January 27, 2021
De parte de Indymedia Argentina
103 puntos de vista



Estados Unidos y Rusia. “Baluarte de la democracia” para el primero y “régimen totalitario” para el segundo. Así es como estamos acostumbrados a comparar dos superpotencias rivales. El último mes nos ha brindado una oportunidad única de probar la objetividad de nuestras creencias.

Enero en los Estados Unidos comenzó con un evento muy controvertido: los partidarios de Trump, que argumentaron que la elección presidencial estaba amañada, fueron a asaltar el Capitolio. Para Estados Unidos, este evento se convirtió en un precedente preocupante que reveló el alcance de la división de la nación. También se revelaron muchos otros problemas.

Por ejemplo, las agencias policiales claramente no estaban preparadas para un asalto. Es absurdo, pero la policía del Capitolio ni siquiera realizó una sesión informativa para los oficiales, aunque los preparativos para las manifestaciones se hicieron públicamente en las redes sociales. Un número estándar de personal estaba de servicio en el edificio del Congreso el 6 de enero. Ni siquiera recibieron órdenes de la dirección cuando estallaron los disturbios. El jefe de policía del capitolio se escondió en un lugar seguro con Mike Pence, tras lo cual se vio obligado a dimitir.

En los días siguientes, hasta la toma de posesión de Joe Biden, Washington se parecía a Bagdad con su Zona Verde. Decenas de miles de soldados de la Guardia Nacional bloquearon las calles y las estaciones de metro. En tales condiciones, existía la capital del país más poderoso del mundo. No por la amenaza de ataque de China o Rusia, sino por el miedo de sus propios ciudadanos.

Es difícil imaginar algo así en Rusia, donde, como solíamos creer, el “régimen duro y sin principios” (según el vocablo occidental) de Putin gobierna. Aunque el país ha experimentado mucha más confusión, nadie está declarando la ley marcial en Moscú, a pesar de la situación.

Como saben, Alexei Navalny, el líder de la oposición pro occidental rusa, fue detenido nada más regresar al país desde Alemania, donde estaba recibiendo tratamiento tras el intento de asesinato por parte de los servicios especiales rusos. Esto no fue una sorpresa, ya que Navalny fue incluido en la lista federal de buscados por adelantado. La oposición tuvo tiempo de prepararse y las protestas masivas eran inevitables.

Las manifestaciones se extendieron por todo el país y se registraron enfrentamientos con la policía en Moscú, San Petersburgo, Vladivostok y otras ciudades. Como resultado, se detuvo a más de 3.000 personas. Si el número le parece grande, debe señalar dos hechos. Primero, es el número de personas detenidas en todo el país. En segundo lugar, solo en la capital, según Bild, hubo alrededor de 100.000 manifestantes, mientras que Reuters informó de 40.000.

Al mismo tiempo, las autoridades no tomaron medidas drásticas, como las tomadas en Washington. Además, nadie llamó a los manifestantes “terroristas domésticos”, aunque este término se ha vuelto tan aficionado recientemente a los políticos estadounidenses.

La reacción de las autoridades rusas fue dura, pero es difícil culparla por cruzar las líneas rojas. Se puede suponer que la protesta frente al edificio del Capitolio en Washington no se habría convertido en una tragedia si las agencias policiales estuvieran listas. Pero, después del hecho, el FBI organizó una búsqueda real de los partidarios de Trump que participaron en las protestas. Aquí Facebook acudió en ayuda de los federales.

Una acusación contra el neoyorquino Christopher Kelly encontró una orden para acceder a su cuenta en esta red social. Los agentes obtuvieron acceso a los mensajes privados, IP, número de teléfono y dirección de correo electrónico de Kelly. Es poco probable que este sea el único caso, pero es poco probable que se escuchen críticas sobre estas medidas a nivel internacional. Tanto más hipócrita es la posición de la Unión Europea, donde ya están discutiendo los “próximos pasos” contra Rusia por el “trato duro” de los manifestantes.

Pero hay otra diferencia entre la situación en Estados Unidos y Rusia que muchos optan por ignorar. Quizás este sea un factor clave, y es especialmente visible ahora que se han producido protestas en ambos países. Los mítines en los Estados Unidos simbolizan una verdadera división en la sociedad. Cuatro de cada diez estadounidenses, según una encuesta de The Washington Post y ABC News, niegan la legitimidad del presidente. A pesar de esto, los políticos liberales y los medios de comunicación continúan usando la palabra “falso” cada vez que escriben sobre el fraude electoral. La comunidad internacional, claramente cansada de Trump, generalmente aceptó a Biden con alegría, ignorando lo que de otro modo se llamaría una crisis de legitimidad del gobierno.

En Rusia, la situación es completamente diferente. Las protestas de la oposición aquí son protestas de la oposición, no del pueblo. En última instancia, nadie irrumpió en el Kremlin cuando Putin fue reelegido nuevamente como presidente en el 2018, aunque los críticos del régimen dijeron que no había un apoyo real para el presidente.

Las protestas en Rusia se organizan artificialmente, como en otros países postsoviéticos. El equipo de Navalny generalmente se hundió en una especie de pedofilia política cuando comenzó a convocar a los niños a la acción. Un movimiento dudoso, dado que la oposición esperaba que la policía reaccionara a las manifestaciones no autorizadas. Pero revela claramente un problema que la comunidad occidental se niega a notar: la democracia en Rusia es diferente. La mayoría de la población del país vio cómo colapsó la Unión Soviética. Para la gente, esto no fue solo el colapso del régimen, sino un verdadero Apocalipsis.

En un futuro próximo, es probable que los países europeos introduzcan un nuevo paquete de sanciones en nombre de la protección de la democracia en Rusia, otra gestión inútil, como muestra la práctica de los últimos años. Darse cuenta de que la imposición de los principios occidentales no trae más que problemas sería mucho más eficaz. Además, los acontecimientos recientes en el mundo muestran que los métodos totalitarios no se refieren solo a Rusia.

Fuente




Fuente: Argentina.indymedia.org