August 18, 2021
De parte de La Peste
270 puntos de vista

Nosotros tenemos una especie de slogan: 芦Abajo el bloqueo de los Estados (Unidos, o no) al pueblo de Cuba禄, que obviamente reconoce que no solamente vivimos bajo el efecto del bloqueo del gobierno norteamericano, sino que tambi茅n existe el bloqueo del Estado cubano sobre el pueblo. Esto es parte de un pensamiento anarquista general, del que se pueden buscar referencias en figuras como Kropotkin, en cuanto a la capacidad de autogesti贸n, de autorganizaci贸n y apoyo mutuo que todo pueblo tiene. Tambi茅n pueden tales capacidades llamarse 鈥渇uerzas productivas鈥, esa es una de las manifestaciones de esa capacidad, y los Estados constri帽en esas capacidades, como tambi茅n lo hace el sistema empresarial capitalista. Hay autores marxistas que han trabajado tambi茅n estas cuestiones, como John Holloway, estudiando de qu茅 manera esta fuerza creadora puede restringirse por la acci贸n de las estructuras de poder, y c贸mo esas estructuras generan resistencias. Hay, por tanto, una visi贸n 鈥搎ue compartimos- de liberaci贸n de fuerzas productivas m谩s all谩 del sistema salarial.

La situaci贸n en Cuba hoy d铆a, hace bastantes a帽os, es de muchas figuras de la oposici贸n pol铆tica al r茅gimen que han promovido la noci贸n de 鈥渓iberar las fuerzas productivas鈥. Tambi茅n lo han dicho muchos acad茅micos de la Econom铆a, e incluso ahora ya forma parte tambi茅n hasta del discurso oficial: personas del partido comunista de Cuba (PCC) hablan tambi茅n de liberar las fuerzas productivas. Generalmente lo que se entiende por ese t茅rmino es b谩sicamente promover un mercado interno con relaciones de producci贸n basadas en micro, peque帽as y medianas empresas (Mipymes), que utilizar铆an el trabajo asalariado. En principio, cualquier ciudadanx de Cuba pudiera emprender -siempre y cuando tenga dinero y recursos para hacerlo-; generalmente, esos emprendimientos tienen apoyo desde el extranjero mediante remesas de familiares, amistades, u otros partners, o producto de alguna actividad del propio emprendedor/a en alg煤n pa铆s for谩neo. Estas remesas tambi茅n son algo que afecta mucho del bloqueo norteamericano.

Entonces, tales emprendimientos se entiende que en muchos casos van a estar basados en la l贸gica capitalista. Si dos o tres personas queremos hacer un emprendimiento, es mucho m谩s f谩cil ir a las correspondientes direcciones municipales a solicitar las licencias, y crear una microempresa capitalista, donde habr谩 un 鈥渃uentapropista titular鈥 y personas contratadas. Es enormemente m谩s f谩cil crear una empresa privada que explota trabajo asalariado, que una cooperativa. Hay una serie de normas que el gobierno tiene que coartan el libre desenvolvimiento de la gente de Cuba, es decir: no solamente se reorienta esa creatividad hacia el capitalismo, por tanto cuando nosotros hablamos de liberar las fuerzas entendemos que debe ser liberada en una direcci贸n de cooperaci贸n, socialista, equitativa, priorizando el apoyo mutuo y no en una relaci贸n de jerarqu铆a 鈥 sino tambi茅n hay much铆simas restricciones, las que van desde la censura en determinados 谩mbitos art铆sticos, hasta restricciones burocr谩ticas para actividades, o vigilancias que se establecen administrativamente, como por ejemplo la casi imposibilidad de crear organizaciones no gubernamentales, pues gran parte de propuestas de nuevas asociaciones resultan denegadas por los 贸rganos de justicia.

