuestas.

Hace ocho a帽os el Estado vigi颅laba nuestras acciones y la polic铆a nos invitaba a tomar un t茅 con frecuencia [鈥渢omar el t茅鈥 es una frase eufem铆stica que utilizan las activistas en China cuando se re颅fieren a una citaci贸n o detenci贸n por parte de los departamentos del Estado; es decir, es una t谩cti颅ca de intimidaci贸n empleada por las autoridades para disuadir a las activistas de hacer ciertas cosas y es una forma de interrogatorio no oficial].

Antes, aunque estas pr谩cticas eran habituales, ten铆amos espa颅cio para luchar por nuestro dere颅cho de reuni贸n, hacer acciones u organizar eventos. Este espacio poco a poco ha ido desaparecien颅do. Hoy en d铆a, muchas activistas feministas todav铆a se enfrentan a ser desahuciadas y corren el riesgo de acabar sin techo por organizar eventos online. Despu茅s de nuestra detenci贸n en 2015, la de las llama颅das 鈥渓as cinco feministas鈥, parece que la polic铆a todav铆a disfruta al reprimir al activismo feminista en nombre del mantener la estabili颅dad social. Un polic铆a de Beijing lleg贸 a rega帽arme entonces: 鈥溌縏e has dado cuenta de que hemos gastado m谩s de un mill贸n RMB [renminbi, denominaci贸n oficial de la moneda china] por vuestro caso?鈥. Me hizo gracia esta pre颅gunta, porque no s茅 c贸mo la poli颅c铆a me puede culpar por malgastar dinero y recursos p煤blicos.

Gracias al movimiento MeToo hemos conocido a gente nueva y ha crecido as铆 la red de apoyo offline. Las hermanas nos vemos, compartimos historias, apren颅demos de las experiencias de las dem谩s y nos animamos unas a otras. Por ejemplo, tras el castigo de su agresor, Luo Xixi, que an颅tes era reticente y reservada, se convirti贸 en una persona abierta y expresiva. Las v铆ctimas ya no tienen que esconderse y aislarse, se convierten en parte de una red rec铆proca y compasiva. Esta red sigue creciendo y desarrollando su capacidad de apoyar a la co颅munidad. Incluso con nuestros recursos escasos, creamos un es颅pacio seguro. As铆 sigue existiendo todav铆a la posibilidad de actuar, porque hay un ansia de justicia en nuestros corazones.





Fuente: Anred.org