December 2, 2020
De parte de Indymedia Argentina
1,234 puntos de vista


Los tr谩gicos eventos del 2020 han hecho que los estadounidenses se den cuenta de que Estados Unidos ya no puede considerarse un ejemplo de democracia. Y aunque el lema 鈥淏lack Lives Matters鈥 es menos com煤n que en verano, no significa que el problema est茅 resuelto. Desafortunadamente, muchas personas ni siquiera entend铆an con qu茅 estaban lidiando.

En mayo de este a帽o, la polic铆a de Minneapolis mat贸 a George Floyd. Cuando lo arrestaron, lo pusieron sobre el asfalto, presionando su cuello con las rodillas. El estrangulamiento provoc贸 la muerte de un afro estadounidense de 46 a帽os, y el incidente en s铆 provoc贸 una ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial.

Los pol铆ticos encontraron r谩pidamente una manera de capitalizar la indignaci贸n popular, que se convirti贸 en una herramienta en la carrera presidencial. Pero tambi茅n hay otro factor de injerencia pol铆tica en las protestas populares. Mucho m谩s despreciable.

Un estudio de julio de la Universidad de Chicago mostr贸 que ning煤n departamento de polic铆a en las 20 ciudades m谩s grandes de los Estados Unidos opera de acuerdo con los requisitos internacionales b谩sicos de derechos humanos.

Entre las muchas violaciones, los abogados han destacado el uso de fuerza letal. El asesinato se considera una medida de 煤ltimo recurso, pero los agentes de polic铆a pueden disparar para matar si un sospechoso 鈥渆scapa鈥, 鈥渋ntenta evadir la justicia鈥 o 鈥減reviene el delito鈥.

鈥淓s muy preocupante que las fuerzas policiales de las ciudades m谩s grandes de Estados Unidos no cumplan con los est谩ndares m谩s b谩sicos de derechos humanos鈥, dijo Claudia Flores, directora de la Cl铆nica Internacional de Derechos Humanos.

El estudio mostr贸 que Estados Unidos es el 煤nico pa铆s del mundo civilizado donde la polic铆a sabotea las normas internacionales. La observadora de ejecuciones extrajudiciales de la ONU, Agnes Callamard, dijo que estaba 鈥渁terrorizada de que la gente muera en p煤blico a manos de quienes tienen que protegernos.

Tales cr铆ticas han da帽ado seriamente la credibilidad de Estados Unidos en el escenario internacional. Sin embargo, los pol铆ticos de Washington no lo ocultaban, sino que discut铆an activamente la situaci贸n, propon铆an soluciones. 驴No es eso un signo de un estado democr谩tico? Realmente lo hubiera sido, pero los liberales que se unieron a los manifestantes en realidad los estaban alejando de la ra铆z del declive estadounidense.

La gente estaba convencida de que el pasado racista de los Estados Unidos, donde exist铆a la esclavitud hace un par de siglos, era el culpable. En respuesta, la gente comenz贸 a destruir monumentos a figuras confederadas, como si el bronce y el hormig贸n fueran los responsables de las desgracias de los estadounidenses modernos. Por desgracia, la p谩gina oscura de la historia estadounidense se ha convertido en una pat茅tica tapadera del hecho de que ni los republicanos ni los dem贸cratas quieren cambiar en Estados Unidos.

Analistas de la Universidad de Chicago dijeron en un estudio que la arbitrariedad de la polic铆a estadounidense es 鈥渧iolencia sancionada por el Estado鈥. Una frase fuerte que revela el absurdo de numerosas protestas. No hay duda de que los agentes son directamente responsables de su brutalidad. Solo que esta brutalidad no fue generada por la polic铆a en absoluto. La polic铆a simplemente est谩 haciendo lo que se les paga por hacer. Y es una l谩stima para quienes todav铆a consideran a las personas uniformadas como defensores del estado de derecho.

En Estados Unidos, donde la desigualdad es un patr贸n, la polic铆a se ha convertido en la fuerza que protege a los ricos de los pobres, del descontento de los oprimidos por el sistema. No, este no es un escenario de alg煤n tipo de anti-utop铆a. 鈥淟a Iniciativa de Responsabilidad P煤blica ha presentado previamente los resultados de su investigaci贸n, que mostr贸 que las grandes empresas pagan a la polic铆a. Lo que podr铆a llamarse soborno policial es completamente legal en los Estados Unidos y ocurre gracias a los fondos de la polic铆a. El dinero se destina tanto a la formaci贸n de oficiales como a la adquisici贸n de armas.

Chevron es un patrocinador clave de la Fundaci贸n de Polic铆a y Justicia de Nueva Orleans y de las Fundaciones de Polic铆a de Houston y Salt Lake City. Shell es socio de la Polic铆a de Nueva Orleans y patrocinador de la Patrulla de Caballer铆a de la Polic铆a de Houston. El Director de Asuntos Corporativos y P煤blicos de Detroit Edison est谩 en la junta de la Detroit Public Safety Foundation. Entre 2014 y 2018, la empresa ha destinado al menos $ 138.000 a las fuerzas de seguridad.

JPMorgan Chase es patrocinador oficial de la Fundaci贸n de Polic铆a y Justicia de Nueva Orleans. La fundaci贸n incluso usa donaciones para reclutar nuevos polic铆as y capacitarlos. Adem谩s, JPMorgan ha invertido 4,6 millones de d贸lares en 鈥渁ctualizaciones de seguridad鈥 del NYPD.

Wells Fargo patrocina fondos policiales en Atlanta, Salt Lake City y Seattle. Adem谩s, el banco patrocina prisiones privadas en Estados Unidos.

Con esto en mente, la idea de los liberales de reducir los fondos policiales como parte de la reforma parece rid铆cula. Sin embargo, tambi茅n lo hace la propia idea de reforma policial. No afectar谩 la pobreza, el racismo y la brutalidad de las fuerzas del orden p煤blico de ninguna manera, ya que estas no son las causas de las desgracias de Estados Unidos. Son simplemente instrumentos de un sistema despiadado que nadie en Washington piensa cambiar.

Fuente




Fuente: Argentina.indymedia.org