Cuba es vista desde afuera como un espacio de colectivismo, pero cuando uno aterriza, y conversa con los vecinos, con lxs trabajadorxs, con las amas de casa, 鈥渓os cubanos de a pie鈥 (segmentos humildes, que no andan en autos) y la 鈥済ente de la calle鈥 (personas comunes del pueblo, sin cargos oficiales), r谩pidamente se percata de que hay mucho escepticismo con cualquier variante de organizaci贸n (ya sean sindicales, barriales, comunitarias), porque la gente tiene una experiencia de organizaciones formadas por el gobierno y organizadas de arriba hacia abajo, donde las instancias 鈥渋nferiores鈥 reciben 贸rdenes de las 鈥渟uperiores鈥, y es en extremo dif铆cil canalizar cualquier iniciativa 鈥渄esde abajo鈥 o desde lo local. Hay pocos proyectos realmente voluntarios/comunitarios, entonces la gente, cuando uno intenta hablar con ella para organizar algo y tener iniciativa a nivel de comunidad o centro de trabajo, o m谩s a煤n para tener una iniciativa de tipo sindical libre, la gente enseguida piensa que uno llega a manipularlos, representando a una intenci贸n imperialista, disidente o procapitalista que viene de parte del gobierno de los Estados Unidos, o que se trata de unx 鈥渙portunista鈥, quien quiere 鈥渃ogerlx a unx pa麓 sus cosas鈥, es decir, usar a otras personas en funci贸n de su ego, sus intereses, y probablemente alg煤n dudoso plan que entrar谩 tarde o temprano en conflicto con el Estado. No es que la gente permanentemente tenga miedo, pero cuando se empieza a hablar de alg煤n empe帽o colectivo no 鈥渙rientado desde arriba鈥, enseguida se encienden se帽ales de alerta: es la paranoia. Esto ocurre porque la propaganda se ha encargado sistem谩ticamente de crear la imagen de que gran parte del llamado 鈥渁mbiente independiente鈥 llega instigado desde programas gubernamentales de Estados Unidos, lo cual, en verdad, no siempre es falso. Hablamos de esos bloqueos tambi茅n, porque no podemos no tomar en cuenta la pol铆tica de los Estados Unidos contra Cuba, la pol铆tica del gobierno imperialista, de sus aliados 鈥渘o gubernamentales鈥, y por supuesto del bloqueo econ贸mico y financiero.

Dicho esto, hay que tener clara cu谩l es la cr铆tica que se le hace al bloqueo. En la cr铆tica del gobierno cubano hay varios elementos con los cuales no estamos de acuerdo: por un lado, el bloqueo est谩 desde el a帽o 1962, cuando fue legislado, pero en la pr谩ctica est谩 desde unos a帽os antes. Ha pasado bastante tiempo, ya tenemos que como pueblo, como pa铆s, estar capacitados para deflectar esa realidad, vivir no desestimando la injusticia, sino creando medios internos para romper ese bloqueo: esto debe ser parte de nuestra independencia como pueblo. Es muy raro que un pa铆s que se proclama socialista resulte dependiente de un bloqueo y las decisiones de un gobierno capitalista. Es como defender un socialismo que necesita permisos de un gobierno para existir. Esa situaci贸n nunca ser谩 realmente acorde a las ideas del socialismo. Una de las garant铆as existenciales de la validez de un proyecto socialista aut贸nomo libre es que ese proyecto va a existir por un per铆odo de tiempo; entonces, tiene que aprender a vivir al lado del poder铆o imperialista-capitalista. Entonces, el proyecto tiene que aprender a vivir y a defender su existencia, tambi茅n en lo econ贸mico, porque lo raro es que el capitalismo no estuviese acosando a ese socialismo. Entonces, forma parte del proyecto socialista como tal el aprender a vivir a煤n bajo el acoso capitalista, y como un proyecto independiente del imperialismo. Mientras se hable del bloqueo como una traba sist茅mica en el desarrollo, estamos reconociendo que como proyecto socialista necesitamos del capitalismo para subsistir. Ah铆 hay un gran problema para autorreconocernos como socialistas. El bloqueo existe, pone trabas a la econom铆a cubana y a la convivencia social en Cuba; cosas elementales como las remesas est谩n restringidas. Pero de esa realidad, a reconocer todo esto como que con eso es como 煤nico que nos podemos desarrollar 鈥 va un enorme trecho, pues hay que tener una pol铆tica de lucha contra el bloqueo, y aun desde una perspectiva gubernamental ha habido tiempo suficiente para desplegarla cada vez m谩s, si existiera en las mentes de los dirigentes un pensamiento de verdad estrat茅gico.

Es un bloqueo que afecta a las personas y las relaciones comunitarias, pero el otro bloqueo, el bloqueo del gobierno cubano, tambi茅n las afecta. En cuanto a ese segundo bloqueo, nuestra visi贸n difiere de las de la oposici贸n, en el sentido de que nosotros a la liberaci贸n de las fuerzas productivas la concebimos en el marco de apoyo mutuo, la autoorganizaci贸n, la autogesti贸n, la cooperaci贸n, y no en el marco de una libertad de empresa capitalista.

Esta cooperaci贸n tambi茅n la pensamos internacional, y consideramos que el bloqueo norteamericano rompe con esa cooperaci贸n internacional, basada en el apoyo y no en un emprendimiento con base en un sistema de tipo salarial, o sea, parte del Sistema-Mundo capitalista. El bloqueo como bloqueo econ贸mico afecta a much铆simas empresas cubanas, hay que decirlo y es real, pero es espurio aquel proyecto socialista que para su mera existencia debe depender de la benevolencia de un proyecto capitalista e imperialista, de un gobierno capitalista e imperialista. Lo hemos dejado con bastante claridad.

Por Aislamiento Represivo

2 de agosto del 2021


Comunicado Cuba: el fin del encantamiento social de la 鈥淩evoluci贸n鈥




Fuente: Lapeste.org