August 6, 2022
De parte de Acracia
232 puntos de vista

No voy a extenderme mucho. Es agosto, se espera un oto帽o complicado desde el punto de vista econ贸mico (la pol铆tica para m铆 es un campo minado de desconfianzas), pero ahora, entre olas de calor, se impone el 芦carpe diem禄 y que cada cual haga vacaciones a su medida (de bolsillo). El covid solo existe para los mayores de 60 a帽os, solo de esa poblaci贸n se dan datos y no son malos (驴qui茅n marca los m谩rgenes de la maldad o bondad de los datos?).

Pero me estoy desviando del tema (o quiz谩s no).

Dijo Luis Althusser que la 芦(鈥) ideolog铆a, est谩 cuando las respuestas preceden a las preguntas禄. La ideolog铆a ha pasado de estar bien aceptada a generar desencanto, decepci贸n y desafecci贸n. La ideolog铆a se convierte en una jaula de barrotes casi unidos para impedir que lleguen los rayos del sol.

Me hice, hace un tiempo, con numerosos libros sobre esos pocos a帽os tan prolijos en acontecimientos, me refiero al per铆odo de 1936 a 1939. Los acontecimientos nacen cuando se rompen las normas y en ese periodo muchas se rompieron. La historiograf铆a ha sido prolija en su estudio y la ideolog铆a siempre ha rondado a sus investigadores e investigadoras. No comparto la idea de la objetividad (una enso帽aci贸n liberal propia de la Modernidad) de aquellos historiadores/as que creen ser neutrales. Quienes investigamos la historia tenemos ideas como no pod铆a ser de otra manera, nos esforzamos por ser lo m谩s objetivos posible, pero no debemos olvidar que lo hacemos sobre aquello que creemos importante subjetivamente. No es necesario hacer una lista sobre cuantos aspectos y sujetos de la historia se han despreciado a lo largo del tiempo y ahora consideramos relevantes.

No es extra帽o encontrarnos con libros que anteponen la ideolog铆a a la hora de investigar la historia, algo siempre lamentable. Uno de estos libros inspira esta reflexi贸n, me refiero al libro de Gonzalo Berger: Les Mil铆cies Antifeixista de Catalunya (1). Berger ordena su trabajo en funci贸n de unas conclusiones ya elaboradas, es decir, su trabajo, como dijo Althusser, est谩 dominado por la ideolog铆a. Su obsesi贸n es encontrar el elemento que lo explique todo, que represente la situaci贸n existente en Catalu帽a desde el 18 de julio de 1936. Ese elemento que todo lo aclara es 芦lo nacional禄, en plena sinton铆a con la situaci贸n actual en Catalu帽a.

La primera sorpresa de su libro es que prescinde de la prensa como fuente de informaci贸n, la raz贸n que se帽ala es que era poco objetiva y frecuentemente utilizada como canal de propaganda (p. 11). Eso barre esta fuente tan relevante en la historia contempor谩nea de un plumazo. Da credibilidad total, sin embargo, a la documentaci贸n elaborada por la Generalitat u otras organizaciones pol铆ticas y sindicales que seg煤n parece tienen el marchamo de la objetividad.

El poder en 1936, seg煤n el autor, lo tiene el ej茅rcito y resulta que este ej茅rcito, es decir, las milicias fueron el resultado del Gobierno de la Generalitat y de las organizaciones del Frente Popular. Igualmente el Comit茅 Central de Milicias Antifascista (CCMA) fue el resultado del acuerdo de la Generalitat con las organizaciones pol铆ticas y sindicales. En ning煤n momento cuando elabora estas conclusiones (p. 159) menciona a la CNT, se supone que forma parte de las organizaciones del Frente Popular, es una m谩s de estas organizaciones. Ser铆a pertinente preguntarse por qu茅 si el Gobierno tiene tanta capacidad para formar las milicias que es lo mismo que tener el poder seg煤n el autor, acuerda la creaci贸n del CCMA y no ejerce el poder en solitario como har谩 a partir de octubre de 1936 al disolver el CCMA.

El culpable, como no, de la falta de apoyo econ贸mico para abastecer a las milicias de armas fue del Gobierno central del que, por otra parte, seg煤n el autor, pr谩cticamente se independiza Catalu帽a (p. 17). La Generalitat gobierna independiente del Gobierno central y constituye el Ej茅rcito Popular de Catalu帽a (p. 27). Nada se dice del papel que el PCE y el PSUC tuvieron en la falta de abastecimiento de armas a las columnas que operaban en el frente de Arag贸n por el hecho de que la mitad, aproximadamente, de las milicias eran del Movimiento Libertario (CNT, FAI, Juventudes Libertarias).

Las 芦organizaciones禄 (parece ser que no as铆 la Generalitat) favorecieron el proselitismo contraponiendo los intereses de partido a los del pa铆s y la causa antifascista, seg煤n el autor (p. 164). En esta interpretaci贸n la revoluci贸n es una especie de nebulosa optimista, plena de valores que era necesario amparar y que se vivieron en los primeros meses de la Guerra Civil (nunca explica porque su estudio se cierra el 31 de diciembre de 1936 que, aparte de ser nochevieja, no tiene ninguna significaci贸n pol铆tica, social, econ贸mica o militar).

Manipular el contenido del pasado desde la visi贸n interesada e ideologizada del presente es un truco demasiado viejo pero que puede funcionar si cuenta con el apoyo de quienes controlan el relato del pasado en la Catalu帽a actual.

Laura Vicente

1: Gonzalo Berger (2018): Les Mil铆cies Antifeixista de Catalunya. Voluntaris per la llibertat. Vic, Eumo.




Fuente: Acracia.org