June 24, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
269 puntos de vista

En 1923, con la adopción del Tratado de Lausana, el sueño kurdo de una nación independiente quedó completamente diezmado. Los kurdos en Turquía vivían en un enclave bajo la protección del ejército británico y tenían que contentarse con las perspectivas de una futura soberanía turca.

Fue en este contexto que el gobierno británico, la Liga de las Naciones, el Príncipe de Gales, la consultora de los hermanos Rotschild, y Lazard Company se acercaron al gobierno brasileño con una propuesta que solo, a principios del siglo XX, podía ofrecerse.

A través de Paraná Plantation, empresa propiedad de un grupo de empresarios británicos, el gobierno británico reasentaría entre 100.000 y 140.000 kurdos en el norte de Paraná, un área que en ese momento todavía representaba parte de la frontera de asentamientos de Brasil.

Los kurdos se asentarían en un área de más de 20 mil hectáreas y se reasentarían con el tiempo. El área fue comprada y finalmente rodeada por una cerca de alambre de púas en espera del establecimiento del “Nuevo Kurdistán”.

En 1933, sin embargo, la noticia del asentamiento se filtró al público. Los congresistas brasileños criticaron duramente el reasentamiento de “asirios” en el país. Los kurdos fueron llamados “flagelos de la sociedad”, en las intervenciones de los congresistas, que mostraban un fuerte racismo.

Debido al clima político de ese entonces -el gobierno brasileño acababa de ser golpeado y rehecho tres años antes-, el plan fue descartado definitivamente en 1934.

Y Kurdistán no pudo asentarse en los bosques de Araucaria.

Por cierto, dado que 242.000 japoneses emigraron a Brasil y ahora hay dos millones de personas de ascendencia japonesa, esto significa que podríamos haber tenido un enclave de entre 1 y 1,5 millones de kurdos en el norte de Paraná.

FUENTE: Thread reader / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org