November 23, 2022
De parte de Proyecto Ambulante
20 puntos de vista

Las personas que tienen una bicicleta saben lo inmensamente práctica que esta puede ser en su vida. Además de ello, una bicicleta suele ser un vehículo con un periodo de utilidad bastante alto, siempre y cuando, esta se mantenga en buen estado. 

Una bicicleta se puede usar para ejercitarse o hacer ciclismo como deporte, pero también puede servir como medio de transporte para quienes no tengan un coche o prefieran un vehículo más ecológico. 

A pesar de lo resistentes que pueden ser las bicicletas, independientemente de que se les dé mucho o poco uso, es inevitable que estas sufran daños por el desgaste. No obstante, existen algunas medidas que se pueden llevar a cabo para así mantener su rendimiento pleno durante muchos años. En vista de ello, hablaremos sobre cuál es el secreto para que una bicicleta tenga una vida útil larga. 

Reparación profesional 

El secreto para que una bicicleta dure muchos años en perfecto estado, es buscar un taller de bicicletas cerca de mi, donde disponen de todos los elementos necesarios para reparar bicicletas, tales como repuestos, herramientas, y sobre todo, el personal capacitado. 

De este modo, pueden hacer los trabajos de reparación bicicletas de forma efectiva y en muy poco tiempo, con la garantía absoluta de conseguir un rendimiento pleno de la bicicleta, para que así los clientes puedan seguir aprovechando los beneficios que puede brindar tan increíble vehículo. 

En este aspecto, es fundamental buscar un taller de bicicletas en Madrid que goce del prestigio y el reconocimiento de ser el mejor taller de bicicletas de montaña y carretera, siendo especialistas en la reparación de bicicletas de todos los tipos y disciplinas, como por ejemplo: carretera, enduro, gravel, descenso, XC, BMX, trail, urban, dirt, street, vintage, entre muchos más. 

Mantenimiento básico y revisión completa  

Una mejor forma de mantener en óptimo estado una bicicleta y así evitar los daños severos, es por medio del mantenimiento básico, el cual debe llevarse a cabo de forma periódica por profesionales en la materia, quienes pueden realizar las siguientes acciones: 

  • Comprobar el ajuste del cambio trasero. 
  • Ajustar el desviador delantero. 
  • Comprobar el desgaste de la cadena.
  • Ajustar los frenos mecánicos. 
  • Comprobar el cierre de las ruedas.
  • Revisar los frenos hidráulicos. 
  • Comprobar el estado de las zapatillas y las pastillas de freno. 
  • Revisar la presión de las ruedas. 
  • Revisar las cámaras y las cubiertas. 
  • Comprobar todos los elementos de seguridad. 
  • Lavado de la bicicleta. 

Además de ello, los expertos en bicicletas puedan efectuar una revisión completa, en la que adicionalmente a los puntos antes mencionados, pueden realizar lo siguiente: 

  • Alineación de las ruedas. 
  • Engrasado de la dirección. 
  • Engrasado de los bujes de las ruedas. 
  • Acomodo de los conos de las ruedas. 
  • Ajuste de la presión de aire de las suspensiones. 
  • Lubricación de las barras, horquillas, amortiguadores y tijas. 
  • Lubricación de la transmisión. 

Gracias a todas estas acciones de mantenimiento y revisión preventiva, será posible mantener en óptimo estado una bicicleta, para que esta tenga un rendimiento pleno a pesar del paso de los años. 

Tomar medidas preventivas para el cuidado de la bicicleta

Existen algunas medidas preventivas que los ciclistas pueden tener en cuenta para cuidar las condiciones de su bicicleta, y que así, las mismas estén menos expuestas a los desgastes o daños que pueden sufrir con el uso y el paso de los años. 

Lo primero es tratar de mantener bien lubricadas las partes móviles de la bicicleta, para evitar que, en las temporadas de lluvia, el agua oxide las piezas. Por otra parte, siempre se debe supervisar que los neumáticos tengan presión suficiente, pues de lo contrario, se pueden doblar las llantas. 

Para culminar, se recomienda que las bicicletas sean usadas de acuerdo a su tipo o disciplina, ya que cada una de ellas posee características diferentes, que se adaptan a las condiciones del terreno y al nivel de esfuerzo que la actividad les exige.




Fuente: Proyectoambulante.org